“La vio­len­cia no se com­ba­te con más vio­len­cia” BE­NI­CIO DEL TO­RO

El ac­tor protagoniza la pe­lí­cu­la Si­ca­rio: el día del sol­da­do, en la que se mues­tra la vio­len­cia en la fron­te­ra de Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos

Publimetro Medellin - - Cultura - PA­TRI­CIA CA­RRAN­ZA Me­tro World News

Los pro­ble­mas en la zo­na fron­te­ri­za de Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos ya son un te­ma por el que ce­le­bri­da­des es­tán al­zan­do la voz. En­tre es­tos se en­cuen­tra la vio­len­cia que se vi­ve en esa re­gión del país. Por es­ta ra­zón, Be­ni­cio del To­ro co­men­tó que no se ne­ce­si­ta más vio­len­cia pa­ra so­fo­car los ase­si­na­tos, la dis­cri­mi­na­ción y el ho­rror que vi­ven de­ce­nas de fa­mi­lias.

El ac­tor puer­to­rri­que­ño de 51 años de edad es­tá pro­mo­cio­nan­do su nue­va pe­lí­cu­la, Si­ca­rio: el día del sol­da­do, en la que in­ter­pre­ta a Ale­jan­dro. En es­ta nue­va cin­ta, el Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se in­ves­ti­ga la re­la­ción en­tre los car­te­les de la dro­ga con los te­rro­ris­tas is­lá­mi­cos, por lo que el agen­te fe­de­ral (in­ter­pre­ta­do por Josh Bro­lin) bus­ca la ayu­da de Ale­jan­dro con el fin de pro­vo­car una gue­rra en­tre los car­te­les me­xi­ca­nos.

En en­tre­vis­ta con PUBLIMETRO, Be­ni­cio del To­ro nos con­tó có­mo fue la rea­li­za­ción de es­ta se­gun­da par­te y el men­sa­je prin­ci­pal de la cin­ta, la cual abor­da te­mas co­mo la mi­gra­ción, el nar­co­trá­fi­co y la re­la­ción en­tre los gru­pos cri­mi­na­les y las au­to­ri­da­des.

¿Có­mo fue tra­ba­jar en es­ta nue­va pe­lí­cu­la?

Fue un tra­ba­jo ar­duo, siem­pre me enfo­co mu­cho en mis per­so­na­jes y es­te me re­qui­rió mu­cho es­fuer­zo fí­si­co, pe­ro es­toy acos­tum­bra­do. Siem­pre me ha gus­ta­do tra­ba­jar en es­te ti­po de pe­lí­cu­las con mu­cha ac­ción y que son his­to­rias de fic­ción ba­sa­das en mo­men­tos reales.

¿Su per­cep­ción del pro­ble­ma que hay en la fron­te­ra de Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos cam­bió des­pués de es­ta cin­ta?

Real­men­te es al­go que yo sa­bía que pa­sa­ba, no es al­go nue­vo pa­ra mí, prin­ci­pal­men­te por­que he es­ta­do in­mer­so en pe­lí­cu­las de es­te ti­po des­de que co­men­cé mi ca­rre­ra. Es­pe­cí­fi­ca­men­te en el te­ma de la vio­len­cia en la fron­te­ra, siem­pre he tra­ta­do de man­te­ner­me in­for­ma­do so­bre lo que pa­sa en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos y te pue­do de­cir que es­ta­mos vi­vien­do co­sas ho­rri­bles. De­be­mos ha­cer én­fa­sis en que la vio­len­cia no se com­ba­te con más vio­len­cia por­que no es una me­di­da que real­men­te pro­te­ja a la so­cie­dad y eso a ve­ces no se en­tien­de muy bien.

¿Cuál cree que es el prin­ci­pal men­sa­je de es­ta pe­lí­cu­la?

Me pa­re­ce que exis­ten mu­chos men­sa­jes im­plí­ci­tos, pe­ro no quie­ro que los es­pec­ta­do­res crean que pue­de ser una his­to­ria real por­que no lo es. Se tra­ta de que los ac­to­res se desa­rro­llen en es­ta reali­dad al­ter­na, crea­da por los es­cri­to­res. En efec­to, sí se mues­tran si­tua­cio­nes ba­sa­das en la reali­dad, pe­ro sim­ple­men­te es una his­to­ria de fic­ción.

¿Có­mo po­dría de­fi­nir a Ale­jan­dro?

Es un hom­bre que bus­ca ven­gan­za, pe­ro a la vez quie­re reha­bi­li­tar­se. Es un per­so­na­je que no es el tí­pi­co bueno al 100% que quie­re sal­var el mun­do, sino que quie­re en­men­dar sus erro­res y se en­tien­de, pues su fa­mi­lia fue ase­si­na­da por el lí­der de un car­tel y aho­ra él tie­ne en sus ma­nos dos op­cio­nes: la ven­gan­za o sal­var una vi­da.

¿Cree que el con­te­ni­do que se ge­ne­ra so­bre el nar­co­trá­fi­co en ci­ne y te­le­vi­sión ha­ce apo­lo­gía a la vio­len­cia o in­flu­ye en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes?

En el ca­so de es­ta pe­lí­cu­la no lo creo por­que es una his­to­ria pa­ra adul­tos, se­ría­mos muy irres­pon­sa­bles si de­já­ra­mos ver a los ni­ños es­te ti­po de cin­tas. Prin­ci­pal­men­te, es­tá en­fo­ca­da pa­ra per­so­nas crí­ti­cas, es­tu­dian­tes de ni­vel su­pe­rior que ya ten­gan un cri­te­rio so­bre la vio­len­cia. Soy cons­cien­te de que exis­te un sen­tir en La­ti­noa­mé­ri­ca so­bre es­tas pro­ble­má­ti­cas, pe­ro de­be­mos re­cor­dar que so­lo es una his­to­ria de fic­ción.

|GETTY IMAGES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.