Lle­ga la re­vo­lu­ción de las dro­gas di­gi­ta­les

Publimetro Medellin - - Tecnología -

to­mar me­di­ca­men­tos, por ejem­plo, en ca­so de la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer tem­pra­na. Tam­bién pue­den per­mi­tir que los mé­di­cos que tra­tan otras afec­cio­nes iden­ti­fi­quen fa­llas re­pe­ti­das pa­ra to­mar me­di­ca­men­tos y vuel­van a ex­pli­car la im­por­tan­cia de los me­di­ca­men­tos pa­ra los pa­cien­tes. Pe­ro su éxi­to de­pen­de­rá de la vo­lun­tad de los pa­cien­tes de con­tro­lar el uso de sus me­di­ca­men­tos, y no to­dos pue­den sen­tir­se có­mo­dos con eso”, di­ce Ap­pel­baum.

Los me­di­ca­men­tos del fu­tu­ro po­drían ser no so­lo re­cor­da­to­rios, sino ser más “ha­bla­do­res”. O in­clu­so te­ner no so­lo “bocas”, sino “ojos”, “oí­dos” y “na­ri­ces”. “Hay un tre­men­do po­ten­cial. Cual­quier avan­ce nue­vo trae al­gu­nas in­cóg­ni­tas, con una in­ves­ti­ga­ción cui­da­do­sa y éti­ca, así co­mo la par­ti­ci­pa­ción de las co­mu­ni­da­des de pa­cien­tes, los avan­ces co­mo Myci­te tie­nen el po­ten­cial de ayu­dar a las per­so­nas a man­te­ner­se sa­lu­da­bles fue­ra del hos­pi­tal”, di­ce John To­rous, doc­tor en psi­quia­tría de la Har­vard Me­di­cal School.

Y aña­de: “Es­te nue­vo ti­po de me­di­ca­men­to tam­bién tie­ne un am­plio po­ten­cial fue­ra de la sa­lud men­tal, ya que la re­tro­ali­men­ta­ción en tiem­po real y las per­cep­cio­nes per­so­na­li­za­das so­bre los me­di­ca­men­tos son im­por­tan­tes”.

A pe­sar de to­dos los be­ne­fi­cios, ta­les dro­gas in­te­li­gen­tes po­drían traer nue­vos pro­ble­mas y con­tro­ver­sias. Uno de es­tos es la pri­va­ci­dad de los pa­cien­tes. Exis­te la preo­cu­pa­ción de ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los da­tos re­co­pi­la­dos, pa­ra que no se uti­li­cen con fi­nes co­mer­cia­les. Eso se ha con­ver­ti­do en un pro­ble­ma im­por­tan­te con las apps de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes pa­ra con­tro­lar las con­di­cio­nes mé­di­cas y pue­de ser­lo con los me­di­ca­men­tos di­gi­ta­les.

“La pri­va­ci­dad es el te­ma cen­tral. El re­qui­si­to de ne­ce­si­tar to­mar me­di­ca­men­tos su­per­vi­sa­dos pue­de pa­re­cer res­tric­ti­vo, aun­que el ape­go a los me­di­ca­men­tos pa­ra al­gu­nas per­so­nas es su cla­ve pa­ra la vi­da in­de­pen­dien­te. Sin ciertos tra­ta­mien­tos, las per­so­nas con dé­fi­cit de me­mo­ria po­drían re­que­rir hos­pi­ta­li­za­ción o si­tua­cio­nes de vi­da asis­ti­da”, di­ce Do­lo­res Ma­las­pi­na, psi­quia­tra de la Es­cue­la de Me­di­ci­na Icahn en Mount Si­nai. “Los pro­ble­mas de con­trol tam­bién son im­por­tan­tes. El equi­li­brio de los de­re­chos in­di­vi­dua­les, que in­clu­ye no ser me­di­ca­dos si los pa­cien­tes no re­pre­sen­tan un da­ño pa­ra sí mis­mos o pa­ra otros, es pri­mor­dial. Las eti­que­tas de diag­nós­ti­co psi­quiá­tri­co se han apli­ca­do de ma­ne­ra inapro­pia­da a los pre­sos po­lí­ti­cos en el pa­sa­do”. Es­ta­mos vien­do el co­mien­zo de una nue­va ge­ne­ra­ción de me­di­ca­men­tos que tie­nen la ca­pa­ci­dad no so­lo de tra­ba­jar en ob­je­ti­vos bio­ló­gi­cos, sino tam­bién de com­par­tir in­for­ma­ción clí­ni­ca en tiem­po real con pa­cien­tes y sis­te­mas emergentes de sa­lud di­gi­tal.

¿La apro­ba­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos de los EE. UU. de Abi­lify Myci­te es una re­vo­lu­ción pa­ra la in­dus­tria?

La apro­ba­ción de Myci­te es un pa­so im­por­tan­te, ya que es el pri­mer me­di­ca­men­to apro­ba­do por la Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos que ofre­ce ca­rac­te­rís­ti­cas úni­cas y un po­ten­cial que nin­gún otro me­di­ca­men­to dis­po­ni­ble tie­ne hoy en el mer­ca­do.

¿Cree que las dro­gas sean más in­te­li­gen­tes en el fu­tu­ro?

Los me­di­ca­men­tos co­mo Myci­te son una de las nue­vas in­no­va­cio­nes que for­man par­te de es­te pro­gre­so. Tam­bién es­ta­mos apren­dien­do có­mo uti­li­zar me­jor las he­rra­mien­tas y los sis­te­mas de sa­lud co­nec­ta­dos pa­ra ofre­cer a las per­so­nas la me­jor aten­ción po­si­ble.

“Los me­di­ca­men­tos di­gi­ta­les pue­den ser cla­ves en el tra­ta­mien­to de per­so­nas con in­fec­cio­nes, pa­ra pre­ve­nir la di­fu­sión de en­fer­me­da­des en el fu­tu­ro” Do­lo­res Ma­las­pi­na, psi­quia­tra de la

Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de Icahn en Mount Si­nai

¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les pro­ble­mas con el uso de es­ta pas­ti­lla?

Los crea­do­res de Myci­te con­sul­ta­ron con es­pe­cia­lis­tas en éti­ca bio­mé­di­ca du­ran­te el de­sa­rro­llo de la me­di­ca­ción, por­que se die­ron cuen­ta de que es fun­da­men­tal que los da­tos re­co­pi­la­dos se uti­li­cen de for­ma éti­ca y sir­van con el ob­je­ti­vo de me­jo­rar la sa­lud. Si bien cual­quier tec­no­lo­gía y sis­te­ma di­gi­tal plan­tea al­gu­nos ries­gos en tér­mi­nos de se­gu­ri­dad de los da­tos, ten­go la es­pe­ran­za de que con una só­li­da co­la­bo­ra­ción con los ex­per­tos en se­gu­ri­dad di­gi­tal, esos ries­gos pue­dan ser mí­ni­mos. Otras pre­gun­tas son qué as­pec­to tie­ne un fu­tu­ro sis­te­ma de pres­ta­ción de ser­vi­cios de sa­lud en una era de me­di­ci­na (y píl­do­ras) más per­so­na­li­za­da y có­mo cons­truir flujos de tra­ba­jo clí­ni­cos y edu­ca­ción pa­ra ga­ran­ti­zar que es­te­mos uti­li­zan­do es­tas in­no­va­cio­nes en su ver­da­de­ro po­ten­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.