En­cuen­tra una nue­va vo­ca­ción de­trás de la cá­ma­ra ERIC STOLTZ

El re­cor­da­do ac­tor se con­so­li­da co­mo di­rec­tor en Holly­wood

Publimetro Medellin - - Cultura - |GRE­GORY WAKEMAN / ME­TRO ES­TA­DOS UNI­DOS

Aun­que us­ted no sea un ni­ño de los 80, co­no­ce el tra­ba­jo de Eric Stoltz. En ese en­ton­ces, era la es­tre­lla de pe­lí­cu­las co­mo Más­ca­ra y Al­gún ti­po de ma­ra­vi­lla, una ra­cha que con­ti­nuó en los 90 con pe­lí­cu­las co­mo Pulp Fic­tion y Jerry Ma­gui­re. En cier­to mo­do, la ex­pe­rien­cia le ayu­dó a en­con­trar su ver­da­de­ra vo­ca­ción de­trás de las cá­ma­ras.

Du­ran­te los úl­ti­mos 15 años, ha di­ri­gi­do epi­so­dios de Glee y How to Get Away with Mur­der. Su úl­ti­mo pro­yec­to lo en­cuen­tra de nue­vo en el mun­do del ci­ne con Class Rank, una co­me­dia so­bre dos es­tu­dian­tes de se­cun­da­ria que in­ten­tan ha­cer­se con el con­trol de la jun­ta es­co­lar. PUBLIMETRO se sen­tó con Stoltz pa­ra ha­blar so­bre por qué es­tá exac­ta­men­te don­de quie­re es­tar.

¿Có­mo se in­vo­lu­cró en Class Rank?

El pro­duc­tor Sandy Stern, que jus­to esa se­ma­na le­yó un ar­tícu­lo que ha­bía es­cri­to so­bre di­ri­gir Glee y tra­ba­jar con ni­ños, me en­vió un guion de la na­da. Le­yó ese ar­tícu­lo y di­jo: ‘Me gus­ta. Creo que se­ría bueno pa­ra es­ta pe­lí­cu­la’. Me en­vió el guion, lo leí en tres ho­ras y di­je: ‘Me en­can­ta­ría ha­cer es­to’. Fue muy in­te­li­gen­te. Era muy ac­ti­vo po­lí­ti­ca­men­te de una ma­ne­ra con­fia­da. Me en­can­tan to­dos los per­so­na­jes, por muy ra­ros y ru­dos que sean. Sen­tí com­pa­sión por to­dos, y esa es una cua­li­dad muy ra­ra en un guion.

Aho­ra vi­vi­mos en un cli­ma po­lí­ti­co ten­so, ¿usó eso?

Mu­cho de eso es­tá en el guion. El guion es in­te­li­gen­te, bueno, ca­ri­ño­so e in­tere­san­te, y ayu­dó a que los ac­to­res in­vo­lu­cra­dos fue­ran to­dos ex­tre­ma­da­men­te apa­sio­na­dos por to­do lo que tie­ne que ver con el guion. To­dos creían en la his­to­ria. Es la ma­yor ayu­da que un di­rec­tor pue­de pe­dir. To­dos creen que es po­si­ble que los ado­les­cen­tes adop­ten el sis­te­ma. Su éxi­to o no es­tá por ver­se en la pe­lí­cu­la y en el mun­do.

¿Qué quie­re que el pú­bli­co se lle­ve de la pe­lí­cu­la?

Quie­ro que los jó­ve­nes pien­sen: ‘¿Por qué no nos pre­sen­ta­mos a las elec­cio­nes? ¿Por qué no in­ten­ta­mos cam­biar el mun­do? ¿Por qué no in­ten­ta­mos es­ta­far al sis­te­ma?’.

La pe­lí­cu­la es so­bre en­con­trar su pro­pia voz, ¿le pa­só?

To­da­vía no sien­to que lo ha­ya lo­gra­do. Una de las ra­zo­nes por las que me en­can­tó el guion fue por­que era un ado­les­cen­te bo­bo. La pa­sé muy mal. Yo era bri­llan­te y rui­do­so y te­nía el pe­lo ro­jo bri­llan­te, era un ado­les­cen­te com­ple­ta­men­te inep­to so­cial­men­te. Co­mo la ma­yo­ría de no­so­tros. Así que es­ta his­to­ria so­bre ado­les­cen­tes bri­llan­tes y so­cial­men­te inep­tos que en­con­tra­ron su voz y tra­ta­ron de cam­biar el mun­do fue cla­ra­men­te mi fantasía de có­mo desea­ría ha­ber si­do.

¿Ayu­dó ac­tuar?

Cla­ro, fin­gir ser otra per­so­na me ayu­dó en mi vi­da. No sé si es una for­ma muy sa­lu­da­ble de exis­tir en el mun­do, pe­ro pa­ra mu­chos de no­so­tros nos ha­ce pa­sar la no­che y nos ayu­da a lle­gar a otras co­sas. No cam­bia­ría esos años de ac­tuar. Soy mu­cho me­jor di­rec­tor de lo que era co­mo ac­tor.

“Si no tie­nes un co­ra­zón emo­cio­nal por una his­to­ria, no te va a im­por­tar la his­to­ria”

Eric Stoltz, di­rec­tor

Se ve aún co­mo ac­tor?

Ya no me veo co­mo ac­tor. Al­gu­nas per­so­nas di­rían que nun­ca lo fui. Me con­si­de­ro un di­rec­tor en es­te mo­men­to. Me gus­ta ac­tuar. Pe­ro ho­nes­ta­men­te, ra­ra vez mi­ro ha­cia atrás a al­go que he he­cho en el pa­sa­do. Es­toy de­ma­sia­do ocu­pa­do e in­tere­sa­do en lo que es­tá su­ce­dien­do en es­te mo­men­to pa­ra que me im­por­te.

¿Có­mo fue la tran­si­ción a la di­rec­ción?

Pue­do con­tar con una mano a los di­rec­to­res que real­men­te ha­bla­ron un len­gua­je de ac­tua­ción que fue útil. La ma­yo­ría eran muy há­bi­les téc­ni­ca­men­te, pe­ro te­nían mie­do de ha­blar con los ac­to­res. Cual­quier co­sa que los ac­to­res hi­cie­ran los asus­ta­ba. Así que una de las co­sas que tra­to de apor­tar cuan­do di­ri­jo es la fa­ci­li­dad pa­ra ha­blar los muy di­fe­ren­tes idio­mas que los ac­to­res ne­ce­si­tan pa­ra asu­mir el pa­pel. Pa­ra mí, eso es lo más im­por­tan­te. Si no tie­nes un co­ra­zón emo­cio­nal por una his­to­ria, no te va a im­por­tar la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.