LO QUE EL BERNAVENTO SE LLE­VÓ...

Publimetro Medellin - - Portada - Lea es­ta no­ta com­ple­ta en www.publimetro.co/medellin/ ARIADNE AGAMEZ ariadne.agamez@publimetro.co

Los re­si­den­tes de Ber­na­le­jas, ve­ci­nos del Bernavento, edi­fi­cio que fue di­se­ña­do por el mis­mo in­ge­nie­ro cal­cu­lis­ta del Space y que se­rá de­mo­li­do por fa­llas es­truc­tu­ra­les, tam­bién fue­ron des­alo­ja­dos y aho­ra ven có­mo sus sue­ños y su ca­sa se ‘de­rrum­ban’ por cul­pa de la ma­la pla­nea­ción.

La cons­truc­ción fue des­alo­ja­da des­de ha­ce dos años, pe­ro la or­den de de­mo­li­ción de­jó sin vi­vien­da a los re­si­den­tes de Ber­na­le­jas

Una de las edi­fi­ca­cio­nes afec­ta­das por ser con­ti­gua al edi­fi­cio Bernavento, que se­rá de­mo­li­do lue­go de la or­den del al­cal­de Fe­de­ri­co Gu­tié­rrez de­bi­do a las fa­llas en su es­truc­tu­ra, es la uni­dad re­si­den­cial Ber­na­le­jas, ubi­ca­da so­bre la ca­lle 15 con ca­rre­ra 80, que de­bió ser eva­cua­da por pri­me­ra vez el pa­sa­do 28 de mar­zo, en ple­na Se­ma­na San­ta.

Así lo re­cuer­da una de las afec­ta­das, mien­tras es­pe­ra que lle­gue el ca­mión que tras­la­da­rá los en­se­res de sus pa­dres, quie­nes vi­vían en el no­veno pi­so del edi­fi­cio y que aho­ra no sa­ben en dón­de lo ha­rán.

La ima­gen es im­pac­tan­te y pa­re­ce irreal. Na­ta­lia Vé­lez es­tá es­pe­ran­do sen­ta­da en el mis­mo so­fá ca­fé en el que se aco­mo­da­ba pa­ra ha­cer­le la vi­si­ta a su ma­dre y, a la vez, dis­fru­tar de la vis­ta de Me­de­llín por la ven­ta­na del apar­ta­men­to, pe­ro con la di­fe­ren­cia de que aho­ra es­tá sen­ta­da en la ca­lle.

So­bre el an­dén y con una vis­ta fron­tal del edi­fi­cio es­tán el so­fá, las si­llas del co­me­dor, las me­sas de cen­tro, va­rios col­cho­nes y re­ci­pien­tes que con­tie­nen los im­ple­men­tos de la co­ci­na. Apo­ya­dos en los ár­bo­les es­tán los cua­dros. En la ca­rre­te­ra es­tán la ne­ve­ra y la la­va­do­ra.

Con re­sig­na­ción y con una ex­pre­sión de in­cre­du­li­dad por lo que les ha to­ca­do vi­vir en los úl­ti­mos días, re­ve­la que to­do el dra­ma em­pe­zó el miér­co­les san­to. “A mis pa­pás los hi­cie­ron eva­cuar en ho­ras de la tar­de. La or­den fue que de­bían ha­cer­lo de in­me­dia­to, pe­ro que no ha­bía nin­gún ti­po de pe­li­gro”.

Esa mis­ma no­che vol­vie­ron a su apar­ta­men­to. Pa­sa­ron 15 días exac­tos y el jue­ves, 12 de abril, el avi­so de que no ha­bía pe­li­gro se es­fu­mó. Esa no­che, a las 11:00 p.m., las au­to­ri­da­des les di­je­ron que de­bían eva­cuar y que “de­bían sa­car lo que más pu­die­ran: ro­pa, me­di­ca­men­tos y do­cu­men­tos”.

Se­gún la in­for­ma­ción que Na­ta­lia te­nía, la eva­cua­ción se de­bía eje­cu­tar por­que se ha­bían pre­sen­ta­do mo­vi­mien­tos en Bernavento. “Des­de ese día nues­tra vi­da se con­vir­tió en un caos, mi es­po­so y yo he­mos es­ta­do apo­yan­do a mis pa­pás por­que mis her­ma­nos vi­ven fue­ra del país, pe­ro ellos son ma­yo­res y to­do es­to les ha ge­ne­ra­do con­mo­ción y an­gus­tia”.

Los pa­dres de Na­ta­lia vi­vían en Ber­na­le­jas ha­cía cin­co años, por lo que ha­bían si­do tes­ti­gos de la eva­cua­ción de quie­nes vi­vían en el edi­fi­cio. Sin em­bar­go, “es­te pro­ce­so ha si­do muy di­fí­cil por­que nos dan so­lo 15 mi­nu­tos pa­ra su­bir acom­pa­ña­dos por un bom­be­ro y sa­car lo que po­da­mos en ese tiem­po. Ade­más, es por tur­nos y ha ha­bi­do días en los que lue­go de es­pe­rar cua­tro ho­ras nos han di­cho que no po­de­mos en­trar”.

Na­ta­lia cuen­ta que han si­do mu­chos los ru­mo­res que han sur­gi­do por los pro­pie­ta­rios e in­qui­li­nos, de­bi­do a la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción cla­ra del Dagrd, “unos di­cen que el edi­fi­cio se va a caer y otros di­cen que lo van a de­mo­ler”.

Ade­más, des­ta­có que mu­chas per­so­nas que es­ta­ban en arrien­do aho­ra tie­nen pro­ble­mas con las in­mo­bi­lia­rias, pues es­tas pre­ten­den que se les si­ga pa­gan­do el ca­non de arren­da­mien­to por­que exis­te un con­tra­to. “Ha si­do una ma­ra­tón, he­mos te­ni­do que pe­lear por­que aun­que es un te­ma co­no­ci­do por to­dos, las in­mo­bi­lia­rias y las em­pre­sas de ser­vi­cios son in­cons­cien­tes y no com­pren­den que es­to es una ca­la­mi­dad y que nos des­alo­ja­ron”.

Y, co­mo si fue­ra po­co, les in­for­ma­ron que, por ser vi­vien­das ubi­ca­das en es­tra­to cin­co, los afec­ta­dos no te­nían de­re­cho a nin­gún ti­po de ayu­da eco­nó­mi­ca por par­te del mu­ni­ci­pio. “En una reunión nos di­je­ron que no nos iban a dar nin­gún sub­si­dio por ser es­tra­to cin­co, in­de­pen­dien­te­men­te de si éra­mos pro­pie­ta­rios o arren­da­ta­rios. La ra­zón es que si es­tá­ba­mos vi­vien­do acá era por­que po­día­mos pa­gar y no ne­ce­si­tá­ba­mos de nin­gún sub­si­dio, lo que no nos pa­re­ce jus­to, por­que so­mos afec­ta­dos por al­go ex­terno y es un di­ne­ro con el que no con­ta­mos”.

Así co­mo los pa­dres de Na­ta­lia se que­da­ron de un día pa­ra otro sin un lu­gar pa­ra vi­vir, así mis­mo le su­ce­dió a Ma­ría Eu­ge­nia Agui­lar, pro­pie­ta­ria del apar­ta­men­to 902 de Ber­na­le­jas. Ella es­pe­ra en una si­lla de plás­ti­co, al la­do de la car­pa prin­ci­pal, su turno pa­ra ba­jar sus per­te­nen­cias.

“Es­ta es una si­tua­ción muy di­fí­cil, ver to­do lo que nos es­tá pa­san­do. Vi­ví to­da mi vi­da en Es­ta­dos Uni­dos, trabajé du­ro y con mi tra­ba­jo de to­da la vi­da com­pré es­ta pro­pie­dad, me ju­bi­lé y re­gre­sé con el sue­ño de vi­vir tran­qui­la por­que en es­te sec­tor se vi­ve muy bueno. Es­ta si­tua­ción me ha afec­ta­do mu­cho emo­cio­nal y eco­nó­mi­ca­men­te”, di­jo Ma­ría Eu­ge­nia.

El dra­ma es más in­ten­so pa­ra los pro­pie­ta­rios que de un mo­men­to a otro ven en el ai­re su in­ver­sión, que no con­ta­ban con te­ner que sa­lir a bus­car un lu­gar pa­ra vi­vir tem­po­ral­men­te y que no ten­drían apo­yo del mu­ni­ci­pio.

“Las au­to­ri­da­des de­ben te­ner cla­ro que es­to es una tra­ge­dia, que es­to nos im­pac­ta emo­cio­nal y eco­nó­mi­ca­men­te. De­be­rían re­vi­sar cuán­tos im­pues­tos les pa­ga­mos y que por ser es­tra­to cin­co ne­ce­si­ta­mos una ayu­da di­fe­ren­te a la que se les brin­da a los es­tra­tos uno y dos”, ase­gu­ró Ma­ría Eu­ge­nia.

Ella ya pa­gó su apar­ta­men­to, pe­ro va­rios de sus ve­ci­nos tie­nen que se­guir can­ce­lan­do las cuo­tas men­sua­les al ban­co. Eso sí, to­dos tie­ne que se­guir pa­gan­do la ad­mi­nis­tra­ción. Ma­ría Eu­ge­nia tie­ne mie­do por­que, si bien el al­cal­de Gu­tié­rrez les di­jo que es­to se­ría por dos me­ses, la im­plo­sión del Bernavento pue­de afec­tar su edi­fi­cio y eso im­pli­ca­ría más tiem­po. La es­pe­ran­za es­tá in­tac­ta y Ma­ría Eu­ge­nia cree que es po­si­ble que “lue­go de la im­plo­sión del Bernavento, el Ber­na­le­jas no se afec­te es­truc­tu­ral­men­te y po­da­mos re­cu­pe­rar la tran­qui­li­dad”.

El apo­yo mu­ni­ci­pal

El Ins­ti­tu­to So­cial de Vi­vien­da y Há­bi­tat de Me­de­llín, Is­vi­med, ex­pli­có que sus ac­cio­nes se ri­gen de acuer­do con la nor­ma­ti­va vi­gen­te y que las aten­cio­nes a los afec­ta­dos de­pen­den del cum­pli­mien­to de al­gu­nos re­qui­si­tos.

En pri­me­ra ins­tan­cia di­cen que “el pro­yec­to de arren­da­mien­to tem­po­ral se en­car­ga de aten­der a las fa­mi­lias que se en­cuen­tran en con­di­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad so­cial y eco­nó­mi­ca a cau­sa de un desas­tre na­tu­ral, ubi­ca­ción en zo­na de al­to ries­go o por obra pú­bli­ca, otor­gán­do­les un sub­si­dio de arren­da­mien­to tem­po­ral co­mo al­ter­na­ti­va de so­lu­ción ha­bi­ta­cio­nal pa­ra que pue­dan con­ti­nuar con su de­sa­rro­llo fa­mi­liar mien­tras ac­ce­den a so­lu­cio­nes ha­bi­ta­cio­na­les de­fi­ni­ti­vas o re­gre­san a sus ho­ga­res una vez mi­ti­ga­do el ries­go”.

Sin em­bar­go, eso no apli­ca pa­ra to­dos, pues se de­be cum­plir con los re­qui­si­tos es­ta­ble­ci­dos en el De­cre­to 2339 de 2013 y den­tro de es­tos se es­ta­ble­ció que “el gru­po Fa­mi­liar de­be­rá acre­di­tar in­gre­sos fa­mi­lia­res igua­les o in­fe­rio­res a dos SMLMV ($1.562.484)”. Lo que evi­den­te­men­te no cum­plen los re­si­den­tes del edi­fi­cio Ber­na­le­jas por­que per­te­ne­cen al es­tra­to cin­co.

Por aho­ra, los re­si­den­tes se han uni­do pa­ra pre­sen­tar ac­cio­nes le­ga­les por lo que con­si­de­ran que es una in­jus­ti­cia y es­pe­ran que la Ad­mi­nis­tra­ción les brin­de el apo­yo que re­quie­ren.

“De­ben exis­tir le­yes, y si no, que se creen pa­ra que en un mo­men­to de tra­ge­dia exis­ta ayu­da pro­por­cio­nal al es­tra­to de las víc­ti­mas” Ma­ría Eu­ge­nia Agui­lar, pro­pie­ta­ria de un apar­ta­men­to en el edi­fi­cio Ber­na­le­jas

|FE­LI­PE ALAR­CÓN - PUBLIMETRO

|FE­LI­PE ALAR­CÓN - PUBLIMETRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.