El po­der del pa­pa

Es una de las fi­gu­ras más an­ti­guas y po­de­ro­sas de la Tie­rra. Su so­be­ra­nía e in­fluen­cia a ni­vel mun­dial pa­re­cen re­sis­ten­tes al pa­so de los si­glos. ¿Cuá­les son los al­can­ces del po­der que re­pre­sen­ta el sumo pon­tí­fi­ce?

Semana (Colombia) - Especial - - La Visita Del Papa - POR MAR­CO TOSATTI*

¿ El pa­pa? ¿Cuán­tas di­vi­sio­nes ar­ma­das tie­ne el pa­pa?”, pre­gun­tó iró­ni­ca­men­te Jo­seph Sta­lin al pri­mer mi­nis­tro fran­cés Pie­rre La­val, quien vi­si­tó Mos­cú en ma­yo de 1935 pa­ra pe­dir­le al ru­so que in­ter­vi­nie­ra a fa­vor de los ca­tó­li­cos ru­sos. Le de­be­mos a Wins­ton Chur­chill es­ta fra­se que ilus­tra en ma­ne­ra in­ci­si­va la si­tua­ción ac­tual de la Igle­sia ca­tó­li­ca.

Y es que el te­ma del po­der de los pa­pas fue des­de un prin­ci­pio al­go com­pli­ca­do y con­tro­ver­sial. Siem­pre es­tu­vo más li­ga­do a una es­fe­ra es­pi­ri­tual, que a una pu­ra­men­te po­lí­ti­ca y fí­si­ca; in­clu­so cuan­do exis­tían los Es­ta­dos Pon­ti­fi­cios, que ocu­pa­ron gran par­te de la pe­nín­su­la itá­li­ca. Es cier­to que tu­vi­mos pa­pas que se po­nían la ar­ma­du­ra e iban a ca­ba­llo pa­ra con­du­cir ba­ta­llas; pe­ro en esos ca­sos la Igle­sia ja­más cons­ti­tu­yó un ver­da­de­ro cen­tro de po­der eco­nó­mi­co y mi­li­tar. En el ca­so de la ba­ta­lla de Le­pan­to, que re­pre­sen­tó un mo­men­to cla­ve en la his­to­ria de Eu­ro­pa por­que blo­queó la ex­pan­sión de los tur­cos y mu­sul­ma­nes ha­cia Oc­ci­den­te, mu­chos ga­leo­nes lle­va­ron las in­sig­nias pon­ti­fi­cias; y el pa­pa de ese en­ton­ces ju­gó un rol fun­da­men­tal en or­ga­ni­zar la re­sis­ten­cia que com­ba­tió el ex­pan­sio­nis­mo oto­mano.

Sin em­bar­go, el po­der de los pa­pas, al me­nos vis­to des­de afue­ra del Va­ti­cano, se cons­tru­yó so­bre la ba­se de un ca­rác­ter mo­ral y re­li­gio­so. Has­ta la épo­ca de la Re­for­ma pro­tes­tan­te, es de­cir, el si­glo XVI, el po­der po­lí­ti­co de los so­be­ra­nos eu­ro­peos traía con­si­go una le­gi­ti­ma­ción que pro­ve­nía de su re­la­ción con el po­der re­li­gio­so del pon­tí­fi­ce. De acuer­do con la men­ta­li­dad y cul­tu­ra de esa épo­ca, el so­be­rano re­ci­bía su au­to­ri­dad del po­der de Dios. Si un so­be­rano es­ta­ba ex­co­mul­ga­do, sus va­sa­llos y el pue­blo no lo obe­de­cían.

No es un se­cre­to que es­ta re­la­ción ge­ne­ró in­fi­ni­tos con­flic­tos, y una al­ter­nan­cia de vic­to­rias y de­rro­tas en­tre re­yes y pon­tí­fi­ces. Uno de ellos fue co­no­ci­do co­mo la Hu­mi­lla­ción de Ca­nos­sa. Ca­nos­sa era un cas­ti­llo que le per­te­ne­cía a Ma­til­de di Ca­nos­sa y en él se re­fu­gia­ba el pa­pa Gre­go­rio VII, quien ex­co­mul­gó al em­pe­ra­dor En­ri­que IV, cul­pa­ble de ha­ber nom­bra­do al obis­po de Mi­lán sin el con­sen­ti­mien­to del sumo pon­tí­fi­ce. El pa­pa lo ex­co­mul­gó y co­mo con­se­cuen­cia los súb­di­tos de En­ri­que IV que­da­ron li­bres de su in­fluen­cia. Pa­ra po­der re­vo­car la ex­co­mu­nión, En­ri­que IV se arro­di­lló por tres días y tres no­ches en fren­te al cas­ti­llo de Ma­til­de, mien­tras caía una fuer­te ne­va­da en enero de 1077.

Es­te con­flic­to se ha re­pe­ti­do va­rias ve­ces en el cur­so de la his­to­ria: el po­der po­lí­ti­co bus­ca adue­ñar­se de la no­mi­na­ción de los obis­pos, sin em­bar­go, el pa­pa tie­ne la de­ci­sión so­be­ra­na. Por ejem­plo, el prin­ci­pal mo­ti­vo de con­fron­ta­ción en la ac­tua­li­dad en­tre la Chi­na co­mu­nis­ta y la San­ta Se­de re­cae en ese he­cho. Mien­tras Bei­jing quie­re nom­brar a sus obis­pos, Ro­ma se nie­ga a la pre­rro­ga­ti­va pues no desea po­ner co­mo ca­be­za de la dió­ce­sis de ese país a una per­so­na que no con­si­de­ra ap­ta.

El po­der del pa­pa ha si­do tal, que en su mo­men­to va­rios re­yes y em­pe­ra­do­res bus­ca­ron la for­ma de ele­gir por sus pro­pios me­dios a un pon­tí­fi­ce que los fa­vo­re­cie­ra. Es­ta prác­ti­ca se lle­vó a ca­bo por to­do el se­gun­do mi­le­nio. Es­te po­der es­ta­ba re­pre­sen­ta­do fí­si­ca­men­te por la co­ro­na­ción: el em­pe­ra­dor –pen­se­mos en Car­lo­magno o Hu­go Ca­pe­to– re­ci­bía de las ma­nos del pa­pa la co­ro­na co­mo signo evi­den­te de que su au­to­ri­dad co­mo go­ber­nan­te del pue­blo ve­nía con­sa­gra­da por el po­der es­pi­ri­tual de Dios. La Re­for­ma pro­tes­tan­te, la Paz de West­fa­lia y la crea­ción de los Es­ta­dos na­ción no con­sa­gra­dos al ca­to­li­cis­mo, re­du­jo gra­dual­men­te el po­der pa­pal, que se di­fu­mi­nó por com­ple­to du­ran­te la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa y tras con­so­li­dar­se la nue­va es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral na­ci­da a par­tir del si­glo XIX. La úl­ti­ma co­ro­na­ción, la de Na­po­león en No­tre Da­me, vio al pa­pa Pío VII ben­de­cir la ce­re­mo­nia, mien­tras el so­be­rano se pu­so por sus pro­pios me­dios so­bre la ca­be­za el sím­bo­lo del Im­pe­rio. Es­to sig­ni­fi­có que el po­der del go­bierno

no de­pen­día más de la au­to­ri­dad re­li­gio­sa, pe­ro sí de la fuer­za del mis­mo go­bierno.

En los úl­ti­mos dos si­glos, ha­blar de po­der en la Igle­sia y del pa­pa es re­fe­rir­se ex­clu­si­va­men­te al cam­po mo­ral y al even­tual in­flu­jo que la doc­tri­na de la Igle­sia y la per­so­na­li­dad del pon­tí­fi­ce pue­den ejer­cer so­bre los fie­les y so­bre la opi­nión pú­bli­ca mun­dial.

Y co­mo con­se­cuen­cia, sus efec­tos son di­fí­ci­les de eva­luar. Va­le la pe­na pen­sar en la po­si­ción de los pa­pas del si­glo XX con res­pec­to a la gue­rra. Des­de Be­ne­dic­to XV, pa­san­do por Pío XII y lle­gan­do has­ta Juan Pablo II, los pon­tí­fi­ces han bus­ca­do evi­tar los con­flic­tos mun­dia­les. En es­te sen­ti­do, es me­mo­ra­ble el es­fuer­zo fa­lli­do del pa­pa Wojty­la por evi­tar la gue­rra en Irak. Fren­te a te­mas co­mo la de­fen­sa de la vi­da, la lu­cha con­tra la po­bre­za, la sen­si­bi­li­dad eco­ló­gi­ca o las in­jus­ti­cias de ti­po po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co, va­rias de las más im­por­tan­tes au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas a ni­vel mun­dial pa­re­cen es­tar de acuer­do con las recomendaciones pa­pa­les, sin em­bar­go, en la reali­dad ape­lan ex­clu­si­va­men­te a sus in­tere­ses.

Otra fa­ce­ta del po­der del pa­pa se evi­den­cia en su ca­pa­ci­dad de de­ci­dir so­bre las co­sas que con­cier­nen al Va­ti­cano. El tra­ba­jo del pa­pa no es pa­ra na­da agra­de­ci­do. “Pre­fie­ro ser mon­je tra­pen­se que pa­pa. Es un gran mal pa­ra un pa­pa te­ner al mis­mo tiem­po en­ci­ma gue­rra, pes­te y pro­mo­ción de obis­pos y car­de­na­les...”, es­cri­bió el 15 de mar­zo de 1743 Be­ne­dic­to XIV a un ami­go car­de­nal. En esa épo­ca aún exis­tían los Es­ta­dos va­ti­ca­nos y el pa­pa, ade­más de te­ner un en­car­go es­pi­ri­tual, te­nía que ocu­par­se de ges­tio­nar po­lí­ti­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te su te­rri­to­rio.

En la ac­tua­li­dad, el pa­pa con­ti­núa sien­do la ley de la Igle­sia, co­mo vi­ca­rio de Cris­to en la Tie­rra, es un mo­nar­ca ab­so­lu­to. En reali­dad, es el úl­ti­mo mo­nar­ca ab­so­lu­to que que­da en to­da la faz de la Tie­rra. Pue­de de­ci­dir, en teo­ría, cual­quier co­sa que ten­ga que ver con su pue­blo de fie­les ca­tó­li­cos. Des­pués del Con­ci­lio Va­ti­cano II, es­ta ima­gen del pa­pa­do fue pues­ta en dis­cu­sión mu­chas ve­ces; y to­da­vía es­tá abier­to el de­ba­te en­tre los aca­dé­mi­cos, pues no se sa­be si el pa­pa es su­pe­rior al Con­ci­lio o el Con­ci­lio es su­pe­rior al pa­pa. Es un te­rreno res­ba­lo­so, y muy ex­ten­so. Des­de la mi­tad del si­glo pa­sa­do, el po­der pa­pal so­bre la Igle­sia fue ejer­ci­do de di­fe­ren­tes ma­ne­ras, y Pablo VI, Juan Pablo II y Be­ne­dic­to XVI usa­ron to­dos los re­cur­sos de que un pa­pa dis­po­ne pa­ra go­ber­nar co­mo so­be­rano del Va­ti­cano.

El es­ti­lo de go­bierno de Fran­cis­co es me­nos ins­ti­tu­cio­nal y mu­cho más per­so­nal. Al­gu­nos po­drían lla­mar­lo au­tó­cra­ta, pe­ro lo que ha mos­tra­do el pa­pa ar­gen­tino du­ran­te es­tos años de pon­ti­fi­ca­do es una pro­fun­da au­to­no­mía en sus de­ci­sio­nes co­mo je­fe de Es­ta­do.

*Va­ti­ca­nis­ta ita­liano.

El pa­pa si­gue sien­do el mo­nar­ca ab­so­lu­to de la Igle­sia ca­tó­li­ca. Acá, en la Ca­pi­lla Six­ti­na, con los em­ba­ja­do­res an­te la San­ta Se­de de di­fe­ren­tes paí­ses del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.