El pri­mer pa­so de una nue­va Co­lom­bia

Es­ta vi­si­ta no po­drá ser en­ten­di­da co­mo un even­to más del año o de la dé­ca­da. Es la opor­tu­ni­dad per­fec­ta pa­ra ini­ciar el cam­bio que tan­to ne­ce­si­ta­mos. No a fa­vor de uno ni de unos po­cos. A fa­vor de to­dos.

Semana (Colombia) - Especial - - La Visita Del Papa - POR MON­SE­ÑOR FA­BIO SUESCÚN*

Con el pa­so de los días, y con la vi­si­ta del pa­pa Fran­cis­co a Co­lom­bia ca­da vez más cer­ca, va­le la pe­na re­cor­dar los as­pec­tos bá­si­cos de su pre­sen­cia en nues­tro país: cuá­les son las ex­pec­ta­ti­vas que de­be­mos te­ner los co­lom­bia­nos, cuá­les se­rán esos gran­des te­mas que abor­da­rá y qué fru­tos de­be­mos es­pe­rar de su pa­so por es­tas tie­rras. Lo pri­me­ro por re­sal­tar es que la vi­si­ta del pa­pa tie­ne co­mo úni­co des­tino nues­tra na­ción, lo que no es ha­bi­tual en los via­jes pa­pa­les y mu­cho me­nos si es trans­con­ti­nen­tal. Es­to evi­den­cia la im­por­tan­cia de Co­lom­bia pa­ra el san­to pa­dre y la ilu­sión que le ge­ne­ra el bie­nes­tar de to­dos los que ha­bi­ta­mos es­te país pa­ra el bien in­terno y el del con­ti­nen­te.

Por otro la­do, el pa­pa Fran­cis­co vie­ne a rea­li­zar una vi­si­ta ex­clu­si­va­men­te pas­to­ral, es de­cir, vie­ne a cum­plir su mi­sión co­mo su­ce­sor de san Pe­dro y vi­ca­rio de Cris­to: a con­fir­mar­nos en la fe, la es­pe­ran­za y la uni­dad. Su pre­sen­cia en­tre no­so­tros ser­vi­rá pa­ra que con su ma­gis­te­rio y dis­cer­ni­mien­to nos ayu­de a des­cu­brir, co­mo cre­yen­tes, el ca­mino que he­mos de se­guir co­mo co­lom­bia­nos de fren­te a las opor­tu­ni­da­des y re­tos que te­ne­mos ha­cia el fu­tu­ro.

Su vi­si­ta ha de ser en­ten­di­da co­mo la de un pa­dre que con­sue­la y ani­ma, pa­ra que asu­ma­mos la ta­rea de for­ta­le­cer los va­lo­res que nos dig­ni­fi­can co­mo se­res hu­ma­nos y que nos cons­tru­yen co­mo so­cie­dad,cen­trán­do­nos en la re­con­ci­lia­ción, el per­dón, la justicia y la paz. En con­se­cuen­cia, su pre­sen­cia se­rá pun­to de par­ti­da, tal y co­mo lo afir­ma el pro­fe­ta Isaías (43, 19): “Yo es­toy por ha­cer al­go nue­vo: ya es­tá ger­mi­nan­do, ¿no se dan cuen­ta?”.

Pa­ra al­can­zar es­te “al­go nue­vo” es ne­ce­sa­rio que ca­da co­lom­biano se com­pro­me­ta a cons­truir con pa­la­bras y ac­cio­nes con­cre­tas una nue­va reali­dad. Por eso, el

le­ma de es­ta vi­si­ta es “De­mos el pri­mer pa­so pa­ra co­men­zar con Cris­to al­go nue­vo en bien de to­dos”.

Dar el pri­mer pa­so sig­ni­fi­ca que ca­da uno de no­so­tros es­tá in­vi­ta­do a re­co­no­cer y a en­ten­der el su­fri­mien­to de otros; a per­do­nar a quie­nes nos han he­ri­do; a sa­nar nues­tros co­ra­zo­nes; a vol­ver­nos a en­con­trar co­mo co­lom­bia­nos;a cons­truir la na­ción que siem­pre he­mos so­ña­do al re­co­no­cer al otro co­mo un don; y a ac­tuar con ho­nes­ti­dad. En de­fi­ni­ti­va, a “pri­me­rear”, un tér­mino acu­ña­do por él; a to­mar la de­lan­te­ra y a dar ejem­plo. De ahí que la fi­gu­ra del pa­pa ca­mi­nan­te, en el afi­che que pro­mue­ve es­ta vi­si­ta, bus­ca ani­mar­nos des­de el Evan­ge­lio a dar ese pri­mer pa­so ha­cia los an­he­los que te­ne­mos pa­ra nues­tro país.

No da­re­mos es­te pri­mer pa­so so­los. El pa­pa vie­ne a dar­lo con to­dos los co­lom­bia­nos, cre­yen­tes y no cre­yen­tes. Por eso, el san­to pa­dre vi­si­ta­rá los cua­tro pun­tos car­di­na­les de Co­lom­bia y des­de allí ha­bla­rá di­rec­ta­men­te al co­ra­zón.

En Bo­go­tá nos re­cor­da­rá que so­mos ar­te­sa­nos de paz y que pa­ra lo­grar­lo es ne­ce­sa­rio que pro­mo­va­mos y de­fen­da­mos la vi­da des­de la cé­lu­la de la so­cie­dad en­car­na­da en la fa­mi­lia; en Vi­lla­vi­cen­cio, nos ha­rá to­mar con­cien­cia de la ne­ce­si­dad de re­con­ci­liar­nos con Dios,con no­so­tros mis­mos,con nues­tros her­ma­nos y con la na­tu­ra­le­za pa­ra ha­cer po­si­ble la sa­na con­vi­ven­cia y el res­pe­to mu­tuo; en Me­de­llín, nos in­sis­ti­rá en la ne­ce­si­dad de re­co­no­cer la pro­pia vi­da con sen­ti­do de mi­sión por me­dio del com­pro­mi­so so­cial y cris­tiano; y en Cartagena, des­de los dis­tin­tos am­bien­tes que nos re­ga­la es­ta be­lla ciudad, nos ha­bla­rá de la ne­ce­si­dad de pro­mo­ver y de­fen­der la dig­ni­dad de la per­so­na y de los de­re­chos hu­ma­nos, y de su­pe­rar las bre­chas que nos di­vi­den a dia­rio.

En con­se­cuen­cia, es­ta­mos in­vi­ta­dos a abrir nues­tras men­tes y nues­tros co­ra­zo­nes pa­ra que la pa­la­bra del pa­pa, que es la de Je­su­cris­to, re­sue­ne en nues­tro in­te­rior y se ha­ga reali­dad el com­pro­mi­so de que ca­da co­lom­biano dé el pri­mer pa­so ha­cia al­go nue­vo, pa­ra apor­tar a la trans­for­ma­ción de Co­lom­bia y ha­cer po­si­ble el sue­ño de un país re­con­ci­lia­do y en paz.

Es­ta vi­si­ta apos­tó­li­ca, por lo tan­to, no po­drá ser en­ten­di­da co­mo un even­to más del año o de la dé­ca­da. Es la opor­tu­ni­dad per­fec­ta pa­ra ini­ciar el cam­bio que tan­to ne­ce­si­ta­mos. No a fa­vor de uno ni de unos po­cos. A fa­vor de to­dos.

Tris­te se­ría que lue­go de es­te pe­ri­plo nues­tra his­to­ria car­ga­da de frac­tu­ras y vio­len­cia si­guie­ra re­pi­tién­do­se por cuen­ta del egoís­mo, del odio y de las in­jus­ti­cias. El pa­pa no vie­ne so­lo a ver a los ca­tó­li­cos, vie­ne pa­ra com­par­tir con to­dos los que ha­bi­ta­mos el país por­que el cam­bio es ta­rea y res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos.

Lle­gó el mo­men­to de dar un pa­so ha­cia de­lan­te. Lle­gó el lla­ma­do de la his­to­ria pa­ra ser co­mo Je­su­cris­to: tes­ti­gos del amor, de la es­pe­ran­za y de la fe.“no nos de­je­mos –co­mo di­ce el pa­pa Fran­cis­co– ro­bar la es­pe­ran­za, ro­bar la fe”.abra­mos nues­tros bra­zos y co­mo ver­da­de­ros an­fi­trio­nes,di­ga­mos:¡bien­ve­ni­do, pa­pa Fran­cis­co, a Co­lom­bia!

* Obis­po cas­tren­se y di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la vi­si­ta del pa­pa Fran­cis­co a Co­lom­bia.

La vi­si­ta del pa­pa es ex­clu­si­va­men­te pas­to­ral, y aun­que se pre­sen­ta en ple­na im­ple­men­ta­ción de los acuer­dos de paz con las Farc, no es­tá po­lí­ti­ca­men­te li­ga­da a esa co­yun­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.