Ben­di­ción pa­pal

La vi­si­ta de Fran­cis­co es el even­to de la dé­ca­da. Por es­ta ra­zón va­le la pe­na pre­gun­tar­se si afec­ta­rá po­si­ti­va­men­te a la eco­no­mía co­lom­bia­na.

Semana (Colombia) - Especial - - La Visita Del Papa - POR ALDEMAR MORENO*

Mu­chos ex­per­tos con­si­de­ran que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de un país es­tá aso­cia­da di­rec­ta­men­te con el es­ta­do de áni­mo ge­ne­ral de sus con­su­mi­do­res.así, lle­gar al má­xi­mo ni­vel de con­su­mo de una na­ción de­pen­de en bue­na me­di­da de las ex­pec­ta­ti­vas de la ciu­da­da­nía res­pec­to de su pre­sen­te y su fu­tu­ro.

Des­de es­ta pers­pec­ti­va ne­ce­si­ta­mos ana­li­zar el im­pac­to de la vi­si­ta del pa­pa Fran­cis­co a Co­lom­bia, even­to que ten­drá lu­gar en­tre el 6 y el 10 de sep­tiem­bre pró­xi­mos.

La Aso­cia­ción Na­cio­nal de Ins­ti­tu­cio­nes Fi­nan­cie­ras (Anif) se­ña­ló que es­te even­to va a te­ner un im­pac­to si­mi­lar al que tie­ne ca­da año el Su­per Bowl en Es­ta­dos Uni­dos. Eso sig­ni­fi­ca que la in­yec­ción de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca ex­tra­or­di­na­ria es tan im­por­tan­te y afec­ta a sec­to­res tan es­pe­cí­fi­cos, que va­le la pe­na es­pe­rar un pi­co de pro­duc­ción y va­lor agre­ga­do du­ran­te los cua­tro días del even­to.

A es­to se su­ma la in­ver­sión que des­ti­na­rán los en­tes es­ta­ta­les pa­ra sa­car ade­lan­te el even­to; ello se­rá un im­pul­so de ac­ti­vi­dad adi­cio­nal. Se es­ti­ma que en to­tal se­rán más de 40.000 mi­llo­nes de pe­sos en el de­sa­rro­llo lo­gís­ti­co si se su­man los re­cur­sos del Pre­su­pues­to Ge­ne­ral de la Na­ción más las in­ver­sio­nes he­chas por las ciu­da­des que vi­si­ta­rá el san­to pa­dre: Bo­go­tá, Me­de­llín, Cartagena y Vi­lla­vi­cen­cio.

VI­SI­TA ESPERANZADORA

Sin em­bar­go,tal im­pac­to es ape­nas una de las ca­ras de la mo­ne­da. No se pue­de des­es­ti­mar lo que el su­ce­sor de Pe­dro pue­de ge­ne­rar en op­ti­mis­mo pa­ra una ciu­da­da­nía que ha ve­ni­do en­fren­tan­do mu­cha in­cer­ti­dum­bre.

La En­cues­ta de Opi­nión del Con­su­mi­dor que ade­lan­ta men­sual­men­te Fe­de­sa­rro­llo mues­tra que el es­ta­do de opi­nión fren­te a la eco­no­mía se de­te­rio­ró ha­ce ra­to y que na­da ha lo­gra­do cam­biar esa pers­pec­ti­va pe­si­mis­ta. Des­de enero del año pa­sa­do, es­te es­tu­dio ha arro­ja­do que el ba­lan­ce de opi­nio­nes so­bre el pre­sen­te y fu­tu­ro de la eco­no­mía es ne­ga­ti­vo; se tra­ta del pe­rio­do más lar­go con los ín­di­ces más ne­ga­ti­vos en los 16 años de exis­ten­cia de es­ta en­cues­ta.

Si el su­pues­to es que el es­ta­do de áni­mo con­di­cio­na los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos, es po­si­ble con­cluir que des­de ha­ce un tiem­po las ex­pec­ta­ti­vas se han desan­cla­do de las de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas reales de la gen­te.a pe­sar de que lle­va­mos 18 me­ses con re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos en la en­cues­ta de Fe­de­sa­rro­llo, la eco­no­mía aún si­gue mos­tran­do ni­ve­les de cre­ci­mien­to, por ejem­plo, de 1,1 por cien­to en el pri­mer tri­mes­tre de es­te año.

Se­gún los ex­per­tos, los re­sul­ta­dos de una en­cues­ta a los con­su­mi­do­res so­bre sus ex­pec­ta­ti­vas y es­ta­do de áni­mo tie­nen una es­tre­cha co­rre­la­ción con los re­sul­ta­dos del PIB. Así, cuan­do hay op­ti­mis­mo so­bre el fu­tu­ro del apa­ra­to pro­duc­ti­vo, la eco­no­mía tien­de a cre­cer. De la mis­ma for­ma, cuan­do el pe­si­mis­mo se to­ma un país por un pe­rio­do lar­go, la eco­no­mía tien­de a des­ace­le­rar­se e in­clu­so a en­trar en re­ce­sión.

Si se ana­li­zan los re­sul­ta­dos del úl­ti­mo año, la eco­no­mía co­lom­bia­na de­be­ría es­tar mu­cho peor de lo que mues­tran los in­di­ca­do­res, pues los re­sul­ta­dos de la en­cues­ta so­lo han si­do si­mi­la­res en el ni­vel de es­cep­ti­cis­mo con los que pre­sen­ta­ban los co­lom­bia­nos en 2001, jus­to des­pués de la peor cri­sis eco­nó­mi­ca que ha­ya afec­ta­do al país. Es ne­ce­sa­rio reite­rar que es­to po­ne en evi­den­cia un desan­cla­je de las ex­pec­ta­ti­vas res­pec­to de las de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas de las per­so­nas. Un even­to de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la vi­si­ta pa­pal en un país ma­yo­ri­ta­ria­men­te ca­tó­li­co po­dría ayu­dar, no so­la­men­te co­mo una in­yec­ción ex­tra­or­di­na­ria de gas­to en las ciu­da­des,sino co­mo un fac­tor que re­per­cu­ta fa­vo­ra­ble­men­te en la opi­nión que la gen­te tie­ne de su si­tua­ción ac­tual y fu­tu­ra. Si los men­sa­jes del san­to pa­dre ca­lan en la ciu­da­da­nía, pro­ba­ble­men­te los con­su­mi­do­res em­pe­za­rán a con­si­de­rar que es­te es un buen mo­men­to pa­ra re­cu­pe­rar los ni­ve­les de gas­to que te­nían pre­vios al gran ajus­te que ha desa­rro­lla­do la eco­no­mía en los úl­ti­mos tres años. Des­de es­ta pers­pec­ti­va, el even­to más im­por­tan­te de es­te año, la vi­si­ta del san­to pa­dre, ser­vi­ría co­mo una car­ga de op­ti­mis­mo que lle­va­ría a los con­su­mi­do­res a re­cu­pe­rar su ni­vel de gas­to y con ello im­pul­sar de nue­vo al apa­ra­to pro­duc­ti­vo.una ver­da­de­ra ben­di­ción pa­ra la eco­no­mía na­cio­nal.

*Je­fe de redacción de re­vis­ta

Di­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.