Fran­cis­co y el ar­coí­ris

El pon­ti­fi­ca­do de Fran­cis­co pa­ra al­gu­nos LGBTI ha sig­ni­fi­ca­do un cam­bio de la Igle­sia fren­te a ellos, y pa­ra otros, no tan­to. Un miem­bro de es­ta co­mu­ni­dad ana­li­za su dis­cur­so.

Semana (Colombia) - Especial - - La Visita Del Papa - POR GIU­SEP­PE CAPUTO*

Bas­ta una mi­ra­da rá­pi­da a los re­sul­ta­dos que arro­ja Goo­gle con res­pec­to a la po­si­ción que tie­ne el pa­pa Fran­cis­co fren­te a la ho­mo­se­xua­li­dad pa­ra dar­se cuen­ta de que, más que una in­for­ma­ción con­cre­ta y cla­ra, pri­ma la in­ter­pre­ta­ción de sus de­cla­ra­cio­nes por par­te de la pren­sa in­ter­na­cio­nal. Los ti­tu­la­res alu­den en su ma­yo­ría a una rue­da de pren­sa que con­ce­dió en ju­nio de 2016 y, vis­tos en con­jun­to, con­fun­den: “Fran­cis­co pi­de per­dón a los gais”, “El pa­pa di­jo que la Igle­sia ca­tó­li­ca de­be­ría dis­cul­par­se con los gais”, “El pa­pa di­ce que los cris­tia­nos y la Igle­sia de­be­rían bus­car el per­dón de los ho­mo­se­xua­les”… La ma­ne­ra co­mo dis­tin­tos me­dios desa­rro­llan la no­ti­cia ha­cien­do uso del con­di­cio­nal re­sal­ta la am­bi­güe­dad de sus pa­la­bras: “Apa­ren­te­men­te el pa­pa po­dría es­tar di­cien­do que la Igle­sia de­be dis­cul­par­se…”.

En­ton­ces, ¿pi­dió per­dón o no? Las ci­tas que con­for­man es­tos ti­tu­la­res no pa­re­cen dar cuen­ta de un he­cho, sino de un de­seo: que la Igle­sia ca­tó­li­ca –ins­ti­tu­ción que du­ran­te años ha con­de­na­do la ho­mo­se­xua­li­dad; que in­clu­so lle­gó a re­cla­mar la ho­gue­ra pa­ra los ho­mo­se­xua­les; que ha jus­ti­fi­ca­do la dis­cri­mi­na­ción de los gais en los con­tra­tos de tra­ba­jo, en los al­qui­le­res de vi­vien­da, en la con­tra­ta­ción de pro­fe­so­res y en­tre­na­do­res de­por­ti­vos y, por su­pues­to, en la adop­ción de ni­ños; que ha lle­ga­do a opo­ner­se a la des­pe­na­li­za­ción de la ho­mo­se­xua­li­dad; y que ha pe­di­do que no se dé nin­gún re­co­no­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal al ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio– de­je de con­de­nar la ho­mo­se­xua­li­dad y se res­pon­sa­bi­li­ce de la vio­len­cia fí­si­ca y mo­ral que los ho­mo­se­xua­les han su­fri­do a lo lar­go de los años por cuen­ta de sus dog­mas y creen­cias.

Es­tas fue­ron las pa­la­bras exac­tas de Fran­cis­co: “Creo que la Igle­sia no so­lo de­be pe­dir dis­cul­pas a una per­so­na ho­mo­se­xual que ofen­dió, sino que hay que pe­dir per­dón a los po­bres, a las mu­je­res que han si­do ex­plo­ta­das, a los ni­ños obli­ga­dos a tra­ba­jar, pe­dir per­dón por ha­ber bendecido tan­tas ar­mas”. An­tes, en 2013, ha­bía pro­nun­cia­do su ya cé­le­bre “¿Quién soy yo pa­ra juz­gar?”: “Si una per­so­na es gay y bus­ca al Se­ñor y tie­ne bue­na vo­lun­tad, ¿quién soy yo pa­ra juz­gar­lo? El ca­te­cis­mo de la Igle­sia ca­tó­li­ca ex­pli­ca de for­ma muy be­lla es­to. Di­ce que no se de­ben mar­gi­nar a es­tas per­so­nas por eso. Hay que in­te­grar­las a la so­cie­dad”.

Por es­tas de­cla­ra­cio­nes, Fran­cis­co ha si­do lla­ma­do el “pa­pa cle­men­te” (y un lector po­dría pre­gun­tar­se en­se­gui­da: ¿cle­men­te por qué? ¿Por qué los gais de­ben ser mi­ra­dos con com­pa­sión?). No so­lo la pren­sa, tam­bién ce­le­bri­da­des gais co­mo El­ton John han aplau­di­do y agra­de­ci­do su dis­cur­so. Sin em­bar­go, tam­bién son mu­chas las crí­ti­cas que re­ci­be por su am­bi­va­len­cia: por par­te de cre­yen­tes que opi­nan que Fran­cis­co ha he­cho co­men­ta­rios am­bi­guos so­bre mo­ra­li­dad se­xual, co­mo por par­te de ac­ti­vis­tas gais y alia­dos (cre­yen­tes, es­cép­ti­cos y no cre­yen­tes) que con­si­de­ran que el cam­bio de dis­cur­so no ha si­do tal. Cla­ro que ha ha­bi­do un cam­bio, den­tro del es­tre­cho mar­gen de cam­bio que un dis­cur­so de de­re­cha co­mo el ca­tó­li­co pue­de te­ner: el su­yo es un ges­to su­til, pe­ro ha de­mos­tra­do ser sim­bó­li­co y, so­bre to­do, be­ne­fi­cio­so. De­fi­ni­ti­va­men­te no es lo mis­mo que una ins­ti­tu­ción con tan­to po­der de in­fluen­cia ha­ble de ho­gue­ras y pe­na­li­za­ción a que pi­da abier­ta­men­te que los gais no sean mar­gi­na­dos. Que la ex­tre­ma de­re­cha –esa de­re­cha ho­rri­ble y ob­ce­ca­da, re­pre­sen­ta­da en Co­lom­bia por per­so­nas co­mo Jo­sé Ga­lat– re­cha­ce las de­cla­ra­cio­nes de Fran­cis­co evi­den­cia que ha ha­bi­do un gi­ro: las per­so­nas ho­mo­se­xua­les, se­ño­res cre­yen­tes, no pue­den ser dis­cri­mi­na­das ni tra­ta­das con vio­len­cia, lo pi­de el pa­pa. Otra co­sa es pre­gun­tar­se si la su­ti­le­za de ese ges­to es su­fi­cien­te. Una mi­ra­da más aten­ta a lo que ha di­cho Fran­cis­co de­ja más de­cep­cio­nes que sa­tis­fac­ción. El tan men­cio­na­do Ca­te­cis­mo con­sig­na lo si­guien­te: “Apo­yán­do­se en la Sa­gra­da Es­cri­tu­ra que los pre­sen­ta co­mo de­pra­va­cio­nes gra­ves, la Tra­di­ción ha de­cla­ra­do siem­pre que los ac­tos ho­mo­se­xua­les son in­trín­se­ca­men­te des­or­de­na­dos. Son con­tra­rios a la ley na­tu­ral. Cie­rran el ac­to se­xual al don de la vi­da. No pro­ce­den de una com­ple­men­ta­rie­dad afec­ti­va y se­xual. No pue­den re­ci­bir apro­ba­ción en nin­gún ca­so”. Fran­cis­co, en­ton­ces, ten­dría que acla­rar si la Igle­sia con­ti­núa con­ci­bien­do la ho­mo­se­xua­li­dad co­mo un ac­to con­tra na­tu­ra inad­mi­si­ble y, en ese sen­ti­do, res­pon­der si la ins­ti­tu­ción se res­pon­sa­bi­li­za o no de la vio­len­cia que su dis­cur­so ho­mó­fo­bo ha pro­vo­ca­do.

*Es­cri­tor co­lom­biano.au­tor de Un mun­do huér­fano (2016).

En di­ciem­bre de 2013 el pa­pa fue por­ta­da de ‘The Ad­vo­ca­te’, la re­vis­ta por los de­re­chos de los ho­mo­se­xua­les más an­ti­gua de Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.