El Bam­bino de Do­ria, co­nec­ta­do con las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes

Cien­tos de co­lom­bia­nos dis­fru­ta­ron de es­te per­so­na­je en una ver­sión tec­no­ló­gi­ca

Publimetro Medellin - - Especial - PUBLIMETRO

a.

Des­de ha­ce mu­chos años, las fa­mi­lias del país re­ci­ben en sus ho­ga­res a un per­so­na­je que con­vier­te los al­muer­zos y ce­nas en mo­men­tos pa­ra com­par­tir, lle­nos de ca­li­dez, nu­tri­ción y di­ver­sión. Tras su lle­ga­da, no so­lo las oca­sio­nes es­pe­cia­les se sien­ten di­fe­ren­tes, sino que él se en­car­ga de brin­dar siem­pre la me­jor op­ción pa­ra con­su­mir en cual­quier mo­men­to del día.

Ca­da vez con más fuer­za, la pasta em­pe­zó a ser par­te de la co­mi­da dia­ria de los co­lom­bia­nos, y des­de que es­te chef ita­liano lle­gó con su ca­rac­te­rís­ti­co bi­go­te y cá­li­da ac­ti­tud, ha en­se­ña­do di­fe­ren­tes for­mas de pre­pa­rar­la, acom­pa­ñan­do a las fa­mi­lias del país en la co­ci­na en ca­da pre­pa­ra­ción. ¿Se ima­gi­na có­mo? So­lo un ver­da­de­ro co­ci­ne­ro pue­de lo­grar enamo­rar a gran­des y chi­cos.

Po­co a po­co se ga­nó un lu­gar en la me­sa, y en los ho­ga­res se em­pe­za­ron a crear de­li­cio­sas re­ce­tas que com­bi­nan las bondades de la pasta con nues­tros sa­bo­res au­tén­ti­cos: car­ne, po­llo, sal­sas de to­dos los sa­bo­res e in­clu­so en so­pas. El Bam­bino de Do­ria es el maestro que abrió el ca­mino pa­ra dis­fru­tar una bue­na pasta en cual­quier mo­men­to del día.

Así fue co­mo es­te em­ba­ja­dor de Do­ria se con­vir­tió en el per­so­na­je ca­paz de cre­cer jun­to a ca­da ge­ne­ra­ción, al pun­to de con­ver­tir­se en el fa­vo­ri­to de las ma­dres, pa­dres, uni­ver­si­ta­rios, jó­ve­nes que ya son in­de­pen­dien­tes, y ob­via­men­te de los más pe­que­ños.

Aho­ra, el chef más que­ri­do si­gue co­nec­ta­do con las ten­den­cias mo­der­nas y se pre­sen­ta an­te los jó­ve­nes con una ver­sión di­gi­tal. Ese per­so­na­je, que acom­pa­ñó a quie­nes ya son uni­ver­si­ta­rios en ca­da eta­pa de su vi­da, de­mues­tra que siem­pre es­ta­rá cer­ca de los co­lom­bia­nos, sin de­jar de sor­pren­der­los.

Así fue co­mo, en días pa­sa­dos, El Bam­bino de Do­ria apa­re­ció fren­te a ca­pi­ta­li­nos y pai­sas en for­ma de ho­lo­gra­ma, en me­dio de una ac­ti­vi­dad en la que los asis­ten­tes se lle­va­ron a ca­sa un n vi­sor y una pasta, , pa­ra com­par­tir el sa­lu­do do del Bam­bino con to­da la fa­mi­lia.

A tra­vés de es­ta tec­no­lo­gía gía fue co­mo el que­ri­do chef hef ra­ti­fi­có que siem­pre ha a es­ta­do en los ho­ga­res co­lom­bia­nos olom­bia­nos y que se­gui­rá pre­sen­te re­sen­te en las co­mi­das y los s co­ra­zo­nes de quie­nes dis­fru­ta­mos sfru­ta­mos la inol­vi­da­ble e fra­se: “¡ Ciao, Bam­bino!”. o!”.

Bam­bino!” sa­lió de las pan­ta­llas y aho­ra es un ho­lo­gra­ma. CORTESÍA

La icó­ni­ca despedida de “¡ Ciao,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.