El cie­lo es ro­jo y azul

Los co­lo­res que enamo­ra­ron a Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio tie­nen nom­bre pro­pio: San Lo­ren­zo de Al­ma­gro, el equi­po de uno de los ba­rrios más tra­di­cio­na­les de Bue­nos Ai­res.

Semana (Colombia) - Especial - - La Visita Del Papa - POR PABLO CAL­VO*

Sus pa­dres se co­no­cie­ron en el Ora­to­rio San Antonio, el lu­gar en que na­ció el Club San Lo­ren­zo, en 1908. Jor­gi­to Ber­go­glio te­nía 10 años cuan­do tre­pó por pri­me­ra vez los es­ca­lo­nes de ma­de­ra del Ga­só­me­tro de Boe­do pa­ra alen­tar al me­jor equi­po azul­gra­na de to­dos los tiem­pos, el de 1946, in­te­gra­do por Fa­rro, Pon­to­ni y Mar­tino, que lle­gó a go­lear a las se­lec­cio­nes de Es­pa­ña y Por­tu­gal. Un club de ba­rrio, fun­da­do por el cu­ra Lo­ren­zo Mas­sa pa­ra ale­jar a los ni­ños de los pe­li­gros de la ca­lle, fue ca­paz de de­rro­tar a los im­pe­rios.

Y de esa lu­cha de los dé­bi­les con­tra los gigantes se enamo­ró Ber­go­glio, que pa­tea­ba pe­lo­tas de tra­po en una pla­za de Flo­res y so­ña­ba, co­mo to­dos los ni­ños del mun­do, con ha­cer un gol inol­vi­da­ble.

Los do­min­gos, él jun­ta­ba ca­ra­co­les en un fras­co pa­ra lle­var­los a un res­tau­ran­te cer­cano al es­ta­dio. Lue­go veía el par­ti­do jun­to a su fa­mi­lia.y ho­ras más tar­de co­ro­na­ba la fies­ta co­mien­do piz­za con sal­sa de ca­ra­co­les, un sa­bor que que­dó im­preg­na­do en la zo­na cá­li­da de su me­mo­ria.

De ese tiem­po en blan­co y ne­gro re­cuer­da otras dos co­sas: la cam­pa­na del tran­vía que de­ja­ba a los hin­chas en las puer­tas de aquel tem­plo y el ca­lor ás­pe­ro de la mano de su pa­dre, a la que siem­pre se sin­tió afe­rra­do.

De es­tas ma­ra­vi­llas mun­da­nas hablamos con Fran­cis­co en ju­lio de 2014 en el Va­ti­cano y a tra­vés de car­tas que in­ter­cam­bia­mos so­bre nues­tra pa­sión te­rre­nal, el amor por los San­tos de Boe­do. Nos lla­man “cuer­vos” por la so­ta­na ne­gra del cu­ra que nos in­ven­tó, pe­ro el es­ta­tu­to nos de­fi­ne co­mo “club cos­mo­po­li­ta”, abier­to a to­dos.

Tal fue la con­mo­ción en­tre los hin­chas que pro­du­jo su lle­ga­da a Ro­ma que la can­cha se em­pe­zó a lle­nar de pa­pas dis­fra­za­dos, ban­de­ras con su son­ri­sa y has­ta la fo­to de su ros­tro en el pe­cho de los ju­ga­do­res. Y su­ce­dió un mi­la­gro: sin pa­tear una so­la vez al ar­co en el par­ti­do con­tra Co­lón, que se dis­pu­tó a ho­ras de su sa­li­da al bal­cón, SAN LO­REN­ZO ES­TU­VO TAM­BIÉN A PUN­TO DE IR­SE AL DES­CEN­SO. PE­RO LLE­GÓ FRAN­CIS­CO Y SE SAL­VÓ San Lo­ren­zo ga­nó 1 a 0, gra­cias a un gol en con­tra de los ri­va­les… o va­ya a sa­ber qué otra mo­vi­da ce­les­tial.

El Ci­clón es­tu­vo tam­bién a pun­to de ir­se al des­cen­so. Pe­ro lle­gó Fran­cis­co y se sal­vó.

Al año si­guien­te, cuan­do un ju­ga­dor

de Vé­lez pa­teó so­lo en el área chi­ca y se dis­po­nía a con­ver­tir el gol de­ci­si­vo del tor­neo, en el úl­ti­mo se­gun­do del par­ti­do, apa­re­ció una mano mi­la­gro­sa del ar­que­ro y no­so­tros sa­li­mos cam­peo­nes.

Y en 2014, tras dé­ca­das de frus­tra­cio­nes, ga­na­mos la Co­pa Li­ber­ta­do­res de Amé­ri­ca por pri­me­ra vez en nues­tra his­to­ria. Los ju­ga­do­res le lle­va­ron el tro­feo a la San­ta Se­de y allí to­da­vía re­po­sa, jun­to a los fres­cos de Mi­guel Án­gel.

A lo lar­go de su vi­da,san Lo­ren­zo dis­fru­tó de los co­lom­bia­nos Iván Ra­mi­ro Cór­do­ba, Ma­rio­ye­pes,car­los­val­dés,freddy Gri­sa­les y Leo­nar­do Fa­vio Moreno, en­tre otros. Ha­ce tres años, Cór­do­ba re­ga­ló a Fran­cis­co su ca­mi­se­ta azul­gra­na y se la au­to­gra­fió so­bre lo blan­co del nú­me­ro dos con la le­yen­da “Co­lom­bia te quie­re ver”.

Hoy, 38 años des­pués de an­dar va­gan­do por Bue­nos Ai­res, des­te­rra­do por or­de­nan­zas de la úl­ti­ma dic­ta­du­ra ar­gen­ti­na, el club del pa­pa sue­ña con cons­truir un nue­vo es­ta­dio, en el mis­mo lu­gar en que que­da­ron atra­pa­dos los re­cuer­dos. La tie­rra pro­me­ti­da es aque­lla a la que Jor­gi­to iba con sus ca­ra­co­les. Y se lla­ma Boe­do.

¿Qué nom­bre ten­drá el es­ta­dio? La asam­blea lo de­ci­dió en me­nos de lo que du­ra un va­lle­na­to: “Pa­pa Fran­cis­co”, pro­pu­so el his­to­ria­dor Adolfo Res. Y se al­za­ron las ma­nos.

A es­ta cru­za­da ro­mán­ti­ca so­lo le fal­tan dos milagros: que apa­rez­can los 80 mi­llo­nes de dó­la­res que se ne­ce­si­tan pa­ra le­van­tar las tri­bu­nas y que el bau­tis­mo de la obra que­de a car­go de… sí, la per­so­na que us­ted se ima­gi­na.

Dios quie­ra.

*Pe­rio­dis­ta ar­gen­tino y au­tor de los li­bros Dios es cuervo (2013),en el que in­ter­cam­bia car­tas de fút­bol con el pa­pa; y Los te­so­ros del Ga­só­me­tro (2016) acer­ca del es­ta­dio sa­gra­do que enamo­ró a Ber­go­glio cuan­do era ni­ño y que la hin­cha­da de San Lo­ren­zo bus­ca hoy re­cons­truir.

El 13 de agos­to de 2014 el Ci­clón ga­nó su pri­me­ra y úni­ca Co­pa Li­ber­ta­do­res, un año des­pués de que Ber­go­glio lle­gó al Va­ti­cano. Y has­ta allá, los ju­ga­do­res fue­ron a lle­var­le el tro­feo, la ca­mi­se­ta del equi­po y un ba­lón au­to­gra­fia­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.