Mi­ra ha­cia la pe­ri­fe­ria

Fran­cis­co tie­ne una visión nue­va de la geo­po­lí­ti­ca, que ob­ser­va los acon­te­ci­mien­tos mun­dia­les con la pers­pec­ti­va de los me­nos fa­vo­re­ci­dos. Y su men­sa­je va mu­cho más allá.

Semana (Colombia) - Especial - - La Visita Del Papa - POR MAURICIO SÁENZ*

En 1870 el pa­pa Pio IX per­dió lo que le que­da­ba de los Es­ta­dos Pon­ti­fi­cios, el te­rri­to­rio que, des­de el si­glo VIII, ha­bía cons­ti­tui­do el cen­tro del po­der tem­po­ral de la Igle­sia. Los pa­pas no ten­drían un reino de es­te mun­do has­ta 1929, cuan­do por me­dio del Tra­ta­do de Le­trán, Benito Mus­so­li­ni les en­tre­gó el te­rreno de 44 hec­tá­reas que cons­ti­tu­ye la ac­tual Ciudad del Va­ti­cano, el Es­ta­do so­be­rano más pe­que­ño del pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal.

Des­de esa se­de, in­sig­ni­fi­can­te des­de el pun­to de vis­ta geo­po­lí­ti­co, y por su­pues­to mi­li­tar, los pa­pas del si­glo XX si­guie­ron ejer­cien­do una in­fluen­cia que iba mu­cho más allá de los asun­tos me­ra­men­te re­li­gio­sos. En el ejem­plo más re­pre­sen­ta­ti­vo, Juan Pablo II no ne­ce­si­tó ca­ño­nes ni di­vi­sio­nes ar­ma­das, co­mo se bur­ló en su mo­men­to Jo­sef Sta­lin, pa­ra sa­car de la es­ce­na a la Unión So­vié­ti­ca. Y el pa­pa Fran­cis­co si­gue ejer­cien­do esa in­fluen­cia mo­ral en el si­glo XXI, so­lo que cla­ra­men­te con un signo nue­vo.

No po­día ser de otra ma­ne­ra, pues el pa­pa Fran­cis­co es muy dis­tin­to de sus an­te­ce­so­res. An­tes de Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio nin­gún pa­pa ha­bía na­ci­do enamé­ri­ca La­ti­na, y nin­guno ha­bía si­do je­sui­ta. Lo pri­me­ro sig­ni­fi­ca que las tri­bu­la­cio­nes de la po­bre­za y la de­sigual­dad no le son aje­nas en ab­so­lu­to. Al fin y al ca­bo so­lía ca­da sá­ba­do to­mar so­lo el sub­te en Bue­nos Ai­res pa­ra vi­si­tar las más tris­tes vi­llas mi­se­ria de los su­bur­bios ca­pi­ta­li­nos. Y lo se­gun­do no es un de­ta­lle me­nor, pre­ci­sa­men­te por­que el pon­tí­fi­ce tie­ne muy cla­ro el le­ga­do de las mi­sio­nes je­suí­ti­cas que ejer­cie­ron una enor­me in­fluen­cia en la Amé­ri­ca es­pa­ño­la.

Ana­lis­tas co­mo Tho­mas R. Rour­ke, en su li­bro Las raí­ces del pen­sa­mien­to so­cial y po­lí­ti­co del pa­pa Fran­cis­co: de Ar­gen­ti­na al Va­ti­cano, se­ña­lan que Ber­go­glio cre­ció y se hi­zo sa­cer­do­te ba­jo la in­fluen­cia de una Igle­sia la­ti­noa­me­ri­ca­na que tra­ta­ba de en­fren­tar du­ras con­di­cio­nes so­cia­les y po­lí­ti­cas en el contexto del en­ton­ces re­cien­te Con­ci­lio Va­ti­cano II. Pe­ro, más allá de la “teo­lo­gía de la li­be­ra­ción”, en bo­ga des­de la fa­mo­sa con­fe­ren­cia epis­co­pal de Me­de­llín de 1968, la “teo­lo­gía del pue­blo” fa­vo­re­ci­da ex­plí­ci­ta­men­te en va­rias oca­sio­nes por el car­de­nal Ber­go­glio de­ja de la­do el aná­li­sis ba­sa­do en la lu­cha de cla­ses a fa­vor de ana­li­zar las raí­ces cul­tu­ra­les de los pro­ble­mas y la con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca. Pa­ra él, las per­so­nas más des­fa­vo­re­ci­das se­rían los agen­tes de su pro­pio cam­bio, más que su­je­tos pa­si­vos de cua­dros re­vo­lu­cio­na­rios.

Rour­ke ve ade­más en la mi­ra­da so­cial de Fran­cis­co la mar­ca in­de­le­ble de su fi­lia­ción je­suí­ti­ca. Se­ña­la que las mi­sio­nes de la Com­pa­ñía de Je­sús en Amé­ri­ca del Sur es­ta­ble­cie­ron pa­ra es­te pa­pa un pa­ra­dig­ma cru­cial. Des­de su lle­ga­da a las co­lo­nias del Nue­vo Mun­do los je­sui­tas fun­da­ron es­ta-

ble­ci­mien­tos que bus­ca­ban in­cor­po­rar el Evan­ge­lio en la cul­tu­ra de los abo­rí­ge­nes, en fun­ción de crear una “ci­vi­li­za­ción cris­tia­na in­te­gral” que com­bi­na­ra la fe, el tra­ba­jo, el ar­te y la so­li­da­ri­dad de to­dos. Los mi­sio­ne­ros je­sui­tas me­di­ta­ban so­bre la “sa­cra hu­ma­ni­dad de Cris­to”, y tra­ba­ja­ban por en­car­nar­la en esos “nue­vos” in­dios, una “nue­va crea­ción”. Y esas mi­sio­nes, par­ti­cu­lar­men­te en te­rri­to­rios co­mo el ac­tual Pa­ra­guay, lle­ga­ron a ser tan in­flu­yen­tes, que en­tra­ron en con­flic­to con los po­de­res im­pe­ria­les. Es­tos, en va­rias opor­tu­ni­da­des, en­con­tra­ron las en­se­ñan­zas je­suí­ti­cas de­ma­sia­do re­vo­lu­cio­na­rias co­mo pa­ra to­le­rar­las, lo que con­du­jo a su ex­pul­sión.

Am­bas cir­cuns­tan­cias, su pro­ce­den­cia la­ti­noa­me­ri­ca­na y su con­di­ción de je­sui­ta,son com­pa­ti­bles con el ras­go que los va­ti­ca­nis­tas han se­ña­la­do co­mo cru­cial en la visión de Fran­cis­co: su con­vic­ción de que los gran­des cam­bios en la his­to­ria fue­ron rea­li­za­dos cuan­do se ob­ser­vó la reali­dad no des­de el cen­tro, sino des­de la pe­ri­fe­ria. Lo que mar­ca di­fe­ren­cias con sus pre­de­ce­so­res: mien­tras el pa­pa po­la­co Juan Pablo II se alia­ba con Es­ta­dos Uni­dos pa­ra tum­bar el co­mu­nis­mo, y Be­ne­dic­to XVI se preo­cu­pa­ba por el fu­tu­ro de la fe en el Vie­jo Con­ti­nen­te, Fran­cis­co, el pa­pa la­ti­noa­me­ri­cano y “glo­bal” mues­tra una visión di­fe­ren­te en la po­lí­ti­ca mun­dial y en la for­ma de al­can­zar la paz. Al ha­cer eso, Fran­cis­co plan­tea una nue­va na­rra­ti­va fue­ra de los vie­jos con­cep­tos ideo­ló­gi­cos, y desafía la pers­pec­ti­va tra­di­cio­nal de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les.

Lo que in­di­ca que, al con­tra­rio de sus pre­de­ce­so­res, Fran­cis­co con­ci­be la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal co­mo un fe­nó­meno glo­bal, en el que la so­be­ra­nía es­ta­tal que­da en se­gun­do plano. O sea que re­con­cep­tua­li­za el or­den mun­dial des­de la mi­ra­da pri­vi­le­gia­da de sus nu­me­ro­sas y di­ver­sas pe­ri­fe­rias,no con­fi­na­do a una re­gión geo­grá­fi­ca ni a una ca­te­go­ría so­cial de­ter­mi­na­da.al co­lo­car en pri­mer plano a los po­bres del mun­do, con su men­sa­je de sa­cri­fi­cio, an­ti­ma­te­ria­lis­ta y an­ti­con­su­mis­ta, po­ne en te­la de jui­cio el pen­sa­mien­to y el es­ti­lo de vi­da de Oc­ci­den­te. Pe­ro lo ha­ce por fue­ra de los es­te­reo­ti­pos tra­di­cio­na­les co­mo la ten­sión es­te-oes­te. Su mi­sión y la de su Igle­sia va más allá, ha­cia la de­fen­sa de los mar­gi­na­dos de la po­lí­ti­ca y la so­cie­dad.

Esa visión pe­ri­fé­ri­ca,por la que Fran­cis­co pa­re­ce que­rer su­pe­rar la no­ción con­ven­cio­nal que pri­vi­le­gia el in­ter­cam­bio con los po­de­ro­sos, que­dó cla­ra des­de que es­co­gió ha­cer su pri­mer via­je pa­pal a Lam­pe­du­sa, la is­la ita­lia­na que en 2013 se ha­bía con­ver­ti­do en un enor­me cen­tro de re­cep­ción de re­fu­gia­dos del nor­te de Áfri­ca. Al­go que con­fir­mó en 2016, cuan­do hi­zo lo mis­mo en la is­la grie­ga de Les­bos, don­de to­mó la de­ci­sión, sin pre­ce­den­tes, de lle­var­se 12 re­fu­gia­dos con él a Ro­ma. Y sus ac­cio­nes ha­blan por sí so­las. Hi­zo su pri­mer con­tac­to di­plo­má­ti­co con el pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Pu­tin, cuan­do le ur­gió bus­car una so­lu­ción pa­cí­fi­ca a la gue­rra de Si­ria, en de­fen­sa de su po­bla­ción de to­dos los cre­dos. Al vi­si­tar Je­ru­sa­lén, lo hi­zo en­tran­do por Cis­jor­da­nia, en un ac­to sim­bó­li­co de en­cuen­tro de las dos cul­tu­ras. Al via­jar a Es­ta­dos Uni­dos lle­gó vía Cu­ba, y even­tual­men­te su ac­tua­ción se­ría cru­cial pa­ra con­so­li­dar el res­ta­ble­ci­mien­to de las re­la­cio­nes en­tre esos dos paí­ses.y al di­fun­dir su men­sa­je en de­fen­sa del me­dioam­bien­te ofre­ció una orien­ta­ción cla­ra­men­te hu­ma­nis­ta.

En otro ejem­plo de su ca­pa­ci­dad pa­ra re­cu­rrir di­rec­ta­men­te a los fie­les,en di­ciem­bre de 2014 Fran­cis­co es­cri­bió una car­ta a los cris­tia­nos del Orien­te Me­dio pa­ra tra­tar de re­con­for­tar­los en tiem­pos de du­ra per­se­cu­ción re­li­gio­sa.y no de­jó de mar­car su im­pron­ta po­lí­ti­ca, al plan­tear­les: “La ma­yo­ría de us­te­des vi­ven en am­bien­tes pre­do­mi­nan­te­men­te mu­sul­ma­nes. Us­te­des pue­den ayu­dar a sus ve­ci­nos a pre­sen­tar con dis­cer­ni­mien­to una ima­gen más au­tén­ti­ca del is­lam, co­mo mu­chos de ellos desean, reite­ran­do que el is­lam es una re­gión de paz, com­pa­ti­ble con el res­pe­to por los de­re­chos hu­ma­nos”. Y en cuan­to a los ju­díos, más allá de sus re­la­cio­nes con el Es­ta­do de Is­rael, su tra­ba­jo con las co­mu­ni­da­des de esa fe al­re­de­dor del mun­do le han ga­na­do el tí­tu­lo del pa­pa más ju­dío de la his­to­ria.tan­to, que in­clu­so el ra­bino Da­vid Ro­sen, lí­der del Con­ci­lio Ju­dío de Es­ta­dos Uni­dos, de­cla­ró que “nun­ca ha ha­bi­do un pa­pa con un en­ten­di­mien­to tan pro­fun­do de los ju­díos”.

Ese es el es­ti­lo de un pa­pa que al rom­per los pa­ra­dig­mas exis­ten­tes in­quie­ta a mu­chos que ven en el cam­bio una ame­na­za a la mi­sión uni­ver­sal de la Igle­sia. Pe­ro no hay que equi­vo­car­se: Fran­cis­co, el pon­tí­fi­ce de los po­bres, tie­ne un men­sa­je pa­ra la hu­ma­ni­dad en­te­ra, sin dis­tin­gos de ori­gen, ra­za, na­cio­na­li­dad y ni si­quie­ra de re­li­gión. Y ape­nas ha co­men­za­do a di­fun­dir­lo.

*Je­fe de redacción de SE­MA­NA.

El men­sa­je cen­tral de es­te pa­pa en su via­je a Cis­jor­da­nia fue la paz en Me­dio Orien­te, es­pe­cial­men­te la pro­tec­ción de los inocen­tes que vi­ven en me­dio del con­flic­to.

Fran­cis­co no so­lo ju­gó un rol fun­da­men­tal en la nor­ma­li­za­ción de las re­la­cio­nes en­tre Cu­ba y Es­ta­dos Uni­dos, sino que ins­pi­ró a esos dos je­fes de Es­ta­do: “Si el pa­pa si­gue ha­blan­do así, vol­ve­ré a re­zar y re­gre­sa­ré a la Igle­sia”, di­jo Raúl Cas­tro. Oba­ma, por su par­te, sos­tu­vo: “Él nos po­ne an­te los ojos el pe­li­gro de acos­tum­brar­nos a la de­sigual­dad”.

Has­ta ha­ce dos se­ma­nas lla­ma­ba la aten­ción el si­len­cio del sumo pon­tí­fi­ce fren­te a la si­tua­ción en Ve­ne­zue­la. Sin em­bar­go, en un co­mu­ni­ca­do ma­ni­fes­tó su preo­cu­pa­ción por los ve­ne­zo­la­nos y de­jó cla­ro su re­cha­zo a la cons­ti­tu­yen­te de Ni­co­lás Ma­du­ro. Un pro­nun­cia­mien­to que pa­ra mu­chos lle­gó tar­de.

llos men­sa­jes del pa­pa a Trump han si­do siem­pre pun­zan­tes y su dis­gus­to por el man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se es más que evi­den­te.

Su in­te­rés por las cau­sas per­di­das va más allá de los po­bres. Es­cri­bió una en­cí­cli­ca so­bre la pro­tec­ción del me­dioam­bien­te (Lau­da­to si’) y tie­ne ges­tos co­mo es­te, cuan­do en 2015 en­vió sus za­pa­tos a la pla­za de la Re­pú­bli­ca en Fran­cia pa­ra par­ti­ci­par en una pro­tes­ta sim­bó­li­ca con­tra el po­lé­mi­co acuer­do que se apro­bó en la cum­bre del cli­ma de Pa­rís, COP21.

Fran­cis­co se reúne con los po­de­ro­sos cuan­do se tra­ta de ayu­dar a los me­nos fa­vo­re­ci­dos. Así lo de­mos­tró en 2013 cuan­do con­tac­tó por pri­me­ra vez al pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Pu­tin, so­lo pa­ra im­plo­rar por la pro­tec­ción de los ci­vi­les en Si­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.