El már­tir de Ar­me­ro: “Aquí no se ha di­cho to­da la ver­dad”

Un pe­rio­dis­ta de SE­MA­NA ha­bló con un tes­ti­go del ase­si­na­to del pa­dre Pe­dro Ma­ría Ra­mí­rez, el re­li­gio­so que se­rá bea­ti­fi­ca­do en Co­lom­bia por el pa­pa. El tes­ti­mo­nio nun­ca ha sa­li­do a la luz.

Semana (Colombia) - Especial - - La Visita Del Papa - POR JO­SÉ GUARNIZO*

El ca­dá­ver del sa­cer­do­te Pe­dro Ma­ría Ra­mí­rez,des­en­te­rra­do el 20 de abril de 1948, olía a lo que hue­le la ce­ra que se de­rri­te por los bor­des de un ci­rio pren­di­do.

Eso di­jo el re­li­gio­so Ger­mán Guz­mán, pá­rro­co de Fresno, al re­gre­sar de la di­li­gen­cia de ex­hu­ma­ción, que arre­mo­li­nó ape­nas a unos cu­rio­sos en la mi­tad del ce­men­te­rio de Ar­me­ro.allí ha­bían de­ja­do ti­ra­do el cuer­po, cu­bier­to de an­dra­jos y san­gre,diez días atrás.

“Es­ta­ba en­te­ro, sal­vo por la he­ri­da del cue­llo que era su­ma­men­te gran­de.te­nía las ma­nos par­ti­das y abier­tas por en me­dio de los de­dos”, le di­jo Guz­mán a la her­ma­na Jua­na de San Jo­sé Ra­mí­rez, una de las mon­jas que se sal­vó de la ma­ta­zón.

El mé­di­co le­gis­ta es­cri­bió en el in­for­me que los des­po­jos del pa­dre Ra­mí­rez lle­va­ban im­pre­sos los sig­nos de dos he­ri­das cau­sa­das por un ar­ma cor­tan­te,con­tun­den­te y pe­sa­da. En las úl­ti­mas lí­neas del do­cu­men­to,fe­cha­do el 23 de abril de 1948, en Hon­da, To­li­ma, se lee:“de­bo agre­gar que to­das las he­ri­das sor­pren­die­ron al sa­cer­do­te por la es­pal­da”.

To­da es­ta his­to­ria con­ti­nua­ría ocul­ta si no fue­ra por­que 69 años des­pués de ocu­rri­do el cri­men, el Va­ti­cano anun­ció que el pa­pa Fran­cis­co bea­ti­fi­ca­ría al pa­dre Ra­mí­rez en su vi­si­ta a Co­lom­bia.

La Igle­sia ca­tó­li­ca con­si­de­ra a Ra­mí­rez un már­tir, es de­cir, al­guien que de­rra­mó su san­gre por el Evan­ge­lio. La beatificación im­pli­ca un pa­so pre­vio a la san­ti­dad. En un país co­mo Co­lom­bia, don­de la gen­te en su ma­yo­ría es ca­tó­li­ca, la po­si­bi­li­dad de te­ner un nue­vo san­to es to­do un acon­te­ci­mien­to. So­lo la ma­dre Lau­ra y el pa­dre Ma­ria­ni­to han al­can­za­do ese mé­ri­to.

Pe­ro más allá de lo mís­ti­co, la his­to­ria del ase­si­na­to del pa­dre Ra­mí­rez to­da­vía de­ja va­rios ca­bos suel­tos. En Ar­me­ro Gua­ya­bal aún se di­ce en las es­qui­nas que,an­tes de mo­rir ase­si­na­do, el pa­dre lan­zó una mal­di­ción y con eso sue­len ex­pli­car, co­mo si fue­ra una le­yen­da, el ori­gen de la tra­ge­dia que de­jó más de 20.000 muer­tos en 1985.

Tam­bién hay quie­nes ase­gu­ran que el pa­dre Ra­mí­rez era un ac­ti­vis­ta con­ser­va­dor que in­ci­ta­ba a ma­tar li­be­ra­les. El pro­pio al­cal­de dear­me­ro Gua­ya­bal,car­lo­sal­fon­so Es­co­bar, no qui­so dar de­cla­ra­cio­nes pa­ra es­te re­por­ta­je, aun­que sí al­can­zó a de­cir que al­gu­nos no es­ta­ban muy con­ten­tos en el pue­blo con que el pa­pa bea­ti­fi­que al an­ti­guo pá­rro­co por co­men­ta­rios que se han re­pe­ti­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción.

Pe­ro ¿qué prue­bas hay de lo que se di­ce del pa­dre Ra­mí­rez? El sa­cer­do­te mu­rió un día des­pués del ase­si­na­to de Jor­ge Elié­cer Gai­tán. El pa­dre vi­cen­tino Ma­rio García Isa­za, un in­te­lec­tual del Se­mi­na­rio Ma­yor de Iba­gué, re­cuer­da que una vez ocu­rri­do el Bo­go­ta­zo, en to­do el país sur­gie­ron in­ci­ta­cio­nes con­tra la Igle­sia pues al­gu­nos atri­buían a los sa­cer­do­tes la muer­te de Gai­tán.

El ar­tis­ta Her­nán Darío No­va di­ce que es pre­ci­so te­ner en cuen­ta que la per­se­cu­ción con­tra los li­be­ra­les era re­cia y que pa­ra na­die era un se­cre­to que el cle­ro es­ta­ba del la­do del Par­ti­do Con­ser­va­dor.

Pe­ro has­ta hoy no hay prue­bas que in­di­quen que el pa­dre Ra­mí­rez hu­bie­se arre­me­ti­do con­tra quie­nes no eran afec­tos a es­te par­ti­do. Ju­dith Álvarez, quien el año pa­sa­do cum­plió 100 años, pro­vie­ne de una fa­mi­lia de pu­ros li­be­ra­les. Sen­ta­da en la sa­la de su ca­sa en Iba­gué,mues­tra una­vir­gen que el pa­dre Ra­mí­rez le re­ga­ló cuan­do ella era ape­nas una jo­ven­ci­ta. El afec­to que sen­tía el sa­cer­do­te por los de su ca­sa con­tras­ta con las his­to­rias que mues­tran al pa­dre co­mo agi­ta­dor.

Pe­ro hay un tes­ti­mo­nio nun­ca con­sul­ta­do

por quie­nes han es­cri­to so­bre el pa­dre. Se tra­ta de una de­cla­ra­ción que ni si­quie­ra la Igle­sia to­mó en cuen­ta al in­ves­ti­gar su vi­da pa­ra la beatificación.

A Ra­mí­rez lo ma­ta­ron por la es­pal­da cin­co mi­nu­tos des­pués de ha­ber­se to­pa­do, a la sa­li­da de la ca­sa cu­ral, con un mu­cha­cho des­vaí­doy­des­ca­mi­sa­do­de­nom­bre­gui­ller­mo Londoño, apo­da­do Co­coy, quien se con­ver­ti­ría en uno de los tes­ti­gos del cri­men. Co­coy fa­lle­ció el 13 de di­ciem­bre de 2016 a los 89 años. Sin em­bar­go, el 4 de no­viem­bre de 2009, de­jó gra­ba­da una en­tre­vis­ta nun­ca pu­bli­ca­da.

“Es que me pa­re­ce ver al pa­dre to­da­vía con su so­ta­na ne­gra y su ma­le­tin­ci­to, ca­mi­nan­do des­pa­cio co­mo en­tre­gán­do­se re­sig­na­do a lo que le iba a ocu­rrir. Y yo, que ha­bía es­cu­cha­do quién lo ha­bía man­da­do a ma­tar, sin po­der de­cir en ese mo­men­to na­da”, re­cor­dó Gui­ller­mo esa vez.

Aquel pá­rro­co que Co­coy vio pa­sar rum­bo al ca­dal­so ese 10 de abril –a quien des­cri­be co­mo del­ga­di­to, ca­ri­rre­don­do, muy al es­ti­lo de los hui­len­ses: mi­tad in­dí­ge­na, mi­tad blan­co– no pa­re­cía el mis­mo que ha­bía lle­ga­do a Ar­me­ro dos años atrás, en 1946. Des­de que la dió­ce­sis lo nom­bró en la pa­rro­quia, los fe­li­gre­ses lo in­ter­pre­ta­ron co­mo un per­so­na­je re­cio, tem­pla­do, que des­de el púl­pi­to se atre­vía a ex­pul­sar a las mu­je­res que lle­ga­ban a re­zar con ro­pas po­co pu­do­ro­sas.

“Uno es­ta­ba mi­ran­do pa­ra el al­tar, cuan­do de re­pen­te el pa­dre lan­za­ba un gri­to: ‘La se­ño­ra Fu­la­na de Tal que es­tá mos­tran­do los hom­bros se me sa­le de la igle­sia, la ca­sa del se­ñor no es una ca­sa de ex­hi­bi­ción de mo­da’. Y en­ton­ces la mu­jer te­nía que de­vol­ver­se. Un día, el pa­dre, aun­que me apre­cia­ba mu­cho, me dio unos co­co­ta­zos por­que me es­ta­ba rien­do en la si­lla, es­cu­chan­do la ho­mi­lía”, aña­dió Co­coy.

An­tes del 9 de abril, Ar­me­ro era un pue­blo prós­pe­ro po­bla­do de bu­le­va­res.“era el cen­tro agrí­co­la y la des­pen­sa más gran­de que te­nía el país en ese tiem­po, so­bre to­do en cul­ti­vos de arroz. La pla­ta bri­lla­ba por mon­to­nes”, pro­si­gue.

Pe­ro ya ha­bía aso­mos de re­vo­lu­ción. En Ar­me­ro ha­bía ma­tri­cu­la­dos 80 con­ser­va­do­res y 4.800 li­be­ra­les.

El 10 de abril, Co­coy es­ta­ba sen­ta­do afue­ra de una he­la­de­ría cuan­do vio pa­sar a una tur­ba. Fue cuan­do es­cu­chó: –¿Qué ha­ce­mos con el cu­ra? –¡Má­ten­lo! –gri­ta­ron en co­ro–. Co­coy lo con­tó en­tre lá­gri­mas:“el pa­dre cru­zó la ca­lle,me vio sen­ta­do y me sa­lu­dó.ahí le die­ron el pri­mer ma­che­ta­zo en la ca­be­za, lo vi arro­di­lla­do. Co­gía la san­gre y mi­ra­ba ha­cia el cie­lo. Es­ta­ba en esa po­si­ción cuan­do vino otro hom­bre a dar­le un ma­che­ta­zo por de­trás. La gen­te so­lo mi­ra­ba. Sa­lí co­rrien­do y me en­ce­rré”. –¿Es ver­dad que arras­tra­ron el cuer­po? “Ama­rra­ron el cuer­po a unas bes­tias y lo lle­va­ron al la­do de la ace­quia. Lo de­ja­ron al pie de la puer­ta del ce­men­te­rio, jus­to has­ta don­de no al­can­zó a lle­gar la ava­lan­cha de Ar­me­ro”.

–¿Qué sen­ti­do tie­ne con­tar es­to tan­tos años des­pués?

“Vea, mi­jo –y se aco­mo­dó las ga­fas–, pue­de que ha­ya pa­sa­do mu­cho tiem­po, más de 60 años, pe­ro es que aquí no se ha di­cho to­da la ver­dad”.

-¿Es ver­dad que Ra­mí­rez lan­zó una mal­di­ción?

“Nun­ca. El pa­dre lo úni­co que di­jo era que los per­do­na­ba”.

* Edi­tor de Se­ma­na.com.

Álvaro Arias Ro­drí­guez, de 79 años, mues­tra la fo­to del pa­dre Pe­dro Ma­ría Ra­mí­rez en me­dio de las rui­nas de la igle­sia de Ar­me­ro. Ase­gu­ra que el sa­cer­do­te nun­ca lan­zó una mal­di­ción.

Gui­ller­mo Londoño, co­no­ci­do co­mo Co­coy, mu­rió el 13 de di­ciem­bre de 2016, a los 89 años. Al­can­zó a de­jar gra­ba­do su tes­ti­mo­nio so­bre la muer­te del pa­dre Ra­mí­rez.

Pe­dro Ma­ría Ra­mí­rez na­ció en La Pla­ta, Hui­la, el 23 de oc­tu­bre de 1899. Cul­mi­nó su for­ma­ción sa­cer­do­tal en el Se­mi­na­rio Ma­yor de Iba­gué. Mu­rió ase­si­na­do el 10 de abril de 1948.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.