“Fran­cis­co nos en­se­ñó a dia­lo­gar”

El pa­pa lo­gró lo que pa­re­cía im­po­si­ble: que fie­les de di­fe­ren­tes re­li­gio­nes se acer­ca­ran, se res­pe­ta­ran y lu­cha­ran por la vi­da.

Semana (Colombia) - Especial - - La Visita Del Papa - POR DA­NIEL GOLDMAN*

Apar­tir de la con­vic­ción de que una gran re­la­ción pue­de exis­tir en­tre per­so­nas reales, y con la cer­te­za de que com­par­ti­mos un ori­gen co­mún bus­can­doun­des­ti­no­deher­ma­nos,ha­ce­más­de 15 años, jun­to al pres­bí­te­ro Gui­ller­mo Mar­có –res­pon­sa­ble de la Pas­to­ral Uni­ver­si­ta­ria de la Ar­gen­ti­na– y Omar Ab­boud –ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Cen­tro Is­lá­mi­co de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na– es­ta­ble­ci­mos las ba­ses pa­ra dia­lo­gar y com­pren­der cuá­les son los pun­tos de coin­ci­den­cia en la ta­rea co­ti­dia­na de la fe en Dios y có­mo tra­du­cir­los en ac­cio­nes con­cre­tas.

Per­te­ne­ce­mos a tra­di­cio­nes di­fe­ren­tes que mu­chas ve­ces en la his­to­ria han pro­mo­vi­do con­flic­tos que ame­na­zan el bie­nes­tar fí­si­co, emo­cio­nal y es­pi­ri­tual. Po­de­mos no es­tar de acuer­do con otras po­si­cio­nes re­li­gio­sas, teo­ló­gi­cas, po­lí­ti­cas o fi­lo­só­fi­cas. Sin em­bar­go, cul­ti­va­mos la sen­sa­ción co­mún de que las di­fe­ren­cias no nos ale­jen en­tre no­so­tros. Es muy fá­cil de­mo­ni­zar al tra­tar con las com­ple­ji­da­des de las na­rra­ti­vas, con la di­ver­si­dad de las cul­tu­ras y con los es­ce­na­rios co­yun­tu­ra­les. Nos pro­pu­si­mos la idea de que de­be­mos per­ma­ne­cer jun­tos con­tra aque­llos que aten­tan con­tra la vi­da con su­pues­tas so­lu­cio­nes vio­len­tas y au­to­ri­ta­rias.

Po­de­mos es­tar uni­dos en con­tra de la ten­den­cia, que a ve­ces en­con­tra­mos en nues­tra pro­pia al­ma y en nues­tras res­pec­ti­vas co­mu­ni­da­des, de ne­gar la hu­ma­ni­dad del otro, por­que al ha­cer­lo di­la­pi­da­mos nues­tra pro­pia hu­ma­ni­dad. Fru­to de ello fue la crea­ción del Ins­ti­tu­to del Diá­lo­go In­ter­re­li­gio­so (IDI), que tie­ne co­mo ob­je­to pro­mo­ver el en­cuen­tro en­tre per­so­nas de di­fe­ren­tes cre­dos y con­vic­cio­nes, pa­ra cen­trar­nos en la unión pa­cí­fi­ca de los pue­blos man­te­nien­do ca­da una sus pro­pias iden­ti­da­des.

Nues­tro diá­lo­go no ha si­do di­plo­má­ti­co-for­mal, de ofre­cer­nos té y sim­pa­tía, sino de pro­fun­di­zar los pro­ble­mas que nos ar­ti­cu­lan co­mo ar­gen­ti­nos.

Ahí es don­de bus­ca­mos re­fe­ren­cias que ten­gan que ver con el idio­ma de la preo­cu­pa­ción, del com­pro­mi­so y de la es- pe­ran­za. En es­te sen­ti­do, Jor­ge Ber­go­glio, el ma­yor con­se­je­ro y maes­tro, fue nues­tro gran orien­ta­dor. En un contexto so­cial y po­lí­ti­co ca­rac­te­ri­za­do por la efu­si­vi­dad de los mo­nó­lo­gos y por la di­fi­cul­tad de es­cu­char­nos, in­ten­ta­mos dar for­ma a un con­jun­to de ini­cia­ti­vas pa­ra for­ta­le­cer el diá­lo­go. La pro­pues­ta se ba­sa en la con­vic­ción de que las so­cie­da­des don­de los in­di­vi­duos con­ver­san desa­rro­llan ma­yor com­pro­mi­so y a la vez se li­be­ran de erro­res. Los co­lec­ti­vos que abor­dan y dia­lo­gan sus con­flic­tos ge­ne­ran he­rra­mien­tas pa­ra el fu­tu­ro.

LOS LU­GA­RES DEL AL­MA

Des­de nues­tro ini­cio, el car­de­nal Ber­go­glio nos ha mo­ti­va­do a la ta­rea, y es par­te del desafío que pro­me­te el pa­pa Fran­cis­co en su queha­cer co­ti­diano. Ber­go­glio siem­pre nos de­cía que de­bía­mos via­jar pa­ra di­fun­dir el men­sa­je. Fru­to de ello fue la tra­ve­sía que he­mos con­cre­ta­do ha­ce tres años, jun­to a una de­le­ga­ción de re­fe­ren­tes de di­ver­sos cre-

dos. Ca­mi­na­mos y re­za­mos her­ma­na­dos por las ca­lles de Je­ru­sa­lén, Ra­ma­la y Amán. Allí brin­da­mos nues­tro tes­ti­mo­nio de paz a Ra­mi Ham­da­llah, pri­mer mi­nis­tro de la Au­to­ri­dad Pa­les­ti­na, y a Shi­mon Pe­res, pre­si­den­te de Is­rael.

Com­par­ti­mos nues­tros lu­ga­res re­li­gio­sos, Be­lén, el Mu­ro de los La­men­tos, las mez­qui­tas. Ellos de­ja­ron de ser es­pa­cios aje­nos pa­ra trans­for­mar­se en pá­ra­mos sa­gra­dos pa­ra to­dos. Es in­ten­so des­cu­brir que mien­tras las po­se­sio­nes te­rre­na­les di­vi­den, los lu­ga­res del al­ma ar­ti­cu­lan.

Le­jos de te­ner una con­no­ta­ción po­lí­ti­ca, es­te via­je de gen­te he­te­ro­gé­nea se re­vis­tió de ex­pe­rien­cias mís­ti­cas. Voy a re­cor­dar el res­to de mi vi­da cuan­do, una tar­de en el Mon­te de los Oli­vos, fren­te al es­ce­na­rio de la ciudad vie­ja de Je­ru­sa­lén, nues­tros her­ma­nos mu­sul­ma­nes en­to­na­ron con vir­tuo­sis­mo un ver­sícu­lo (ale­ya) del Co­rán, y cris­tia­nos y ju­díos acom­pa­ña­mos con nues­tras ple­ga­rias. Al uní­sono to­dos com­pren­di­mos có­mo las pa­la­bras de unos y otros se unían en la ma­gia de la me­lo­día, as­pi­ran­do a re­pa­rar en nues­tras al­mas los do­lo­ro­sos des­en­cuen­tros que a tra­vés de los si­glos las ins­ti­tu­cio­nes re­li­gio­sas ha­bían pro­du­ci­do en aras de pre­ten­der apo­de­rar­se de la ver­dad. Per­so­nas con tra­di­cio­nes dis­tin­tas que re­cha­za­mos el es­pan­to que pro­du­ce el in­te­gris­mo y el fun­da­men­ta­lis­mo en ca­da una de las creen­cias en­ten­de­mos el in­con­men­su­ra­ble va­lor que po­see la vi­da mis­ma. El ar­te de ca­mi­nar con el se­me­jan­te re­sul­ta del in­ten­to de em­pe­zar a ci­ca­tri­zar he­ri­das.

Con­ver­sa­mos en nues­tro via­je con miem­bros de la ca­sa real de Jor­da­nia has­ta en­con­trar­nos fi­nal­men­te con nues­tro ami­go Fran­cis­co en el Va­ti­cano, an­te quien nos com­pro­me­ti­mos a otor­gar con­ti­nui­dad y pro­yec­ción en la con­so­li­da­ción de la ta­rea. El en­cuen­tro con el pa­pa re­vis­tió ca­li­dez y sim­ple­za. La sen­sa­ción de sen­tir­te en ca­sa an­te uno de los hom­bres más im­por­tan­te del pla­ne­ta. Fran­cis­co tie­ne, a tra­vés de sus ges­tos, el don de acor­tar dis­tan­cias. Sa­lu­da a ca­da uno, y te re­ci­be con una son­ri­sa en un cli­ma de in­ti­mi­dad. Él sa­be que no hay ma­yor bús­que­da es­pi­ri­tual que el ac­to de pe­re­gri­nar por­que se des­cu­bre que en ca­da pa­so hay otra al­ter­na­ti­va y un nue­vo des­tino.

Los hom­bres de­be­mos apren­der que cuan­do exis­te vo­lun­tad se su­pe­ran ba­rre­ras y las du­das se di­si­pan. Y esa no es ta­rea de Dios. Es­te via­je fue el que creó el te­rreno pa­ra el pos­te­rior via­je del san­to pa­dre al Me­dio Orien­te.

Di­ce la Bi­blia que Abraham, pa­dre de las tres re­li­gio­nes mo­no­teís­tas, al­ber­gó a tres án­ge­les en la en­tra­da de su car­pa. Su­po ser el me­jor an­fi­trión por­que com­pren­dió el pro­fun­do va­lor de ser pe­re­grino tran­si­tan­do en la sen­da del diá­lo­go.

Im­pul­sa­mos la creen­cia de que los pue­blos que dia­lo­gan desa­rro­llan ca­pa­ci­da­des de ma­yor ci­vi­li­dad y plu­ra­lis­mo. Nues­tro ob­je­ti­vo fi­nal es ins­tru­men­tar la fun­da­ción de ins­ti­tu­tos de diá­lo­go en los di­ver­sos paí­ses de nues­tro con­ti­nen­te.

Pa­ra ello plan­tea­mos tra­ba­jar ba­sán­do­nos, en el es­pí­ri­tu de la en­cí­cli­ca Lau­da­to si’, pu­bli­ca­da por el pa­pa Fran­cis­co, que re­mi­te a la co­mún preo­cu­pa­ción de las tra­di­cio­nes re­li­gio­sas en el cui­da­do del me­dioam­bien­te. Amé­ri­ca es una tie­rra que per­fec­ta­men­te pue­de desa­rro­llar un com­pro­mi­so man­co­mu­na­do en es­te sen­ti­do. El pa­pa Fran­cis­co ha brin­da­do su be­ne­plá­ci­to, su en­tu­sias­mo y su apo­yo a es­ta ini­cia­ti­va, lo que sig­ni­fi­ca la ma­yor ben­di­ción pa­ra nues­tra ta­rea co­ti­dia­na.

*Ra­bino de la co­mu­ni­dad Bet El de Ar­gen­ti­na.

Cuan­do vi­si­tó Tie­rra San­ta en ma­yo de 2014, el pa­pa se reunió con va­rios ra­bi­nos y re­zó en el Mu­ro de los La­men­tos, el lu­gar más sa­gra­do del ju­daís­mo, en Je­ru­sa­lén. Su prin­ci­pal sú­pli­ca fue la paz en Me­dio Orien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.