La mu­jer de­trás de ‘El si­len­cio de los fu­si­les’ NA­TA­LIA OROZ­CO

Du­ran­te la quin­ta ver­sión de Sen­se V Re­cons­truc­ción se pre­sen­tó el do­cu­men­tal de la pe­rio­dis­ta, quien lo­gró un acer­ca­mien­to ín­ti­mo con los ac­to­res del con­flic­to ar­ma­do. PUBLIMETRO ha­bló con ella de lo que sig­ni­fi­có su rea­li­za­ción

Publimetro Medellin - - Medellín - ARIAD­NE AGAMEZ ariad­ne.agamez@publimetro.co

Des­pués de tan­tos años de es­fuer­zo pa­ra lo­grar es­te do­cu­men­tal, ¿có­mo fue la ex­pe­rien­cia en la cons­truc­ción y rea­li­za­ción de si­len­cio de los fu­si­les? El

Pien­so que es­te es el pun­to de lle­ga­da des­pués de ha­ber he­cho una ex­plo­ra­ción de lo que ca­li­fi­co co­mo el ab­sur­do de to­da gue­rra y de una ex­plo­ra­ción pro­fun­da de la con­di­ción hu­ma­na, en la que in­ten­té en­ten­der sin juz­gar y sin jus­ti­fi­car lo que pa­ra mí ha si­do co­mo pro­fe­sio­nal y co­mo ser hu­mano el re­to más di­fí­cil, por­que va en con­tra­vía de lo que nos han en­se­ña­do to­da la vi­da, que es dis­tin­guir en­tre lo bueno y lo ma­lo. Hoy sien­to que cuando uno se apro­xi­ma a un te­ma tan com­ple­jo co­mo la gue­rra y la cons­truc­ción de la paz, lo bueno y lo ma­lo se vuel­ven tér­mi­nos ca­si que inexis­ten­tes, por­que son reali­da­des que es­tán lle­nas de ma­ti­ces, de con­tra­dic­cio­nes, de com­ple­ji­da­des y que so­la­men­te par­tien­do de esa po­si­ción de no juz­gar es po­si­ble ha­cer un tra­ba­jo pe­rio­dís­ti­co, así lo creo, que pue­da con­tri­buir a la Co­lom­bia que que­re­mos, re­con­ci­lia­da, jus­ta y en paz.

¿Có­mo fue su acer­ca­mien­to con las Farc y ellos có­mo la veían a us­ted cuando es­ta­ba en el pro­ce­so de crea­ción del do­cu­men­tal?

La ver­dad es que cuando em­pe­cé a acer­car­me a las Farc, por mu­chas ra­zo­nes no te­nía la cer­te­za de que el pro­yec­to se iba a rea­li­zar. Las Farc era una gue­rri­lla muy machista, de ma­yo­ría cam­pe­si­na. La Co­lom­bia ru­ral pro­fun­da tam­bién es machista. Pa­ra ellos, yo re­pre­sen­ta­ba la ca­ri­ca­tu­ra de una pe­que­ña bur­gue­sa que ha­bía cre­ci­do en las ciu­da­des, le­jos de los dra­mas que vi­ven las per­so­nas en los cam­pos. De al­gu­na ma­ne­ra lo in­ten­té sin sa­ber si era po­si­ble, pe­ro con mu­chas ga­nas y mu­chas fuerzas pa­ra per­sis­tir, por­que te­nía su­per­cla­ro, por el con­tex­to in­ter­na­cio­nal, por lo que ve­nía de vi­vir y por la for­ma co­mo ve­nían su­ce­dien­do las co­sas, que es­ta­ba fren­te a una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca que la vi­da me iba a dar la po­si­bi­li­dad de vi­vir y tran­si­tar una so­la vez. Lo que pa­ra mí co­mo mu­jer, co­mo ser hu­mano y co­mo pe­rio­dis­ta era una po­si­bi­li­dad que no me per­mi­tía de­jar de in­ten­tar­lo.

¿Den­tro del do­cu­men­tal lo­gró co­no­cer al­gu­na reali­dad dis­tin­ta de la que ya se co­no­cía de los ac­to­res del con­flic­to co­lom­biano?

Yo es­toy con­ven­ci­da de que es­te do­cu­men­tal no tie­ne ‘chi­va’ ni gran­des re­ve­la­cio­nes, pe­ro lo que sí nos per­mi­te es es­cu­char­nos y es­cu­char a quie­nes por mu­cho tiem­po con­si­de­ra­mos nues­tros enemi­gos y nues­tros ad­ver­sa­rios. Es es­cu­char a los pro­ta­go­nis­tas de es­te mo­men­to his­tó­ri­co de una ma­ne­ra di­fe­ren­te a co­mo nos los han pre­sen­ta­do; que lo nor­mal ha si­do a tra­vés de las no­ti­cias, y el cu­bri­mien­to de es­ta gue­rra nos per­mi­tió in­for­mar­nos al­gu­nas ve­ces bien, al­gu­nas ve­ces mal, pe­ro lo cier­to es que no da­ba su­fi­cien­te espacio pa­ra la re­fle­xión.

En­ton­ces, ¿cuál con­si­de­ra que es el prin­ci­pal apor­te del do­cu­men­tal?

El apor­te del do­cu­men­tal es que per­mi­te, con dis­tan­cia de los dos la­dos de la me­sa, por­que nun­ca fui cer­ca­na ni a las Farc y no co­no­cí a na­die del Go­bierno, ni a los hi­jos del pre­si­den­te, te­ner un re­gis­tro se­reno de un te­ma que ne­ce­si­ta ese espacio, ese tiem­po, esa re­fle­xión, pa­ra po­der ser di­ge­ri­do no so­lo de una for­ma in­for­ma­ti­va. El apor­te es ha­ber­les da­do voz a los dos la­dos que es­ta­ban sen­ta­dos en esa me­sa pa­ra que nos ex­pli­ca­ran, desde su pun­to de vis­ta, cuá­les ha­bían si­do los cos­tos de esa gue­rra en la que ha­bían par­ti­ci­pa­do y pa­ra que nos di­je­ran tam­bién los cos­tos que te­ne­mos to­dos pa­ra in­ten­tar cons­truir la paz.

|COR­TE­SÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.