EM­PA­NA­DAS: EL SUS­TEN­TO DE LOS VE­NE­ZO­LA­NOS EN ME­DE­LLÍN

Se han con­ver­ti­do en una op­ción pa­ra cual­quier ho­ra del día, y hoy son una de sus he­rra­mien­tas pa­ra for­jar­se un fu­tu­ro

Publimetro Medellin - - Portada - ARIADNE AGAMEZ ariadne.agamez@publimetro.co

La si­tua­ción de Ve­ne­zue­la ha obli­ga­do a que mu­chos de sus ha­bi­tan­tes ha­yan de­ci­di­do em­pren­der un via­je sin ti­que­te de re­gre­so. El des­abas­te­ci­mien­to de los ali­men­tos, las me­di­ci­nas, las opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les y el de­seo de un me­jor fu­tu­ro los ha obli­ga­do a mi­grar.

Mi­les de ve­ne­zo­la­nos han cru­za­do la fron­te­ra y las mon­ta­ñas has­ta llegar a Me­de­llín, la ciu­dad que en las no­ti­cias se pre­sen­ta co­mo la más em­pren­de­do­ra, la más in­no­va­do­ra, la que es ejem­plo de re­si­lien­cia y la que lo­gró un exi­to­so pro­ce­so al re­na­cer de las ce­ni­zas.

Harry Oso­rio Co­rrea es ve­ne­zo­lano, co­ci­ne­ro de pro­fe­sión, lle­gó a Co­lom­bia des­de ha­ce dos años y es pa­dre de dos pe­que­ños ni­ños, de seis y 10 años. En su tie­rra, du­ran­te 12 años, ha­bía lo­gra­do le­van­tar un ne­go­cio de em­pa­na­das y las ven­día a un ins­ti­tu­to. Le iba bien, pues es un ali­men­to que se con­su­me a cual­quier ho­ra del día y que ha­ce par­te del me­nú de los ve­ne­zo­la­nos.

“Vi­vía­mos muy bien, has­ta ha­ce diez años”, re­cuer­da Harry. Es­te hom­bre tam­bién re­cuer­da que su si­tua­ción se agu­di­zó cuan­do Ni­co­lás Ma­du­ro asu­mió co­mo pre­si­den­te y cuan­do em­pe­za­ron a es­ca­sear los pro­duc­tos.

Po­co a po­co, re­cuer­da, se fue aca­ban­do la ma­te­ria pri­ma y las fi­las pa­ra po­der com­prar los pro­duc­tos eran eter­nas, por lo que ca­da día era más di­fí­cil acceder a los pro­duc­tos que ne­ce­si­ta­ban pa­ra tra­ba­jar. “Las co­las las te­nía­mos que ha­cer de un día pa­ra otro y has­ta con los ni­ños en los bra­zos, pe­ro lo peor era cuan­do ni si­quie­ra lo­grá­ba­mos com­prar la mer­can­cía y per­día­mos la no­che. Era una co­sa muy du­ra, de­vol­ver­se pa­ra la ca­sa con los bra­zos cru­za­dos y sin na­da de co­mi­da”, di­jo Harry.

El día en el que ya no te­nían con qué pre­pa­rar las em­pa­na­das ni pro­duc­tos de pa­que­te pa­ra lle­nar las vi­tri­nas, ese día, Harry en­ten­dió que de­bía ce­rrar su ne­go­cio, ha­blar con su es­po­sa y em­pren­der un via­je pa­ra en­con­trar un fu­tu­ro me­jor.

“Nos vi­ni­mos pa­ra acá por­que mi ma­má y mi pa­pá son de aquí, de Me­de­llín. Lle­va­ba 30 años sin ve­nir. Así que or­ga­ni­za­mos to­do y de­ci­di­mos con mi es­po­sa que es­ta era la úni­ca sa­li­da. Hi­ci­mos los pa­pe­les, apos­ti­lla­mos los do­cu­men­tos y nos vi­ni­mos con mis dos hi­jos”.

Tan pron­to lle­ga­ron a Me­de­llín, bus­ca­ron un ca­rri­to pa­ra ven­der em­pa­na­das, sa­bían que así co­mo en Ve­ne­zue­la, las em­pa­na­das ha­cen par­te del me­nú co­ti­diano de los co­lom­bia­nos y era lo que me­jor sa­bían ha­cer.

Con­si­guie­ron un ca­rri­to pa­ra freír las em­pa­na­das, los pa­ta­co­nes y pre­pa­rar ham­bur­gue­sas. Man­da­ron a ha­cer el avi­so: ‘Los cha­mos, sa­bor ve­ne­zo­lano’, un pen­dón en el que so­bre­sa­le la ban­de­ra de Ve­ne­zue­la y la va­rie­dad de pro­duc­tos que ofre­cen.

“Des­de que lle­ga­mos, em­pe­za­mos a ‘gue­rreár­nos­la’. Con es­te ca­rri­to so­bre­vi­vi­mos, con es­to les da­mos a nues­tros ni­ños lo que ne­ce­si­tan. Te­ne­mos ca­li­dad de vi­da, que es lo más im­por­tan­te, por­que allá no exis­tía. Nues­tros ni­ños en­tra­ron al co­le­gio y ha si­do un cambio muy po­si­ti­vo”.

Harry di­ce sen­tir­se muy cómodo con los pai­sas, se ha sen­ti­do muy bien re­ci­bi­do y con­si­de­ra que la ac­ti­tud de so­li­da­ri­dad sur­ge por­que no es un se­cre­to pa­ra na­die lo que se vi­ve en su país. “Mu­chos ve­ne­zo­la­nos pro­fe­sio­na­les han lle­ga­do aquí pa­ra em­pe­zar de ce­ro, no es fá­cil, pe­ro las em­pa­na­das han si­do una bue­na op­ción pa­ra em­pe­zar a su­bir y ga­nar­se la vi­da”.

Aun­que Harry es en­fá­ti­co al afir­mar que Ve­ne­zue­la no tie­ne fu­tu­ro, qui­sie­ra al­gún día po­der re­gre­sar. “Es mi tie­rra, qui­sie­ra vol­ver, pe­ro sé que que­da­rá muy gol­pea­da des­pués de to­do lo que ha pa­sa­do”.

Por otro la­do, ani­ma a los ve­ne­zo­la­nos que quie­ran ve­nir a Co­lom­bia pa­ra que lo ha­gan, “por­que ne­ce­si­ta­mos ayu­dar­los, por­que sa­be­mos la ne­ce­si­dad que tie­nen. Una co­sa es con­tar­lo y otra es vi­vir­lo, no­so­tros ya lo vi­vi­mos. Que to­dos los que quie­ran ve­nir, lo ha­gan, aquí los es­pe­ra­mos con los bra­zos abier­tos”.

Harry ha te­ni­do que ayu­dar a mu­chos de sus com­pa­trio­tas que han lle­ga­do sin do­cu­men­tos, a quie­nes la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar les es más es­qui­va: “Cuan­do pa­san por aquí, les pre­gun­to si tie­nen ham­bre y les ofrez­co co­mi­da. Ayu­dar ha­ce par­te de nues­tra for­ma de ser. Les in­sis­to en que lu­chen, por­que el que se can­sa, pier­de”.

Por aho­ra, Harry ha­bla en nom­bre de to­dos los ve­ne­zo­la­nos que son ven­te­ros in­for­ma­les y le ha­ce un lla­ma­do al alcalde Fe­de­ri­co Gu­tié­rrez pa­ra que les per­mi­ta for­ma­li­zar su tra­ba­jo.

Ve­ne­zo­la­nos en Me­de­llín

Car­los Al­ber­to Vás­quez, coor­di­na­dor de la Co­lo­nia Ve­ne­zo­la­na en Co­lom­bia, Col­venz, ex­pli­có que el pa­no­ra­ma ac­tual pa­ra los ve­ne­zo­la­nos que llegan a Me­de­llín es com­pli­ca­do.

“Me­de­llín no es una de las ciu­da­des que ten­gan la ta­sa de des­em­pleo más ba­ja, por lo que el pro­ce­so la­bo­ral se di­fi­cul­ta más. Mu­chos es­tán lle­gan­do sin do­cu­men­tos pa­ra tra­ba­jar for­mal­men­te, lo que les im­pi­de apli­car a esas va­can­tes que tie­nen al­gu­nas em­pre­sas ac­tual­men­te”, di­jo Vás­quez.

Por otro la­do, es­tán lle­gan­do ve­ne­zo­la­nos sin te­ner vi­vien­da y Me­de­llín no es una ciu­dad que cuen­te con al­ber­gues o ca­sas de pa­so pa­ra las per­so­nas que es­tán mi­gran­do. “Llegan con una mo­chi­la o una ma­le­ta, no tie­nen un si­tio a dón­de llegar y en An­tio­quia no hay una ca­sa de pa­so pa­ra las per­so­nas que llegan y que ne­ce­si­tan dos o tres días pa­ra po­der ubi­car­se y desa­rro­llar su vi­da nor­mal­men­te”, di­jo Vás­quez.

La lle­ga­da

Los ve­ne­zo­la­nos se es­tán con­tac­tan­do en­tre sí por me­dio de re­des so­cia­les. En gru­pos de Fa­ce­book bus­can com­pa­trio­tas que ya es­tén vi­vien­do en la ciu­dad y, si­guien­do sus re­co­men­da­cio­nes, de­ci­den em­pren­der el via­je.

“En los gru­pos se acla­ran du­das co­mo: ¿a dón­de llegar?, ¿có­mo llegar?, ¿dón­de com­prar los bo­le­tos del bus?, ¿cuá­les son los ho­te­les más eco­nó­mi­cos? y to­das las re­co­men­da­cio­nes pa­ra el via­je. Se fa­ci­li­tan da­tos e in­for­ma­ción so­bre la do­cu­men­ta­ción que re­quie­ren pa­ra llegar de ma­ne­ra legal”, di­jo Vás­quez.

El censo

Ac­tual­men­te, en la se­de de la Per­so­ne­ría de Me­de­llín se ade­lan­ta el censo de los ve­ne­zo­la­nos. Es im­por­tan­te acla­rar que es un re­gis­tro ad­mi­nis­tra­ti­vo que no ten­drá nin­gún be­ne­fi­cio, pe­ro que per­mi­ti­rá es­ta­ble­cer una po­lí­ti­ca pú­bli­ca a fu­tu­ro.

“No he­mos te­ni­do nin­gún ti­po de in­con­ve­nien­te, pe­ro se ha evi­den­cia­do que el nú­me­ro de ve­ne­zo­la­nos que hay en An­tio­quia ha des­bor­da­do la ca­pa­ci­dad pa­ra aten­der­los” Ma­rio Mon­to­ya, per­so­ne­ro au­xi­liar

Las ven­tas callejeras se han con­ver­ti­do en la sa­li­da pa­ra mu­chos ve­ne­zo­la­nos. |FELIPE ALAR­CÓN - PUBLIMETRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.