Sus mu­je­res

Ellas ju­ga­ron un pa­pel fun­da­men­tal en su vi­da. Su abue­la Rosa en par­ti­cu­lar, una de sus ma­yo­res in­fluen­cias, le abrió el ca­mino a la vi­da re­li­gio­sa.

Semana (Colombia) - Especial - - La Visita Del Papa - POR DA­NIE­LA RUIZ*

En la no­che del 1 de agos­to de 1974, Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio pa­só arro­di­lla­do al bor­de de la ca­ma de su abue­la, es­pe­ran­do a que mu­rie­ra. A sus 90 años, Rosa Vas­sa­llo ha­bía per­di­do ca­si to­da su lucidez, y lo úni­co que la ani­ma­ba en el ho­gar ge­riá­tri­co San Camilo, don­de pa­só sus úl­ti­mos años de vi­da, era la vi­si­ta de su nie­to fa­vo­ri­to.

Cuan­do mu­rió, el hoy pa­pa le ce­rró los ojos y la acom­pa­ñó con una ora­ción. Las mon­jas del ho­gar re­cuer­dan que, al­gu­na vez, la abue­la or­gu­llo­sa de su nie­to di­jo lo que en­ton­ces era im­pen­sa­ble: “Mi nie­to no pa­ra­rá has­ta lle­gar a pa­pa”.

Es­ta fuer­te re­la­ción co­men­zó cuan­do na­ció su her­mano me­nor Óscar Adrián, por lo que Rosa se en­car­gó cui­dar a Jor­ge Ma­rio, quien te­nía un año. Des­de muy tem­prano desa­rro­lló con ella una com- pli­ci­dad de ami­gos que los acom­pa­ñó has­ta la muer­te. Rosa le en­se­ñó a ha­blar pia­mon­tés y así Ber­go­glio su­po ita­liano, que le se­ría muy útil pa­ra su vo­ca­ción re­li­gio­sa.

Vas­sa­llo ha­bía des­em­bar­ca­do en Ar­gen­ti­na en 1929, des­pués de su­frir la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y de sen­tir los pri­me­ros pa­sos del fas­cis­mo en Ita­lia. Via­jó con Gio­van­ni, su es­po­so, y Ma­rio, su hi­jo, a bus­car al­go de es­pe­ran­za en Amé­ri­ca.traía un cue­llo de piel de zo­rro que chi­lla­ba en el ve­rano de aque­lla épo­ca, pe­ro nun­ca se lo qui­ta­ba: allí traía los aho­rros con los que su fa­mi­lia echa­ría raí­ces en su nue­vo país.

A sus 21 años, Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio de­ci­dió ser sa­cer­do­te y Rosa le di­jo: “Si Dios te lla­ma es una ben­di­ción… Pe­ro por fa­vor, no ol­vi­des que la puer­ta de ca­sa es­tá siem­pre abier­ta y que na­die te re­pro­cha­rá si cam­bias de idea”. Ella, una acé­rri­ma prac­ti­can­te cris­tia­na, le de­cía a su nie­to que po­día arre­pen­tir­se. “Re­cuer­do muy bien es­to por­que ten­go una es­pe­cial de­vo­ción por mi abue­la”, ase­gu­ró el pa­pa en una en­tre­vis­ta con los pe­rio­dis­tas Fran­ces­ca Am­bro­guet­ti y Ser­gio Ru­bín en el li­bro El je­sui­ta.

Cuan­do al pa­pa le pre­gun­tan quién es la mu­jer más im­por­tan­te de su vi­da, siem­pre res­pon­de lo mis­mo: mi abue­la, Rosa Marg­he­ri­ta Vas­sa­llo, in­clu­so lle­va siem­pre su tes­ta­men­to en el bre­via­rio que car­ga a don­de va­ya.

Pe­ro en la vi­da de Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio tam­bién hay otras mu­je­res fuer­tes. Una de ellas, Re­gi­na Si­vo­ri, su ma­dre, quien que­dó tem­po­ral­men­te pa­ra­lí­ti­ca en el par­to de su cuar­to hi­jo. Era una mu­jer de gran tem­pe­ra­men­to y ter­nu­ra. To­dos los días, al lle­gar de la es­cue­la, Jor­ge y sus her­ma­nos la en­con­tra­ban pi­can­do pa­pas y con los in­gre­dien­tes pa­ra el al­muer­zo dis­pues­tos so­bre la me­sa. Lo que se­guía era co­ci­nar en fa­mi­lia.

Ma­rio Ber­go­glio, el pa­dre de Jor­ge Ma­rio, tra­ba­ja­ba de con­ta­dor, por lo que ella se en­car­gó del ocio y de los jue­gos de sus hi­jos. No so­lo eso. Re­gi­na in­tro­du­jo a Jor­ge Ma­rio y a sus her­ma­nos en el mun­do de las ar­tes: to­das las se­ma­nas los con­vo­ca­ba al­re­de­dor de un vie­jo ra­dio a es­cu­char la ópe­ra e iba ex­pli­cán­do­les, co­mo si fue­ra un cuen­to de ha­das, lo

que acon­te­cía en la tra­ma. Ella ama­ba el neo­rrea­lis­mo ita­liano y los ni­ños vie­ron to­das las pe­lí­cu­las de es­ta es­cue­la y, des­de en­ton­ces na­ció en el pa­pa su amor por el ci­ne:“veía­mos de a tres y cua­tro se­gui­das”, cuen­ta Fran­cis­co.

Jor­ge Ma­rio pu­so a prue­ba el ca­rác­ter de Re­gi­na cuan­do de­ci­dió or­de­nar­se. Él en­ton­ces tra­ba­ja­ba co­mo téc­ni­co quí­mi­co en un la­bo­ra­to­rio y pa­ra ser sa­cer­do­te ne­ce­si­ta­ba de­di­car­se so­lo a la vi­da re­li­gio­sa. Pe­ro no po­día dar­le así no más la no­ti­cia a su fa­mi­lia: les di­jo que aban­do­na­ría el tra­ba­jo pa­ra vol­ver­se mé­di­co. Re­gi­na re­ci­bió la no­ti­cia ex­ta­sia­da y or­de­nó la ha­bi­ta­ción de la plan­ta al­ta de la ca­sa pa­ra que su hi­jo tu­vie­ra allí un es­pa­cio pa­ra su bi­blio­te­ca.al­gún día, or­de­nan­do la ca­sa, subió al cuar­to de Jor­ge Ma­rio y en­con­tró que no ha­bía li­bros so­bre en­fer­me­da­des sino de teo­lo­gía y fi­lo­so­fía. Pa­ra en­ton­ces, ella ya po­día mo­vi­li­zar­se de nue­vo. Sa­lió fu­rio­sa al en­cuen­tro con su hi­jo y le di­jo: “¿Por qué me en­ga­ñas­te?”. Jor­ge, muy as­tu­to, le res­pon­dió: “Voy a es­tu­diar me­di­ci­na, pe­ro del al­ma”.

Su ma­dre no es­tu­vo de acuer­do con la elec­ción: “No sé, yo no te veo –le di­jo-. Te­nés que es­pe­rar un po­co. Sos el ma­yor… Se­guí tra­ba­jan­do… Ter­mi­ná la fa­cul­tad”. Ella nun­ca fue a vi­si­tar­lo al se­mi­na­rio. Sin em­bar­go, con el pa­so de los años en­ten­dió que esa era la vo­ca­ción de su hi­jo, y fue ella la pri­me­ra en ir a re­ci­bir su ben­di­ción cuan­do se or­de­nó sa­cer­do­te.

La hi­ja me­nor de Re­gi­na, Ma­ría Ele­na Ber­go­glio, es la ter­ce­ra mu­jer de la vi­da del pa­pa, ade­más de la úni­ca vi­va de sus her­ma­nos. Ella cuen­ta las his­to­rias fa­mi­lia­res del sumo pon­tí­fi­ce y re­cuer­da una be­lla anéc­do­ta cuan­do ella te­nía ape­nas 11 años y su her­mano ma­yor ya es­ta­ba en el se­mi­na­rio. Una vez le es­cri­bió una car­ta que de­cía: “Yo

CUAN­DO AL PA­PA LE PRE­GUN­TAN QUIÉN ES LA MU­JER MÁS IM­POR­TAN­TE DE SU VI­DA, SIEM­PRE RES­PON­DE LO MIS­MO: MI ABUE­LA, ROSA MARG­HE­RI­TA VAS­SA­LLO

qui­sie­ra que fue­ras una san­ti­ta. ¿Por qué no ha­ces la prue­ba? Ha­cen fal­ta tan­tos san­tos...”, to­do con el fin de que ella fue­ra más jui­cio­sa en ca­sa.

Ade­más de su fa­mi­lia, otras mu­je­res hi­cie­ron par­te im­por­tan­te de la vi­da del hoy pa­pa.al­gu­nas con apor­tes pe­que­ños, pe­ro co­yun­tu­ra­les co­mo Est­her Ba­les­trino, una de sus pri­me­ras je­fas, quien era co­mu­nis­ta y fue ase­si­na­da du­ran­te la dic­ta­du­ra. Jor­ge Ma­rio tra­ba­ja­ba en el la­bo­ra­to­rio y ella re­vi­sa­ba sus fór­mu­las. Cuan­do él le pa­sa­ba cálcu­los sin ex­pe­ri­men­tar­los an­tes, ella le de­cía: “Ché, ¡qué rá­pi­do que lo hi­cis­te!.. Pe­ro no, hay que ha­cer las co­sas bien”. “Ella me en­se­ñó la se­rie­dad del tra­ba­jo –di­ce el pa­pa-. Real­men­te, le de­bo mu­cho a esa gran mu­jer”. Otra pre­sen­cia fe­me­ni­na fu­gaz, pe­ro de­ci­si­va, ocu­rrió en su ju­ven­tud. Jor­ge Ma­rio su­frió una gra­ve en­fer­me­dad por lo que le ex­tir­pa­ron par­te de un pul­món. Y un día pa­só por su cuar­to, ca­sual­men­te, una mon­ja que le di­jo: “Lo es­tás imi­tan­do a Je­sús”. Pa­ra él esa fra­se le re­ve­ló su vo­ca­ción sa­cer­do­tal.

Al pa­pa lo acom­pa­ña­ron otras mu­je­res cu­yas pre­sen­cias fue­ron lar­gas y de­ci­si­vas. Co­mo la de su gran ami­ga, la jue­za de de­re­chos hu­ma­nos Ali­cia Oli­vei­ra, a quien du­ran­te la dic­ta­du­ra ame­na­za­ban de muer­te e in­clu­so la pri­va­ban de ver a su hi­jo. Pe­ro, aún en esas cir­cuns­tan­cias, su ami­go Jor­ge Ma­rio la lle­va­ba es­con­di­da en su ca­rro pa­ra re­co­ger a su hi­jo en la es­cue­la. Y fue Ali­cia quien de­fen­dió a Ber­go­glio por las de­nun­cias que le hi­cie­ron por, apa­ren­te­men­te, en­tre­gar a dos sa­cer­do­tes pro­gre­sis­tas a los mi­li­ta­res du­ran­te la dic­ta­du­ra.

En lo que res­pec­ta a amo­res,po­co an­tes de or­de­nar­se el pa­pa tu­vo una no­via en su ado­les­cen­cia, pe­ro él pre­fi­rió el amor ma­ter­nal y fra­ter­nal de las mu­je­res.

* Pe­rio­dis­ta.

Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio so­lo tu­vo una no­via: Ama­lia Da­mon­te, una bo­nae­ren­se que to­da­vía vi­ve en el ba­rrio Flo­res, don­de se co­no­cie­ron ha­ce más de 60 años.

Re­gi­na Si­vo­ri, la ma­má del pa­pa, siem­pre so­ñó con que Jor­ge Ma­rio fue­ra mé­di­co, por lo que al co­mien­zo le cos­tó en­ten­der la vo­ca­ción re­li­gio­sa de su hi­jo. En cam­bio, la reac­ción de Rosa Vas­sa­llo, su abue­la, fue: “Si Dios te lla­ma es una ben­di­ción...na­die te re­pro­cha­rá si cam­bias de idea”.

To­dos los do­min­gos, Fran­cis­co ha­bla con Ma­ría Ele­na Ber­go­glio, la úni­ca de sus cua­tro her­ma­nos que si­gue vi­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.