UNA CIUDAD SINGULAR

Semana (Colombia) - Especial - - Las Buenas Not Cias Viven - Mau­ri­cio Sáenz Jefe de re­dac­cion de Re­vis­ta SE­MA­NA

Ba­rran­qui­lla ha re­ci­bi­do

va­rios so­bre­nom­bres a lo lar­go de su his­to­ria, pe­ro La Puer­ta de Oro de Co­lom­bia sin du­da ex­pre­sa me­jor que nin­gún otro la esen­cia de esa ciudad mar­ca­da por múl­ti­ples sin­gu­la­ri­da­des.

A di­fe­ren­cia de sus ve­ci­nas de la cos­ta Ca­ri­be, no sur­gió de una fun­da­ción for­mal, con so­lem­ne y fir­ma de ac­ta, sino de una ma­ne­ra es­pon­tá­nea. En con­tras­te con ellas, no cre­ció al bor­de de una bahía, sino del río gran­de de la Mag­da­le­na. Aun­que pa­ra ma­yo­res pa­ra­do­jas, sur­gió y cre­ció por cuen­ta del río, pe­ro de es­pal­das a es­te.

Esa ano­ma­lía ya no existe, pues Ba­rran­qui­lla atra­vie­sa des­de ha­ce al­gu­nos años un pe­río­do de flo­re­ci­mien­to sin igual en su his­to­ria, y una de sus obras más im­por­tan­tes pre­ci­sa­men­te es el ma­le­cón, que en­tre­gó a los ba­rran­qui­lle­ros el dis­fru­te de su me­jor te­so­ro, inex­pli­ca­ble­men­te ig­no­ra­do por tan­tos años: el pa­seo so­bre el río.

To­do co­men­zó en 2008 con la lle­ga­da a la Al­cal­día de Ale­jan­dro Char, en un pro­ce­so con­ti­nua­do lue­go por El­sa No­gue­ra y por el pro­pio Char en su se­gun­do turno al ba­te. Des­de en­ton­ces múl­ti­ples obras, co­mo la re­cu­pe­ra­ción del cen­tro his­tó­ri­co de la ciudad, sim­bo­li­za­do por el em­ble­má­ti­co edi­fi­cio de la Adua­na, la cons­truc­ción de par­ques y ave­ni­das, nue­vos ba­rrios de pu­jan­te ar­qui­tec­tu­ra, cen­tros co­mer­cia­les, gran­des su­per­fi­cies, zo­nas fran­cas y puer­tos le han de­vuel­to a la ciudad la ima­gen que ha­bía ido per­dien­do des­de que en­tró en un pro­ce­so de de­ca­den­cia eco­nó­mi­ca a me­dia­dos del si­glo XX.

Su in­ten­sa mo­vi­da cul­tu­ral, el pres­ti­gio al­can­za­do por la im­pe­ca­ble or­ga­ni­za­ción de los Juegos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be y su pa­tri­mo­nio in­ma­te­rial más im­por­tan­te, el car­na­val, se con­ju­gan pa­ra ha­cer de Ba­rran­qui­lla una ciudad ca­da vez más apa­sio­nan­te. Atraí­das por sus con­di­cio­nes, y por su gen­te, de­ce­nas de em­pre­sas del mun­do en los sec­to­res más va­ria­dos la han ele­gi­do co­mo su se­de na­cio­nal e in­clu­so re­gio­nal. Hoy Ba­rran­qui­lla si­gue sien­do la Puer­ta de Oro de Co­lom­bia, y mu­cho más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.