“Per­se­ve­ran­cia, esa es la pa­la­bra que me de­fi­ne” YILMAR GÓ­MEZ

Lle­va el pe­rio­dis­mo en las ve­nas y es aman­te de la mo­da. Yilmar ha­bló con PU­BLI­ME­TRO de su vi­da, de sus lo­gros y de lo que aún le fal­ta por con­quis­tar en la es­fe­ra pro­fe­sio­nal. En su lis­ta es­tán Jua­nes, J Bal­vin y el pa­pa Fran­cis­co. Su me­ta: Ma­don­na

Publimetro Medellin - - Medellín - ARIADNE AGA­MEZ LOMBANA - PU­BLI­ME­TRO

¿Có­mo se de­fi­ne?

Soy un géminis, la me­jor de­fi­ni­ción, por­que siem­pre he si­do éti­co, es­té­ti­co y es­pi­ri­tual. Soy un hom­bre que ha he­cho reali­dad to­do lo que he so­ña­do a ni­vel pro­fe­sio­nal gra­cias a mi per­se­ve­ran­cia. Esa pa­la­bra me de­fi­ne. Me gus­ta per­se­ve­rar mu­cho pa­ra lo­grar mis ob­je­ti­vos a ni­vel pro­fe­sio­nal y per­so­nal.

¿Cuan­do era ni­ño so­ña­ba con es­tar en el mun­do del en­tre­te­ni­mien­to?

Sien­to que la crian­za que nos die­ron en ca­sa me dio la opor­tu­ni­dad de es­tar co­nec­ta­do con el mun­do. Mis pa­pás nos die­ron la opor­tu­ni­dad (jun­to a mis her­ma­nos) de es­tar en mu­chos gru­pos de tea­tro, en gru­pos ju­ve­ni­les, en los scouts, en co­lec­ti­vos don­de se des­per­ta­ba la sen­si­bi­li­dad ar­tís­ti­ca y des­de muy ni­ños nos lle­va­ban a Ca­ra­col Ra­dio, que es­ta­ba en Ju­nín, a un pro­gra­ma con Humberto Vil­chez. Ahí fue la pri­me­ra se­mi­lla que se nos sem­bró y nos ayu­dó a des­cu­brir lo que se­rían nues­tras ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les.

¿En qué mo­men­to ini­ció su co­ne­xión di­rec­ta con el pe­rio­dis­mo?

Cuan­do me­nos lo es­pe­ra­ba lle­gó el ser­vi­cio mi­li­tar, no pen­sa­ba en eso, pe­ro fue otra de las co­sas ma­ra­vi­llo­sas que des­cu­brí. Es­tu­ve en el Ba­ta­llón Guar­dia Pre­si­den­cial en Bo­go­tá, allá me vin­cu­lé en una de las ra­mas de co­mu­ni­ca­cio­nes del Ejér­ci­to Aspc (Aso­cia­ción y Ser­vi­cios pa­ra el Com­ba­te), y em­pe­cé a sen­tir que es­ta­ba muy co­nec­ta­do a las co­mu­ni­ca­cio­nes. Re­gre­sé a Me­de­llín di­rec­to a es­tu­diar Co­mu­ni­ca­ción So­cial en la Universidad de An­tio­quia y sin ter­mi­nar la ca­rre­ra em­pe­cé a dar mis pi­ni­tos en Ra­dioac­ti­va co­mo asis­ten­te de pro­duc­ción.

¿Y có­mo con­si­guió vin­cu­lar­se a un me­dio de co­mu­ni­ca­ción sin ter­mi­nar la ca­rre­ra?

(Ri­sas) Ese pri­mer em­pleo fue per­se­ve­ran­do, por­que du­ran­te un mes es­tu­ve per­si­guien­do al di­rec­tor de la emi­so­ra cuan­do es­ta­ba en Me­de­llín. Nun­ca me re­ci­bie­ron por­que ya te­nían la gen­te lis­ta que iba a es­tar en Ra­dioac­ti­va: los DJ, rea­li­za­do­res y pro­duc­to­res. Du­ran­te un mes me pa­ra­ba to­dos los días en las afue­ras de Ca­ra­col Ra­dio has­ta que la se­cre­ta­ria me di­jo: “Mi­re, el se­ñor se lla­ma Ar­man­do Pla­ta Ca­ma­cho y es el di­rec­tor na­cio­nal de Ra­dioac­ti­va. Él ya se va pa­ra Bo­go­tá, pe­ro yo le voy a de­cir que us­ted lle­va un mes so­li­ci­tan­do la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar”. Él muy que­ri­do me di­jo: “Yo soy el di­rec­tor na­cio­nal, pe­ro ya to­da la gen­te es­tá lis­ta. Hay un di­rec­tor lo­cal que se lla­ma Car­los Alberto Acos­ta, bús­que­lo a él”. (Ri­sas) Tam­bién lo per­se­guí du­ran­te otro mes, mi in­te­rés y per­se­ve­ran­cia me per­mi­tie­ron em­pe­zar en un pro­gra­ma sin pa­go y al­ter­nan­do mis es­tu­dios, has­ta que un año des­pués me con­tra­ta­ron.

“Me gus­ta per­se­ve­rar mu­cho pa­ra lo­grar mis ob­je­ti­vos a ni­vel pro­fe­sio­nal y per­so­nal”

Des­pués de ha­ber en­tre­vis­ta­do a tan­tos per­so­na­jes, ¿a quién le gus­ta­ría en­tre­vis­tar y por qué?

Tu­ve una au­dien­cia con el pa­pa Fran­cis­co en Ro­ma es­te año. Tam­bién per­se­ve­ré du­ran­te 15 años a Juan Pa­blo II –eso no lo sa­be na­die–, y cuan­do me la die­ron, ya se ha­bía ido. Creo que des­pués de ha­ber ha­bla­do con el pa­pa ya son po­cos los que me fal­tan por chu­lear. Me gus­ta­ría en­tre­vis­tar a Ma­don­na. Lea es­ta en­tre­vis­ta com­ple­ta en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.