Ale­jan­dro San­tos

Pa­ra Ale­jan­dro Char, al­cal­de de Ba­rran­qui­lla, esa sen­ci­lla con­sig­na es la ra­zón por la cual su ciudad hoy se sien­te dis­tin­ta. En una re­la­ja­da char­la con Ale­jan­dro San­tos, di­rec­tor de SE­MA­NA, el man­da­ta­rio ha­bló so­bre la al­ta au­to­es­ti­ma de La Are­no­sa.

Semana (Colombia) - Especial - - Contenido -

El di­rec­tor de SE­MA­NA ha­bló con el al­cal­de de Ba­rran­qui­lla so­bre la al­ta au­to­es­ti­ma de La Are­no­sa.

ALE­JAN­DRO SAN­TOS: ¿Có­mo go­ber­nar con éxi­to en un mun­do co­mo el de hoy, don­de rei­nan las re­des so­cia­les, la pos­ver­dad y la in­dig­na­ción de la so­cie­dad?

ALE­JAN­DRO CHAR: Pues jus­ta­men­te usan­do las re­des so­cia­les pa­ra co­nec­tar­se con la gen­te, así lo he­mos he­cho du­ran­te los úl­ti­mos años en Ba­rran­qui­lla. Ellas re­pre­sen­tan una opor­tu­ni­dad de diá­lo­go di­rec­to. A mí me pre­gun­tan una y otra vez que cuán­tas ve­ces he ido al des­pa­cho de la Al­cal­día en es­te, mi se­gun­do man­da­to. ¿Sa­be cuán­tas? No más de cua­tro. Con es­ta nue­va for­ma de co­ne­xión con los ciu­da­da­nos ca­da día re­ci­bo por lo me­nos 600 men­sa­jes, no pue­do leer­los to­dos, pe­ro ten­go un equi­po que re­vi­sa ca­da uno de ellos, eso nos ha ayu­da­do a to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes. Si re­ci­bi­mos una que­ja a las tres de la ma­ña­na, a las seis ya es­ta­mos ac­tuan­do, y aun­que no nos las sa­be­mos to­das, sí es­ta­mos me­jo­ran­do. A.S.: ¿Qué ejem­plos re­cuer­da de esas de­ci­sio­nes que ace­le­ró des­pués de es­cu­char a la gen­te?

A.CH.: Hay uno muy sig­ni­fi­ca­ti­vo. Des­de el ini­cio de mi go­bierno te­nía­mos pla­nea­do sem­brar 250.000 ár­bo­les nue­vos por­que en Ba­rran­qui­lla nos preocupamos por el cam­bio cli­má­ti­co y se­gui­mos el ejem­plo de las gran­des ca­pi­ta­les del mun­do. Lo te­nía­mos con­tem­pla­do pe­ro no era la prio­ri­dad, sin em­bar­go, al no­tar la in­sis­ten­cia so­bre el te­ma en las

re­des so­cia­les, de­ci­di­mos ace­le­rar esa medida y ade­lan­tar esa in­ver­sión de 100.000 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra te­ner los ár­bo­les sem­bra­dos en 2020. Lo mis­mo su­ce­dió con el te­ma de los par­ques, del río y las ener­gías re­no­va­bles. Nin­gu­na de esas de­ci­sio­nes es­ta­ban pla­nea­das pa­ra el ini­cio de nues­tro periodo, pe­ro las ade­lan­ta­mos por­que es­cu­cha­mos a los ciu­da­da­nos. A.S.: La gen­te fue pro­ta­go­nis­ta de ellas…

A.CH.: Así es. Los ba­rran­qui­lle­ros han vis­to los re­sul­ta­dos de esas de­ci­sio­nes y de una ges­tión que no ha­bría po­di­do ge­ne­rar cam­bios tan­gi­bles sin el re­cau­do de los im­pues­tos. Con el di­ne­ro del pre­dial y la tri­bu­ta­ción de in­dus­tria y co­mer­cio lo­gra­mos cons­truir 143 par­ques en 33 me­ses y con­ver­ti­mos a los arro­yos en his­to­ria.

A.S.: Ha­ce diez años el pre­su­pues­to anual era de 600.000 mi­llo­nes de pe­sos, hoy es cin­co ve­ces más: 3 bi­llo­nes de pe­sos. A.CH.: An­tes los ciu­da­da­nos no pa­ga­ban por­que no creían que su tri­bu­to ayu­da­ría al de­sa­rro­llo de la ciudad. Hoy los ba­rran­qui­lle­ros de to­dos los es­tra­tos pa­gan con gus­to. Es­te año va­mos a rom­per el ré­cord de pre­dial en Ba­rran­qui­lla y con es­te cre­ce­ría­mos 33 por cien­to con res­pec­to al año pa­sa­do. A.S.: Ha­ble­mos del li­de­raz­go. En una de­mo­cra­cia no se ne­ce­si­ta un me­sías, pe­ro sí un buen equi­po pa­ra crear ins­ti­tu­cio­nes fuer­tes. ¿Qué tan con­so­li­da­da es­tá esa tec­no­cra­cia en su Al­cal­día?

A.CH.: Muy bien. Los pri­me­ros cam­bios los hi­ci­mos jun­to con El­sa No­gue­ra ha­ce diez años, en ese en­ton­ces el 80 por cien­to de los em­plea­dos de la Al­cal­día eran asis­ten­cia­les y so­lo 20 di­rec­ti­vos. Hoy te­ne­mos una reali­dad di­fe­ren­te. Ca­si he­mos tri­pli­ca­do el sa­la­rio de un se­cre­ta­rio y de su equi­po. De es­ta ma­ne­ra he­mos po­di­do en­tu­sias­mar a mu­chos ta­len­tos que no creían en la po­lí­ti­ca. Creo que hoy nues­tra ad­mi­nis­tra­ción tie­ne los me­jo­res fun­cio­na­rios de la ciudad. A.S.: ¿A qué cree us­ted que se de­ba es­to? A.CH.: Pri­me­ro, a que la gen­te cree en lo que es­ta­mos ha­cien­do; to­dos quie­ren ir en es­te bus que re­co­rre una

ru­ta exi­to­sa, tie­ne bue­nos re­sul­ta­dos y da ejem­plo con su buen go­bierno. Y se­gun­do, y no me­nos im­por­tan­te: los sa­la­rios. Además, siem­pre me he preo­cu­pa­do por­que la gen­te que tra­ba­je con­mi­go sea me­jor que yo, ten­ga más co­no­ci­mien­tos y pue­da apor­tar­le a la ciudad. A.S.: ¿De qué ma­ne­ra un al­cal­de pue­de uti­li­zar las he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas pa­ra co­mu­ni­car­se no so­lo con la so­cie­dad sino con su equi­po y ser más efi­cien­te pa­ra go­ber­nar? A.CH.: La tec­no­lo­gía nos per­mi­te es­tar co­nec­ta­dos 24/7, el chat es una gran he­rra­mien­ta y nos ha ayu­da­do a ser un go­bierno más pro­duc­ti­vo. To­ma­mos las de­ci­sio­nes con ma­yor ra­pi­dez. A.S.: Cla­ro, se vuel­ve un fo­ro más efi­cien­te…

A.CH.: Si yo es­cri­bo a las dos de la ma­ña­na, una hora des­pués ya hay 14 res­pues­tas, y a las seis se­gu­ro po­dre­mos to­mar una de­ci­sión sin que na­die ha­ya te­ni­do que mo­ver­se de su ca­sa. Creo que eso nos ayu­da a quie­nes que­re­mos ser más pro­duc­ti­vos, pe­ro te vuel­ves adic­to al tra­ba­jo por­que ese ce­lu­lar vi­bra a to­da hora. A.S.: En cuan­to al te­ma so­cial, he­mos vis­to que en Co­lom­bia y en el mun­do bue­na par­te de los ciu­da­da­nos sien­ten un re­cha­zo a lo es­ta­ble­ci­do, a las ins­ti­tu­cio­nes, a los po­de­res, ¿có­mo lo­gró que la gen­te con­fia­ra en su pro­yec­to po­lí­ti­co? A.CH.: Cuan­do la ad­mi­nis­tra­ción va a un ba­rrio pa­ra cons­truir un par­que la co­mu­ni­dad tam­bién se reúne, y se pre­gun­ta: “¿Có­mo así que

la Al­cal­día va a ve­nir a rea­li­zar esa

obra sin nues­tra au­to­ri­za­ción?”. Eso nos en­se­ña a to­dos que te­ne­mos que dia­lo­gar más, que to­das las opi­nio­nes son vá­li­das. En­ton­ces, cuan­do lle­ga­mos a un ba­rrio don­de nos han pe­di­do que hagamos un par­que, lle­va­mos un ta­ble­ro en blan­co y po­ne­mos a la gen­te a que des­cri­ba có­mo lo sue­ña. Re­ci­bi­mos más de 150 co­men­ta­rios que so­me­te­mos a vo­ta­ción. El Plan de De­sa­rro­llo se hi­zo de la mis­ma ma­ne­ra, más de 13.000 ba­rran­qui­lle­ros die­ron sus opi­nio­nes y así na­ció ‘Ba­rran­qui­lla Ca­pi­tal de Vida’. A.S.: ¿Por qué era tan di­fí­cil? A.CH.: Aquí no íba­mos a los par­ques por­que no es­ta­ban en buen es­ta­do. Re­cuer­do cuan­do mi ma­má de­cía “no va­yas pa­ra allá por­que vuel­ves con té­tano”. Na­die vio un par­que fun­cio­nan­do y los que cons­truían se de­te­rio­ra­ban por el clima. Pe­ro las co­sas en Ba­rran­qui­lla han cam­bia­do, es­to pa­re­ce un oa­sis. La gen­te se ha lle­na­do de or­gu­llo y de ale­gría. Los Juegos Cen­troa­me­ri­ca­nos nos ele­va-

ron la au­to­es­ti­ma. A pe­sar de que el go­bierno na­cio­nal no es­tu­vo del to­do con no­so­tros, pu­di­mos ha­cer los más gran­des Cen­troa­me­ri­ca­nos de la his­to­ria, con ma­ra­vi­llo­sos es­ce­na­rios de­por­ti­vos. Hoy la gen­te cree en lo que tie­ne y en lo que he­mos cons­trui­do, es una so­cie­dad que ha­ce par­te de nues­tras de­ci­sio­nes y, aun­que po­de­mos equi­vo­car­nos, va­mos por buen ca­mino. A.S.: Ha­blan­do de la au­to­es­ti­ma, no­to que los ba­rran­qui­lle­ros tie­nen más con­fian­za en sí mis­mos y en su fu­tu­ro, de lo que pue­de te­ner un co­lom­biano pro­me­dio. Aquí las em­pre­sas em­pie­zan a dia­lo­gar con un or­den y un sen­ti­do. ¿Có­mo ve el pa­pel de la po­lí­ti­ca en es­ta in­te­gra­ción del eco­sis­te­ma?

A.CH.: So­mos y de­be­mos ser par­te de la so­lu­ción, pe­ro te­ne­mos que en­ten­der que es­to se lo­gra con el tra­ba­jo de to­dos. Pa­ra con­se­guir­lo se ne­ce­si­tan ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción per­ma­nen­tes. No po­día­mos ha­blar de tec­no­lo­gía dis­rup­ti­va ha­ce diez años cuan­do ha­bía 60.000 ni­ños fue­ra de las aulas de cla­se, o la gen­te se mo­ría fren­te a los hos­pi­ta­les. Ha­bía que dar­le ejem­plo a la co­mu­ni­dad y de­cir­le: so­mos responsables de lo que es­tá pa­san­do y tra­ba­ja­re­mos pa­ra dar­le a nues­tra gen­te un nue­vo ama­ne­cer.

* Con­ver­sa­ción du­ran­te el Ca­ri­be Biz Fó­rum, en Ba­rran­qui­lla. 11 de sep­tiem­bre de 2018.

Hoy la gen­te cree en lo que he­mos cons­trui­do y, aun­que po­de­mos equi­vo­car­nos, va­mos por buen ca­mino".

Ale­jan­dro San­tos Di­rec­tor Re­vis­ta Se­ma­na*

Al ini­cio del pri­mer man­da­to del al­cal­de Char ha­bía más de 60.000 ni­ños fue­ra de las aulas, hoy la reali­dad es otra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.