El pa­pa afei­tó a Bor­ges

La his­to­ria de la fo­to de Fran­cis­co con el es­cri­tor pa­re­ce un cuen­to bor­giano. Así fue el cu­rio­so en­cuen­tro en­tre dos de los ar­gen­ti­nos más im­por­tan­tes de to­dos los tiem­pos.

Semana (Colombia) - Especial - - La Visita Del Papa - POR CRIS­TI­NA PÉ­REZ*

Es im­po­si­ble no asom­brar­se an­te la fo­to­gra­fía del en­cuen­tro en­tre Jor­ge Ber­go­glio y Jor­ge Luis Bor­ges. Re­cons­trui­mos la his­to­ria de la ima­gen que con­tie­ne, tal vez, lo que Bor­ges lla­ma­ría “la me­mo­ria de lo pa­sa­do y la pre­vi­sión del por­ve­nir, va­le de­cir, el tiem­po”.

La ima­gen, to­ma­da en agos­to de 1965, mues­tra al maes­tri­llo je­sui­ta Jor­ge Ber­go­glio –a quie­nes sus alum­nos lla­ma­ban Ca­ru­cha por su “ca­ra de ne­ne”– mien­tras re­ci­be al ya re­nom­bra­do Bor­ges en la sa­la de vi­si­tas del co­le­gio In­ma­cu­la­da Con­cep­ción de la pro­vin­cia ar­gen­ti­na de San­ta Fe. Su ros­tro, con ade­mán gen­til,se mues­tra com­pla­ci­do al dar la bien­ve­ni­da al in­te­lec­tual que acep­tó dar unas cla­ses de li­te­ra­tu­ra gau­ches­ca in­vi­ta­do por el re­li­gio­so de 29 años, que aún no se ha­bía or­de­na­do sa­cer­do­te.

En me­dio de am­bos, otro maes­tri­llo de le­tras in­cli­na la ca­be­za rehu­yen­do a la cá­ma­ra. “Yo ten­go la ca­be­za in­cli­na­da por per­fil ba­jo. Es­cu­cha­me –re­cal­ca–, ¡ha­ce 50 años de es­ta fo­to! Ber­go­glio era el pro­fe­sor de le­tras en ese en­ton­ces... ¡no era el pa­pa! Yo no sa­bía que te­nía que re­cor­dar ese mo­men­to pa­ra re­fres­car­lo tan­to tiem­po des­pués”, res­pon­de Jor­ge Gon­zá­lez Ma­nent, que se lla­ma a sí mis­mo ‘el ter­cer Jor­ge de la fo­to’, mien­tras in­ten­ta hur­gar en su me­mo­ria de­ta­lles de la úni­ca ima­gen exis­ten­te co­no­ci­da has­ta aho­ra en­tre am­bos hom­bres, to­ma­da por un fo­tó­gra­fo de el pe­rió­di­co El Li­to­ral.

La bús­que­da de los pro­ta­go­nis­tas de en­ton­ces nos lle­va a las me­mo­rias en­tra­ña­bles de alum­nos de cuar­to y quin­to año de aque­lla épo­ca. Uno de ellos es Ro­ge­lio Pfir­ter, di­plo­má­ti­co ar­gen­tino de vas­ta tra­yec­to­ria, nom­bra­do a fi­na­les de 2015 em­ba­ja­dor del país en el Va­ti­cano.“pa­re­ce un jue­go bor­giano del azar con­ver­tir­se en el em­ba­ja­dor de un pro­fe­sor del se­cun­da­rio con­ver­ti­do en pa­pa. Esa es una sim­bo­lo­gía que me emo­cio­na –ad­mi­te Pfir­ter–. El tiem­po ha ju­ga­do pa­ra ha­cer­nos an­dar por dis­tin­tos ca­mi­nos y unir­nos al fi­nal. Ha­ber te­ni­do a es­tos dos hom­bres jun­tos es una ex­pe­rien­cia que mis com­pa­ñe­ros y yo lle­va­mos gra­ba­da co­mo al­go ex­cep­cio­nal”.

Y lo ex­cep­cio­nal se re­mon­ta a aque­llos días, lue­go del cur­so dic­ta­do por Bor­ges, co­mo lo re­la­ta el pro­pio Ber­go­glio ya sien­do car­de­nal de Bue­nos Ai­res, al pro­lo­gar el li­bro De la edad fe­liz, en el que otro de los alum­nos, el hoy pe­rio­dis­ta Jor­ge Mi­lia, evo­ca esas vivencias.“co­mo ejer­ci­cio li­te­ra­rio les pe­día que es­cri­bie­ran cuen­tos; me im­pre­sio­nó su ca­pa­ci­dad na­rra­ti­va. De los cuen­tos es­cri­tos se­lec­cio­né al­gu­nos y los es­cu­chó Bor­ges. Él tam­bién que­dó im­pac­ta­do y alen­tó la pu­bli­ca­ción; ade­más qui­so pro­lo­gar­la”, re­cuer­da Ber­go­glio, en el tex­to fe­cha­do el 1 de ma­yo de 2006, que pa­re­ce dia­lo­gar con aquél pró­lo­go de Bor­ges al in­tro­du­cir el li­bro de los alum­nos, lla­ma­do Cuen­tos ori­gi­na­les, que ad­quie­re hoy un in­du­da­ble tono pro­fé­ti­co.

“Es­te pró­lo­go no so­la­men­te lo es de es­te li­bro, sino de ca­da una de las aún in­de­fi­ni­das se­ries po­si­bles de obras que los jó­ve­nes aquí con­gre­ga­dos pue­den, en el por­ve­nir, re­dac­tar. Es ve­ro­sí­mil que al­guno de los ocho es­cri­to­res que aquí se ini­cian lle­gue a la fa­ma, y en­ton­ces, los bi­blió­fi­los bus­ca­rán es­te breve vo­lu­men en bus­ca de tal o cual fir­ma que no me atre­vo a pro­fe­ti­zar”, es­cri­be Bor­ges el 7 de oc­tu­bre de 1965.

En­tre las ge­mas de aque­llos re­cuer­dos se des­ta­ca una anéc­do­ta des­co­no­ci­da que nos re­fi­rió en­tre son­ri­sas Jor­ge Gon­zá­lez Ma­nent y que apor­ta un inima­gi­na­ble mo­men­to de in­ti­mi­dad en­tre el hoy pa­pa y el es­cri­tor:“re­cuer­do que lo íba­mos a bus­car al ho­tel. Un día sube Ber­go­glio a bus­car­lo a la ha­bi­ta­ción y tar­da más de lo que se su­po­ne pa­ra ir a un ter­cer pi­so. Cuan­do vie­nen, di­si­mu­la­da­men­te le ha­go el ges­to de ¿qué pa­só? Y Jor­ge di­si­mu­la­da­men­te me di­ce: ‘El vie­jo me pi­dió que lo afei­ta­ra’”. Aca­so Bor­ges en al­gún lu­gar son­ría pen­san­do que tu­vo de bar­be­ro al pa­pa.

*Pe­rio­dis­ta. Con­du­ce Te­le­fe No­ti­cias en Ar­gen­ti­na y es­cri­be pa­ra BBC Mun­do. Es­ta his­to­ria se pu­bli­có ori­gi­nal­men­te en BBC Mun­do.

Es­ta ima­gen es el úni­co re­gis­tro que hay en­tre los dos ar­gen­ti­nos. Bor­ges les dic­tó un se­mi­na­rio de li­te­ra­tu­ra gau­ches­ca a los alum­nos de Ber­go­glio en un co­le­gio ca­tó­li­co. El pro­duc­to de la ex­pe­rien­cia fue ‘Cuen­tos ori­gi­na­les’, un li­bro es­cri­to por los es­tu­dian­tes y pro­lo­ga­do por el es­cri­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.