Ca­mi­la Zu­lua­ga

Semana (Colombia) - Especial - - Contenido -

La pe­rio­dis­ta con­ver­sa con el exem­ba­ja­dor de Es­ta­dos Uni­dos en Co­lom­bia Wi­lliam Brownfield so­bre el ca­ri­ño que sien­te por la pri­me­ra ciudad del país que co­no­ció, Ba­rran­qui­lla.

Ha­ce ca­si 40 años, en un arries­ga­do via­je por ca­rre­te­ra des­de Ma­ra­cai­bo (Venezuela), Wi­lliam Brownfield, exem­ba­ja­dor de Es­ta­dos Uni­dos en Co­lom­bia co­no­ció Ba­rran­qui­lla. Y des­de en­ton­ces se con­vir­tió en uno de sus des­ti­nos re­cu­rren­tes. Así se lo con­tó a Ca­mi­la Zu­lua­ga.

CA­MI­LA ZU­LUA­GA: Us­ted es un buen ami­go de Ba­rran­qui­lla, ¿có­mo em­pe­zó su re­la­ción con la ciudad?

WI­LLIAM BROWNFIELD: Esa his­to­ria tie­ne va­rios ca­pí­tu­los. El pri­me­ro co­men­zó ha­ce ca­si 40 años. En­tre 1979 y 1981 tu­ve mi pri­me­ra asig­na­ción di­plo­má­ti­ca y ejer­cí co­mo vi­ce­cón­sul de Es­ta­dos Uni­dos en Ma­ra­cai­bo, Venezuela. Es­tan­do allí, du­ran­te un fin de se­ma­na lar­go, de­ci­dí vi­si­tar a unos ami­gos que tra­ba­ja­ban

en la ciudad de Ba­rran­qui­lla. En esa épo­ca, te acon­se­ja­ban no via­jar en ca­rro por La Gua­ji­ra, pues ha­bía mu­cha pro­duc­ción de ma­rihua­na. C.Z.: Y su­pon­go que us­ted no si­guió el con­se­jo…

W.B.: Yo era jo­ven (te­nía unos 25 o 26 años), así que via­jé en mi vehícu­lo des­de Venezuela has­ta La Are­no­sa en un con­voy de au­tos. Na­da ma­lo nos ocu­rrió por­que, co­mo di­ce el re­frán: Dios pro­te­ge a los jóvenes, a los idio­tas y a los bo­rra­chos. Esa fue la pri­me­ra ciudad co­lom­bia­na que co­no­cí. C.Z.: Ese ha­brá si­do el pri­mer ca­pí­tu­lo de la his­to­ria, pe­ro us­ted me di­jo que ha­bía más. W.B.: Re­gre­sé 20 años des­pués. Cuan­do era em­ba­ja­dor en Venezuela, fui a vi­si­tar a mi buen ami­go el se­ñor Bill Wood, quien era mi ho­mó­lo­go en Co­lom­bia. Allí, par­ti­ci­pé en el car­na­val por pri­me­ra vez. C.Z.: ¿Cuál fue la pri­me­ra ima­gen que tu­vo de Ba­rran­qui­lla? W.B.: Me dio la im­pre­sión de que la ciudad no te­nía va­ni­da­des, a

Los ba­rran­qui­lle­ros tie­nen un tre­men­do sen­ti­do del hu­mor, son per­so­nas sin re­ser­vas y con un ab­so­lu­to es­pí­ri­tu ca­ri­be­ño”.

pe­sar de ser un cen­tro in­dus­trial, de trans­por­te, y de ha­ber­se es­ta­ble­ci­do co­mo un puerto im­por­tan­te. Ba­rran­qui­lla no tra­ta de pro­yec­tar­se co­mo un des­tino co­lo­nial, con mu­seos y ga­le­rías. Es un pue­blo to­tal­men­te có­mo­do con su pa­sa­do, con su his­to­ria, con su lu­gar en el mun­do. Además, los ba­rran­qui­lle­ros tie­nen un tre­men­do sen­ti­do del hu­mor, son per­so­nas sin re­ser­vas y con un ab­so­lu­to es­pí­ri­tu ca­ri­be­ño. C.Z.: ¿Cuan­do re­gre­só al car­na­val le gus­tó? ¿Có­mo par­ti­ci­pó?

W.B.: Mi pri­mer dis­fraz fue el más po­pu­lar del car­na­val de 2005: lle­va­ba una boina de co­lor ro­jo que re­pre­sen­ta­ba al fa­mo­so pre­si­den­te de un país ve­cino. Lue­go, par­ti­ci­pé unas cua­tro o cin­co ve­ces más. Creo que el Car­na­val de Ba­rran­qui­lla es uno de los más es­pec­ta­cu­la­res del mun­do, jun­to con los de Río de Ja­nei­ro, Puerto Es­pa­ña, Tri­ni­dad y To­ba­go y el Mar­di Gras de Nue­va Or­leans. C.Z.: ¿En­tre la pri­me­ra y la se­gun­da vi­si­ta no­tó cam­bios en la ciudad? W.B.: Ba­rran­qui­lla era una po­bla­ción que tra­ba­ja­ba, pe­ro no te­nía mu­cha in­ver­sión. Las fá­bri­cas eran qui­zá de los años cua­ren­ta o cin­cuen­ta del si­glo pa­sa­do, su im­por­tan­cia co­mo puerto ma­rí­ti­mo se ha­bía re­du­ci­do y su es­ta­dio de béis­bol es­ta­ba en muy ma­las con­di­cio­nes. Pe­ro en los úl­ti­mos 30 o 40 años se ha in­ver­ti­do bas­tan­te en la pre­ser­va­ción de su pa­sa­do. C.Z.: Us­ted es un fa­ná­ti­co del béis­bol y lo im­pul­só en el país du­ran­te su ser­vi­cio en la em­ba­ja­da. ¿Có­mo lo­gró co­nec­tar a la ca­pi­tal del Atlán­ti­co con su afi­ción? W.B.: Ba­rran­qui­lla pro­du­ce muy bue­nos pe­lo­te­ros y además, por su clima tro­pi­cal, ofre­ce la opor­tu­ni­dad de afi­liar al país a las ligas ma­yo­res de Es­ta­dos Uni­dos, que du­ran­te los me­ses de in­vierno en el nor­te ne­ce­si­tan en­tre­nar en el Ca­ri­be. Des­de 2007, cuan­do tu­ve mi pri­me­ra reunión con re­pre­sen­tan­tes co­lom­bia­nos y nor­te­ame­ri­ca­nos pa­ra ha­blar so­bre es­te de­por­te, La Are­no­sa ha ser­vi­do co­mo el pun­to fun­da­men­tal pa­ra la crea­ción de una li­ga pro­fe­sio­nal. Es­to se lo me­re­cen to­dos los ca­ri­be­ños que tie­nen tra­di­ción de prac­ti­car, co­no­cer y se­guir es­te de­por­te. C.Z.: Us­ted es­tu­vo en los Juegos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be pa­ra la inau­gu­ra­ción del nue­vo es­ta­dio de béis­bol, que tie­ne es­tán­da­res es­ta­dou­ni­den­ses, ¿qué pa­pel cum­plió en ese pro­yec­to? W.B.: Ayu­dé a es­ta­ble­cer la co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta en­tre las ligas ma­yo­res de Es­ta­dos Uni­dos y los re­pre­sen­tan­tes del béis­bol de Ba­rran­qui­lla, que ha­bían mos­tra­do mu­cho in­te­rés en eje­cu­tar­lo. Pe­ro ten­go que de­cir que el cré­di­to de que allí se ha­ya cons­trui­do el me­jor es­ta­dio pa­ra es­te de­por­te, en to­do el Ca­ri­be, se lo me­re­cen las au­to­ri­da­des de la ciudad. Ellos fue­ron los que to­ma­ron la de­ci­sión y aho­ra tie­nen un es­ce­na­rio sen­sa­cio­nal, con los me­jo­res es­tán­da­res ac­tua­les. C.Z.: Si un ami­go le pi­die­ra con­se­jos pa­ra co­no­cer Ba­rra­qui­lla en un día, ¿qué le re­co­men­da­ría? W.B.: Le di­ría, por su­pues­to, que va­ya a ver un par­ti­do de béis­bol, pre­fe­ri­ble­men­te en la no­che cuan­do no ha­ce tan­to calor. Ahí dis­fru­ta­rá de los me­jo­res pe­lo­te­ros de Co­lom­bia. Así mis­mo, lo in­vi­ta­ría a ca­mi­nar (des­pués de las seis de la tar­de) por el Ma­le­cón del río Mag­da­le­na pa­ra que co­noz­ca la ra­zón por la cual los es­pa­ño­les es­ta­ble­cie­ron la ciudad en el si­glo XVII: co­nec­tar el prin­ci­pal río del país con el Ca­ri­be. C.Z.: Us­ted fi­na­li­zó su ser­vi­cio di­plo­má­ti­co, pe­ro ¿vol­ve­ría a Ba­rran­qui­lla? W.B.: Si cua­tro días an­tes de la cua­res­ma ten­go un día li­bre en mi ca­len­da­rio, es muy po­si­ble que es­té de nue­vo en el car­na­val. No im­por­ta que lo ha­ga con o sin dis­fraz, por­que lo que ocu­rre en el car­na­val, se que­da en el car­na­val.

Ca­mi­la Zu­lua­ga Pe­rio­dis­ta de Blu Ra­dio y Ca­ra­col Te­le­vi­sión.

Wi­lliam Brownfield Exem­ba­ja­dor de Es­ta­dos Uni­dos en Co­lom­bia Ba­rran­qui­lla fue la pri­me­ra ciudad co­lom­bia­na que co­no­ció. Lo hi­zo en su ju­ven­tud, pe­ro 20 años des­pués re­gre­só y se enamo­ró de ella, de su gen­te y del car­na­val.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.