Su re­la­ción con la teo­lo­gía de la li­be­ra­ción

Mu­chos se pre­gun­tan si el pa­pa Fran­cis­co es se­gui­dor de es­ta doc­tri­na que en su mo­men­to re­cha­za­ron Juan Pablo II y Be­ne­dic­to XVI. Es­te ar­tícu­lo des­pe­ja la du­da.

Semana (Colombia) - Especial - - La Visita Del Papa - POR LEO­NAR­DO BOFF*

El es­ti­lo de vi­da del pa­pa Fran­cis­co, su ma­ne­ra de ha­blar, sus apues­tas por una Igle­sia po­bre y pa­ra los po­bres son fru­to de la doc­tri­na ecle­sial, cul­tu­ral y li­be­ra­do­ra ofi­cial­men­te asu­mi­da por el Con­se­jo Epis­co­pal La­ti­noa­me­ri­cano (Ce­lam) en Me­de­llín (1968), pro­fun­di­za­da en Pue­bla, Mé­xi­co (1979), y con­fir­ma­da en Apa­re­ci­da, Bra­sil (2007). A par­tir de allí, la Igle­sia la­ti­noa­me­ri­ca­na en­ten­dió que su mi­sión his­tó­ri­ca es op­tar por los más ne­ce­si­ta­dos y los opri­mi­dos pa­ra que ellos se ha­gan su­je­tos de su pro­pia li­be­ra­ción.

An­te el he­cho de que la ma­yo­ría de la­ti­noa­me­ri­ca­nos son cris­tia­nos, es­ta li­be­ra­ción vie­ne ins­pi­ra­da en los va­lo­res evan­gé­li­cos y en la prác­ti­ca de Je­sús y de los após­to­les. De ahí na­cie­ron mi­llo­nes de co­mu­ni­da­des ecle­sia­les de ba­se y di­ver­sos mo­vi­mien­tos po­pu­la­res que se pro­po­nían com­pro­me­ter­se en un pro­ce­so de li­be­ra­ción. A pe­sar de to­mar ele­men­tos del mar­xis­mo, Marx no fue nun­ca pa­dre o pa­drino de es­ta teo­lo­gía.

Es­ta prác­ti­ca dio ori­gen a una re­fle­xión cris­tia­na que se bau­ti­zó co­mo la teo­lo­gía de la li­be­ra­ción. Que que­de cla­ro: más im­por­tan­te que la teo­lo­gía, es la li­be­ra­ción real y con­cre­ta de los po­bres, pues ella sig­ni­fi­ca la rea­li­za­ción de bie­nes del reino de Dios que im­pli­ca, en­tre otras tan­tas co­sas, justicia pa­ra los po­bres y li­be­ra­ción pa­ra los opri­mi­dos.

Pa­ra ca­da ti­po de opre­sión hay una for­ma de li­be­ra­ción es­pe­cí­fi­ca: pa­ra los obre­ros ex­plo­ta­dos, pa­ra los afro­des­cen­dien­tes mar­gi­na­dos, pa­ra los in­dí­ge­nas des­pre­cia­dos o pa­ra las mu­je­res so­me­ti­das al pa­triar­ca­lis­mo. Y ca­da país, des­de su cul­tu­ra y tra­di­ción, ela­bo­ra su pro­pia for­ma de pen­sar y ac­tuar en fun­ción de su li­be­ra­ción.

En es­te sen­ti­do, la teo­lo­gía de la li­be­ra­ción no es una dis­ci­pli­na, es una for­ma di­fe­ren­te de ha­cer teo­lo­gía que par­te del do­lor de los ago­bia­dos con el fin de al­can­zar una li­be­ra­ción efec­ti­va, por me­dio de la pe­da­go­gía y la ac­ti­vi­dad pas­to­ral. Es­ta doc­tri­na asu­mió y sis­te­ma­ti­zó un mé­to­do to­ma­do de la ac­ción ca­tó­li­ca obre­ra que es: ver, juz­gar, ac­tuar y ce­le­brar. Lo im­por­tan­te no es par­tir de pa­ra­dig­mas ya ela­bo­ra­dos, sino de prác­ti­cas con­cre­tas y, so­bre­ellas,ela­bo­rar­la­re­fle­xión­bí­bli­ca,teo­ló­gi­ca y pas­to­ral. Fran­cis­co, por ejem­plo, ma­te­ria­li­zó el es­pí­ri­tu de lo an­te­rior en su Lau­da­to si’ so­bre el cui­da­do de la Ca­sa Co­mún.

En Ar­gen­ti­na se ela­bo­ró un ti­po es­pe­cí­fi­co de teo­lo­gía de la li­be­ra­ción co­no­ci­da co­mo la teo­lo­gía de la cul­tu­ra si­len­cia­da y la teo­lo­gía del pue­blo opri­mi­do. Aquí, no se sub­ra­yan las con­tra­dic­cio­nes de cla­se, sino los va­lo­res re­li­gio­sos y hu­ma­nos pre­sen­tes en el pue­blo, y se ha­ce que sean vi­vi­dos, no co­mo re­sig­na­ción, sino co­mo im­pul­so pa­ra una li­be­ra­ción, des­de el pue­blo mis­mo, con­cien­ti­za­do y or­ga­ni­za­do.

Es­te ti­po de teo­lo­gía se desa­rro­lló en Ar­gen­ti­na gra­cias al teó­lo­go fa­lle­ci­do Lu­cio Ge­ra y por Juan Car­los Scan­no­ne, un je­sui­ta pro­fe­sor en el Co­le­gio Má­xi­mo de San Mi­guel. Scan­no­ne fue pro­fe­sor de Jor­ge Ber­go­glio, cuan­do es­te de­ci­dió ha­cer­se je­sui­ta. En va­rias en­tre­vis­tas Scan­no­ne ha de­cla­ra­do con qué en­tu­sias­mo Ber­go­glio se iden­ti­fi­có con es­te ti­po de co­rrien­te. Des­de en­ton­ces, el jo­ven sa­cer­do­te, que es­ta­ba con­ven­ci­do de la ne­ce­si­dad de la justicia so­cial, op­tó por la sen­ci­llez y por

lle­var la pa­la­bra de Dios a las vi­llas y los ba­rrios po­pu­la­res.

Ber­go­glio no aban­do­nó es­ta con­cep­ción una vez se con­vir­tió en Fran­cis­co, y lle­vó la esen­cia de la teo­lo­gía de la li­be­ra­ción al mis­mí­si­mo co­ra­zón del Va­ti­cano, inau­gu­ran­do otro ti­po de ejer­ci­cio de pon­ti­fi­ca­do. Fran­cis­co no so­lo ha­bla de los po­bres, sino que va has­ta ellos, los abra­za y los ani­ma. Ha cues­tio­na­do, a di­fe­ren­cia de sus pre­de­ce­so­res, de for­ma la­pi­da­ria y ca­te­gó­ri­ca el sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta-fi­nan­cie­ro de­fi­nién­do­lo co­mo un sis­te­ma an­ti­vi­da y pro­duc­tor de muer­te de los po­bres. Por pri­me­ra vez en la his­to­ria reunió re­pre­sen­tan­tes de los mo­vi­mien­tos so­cia­les po­pu­la­res en Ro­ma y des­pués en Co­cha­bam­ba, Bo­li­via, pa­ra es­cu­char de ellos sus opre­sio­nes, su ma­ne­ra de en­ten­der, sus cau­sas y las for­mas co­mo pue­den or­ga­ni­zar­se en fun­ción de la justicia y de la li­ber­tad. El pa­pa los ha apo­ya­do ex­plí­ci­ta­men­te en es­te pro­pó­si­to y se sien­te com­pa­ñe­ro de la mis­ma cau­sa.

EL JO­VEN SA­CER­DO­TE, QUE ES­TA­BA CON­VEN­CI­DO DE LA NE­CE­SI­DAD DE LA JUSTICIA SO­CIAL, OP­TÓ POR LA SEN­CI­LLEZ Y POR LLE­VAR LA PA­LA­BRA DE DIOS A LOS BA­RRIOS PO­PU­LA­RES

No es ca­sua­li­dad su in­te­rés por que­rer­se en­con­trar con teó­lo­gos de la li­be­ra­ción co­mo el pe­ruano Gus­ta­vo Gutiérrez, pa­dre de es­te ti­po de teo­lo­gía, con Jon So­brino de El Sal­va­dor, con Frei Bet­to, un re­pre­sen­tan­te de las co­mu­ni­da­des ecle­sia­les de ba­se de Bra­sil, y con Ar­tu­ro Pao­li, quien vi­vió en Ar­gen­ti­na y Bra­sil y ac­tuó en la lí­nea de esa doc­tri­na. Fran­cis­co se en­con­tró con Pao­li cuan­do es­te te­nía 102 años, y con­ver­sa­ron so­bre el rol fun­da­men­tal que de­bían te­ner los po­bres en la mi­sión de la Igle­sia ca­tó­li­ca.

Fran­cis­co irra­dia bue­nas sen­sa­cio­nes y es po­si­ble que no fue­ra así de no ser por el es­pí­ri­tu li­be­ra­dor que le ha im­preg­na­do a es­tos años de pon­ti­fi­ca­do, don­de los po­bres y los opri­mi­dos por fin han en­con­tra­do un lu­gar.

*Leo­nar­do Boff es teó­lo­go de la li­be­ra­ción de Bra­sil y es­cri­bió Eco­lo­gía: gri­to de la Tie­rra, gri­to de los po­bres (2005).

Des­de que asu­mió el pon­ti­fi­ca­do, Fran­cis­co de­jó cla­ro que que­ría una igle­sia po­bre y pa­ra los po­bres; re­cha­zó los lu­jos pa­pa­les y co­men­zó a dar­les pro­ta­go­nis­mo a los más ne­ce­si­ta­dos, qui­zás co­mo nin­gún otro pa­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.