El pa­pa an­ti­co­rrup­ción

Lim­piar de to­do ti­po de es­cán­da­los al Va­ti­cano es una de las ta­reas pen­dien­tes de Fran­cis­co. No se­rá na­da fá­cil.

Semana (Colombia) - Especial - - La Visita Del Papa - POR EMILIANO FITTIPALDI*

Ha­ce más de 2.000 años, Je­sús de Na­za­ret les ex­pli­có a sus dis­cí­pu­los que la ri­que­za ex­ce­si­va los ale­ja­ría de Dios. “No acu­mu­len te­so­ros en tie­rra por­que las po­li­llas y el óxi­do los con­su­mi­rán y los la­dro­nes los ro­ba­rán. Me­jor acu­mu­len te­so­ros en el cie­lo, don­de no hay po­li­llas, óxi­do, ni la­dro­nes. Don­de es­té su ver­da­de­ro te­so­ro, es­ta­rá su co­ra­zón”, pre­di­có. Ape­nas Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio es­co­gió el nom­bre de Fran­cis­co, se su­po in­me­dia­ta­men­te que esas pa­la­bras del Evan­ge­lio se­gún Ma­teo se pon­drían de mo­da una vez más.

El pon­tí­fi­ce ar­gen­tino fue es­co­gi­do por sor­pre­sa en­tre un gru­po de car­de­na­les es­pa­ño­les, su­r­ame­ri­ca­nos y es­ta­dou­ni­den­ses que pe­dían un pa­pa pro­gre­sis­ta y re­for­ma­dor, ca­paz de ha­cer­le ol­vi­dar a los fie­les el des­afor­tu­na­do pon­ti­fi­ca­do del teó­lo­go con­ser­va­dor Jo­seph Rat­zin­ger, don­de se vio de to­do: es­cán­da­los fi­nan­cie­ros, cho­ques de po­der ba­sa­dos en acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción y se­xo, la in­ves­ti­ga­ción in­ter­na so­bre el pre­sun­to lobby gay y la lu­cha a san­gre por el con­trol a los adep­tos del po­de­ro­so se­cre­ta­rio de Es­ta­do Tar­ci­sio Bre­to­ne y sus enemi­gos. Fue un contexto de gue­rra ci­vil que lle­vó a la his­tó­ri­ca di­mi­sión de Rat­zin­ger.

Fran­cis­co en es­tos pri­me­ros años se dio a la ta­rea de mo­ra­li­zar la co­rrup­ta cu­ria ro­ma­na y ha­cer trans­pa­ren­te el in­men­so te­so­ro del Va­ti­cano. Su ten­ta­ti­va de com­ba­tir a los mer­ca­de­res del tem­plo y de cons­truir una “Igle­sia po­bre pa­ra los po­bres” cho­có con una re­sis­ten­cia in­ter­na y po­de­ro­sa; lo fre­na­ron al­gu­nas de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das que obs­ta­cu­li­za­ron las re­for­mas pre­vis­tas. El ob­je­ti­vo de em­po­bre­cer la San­ta Se­de aún es­tá muy le­jos.

Una de las pri­me­ra ta­reas de Fran­cis­co en es­ta di­rec­ción fue la de or­ga­ni­zar la Co­sea, la co­mi­sión que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo ana­li­zar los en­tes eco­nó­mi­cos del Va­ti­cano y su ges­tión. Los re­sul­ta­dos del es­tu­dio es­tán lis­tos des­de ha­ce más de un año, pe­ro an­tes de la pu­bli­ca­ción de mi li­bro Ava­ri­zia (2015), per­ma­ne­cie­ron es­con­di­dos en un ca­jón. Y has­ta aho­ra, nin­guno de los car­de­na­les y mon­se­ño­res acu­sa­dos por co­rrup­ción han si­do per­se­gui­dos por la justicia va­ti­ca­na. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, nos es­tán pro­ce­san­do a mí y a mi co­le­ga Gian­lui­gi Nuz­zi, au­tor de Via Cru­cis (2015), y a dos pre­sun­tas fuen­tes de nues­tras in­ves­ti­ga­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas: mon­se­ñor Lu­cio Va­lle­jo Bal­da y Fran­ces­ca Im­ma­co­la­ta Chao­qui (am­bos es­tu­vie­ron a car­go de la Co­sea por or­den del pa­pa).

A pe­sar de que Fran­cis­co de­ci­dió vi­vir en un mi­núscu­lo apar­ta­men­to de 50 me­tros cua­dra­dos en San­ta Mar­ta, una re­si­den­cia in­ter­na del Va­ti­cano, los car­de­na­les si­guen vi­vien­do en lu­jo­sas re­si­den­cias de 300, 400, 500 y has­ta de 600 me­tros cua­dra­dos. Nin­guno de­jó sus co­mo­di­da­des pa­ra imi­tar la elec­ción me­diá­ti­ca de Ber­go­glio. To­da­vía hoy el Va­ti­cano po­see en Ro­ma, Lon­dres, Pa­rís y al­gu­nas ciu­da­des sui­zas un pa­tri­mo­nio in­mo­bi­lia­rio que va­le apro­xi­ma­da­men­te 4.000 mi­llo­nes de eu­ros. En Ro­ma en los ca­si 5.000 apar­ta­men­tos va­ti­ca­nos no vi­ven po­bres o pró­fu­gos, pe­ro sí em­plea­dos del Ap­sa (el en­te que ad­mi­nis­tra gran par­te de los bie­nes del Va­ti­cano), cu­ras y mon­se­ño­res que no pa­gan arrien­do, fun­cio­na­rios de Es­ta­do, ami­gos y po­lí­ti­cos. Aun­que Fran­cis­co no ha po­di­do re­sol­ver la si­tua­ción, es­tá tra­ba­jan­do en ello, así co­mo en la bús­que­da por lim­piar la ban­ca va­ti­ca­na, pro­ta­go­nis­ta de los ma­yo­res es­cán­da­los fi­nan­cie­ros; des­de el crack del Ban­co Am­bro­siano has­ta las acu­sa­cio­nes de la­va­do de ac­ti­vos por par­te de mon­se­ñor Nun­zio Sca­rano, arres­ta­do ha­ce dos años.

Ber­go­glio ha en­ten­di­do que la ins­ti­tu­ción y su ges­tión os­cu­ra ame­na­za­ban con ha­cer da­ño, tan­to a la ima­gen ya muy com­pro­me­ti­da de la Igle­sia ca­tó­li­ca, co­mo a su pon­ti­fi­ca­do. El ar­gen­tino pro­si­guió con el ca­mino abier­to por Be­ne­dic­to XVI, que ha­bía de­ci­di­do “nor­ma­li­zar” la ban­ca acep­tan­do las re­glas eu­ro­peas con­tra el la­va­do de di­ne­ro. Ber­go­glio de in­me­dia­to ale­jó al di­rec­tor ge­ne­ral y a su sub­al­terno (am­bos in­ves­ti­ga­dos por los ma­gis­tra­dos ita­lia­nos por la­va­do), des­pués le en­car­gó al

car­de­nal Geor­ge Pell la la ban­ca.

La de­ci­sión de ha­ber es­co­gi­do al “ran­ger aus­tra­liano” (Fran­cis­co re­bau­ti­zó así a Pell) fue to­tal­men­te equi­vo­ca­da. No so­lo Pell –nue­vo su­per­mi­nis­tro de Eco­no­mía del Va­ti­cano y bra­zo de­re­cho ope­ra­ti­vo de Fran­cis­co– gas­tó pa­ra él y su mi­nis­te­rio más de me­dio mi­llón de eu­ros en seis me­ses, en­tre suel­dos al­tí­si­mos pa­ra su se­cre­ta­rio de con­fian­za (15.000 eu­ros al mes ne­tos), vue­los en cla­se eje­cu­ti­va, ves­ti­dos he­chos a la me­di­da, mue­bles de lu­jo, sino que ade­más ter­mi­nó in­ves­ti­ga­do por pe­dofi­lia en Aus­tra­lia. A Pell lo han acu­sa­do de ha­ber pro­te­gi­do a al­gu­nos sa­cer­do­tes pe­dó­fi­los, in­clu­so a co­mien­zos de 2016 Pe­ter Saun­ders, uno de los miem­bros de la Co­mi­sión pon­ti­fi­cia so­bre la pe­dofi­lia, fue sus­pen­di­do de su car­go.

A en­ca­be­zar el nue­vo Con­se­jo de la eco­no­mía lle­ga­ron Jean-bap­tis­te de Frans­su, un gerente fran­cés, y Jo­seph Zah­ra, un fi­nan­cis­ta mal­tés que en­tró al Va­ti­cano co­mo je­fe de un gru­po lla­ma­do Mis­co Mal­ta. “He­mos lim­pia­do el Ban­co Va­ti­cano, ce­rran­do to­das las cuen­tas sos­pe­cho­sas y aque­llas que per­te­ne­cían a los lai­cos, que por ley no tie­nen de­re­cho a es­tar aquí”, ex­pli­ca­ron en ma­yo de 2015 los su­pe­rio­res del Va­ti­cano. En reali­dad, mu­chas cuen­tas irre­gu­la­res (ca­si un cen­te­nar) to­da­vía si­guen abier­tas, y al me­nos dos de es­tas (co­mo es­cri­bí en Ava­ri­zia) per­te­ne­cen a em­pre­sa­rios “res­tau­ra­ción” de in­ves­ti­ga­dos por la­va­do de di­ne­ro. Y la co­sa no pa­ra ahí: los vie­jos clien­tes, que son pro­ba­ble­men­te eva­so­res fis­ca­les, es­ca­pa­ron al tras­la­dar su di­ne­ro a Ale­ma­nia, Sui­za y otros pa­raí­sos fis­ca­les. Pe­ro el Va­ti­cano ja­más en­tre­gó una lis­ta –aun­que lo ha­bía pro­me­ti­do– a las au­to­ri­da­des ita­lia­nas, que has­ta el día de hoy no han po­di­do abrir sus in­ves­ti­ga­cio­nes pe­na­les o fis­ca­les. La po­lí­ti­ca de Fran­cis­co pa­re­ce cla­ra: en el fu­tu­ro la ban­ca va­ti­ca­na ten­drá que ser co­mo una ca­sa de vi­drio, pe­ro so­bre el pa­sa­do na­da de­be ser re­ve­la­do. Los vie­jos clien­tes has­ta aho­ra no han si­do trai­cio­na­dos.

El pa­pa ten­drá que ac­tuar en pro­fun­di­dad pa­ra mo­di­fi­car cos­tum­bres an­ti­guas y vi­cios de ges­tión co­mo el del Óbo­lo de San Pe­dro, un fon­do que re­co­ge ca­da año las li­mos­nas que los fie­les le dan di­rec­ta­men­te al pon­tí­fi­ce. En cam­bio de do­nar ese di­ne­ro a los po­bres, to­da­vía se in­vier­te en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les (en 2013 el Va­ti­cano con­ser­va­ba ca­si 400 mi­llo­nes de eu­ros en sus cuen­tas) y es usa­do ca­si ex­clu­si­va­men­te pa­ra las ne­ce­si­da­des de los car­de­na­les. El Ban­co del Va­ti­cano ha­ce muy po­ca be­ne­fi­cen­cia, en los úl­ti­mos dos años la ins­ti­tu­ción ga­nó ca­si 100 mi­llo­nes de eu­ros, pe­ro pa­ra las mi­sio­nes en el ex­te­rior de to­do el mun­do, so­lo se die­ron 17.000 eu­ros.

“La pu­bli­ca­ción de es­tos li­bros da­ña la Igle­sia y mi ac­ti­vi­dad co­mo re­for­ma­dor, son co­sas que ya co­noz­co y so­bre las cua­les es­ta­ba tra­ba­jan­do”, ex­pli­có el pa­pa en su Án­ge­lus des­pués de la pu­bli­ca­ción de Ava­ri­zia y del ini­cio de mi pro­ce­so ju­di­cial en el Va­ti­cano. Pe­ro des­pués de un mes de es­ta afir­ma­ción gra­cias a las re­ve­la­cio­nes del li­bro que ha­bla so­bre el ex­se­cre­ta­rio de Es­ta­do Tar­ci­sio Ber­to­ne (que re­ci­bió 200.000 eu­ros por la re­es­truc­tu­ra­ción de su áti­co de 300 me­tros cua­dra­dos de una fun­da­ción de be­ne­fi­cen­cia de un hos­pi­tal pe­diá­tri­co lla­ma­do Bam­bino Ge­sú), el car­de­nal fue obli­ga­do a de­vol­ver a la fun­da­ción 150.000 eu­ros, que aho­ra po­drán uti­li­zar­se pa­ra la in­ves­ti­ga­ción de en­fer­me­da­des en los más pe­que­ños. Du­do que sin las de­nun­cias pe­rio­dís­ti­cas, Ber­to­ne hu­bie­ra re­gre­sa­do ese di­ne­ro.

Ca­sos co­mo el de es­te car­de­nal del Pie­mon­te hay to­da­vía mu­chos. Fran­cis­co no po­día re­sol­ver to­do en ape­nas cua­tro años, pe­ro de­be ace­le­rar su lu­cha con­tra la co­rrup­ción en la cu­ria con más vi­gor. De otra ma­ne­ra, en el Va­ti­cano –apar­te de la na­rra­ción op­ti­mis­ta di­vul­ga­da por la pro­pa­gan­da– el sis­te­ma es­tá en ries­go de que­dar igual que an­tes.

* Pe­rio­dis­ta y es­cri­tor ita­liano que ha in­ves­ti­ga­do los ma­ne­jos os­cu­ros de las fi­nan­zas del Va­ti­cano. Es au­tor de Ava­ri­cia (2015).

Gian­lui­gi Nuz­zi y Emiliano Fittipaldi es­tán sien­do pro­ce­sa­dos por las in­ves­ti­ga­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas que han pu­bli­ca­do so­bre las fi­nan­zas os­cu­ras del Va­ti­cano: ‘Ava­ri­cia’ (2015) y ‘Via Cru­cis’ (2015).

Des­de que asu­mió el pon­ti­fi­ca­do, Ber­go­glio to­mó me­di­das pa­ra abo­lir la co­rrup­ción, los es­cán­da­los y los cho­ques de po­der que hu­bo du­ran­te la era Rat­zin­ger.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.