PYR

Publimetro Medellin - - Mundo - AR­CHI PYA­TI

Jefe de po­lí­ti­cas de la ONG Tahi­rih Jus­ti­ce Cen­ter.

¿Cuá­les son las con­se­cuen­cias que ten­drán los me­no­res que es­tán en cen­tros de de­ten­ción?

Se ha de­mos­tra­do que en­car­ce­lar a ni­ños es per­ju­di­cial pa­ra su sa­lud men­tal y fí­si­ca y pa­ra su desa­rro­llo, y los tri­bu­na­les de Es­ta­dos Uni­dos lo han acep­ta­do. En la Or­den Eje­cu­ti­va, el pre­si­den­te or­de­na al pro­cu­ra­dor ge­ne­ral im­pug­nar es­tos ha­llaz­gos ju­di­cia­les pa­ra que sea le­gal­men­te po­si­ble que los ni­ños sean en­car­ce­la­dos.

Ade­más, las fa­mi­lias no pue­den en­con­trar re­pre­sen­ta­ción le­gal en cár­ce­les le­ja­nas, lo que ha­ce que mu­chos que pue­den ca­li­fi­car pa­ra el asi­lo pier­dan sus ca­sos sim­ple­men­te por­que es­tán de­te­ni­dos y no es­tán re­pre­sen­ta­dos. Con po­cos jue­ces de in­mi­gra­ción ubi­ca­dos en ins­ta­la­cio­nes re­mo­tas, los so­li­ci­tan­tes de asi­lo tienen que tes­ti­fi­car por vi­deo­con­fe­ren­cia so­bre los de­ta­lles de su per­se­cu­ción, lo cual es inacep­ta­ble. Y en­viar jue­ces a la fron­te­ra sin sen­ti­do au­men­ta las de­mo­ras ya irra­zo­na­bles pa­ra to­dos con so­li­ci­tu­des an­te los tri­bu­na­les de in­mi­gra­ción.

¿Có­mo po­dría ser el fu­tu­ro pa­ra los ni­ños y sus pa­dres?

No se de­be­ría en­ce­rrar a los ni­ños en la cár­cel con sus pa­dres más de lo que de­be­rían es­tar se­pa­ra­dos de ellos. To­dos sa­be­mos que la pri­sión no es un lu­gar pa­ra ni­ños. El da­ño que es­ta Ad­mi­nis­tra­ción es­tá ha­cien­do al bie­nes­tar fí­si­co y emo­cio­nal de los ni­ños va a du­rar to­da la vi­da. Y si ser en­car­ce­la­dos les im­pi­de bus­car asi­lo, o les ha­ce ca­re­cer de asis­ten­cia le­tra­da o de un abo­ga­do, pue­den per­der sus ca­sos. Pa­ra al­gu­nos, eso sig­ni­fi­ca­rá ser en­via­dos a ca­sa pa­ra en­fren­tar la per­se­cu­ción o in­clu­so la muer­te.

¿Tienen otra op­ción?

En­car­ce­lar a los ni­ños les cues­ta ca­ro a los con­tri­bu­yen­tes, mien­tras que exis­ten pro­gra­mas mu­cho más ba­ra­tos, más hu­ma­nos y más efec­ti­vos, y se ha de­mos­tra­do que fun­cio­nan. Es­ta Ad­mi­nis­tra­ción ter­mi­nó esos pro­gra­mas in­ne­ce­sa­ria­men­te y no los re­ins­ta­ló co­mo al­ter­na­ti­vas a la de­ten­ción en la or­den eje­cu­ti­va.

El en­jui­cia­mien­to de los so­li­ci­tan­tes de asi­lo que in­gre­san ba­jo la po­lí­ti­ca de ‘to­le­ran­cia ce­ro’ del pre­si­den­te va en con­tra de las nor­mas in­ter­na­cio­na­les y es un des­per­di­cio de re­cur­sos crí­ti­cos pa­ra el cum­pli­mien­to de la ley. Se­pa­rar fa­mi­lias ha trau­ma­ti­za­do a mi­les de ni­ños y pa­dres; sin em­bar­go, la Or­den Eje­cu­ti­va no pro­por­cio­na nin­gu­na pis­ta so­bre có­mo o cuán­do se re­uni­rán es­tas mi­les de fa­mi­lias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.