Un her­mano en el Va­ti­cano

El úni­co obis­po je­sui­ta co­lom­biano cuen­ta có­mo fue­ron sus en­cuen­tros con Jor­ge Ber­go­glio an­tes de ser pa­pa.

Semana (Colombia) - Especial - - La Visita Del Papa - POR JUAN VI­CEN­TE CÓR­DO­BA*

Nun­ca ima­gi­né que el pa­pa Fran­cis­co acep­ta­ra ver­me dos días an­tes de la mi­sa que da­ba ini­cio a su pon­ti­fi­ca­do co­mo má­xi­mo je­rar­ca de la Igle­sia ca­tó­li­ca. Yo ha­bía lle­ga­do a Ro­ma, a la ca­sa de los je­sui­tas –ubi­ca­da a unos 30 me­tros de la Pla­za de San Pe­dro–, pa­ra ver el ac­to que con­fir­ma­ba su elec­ción la no­che del 13 de mar­zo de 2013. En San Pe­dro vi mi­les de jó­ve­nes con ban­de­ras de di­fe­ren­tes paí­ses gri­tan­do “¡Vi­va el pa­pa Fran­cis­co!, ¡Bien­ve­ni­do pa­pa Fran­cis­co!”. El jú­bi­lo, es­pe­cial­men­te en los la­ti­noa­me­ri­ca­nos, era evi­den­te.

No sé por qué, pe­ro de re­pen­te me vi al fren­te de uno de los guar­dias sui­zos di­cién­do­le: “Soy de Co­lom­bia y quiero que me ayu­de a en­tre­gar­le es­te pa­pel a su san­ti­dad a tra­vés de uno de sus se­cre­ta­rios”. El men­sa­je era con­ci­so: “San­to pa­dre, soy mon­se­ñor Juan Vi­cen­te Cór­do­ba, nos co­no­ci­mos en Bra­sil en la reunión de Apa­re­ci­da y en Ar­gen­ti­na con el chi­co sui­zo”.

Mien­tras le en­tre­ga­ba la no­ta,el guar­dia me di­jo:“mon­se­ñor, dis­cul­pe, yo no pue­do en­tre­gar na­da sin el per­mi­so de mis su­pe­rio­res”. En­ton­ces to­mó su te­lé­fono y lla­mó al ca­pi­tán. Cuan­do vol­vió, me di­jo: “Aca­ba­mos de ha­blar con el se­cre­ta­rio del pa­pa y di­ce que su san­ti­dad quie­re sa­lu­dar­lo per­so­nal­men­te”.

En­tré a la Ca­sa de San­ta Mar­ta, don­de vi­ve Fran­cis­co, y me en­con­tré con un sa­cer­do­te-re­cep­cio­nis­ta que me pi­dió es­pe­rar un mo­men­to. Al ca­bo de unos se­gun­dos, me di­jo apu­ra­do:“va­ya rá­pi­do al as­cen­sor que el san­to pa­dre va ba­jan­do”.yo no po­día creer que el pa­pa ba­ja­ra des­de su ha­bi­ta­ción a re­ci­bir­me. Era al­go in­só­li­to, por no de­cir im­po­si­ble.

Cuan­do sa­lió es­ta­ba sin el so­li­deo y sin la fa­ja. Me di­jo: “Mon­se­ñor Juan Vi­cen­te, ¿có­mo es­tá?”, y res­pon­dí:“su san­ti­dad, es­to es de­ma­sia­do”; a lo que res­pon­dió,“¿te pa­re­ce de­ma­sia­do que uno ba­je a sa­lu­dar a un her­mano?”. Nos abra­za­mos y con­ver­sa­mos al­go más de quin­ce mi­nu­tos.¡quin­ce mi­nu­tos!

No era la pri­me­ra vez que nos veía­mos. Lo co­no­cí en 1982 cuan­do via­jé a Ar­gen­ti­na a ha­cer un cur­so de ejer­ci­cios es­pi­ri­tua­les en el Ins­ti­tu­to San Ignacio de Lo­yo­la.te­nía de­seos de co­no­cer Bue­nos Ai­res y que­ría de­par­tir con al­gu­nos je­sui­tas de la ciudad, en­ton­ces le es­cri­bí una car­ta al su­pe­rior de la ca­sa je­sui­ta San Mi­guel, el en­ton­ces sa­cer­do­te Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio, pi­dien­do hos­pe­da­je y allí es­tu­ve por tres días.

Cuan­do lle­gué a la re­cep­ción me en­con­tré con un jo­ven sui­zo de re­li­gión cal­vi­nis­ta que iba a ver a Ber­go­glio pa­ra que lo bau­ti­za­ra por la Igle­sia ca­tó­li­ca. El pa­dre lo re­ci­bió pri­me­ro a él por­que era quien re­que­ría más aten­ción, lo ubi­có en un cuar­to y des­pués ba­jó por mí; co­gió las ma­le­tas –que pe­sa­ban bas­tan­te, y a pe­sar de que me ne­gué, él las to­mó– y me de­jó en la ha­bi­ta­ción. Du­ran­te mi es­ta­día me lle­vó a co­no­cer la ciudad, siem­pre en com­pa­ñía del jo­ven sui­zo. Por eso el día de nues­tro en­cuen­tro en el Va­ti­cano, 31 años des­pués, ese chi­co era la re­fe­ren­cia pre­ci­sa pa­ra que me re­cor­da­ra.

La se­gun­da vez que nos vi­mos fue con oca­sión de la V Con­fe­ren­cia Ge­ne­ral del Epis­co­pa­do La­ti­noa­me­ri­cano y del Ca­ri­be que se ce­le­bró jun­to al san­tua­rio de Nues­tra Se­ño­ra Apa­re­ci­da, pa­tro­na de Bra­sil. Era ma­yo de 2007. Nos reuni­mos 272 obis­pos, el pa­pa Be­ne­dic­to XVI y to­dos los car­de­na­les del mun­do, en­tre ellos, el ca­ris­má­ti­co Ber­go­glio. Me lo en­con­tré en tres des­can­sos, le re­cor­dé que nos ha­bía­mos co­no­ci­do en Ar­gen­ti­na con el chi­co sui­zo, se acor­dó de mí rá­pi­da­men­te y char­la­mos un ra­to.

Des­pués de Apa­re­ci­da, en 2011 lo re­ci­bí en el Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal El Do­ra­do de Bo­go­tá. Ve­nía a una reunión ru­ti­na­ria del Con­se­jo Epis­co­pal La­ti­noa­me­ri­cano (Ce­lam). Re­cuer­do que se sor­pren­dió mu­chí­si­mo al ver la ca­lle 26 –que ya co­no­cía de sus vi­si­tas an­te­rio­res– y pre­gun­tó:“es­ta ave­ni­da que era tan bo­ni­ta, ¿por qué es­tá tan des­trui­da?”. Yo no que­ría en­trar en de­ta­lles y so­lo le di­je que era por la cons­truc­ción de un sis­te­ma de bu­ses lla­ma­do Trans­mi­le­nio, en­ton­ces co­men­tó:“ah, qué bueno, eso es pro­gre­so”. Dos días y me­dio du­ró esa vi­si­ta re­lám­pa­go a nues­tro país. La úl­ti­ma que hi­zo co­mo car­de­nal.

Lo de Ro­ma sin du­da fue ines­pe­ra­do, in­só­li­to, in­creí­ble, pe­ro lo me­jor es que des­de en­ton­ces me lo he en­con­tra­do unas cua­tro ve­ces más, siem­pre en reunio­nes de obis­pos. La úl­ti­ma ocu­rrió en no­viem­bre del año pa­sa­do. Lo sa­lu­dé y me di­jo: “¿Có­mo va la Com­pa­ñía de Je­sús en Co­lom­bia?”; le res­pon­dí:“muy bien, cre­cien­do”. Hi­zo una pau­sa y con cal­ma con­clu­yó:“lo im­por­tan­te es que la Com­pa­ñía con­ti­núe su li­de­raz­go al ser­vi­cio de la Igle­sia”. En dos se­ma­nas lo ve­ré de nue­vo y es­pe­ro que es­ta vez vea el pro­gre­so del que me ha­bló.

*Obis­po je­sui­ta de la Dió­ce­sis de Fon­ti­bón y ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de Co­lom­bia.

El 17 de mar­zo de 2013, mi­nu­tos an­tes de la mi­sa de ini­cio de pon­ti­fi­ca­do de Fran­cis­co, mon­se­ñor Cór­do­ba tu­vo un en­cuen­tro inol­vi­da­ble con el re­cién ele­gi­do pa­pa, Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.