Así lo ve un no­bel de paz

A Adolfo Pé­rez Es­qui­vel y al sumo pon­tí­fi­ce, ade­más de ar­gen­ti­nos, los une una cau­sa co­mún: lu­char con­tra las in­jus­ti­cias so­cia­les.

Semana (Colombia) - Especial - - La Visita Del Papa -

Son dos ar­gen­ti­nos fun­da­men­ta­les pa­ra la his­to­ria de su país.adolfo Pé­rez Es­qui­vel re­ci­bió el No­bel de Paz en 1980 por ha­cer fren­te a las dic­ta­du­ras mi­li­ta­res en Amé­ri­ca La­ti­na, y Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio, el pa­pa Fran­cis­co, se de­di­có a sal­var a las víc­ti­mas de la dic­ta­du­ra en la dé­ca­da del se­ten­ta. Am­bos son de­fen­so­res im­pres­cin­di­bles de la de­mo­cra­cia y de los de­re­chos hu­ma­nos, y el úl­ti­mo qui­zás sea el per­so­na­je más im­por­tan­te del mun­do.

SE­MA­NA: ¿Có­mo co­no­ció al pa­pa? ADOLFO PÉ­REZ ES­QUI­VEL: Él era el ar­zo­bis­po de Bue­no­sai­res y tra­ba­ja­ba con los sec­to­res más po­bres, más ne­ce­si­ta­dos del país. Nos co­no­ci­mos cuan­do ya ha­bía si­do con­sa­gra­do car­de­nal, pe­ro ya sa­bía de su tra­ba­jo en los sec­to­res más po­bres y ne­ce­si­ta­dos. SE­MA­NA: ¿Có­mo ve la ges­tión del pa­pa fren­te a te­mas de paz? A.P.E.: Vie­ne desa­rro­llan­do una ta­rea in­can­sa­ble por la paz de los pue­blos y ha de­nun­cia­do in­jus­ti­cias que afec­tan a to­dos. Se preo­cu­pa por los in­mi­gran­tes y la gen­te que mue­re tra­tan­do de lle­gar a un lu­gar pa­ra te­ner un po­co de paz, ade­más, va a las zo­nas de gue­rra. Es una voz mo­ral, una voz épi­ca de re­cla­mo a los pue­blos por la vi­da y, ló­gi­ca­men­te, com­par­ti­mos con el pa­pa esa preo­cu­pa­ción y esos idea­les des­de el Evan­ge­lio. SE­MA­NA: ¿Qué más de­be­ría ha­cer Fran­cis­co pa­ra lo­grar que la so­cie­dad re­cu­pe­re la con­fian­za y el res­pe­to por la Igle­sia ca­tó­li­ca? A.P.E.: La úni­ca ma­ne­ra de re­cu­pe­rar la con­fian­za es que la Igle­sia sea cohe­ren­te en­tre lo que di­ce y lo que ha­ce, que ha­ga un com­pro­mi­so con los sec­to­res más ne­ce­si­ta­dos. Fran­cis­co des­de su lu­gar co­mo pon­tí­fi­ce, co­mo ca­be­za de la Igle­sia ca­tó­li­ca, tam­bién abrió mu­cho las puer­tas al ecu­me­nis­mo, a la re­la­ción con otras tra­di­cio­nes y con otras his­to­rias, así co­mo a los ju­díos, los mu­sul­ma­nes, los or­to­do­xos. SE­MA­NA: ¿Qué tan de­fi­ni­ti­vo de­be ser el apo­yo de Fran­cis­co en la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos? A.P.E.: Los de­re­chos hu­ma­nos son in­te­gra­les y tie­nen mu­cho que ver con to­da la pré­di­ca de Fran­cis­co so­bre la uni­dad de los pue­blos, y el res­pe­to a la per­so­na. El pa­pa tra­ta de que se cam­bie la agre­si­vi­dad por una cul­tu­ra del diá­lo­go, del en­cuen­tro en­tre los dis­tin­tos sec­to­res so­cia­les. Su úl­ti­ma en­cí­cli­ca, Lau­da­to si (2015), po­ne en evi­den­cia lo que se es­tá ha­cien­do con el me­dioam­bien­te y po­ne de ma­ni­fies­to que hay que res­pe­tar a la crea­ción, a la ma­dre na­tu­ra­le­za. En­ton­ces, la pré­di­ca de Fran­cis­co es de una gran do­cen­cia pa­ra que la hu­ma­ni­dad to­me con­cien­cia de que no­so­tros te­ne­mos úni­ca­men­te ese pe­que­ño pla­ne­ta, que se es­tá des­tru­yen­do por los gran­des in­tere­ses po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos. SE­MA­NA: El mun­do en­fren­ta con­flic­tos ra­cia­les, ét­ni­cos y re­li­gio­sos. Si Fran­cis­co es uno de los lí­de­res más re­le­van­tes, ¿cuál de­be­ría ser su pa­pel? A.P.E.: Ló­gi­ca­men­te hay co­sas que el pa­pa Fran­cis­co no pue­de ha­cer: hay res­pon­sa­bi­li­dad de los je­fes de Es­ta­do, de las Na­cio­nes Uni­das, de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos, del Con­se­jo de Eu­ro­pa, que de­be­rían po­der aten­der esas ne­ce­si­da­des pa­ra que la hu­ma­ni­dad cam­bie y evi­tar los con­flic­tos ar­ma­dos, co­mo tam­bién la pre­ser­va­ción de los re­cur­sos y bie­nes na­tu­ra­les. En­ton­ces, Fran­cis­co lo que pue­de ha­cer es se­ña­lar es­to pa­ra que lo ha­gan, él ya se ha ma­ni­fes­ta­do prác­ti­ca­men­te en to­dos los ám­bi­tos. SE­MA­NA: Se ha des­ta­ca­do el rol del pa­pa en di­fe­ren­tes asun­tos di­plo­má­ti­cos. ¿Cuál de­be ser su pa­so a se­guir al res­pec­to y có­mo ca­li­fi­ca su pa­pel? A.P.E.: Creo que lo que pue­de ha­cer es se­ña­lar las si­tua­cio­nes y pe­dir a los res­pon­sa­bles que ac­túen de acuer­do a la vi­gen­cia de los de­re­chos hu­ma­nos y al de­re­cho in­ter­na­cio­nal. Eso es­tá com­pren­di­do y por eso se va­lo­ra tan­to su in­ter­ven­ción. SE­MA­NA: ¿Có­mo fue su úl­ti­mo en­cuen­tro con el pa­pa Fran­cis­co? A.P.E.: Él ha si­do muy cla­ro y fir­me so­bre la co­rrup­ción, so­bre el mal­tra­to y so­bre los fe­mi­ni­ci­dios que ocu­rren en Mé­xi­co. Me re­ci­bió en la mi­sa con las fa­mi­lias de los 43 es­tu­dian­tes de Gue­rre­ro, que fue­ron se­cues­tra­dos y des­apa­re­ci­dos. El pa­pa es una voz éti­ca, es una voz mo­ral, que es­tá lla­man­do la aten­ción al mun­do so­bre có­mo vol­ver a en­con­trar los ca­mi­nos de la paz y la uni­dad en­tre los pue­blos. Siem­pre se­ña­la­mos que la paz es fru­to de la justicia y no de las in­jus­ti­cias.

El úl­ti­mo en­cuen­tro en­tre el pa­pa y Pé­rez Es­qui­vel tu­vo lu­gar el 11 de ma­yo de 2015 en el Va­ti­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.