El ‘he­re­je’

Si en la his­to­ria de los úl­ti­mos cin­co si­glos ha exis­ti­do un pa­pa con al­to ries­go de ser eli­mi­na­do, ese es Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio.

Semana (Colombia) - Especial - - La Visita Del Papa - POR CAMILO CHA­PA­RRO*

Fran­cis­co es­tá ba­jo el in­ten­so fue­go de la di­si­den­cia. Es­tá ro­dea­do de ju­das y en la mi­ra de ma­fio­sos y po­lí­ti­cos que es­con­dían sus for­tu­nas en el ban­co va­ti­cano y de gru­pos te­rro­ris­tas por sus men­sa­jes de re­cha­zo a la uti­li­za­ción de Dios pa­ra jus­ti­fi­car ma­sa­cres. “Re­pug­na a los cris­tia­nos la idea de que los te­rro­ris­tas sui­ci­das sean lla­ma­dos már­ti­res”, di­ce el pa­pa.

Des­de la mis­ma no­che de su es­co­gen­cia co­men­zó la re­be­lión, en­ca­be­za­da por la cu­ria va­ti­ca­na, que ais­ló a Juan Pablo II del go­bierno de la Igle­sia y pro­vo­có la re­nun­cia de Be­ne­dic­to XVI.

La Stam­pa de Ita­lia re­ve­ló do­cu­men­tos del em­ba­ja­dor de Es­ta­dos Uni­dos en el Va­ti­cano, re­dac­ta­dos a las po­cas ho­ras de la elec­ción y re­mi­ti­dos al vi­ce­pre­si­den­te Joe Bi­den, en los que ase­gu­ra­ba que “fun­cio­na­rios de la cu­ria es­ta­ban muy sor­pren­di­dos y ner­vio­sos” por el re­sul­ta­do del cón­cla­ve.“el pa­pa –agre­gó– he­re­da tam­bién una ba­ta­lla in­ter­na de po­der por la ges­tión de la ban­ca va­ti­ca­na”.

“Yo no ten­go mie­do”, res­pon­dió el pa­pa an­te el to­que de tam­bo­res de gue­rra. “Soy in­cons­cien­te,pe­ro no ten­go mie­do,sé que na­die se mue­re en la vís­pe­ra”, le ase­gu­ró el 29 de ju­lio de 2013 a O’glo­bo de Bra­sil.

Uno de los prin­ci­pa­les enemi­gos in­ter­nos se con­fi­gu­ra en la de­ci­sión de Be­ne­dic­to XVI de per­ma­ne­cer en el Va­ti­cano y de no ha­ber ele­gi­do pa­ra su re­ti­ro un lu­gar le­jano a la Ciudad Eter­na.aun­que Rat­zin­ger en la cuen­ta re­gre­si­va al cón­cla­ve pro­me­tió “obe­dien­cia” a su su­ce­sor, con su pre­sen­cia tan cer­ca ha lle­va­do al pa­pa a man­te­ner len­ta la mar­cha de su re­vo­lu­ción. No quie­re in­co­mo­dar más al “abue­lo sa­bio”, co­mo lla­ma al pas­tor ale­mán.

Un nu­tri­do gru­po de los enemi­gos del pa­pa per­ma­ne­ce en­tre los car­de­na­les ma­yo­res de 80 años, que ya per­die­ron el de­re­cho a vo­tar en un fu­tu­ro cón­cla­ve y que fue­ron for­ma­dos en la doc­tri­na ins­pi­ra­da en el Re­na­ci­mien­to. “No hay ne­ce­si­dad de con­ver­tir­se en car­de­nal pa­ra creer­se prín­ci­pe”, re­pi­te Fran­cis­co.

La ma­yo­ría de los opo­nen­tes del pa­pa ali­men­tan el fue­go des­de las som­bras más os­cu­ras de los palacios va­ti­ca­nos.ya hay cin­co car­de­na­les que le sa­lie­ron al fren­te: el es­ta­dou­ni­den­se Ray­mond Leo Bur­ke, pre­fec­to del Tri­bu­nal Su­pre­mo de la Sig­na­tu­ra Apos­tó­li­ca has­ta que Fran­cis­co lo sa­có; Ger­hard Müller, du­ran­te cin­co años pre­fec­to de la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe, y a quien el pon­tí­fi­ce de­fe­nes­tró en ju­nio pa­sa­do pa­ra de­mos­trar que no es­tá dis­pues­to a to­le­rar la di­si­den­cia; y con ellos los car­de­na­les Wal­ter Brand­mü­ller, Car­lo Caf­fa­rra y Joa­chim Meis­ner**. Los prín­ci­pes de la Igle­sia, pe­ro so­bre to­do Bur­ke, han in­si­nua­do que el pa­pa ca­mi­na ha­cia la he­re­jía.

“Se es­can­da­li­zan an­te cual­quier aper­tu­ra que no en­ca­je con sus es­que­mas men­ta­les, an­te cual­quier ca­ri­cia que no co­rres­pon­da a su for­ma de pen­sar y a su pu­re­za ri­tua­lis­ta”, les ha res­pon­di­do Ber­go­glio.

A la cu­ria ro­ma­na le mo­les­tan tres as­pec­tos: los cam­bios a la doc­tri­na, la cru­za­da con­tra la co­rrup­ción –“Los obis­pos de­ben ser hom­bres que no ten­gan psi­co­lo­gía de prín­ci­pes”– y la trans­for­ma­ción de la fi­gu­ra del pa­pa-rey a cu­ra ca­lle­je­ro.“no soy un prín­ci­pe de la Edad Me­dia”, di­ce Ber­go­glio.

Co­mo es po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to ata­car­lo por la “Igle­sia po­bre y pa­ra los po­bres”, el úni­co flan­co po­si­ble es sos­te­ner que el pa­pa aten­ta con­tra “la in­te­gri­dad de la fe ca­tó­li­ca”.

El gri­to más fuer­te de sus enemi­gos ha­cia el cie­lo co­men­zó cuan­do Fran­cis­co les abrió la puer­ta a los di­vor­cia­dos vuel­tos a ca­sar. Pa­ra los ul­tra­con­ser­va­do­res, los se­pa­ra­dos es­tán con­de­na­dos a la ho­gue­ra eter­na.

El pa­pa sos­tie­ne que no exis­ten pe­nas irre­di­mi­bles:“es­to exi­ge, so­bre to­do por par­te del sa­cer­do­te,un dis­cer­ni­mien­to es­pi­ri­tual aten­to, pro­fun­do y pru­den­te pa­ra que ca­da uno, sin ex­cluir a na­die, sin im­por­tar la si­tua­ción que vi­va, pue­da sen­tir­se aco­gi­do con­cre­ta­men­te por Dios”.

Pa­ra el rat­zin­ge­ris­mo, es­to es re­la­ja­mien­to mo­ral. El ma­tri­mo­nio es un “sa­cra­men­to que nin­gún po­der en el cie­lo o en la Tie­rra tie­ne el po­der de cam­biar”, di­jo el car­de­nal Müller en fe­bre­ro, en un desafian­te cues­tio­na­mien­to a

Fran­cis­co.bur­ke,aún más di­rec­to,ase­gu­ró que “hay una fuer­te sen­sa­ción de que la Igle­sia es­tá co­mo una na­ve sin ti­món… hay quie­nes su­fren un po­co de ma­reo, por­que pa­ra ellos pa­re­ce que la na­ve de la Igle­sia ha per­di­do la brú­ju­la”.

Hay dos do­cu­men­tos so­bre los cua­les los enemi­gos arre­cian el fue­go. La car­ta apos­tó­li­ca Mi­se­ri­cor­dia et mi­se­ra y la ex­hor­ta­ción Amo­ris Lae­ti­tia, so­bre el amor en la fa­mi­lia. Es­te se­gun­do es­cri­to les hue­le a he­re­jía a los con­tra­dic­to­res de Fran­cis­co.

En una re­cien­te car­ta al pa­pa, re­dac­ta­da por el car­de­nal Caf­fa­rra,ase­gu­ró:“bea­tí­si­mo pa­dre, ya ha trans­cu­rri­do un año des­de la pu­bli­ca­ción de ‘Amo­ris Lae­ti­tia’. En es­te pe­rio­do se han pu­bli­ca­do cier­tas in­ter­pre­ta­cio­nes de al­gu­nos pa­sa­jes ob­via­men­te am­bi­guos de la ex­hor­ta­ción pos­tsi­no­dal, no di­ver­gen­tes de, sino con­tra­rios al ma­gis­te­rio per­ma­nen­te de la Igle­sia”.

Pa­ra los pur­pu­ra­dos opo­si­to­res las du­das ra­di­can en que “no so­lo el ac­ce­so a la San­ta Eu­ca­ris­tía de quie­nes ob­je­ti­va y pú­bli­ca­men­te vi­ven en una si­tua­ción de pe­ca­do gra­ve y quie­ren per­ma­ne­cer en ella, sino tam­bién una con­cep­ción de la con­cien­cia mo­ral con­tra­ria a la tra­di­ción de la Igle­sia.y, así, lo que su­ce­de –¡qué do­lor es cons­ta­tar­lo!– es que lo que es pe­ca­do en Po­lo­nia es un bien en Ale­ma­nia, lo que es­tá prohi­bi­do en la Ar­qui­dió­ce­sis de Fi­la­del­fia es lí­ci­to en Mal­ta. Et­cé­te­ra”.

El pon­tí­fi­ce le ha di­cho a los di­si­den­tes: “El pri­mer de­ber de la Igle­sia no es re­par­tir con­de­nas o anate­mas, sino pro­cla­mar la mi­se­ri­cor­dia de Dios”.

La re­sis­ten­cia con­tra Ber­go­glio in­clu­so ha es­gri­mi­do la te­sis de que hay dos pa­pas. El ar­zo­bis­po ale­mán, pre­fec­to de la Ca­sa Pon­ti­fi­cia y se­cre­ta­rio per­so­nal de Rat­zin­ger,

RAT­ZIN­GER RE­NUN­CIÓ A GO­BER­NAR LA IGLE­SIA DES­DE LO AD­MI­NIS­TRA­TI­VO, PE­RO NO EN LO ES­PI­RI­TUAL

Georg Gäns­wein di­jo: “Hoy en día no hay dos pa­pas, sino un mi­nis­te­rio ex­pan­di­do, con un miem­bro ac­ti­vo y uno con­tem­pla­ti­vo”.

Se­gún Gäns­wein, Rat­zin­ger re­nun­ció a go­ber­nar la Igle­sia des­de lo ad­mi­nis­tra­ti­vo, pe­ro no en lo es­pi­ri­tual. En con­se­cuen­cia: Fran­cis­co y Be­ne­dic­to con­du­cen de ma­ne­ra si­mul­tá­nea la mis­ma bar­ca.“tampoco se ha ais­la­do en un mo­nas­te­rio,sino que per­ma­ne­ce en el Va­ti­cano, co­mo si so­lo hu­bie­se da­do un pa­so al la­do pa­ra ha­cer es­pa­cio pa­ra su su­ce­sor y una nue­va eta­pa en la his­to­ria de la Igle­sia”.tras el es­cán­da­lo, Rat­zin­ger des­au­to­ri­zó la te­sis: “La obe­dien­cia a mi su­ce­sor nun­ca ha si­do pues­ta en dis­cu­sión”.“es una gue­rra –ha sos­te­ni­do Fran­cis­co– que no se ha­ce con las ar­mas que co­no­ce­mos, se ha­ce con la len­gua”.

El pa­pa ha cla­si­fi­ca­do a sus enemi­gos. Las re­sis­ten­cias es­con­di­das, que son “co­ra­zo­nes ate­mo­ri­za­dos y pe­tri­fi­ca­dos”, que se ali­men­tan de “pa­la­bras va­cías del ga­to­par­dis­mo es­pi­ri­tual” y las re­sis­ten­cias “ma­lé­vo­las que cre­cen en men­tes dis­tor­sio­na­das y se pre­sen­tan cuan­do el de­mo­nio ins­pi­ra in­ten­cio­nes ma­las”.

Fran­cis­co le ha ad­ver­ti­do al cle­ro que la re­for­ma no es un ma­qui­lla­je:“no son las arru­gas en la Igle­sia las que se de­ben te­mer, ¡sino las man­chas!... No sea la cu­ria ro­ma­na una bu­ro­cra­cia,pre­ten­cio­sa y apá­ti­ca,so­lo ca­no­nis­ta y ri­tua­lis­ta,una pa­les­tra de am­bi­cio­nes es­con­di­das y de sor­dos an­ta­go­nis­mos”.

*Ex­per­to en te­mas del Va­ti­cano. Es­cri­bió De qué mue­ren los pa­pas (2003), La úl­ti­ma mi­sión de Fran­cis­co (2013) y El pa­pa con­tra el dia­blo (2014). **El car­de­nal Joa­chim Meis­ner mu­rió el 7 de ju­lio de 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.