Fe­de­ri­co Gu­tié­rrez

En los ba­rrios. Es­cu­char a la gen­te. Co­no­cer a las co­mu­ni­da­des, esa es la ma­ne­ra de ha­cer po­lí­ti­ca que com­par­ten el al­cal­de de La Are­no­sa, Álex Char, y su hó­mo­lo­go de Me­de­llín, Fe­de­ri­co Gu­tié­rrez. Ha­bla­mos con es­te úl­ti­mo so­bre esa ciudad que ad­mi­ra tan­to

Semana (Colombia) - Especial - - Contenido -

El al­cal­de de Me­de­llín siem­pre 'pe­lea' con su co­le­ga Alex Char el pues­to del más po­pu­lar de Co­lom­bia. En es­ta en­tre­vis­ta re­fle­xio­na so­bre la ma­ne­ra de ha­cer po­lí­ti­ca que com­par­ten: go­ber­nar en la ca­lle.

SE­MA­NA: Us­ted y Alex Char son los al­cal­des más po­pu­la­res de Co­lom­bia, ¿com­par­ten la mis­ma ma­ne­ra de go­ber­nar?

FE­DE­RI­CO GU­TIÉ­RREZ: Te­ne­mos en co­mún una for­ma de go­ber­nar cer­ca­na a la gen­te, la con­vic­ción de que tan­to los pro­ble­mas co­mo las so­lu­cio­nes es­tán en la ca­lle, y las ga­nas de se­guir po­ten­cian­do la trans­for­ma­ción de dos ciu­da­des ma­ra­vi­llo­sas de nues­tro país. Alex es, además de mi co­le­ga, un gran ami­go. Es una per­so­na bue­na, que a mi mo­do de ver es lo más im­por­tan­te; y co­mo po­lí­ti­co es un re­fe­ren­te de es­ta nue­va ge­ne­ra­ción de go­ber­nan­tes de Co­lom­bia. SE­MA­NA: ¿Qué se ne­ce­si­ta pa­ra dirigir con éxi­to los des­ti­nos de ciu­da­des tan im­por­tan­tes pa­ra el país? F.G.: En el mun­do y en la Co­lom­bia ac­tual, las ciu­da­des son el mo­tor del de­sa­rro­llo. Así que di­ri­gir­las es un ho­nor y una gran res­pon­sa­bi­li­dad. Creo que am­bos ve­mos el po­ten­cial

de nues­tros te­rri­to­rios y nos une el he­cho de ha­ber te­ni­do que su­pe­rar mu­chos re­tos, aun­que de na­tu­ra­le­zas dis­tin­tas. Esa mez­cla de lo bueno y lo di­fí­cil la he­mos sa­bi­do sor­tear, du­ran­te años, en am­bas ciu­da­des. Des­ta­ca­ría tam­bién que los sec­to­res aca­dé­mi­co y em­pre­sa­rial, y la ciu­da­da­nía, han es­ta­do com­pro­me­ti­dos con nues­tras pro­pues­tas. SE­MA­NA: En la úl­ti­ma dé­ca­da, ¿cuál ha si­do el cam­bio de Ba­rran­qui­lla que más des­ta­ca­ría? F.G.: La ciudad tie­ne a su fa­vor una ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca: es­tar a ori­llas del Mag­da­le­na, jus­to en su desem­bo­ca­du­ra ha­cia el mar Ca­ri­be, la con­vier­te en un cen­tro es­tra­té­gi­co co­mer­cial e in­dus­trial. Su de­sa­rro­llo en ese sen­ti­do se ha man­te­ni­do du­ran­te dé­ca­das, pe­ro lo que más me ale­gra es su cre­ci­mien­to co­mo des­tino tu­rís­ti­co. Ese de­sen­fa­do ca­rac­te­rís­ti­co de nues­tra re­gión Ca­ri­be, su­ma­do a una so­cie­dad em­pren­de­do­ra y a una in­fra­es­truc­tu­ra mo­der­na, ha­cen de Ba­rran­qui­lla un des­tino imperdible. SE­MA­NA: La se­gu­ri­dad ur­ba­na es uno de los gran­des desafíos de Ba­rran­qui­lla y Me­de­llín. ¿Qué me­di­das han pro­ba­do ser las más efec­ti­vas?

F.G.: El pun­to de par­ti­da es ese, no ne­gar las reali­da­des que afron­ta­mos. Cuan­do hay re­tos, te­ne­mos que re­co­no­cer­los pa­ra en­fren­tar­los. Me­de­llín es una ciudad ma­ra­vi­llo­sa, que ha de­ja­do atrás sus épo­cas más vio­len­tas, pe­ro que si­gue car­gan­do con la he­ren­cia mal­di­ta del nar­co­trá­fi­co. An­te es­te pa­no­ra­ma, de­ci­di­mos dar una lucha éti­ca e in­te­gral en con­tra de la ile­ga­li­dad en to­das sus for­mas. Una lucha que in­clu­ye com­ba­tir el cri­men de ma­ne­ra es­truc­tu­ral al tiem­po que lle­va­mos ofer­ta so­cial a to­dos los rin­co­nes de nues­tros ba­rrios. Ba­rran­qui­lla y Me­de­llín son

ciu­da­des atrac­ti­vas, tris­te­men­te, in­clu­so pa­ra el cri­men. Te­ne­mos el re­to de lu­char con­tra el pro­ble­ma es­truc­tu­ral que nos aque­ja: la ile­ga­li­dad. SE­MA­NA: ¿Y el mi­cro­trá­fi­co?

F.G.: Es­te es un asun­to su­ma­men­te com­ple­jo que no pue­de re­du­cir­se o sim­pli­fi­car­se. Por un la­do es un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca; es­to de­be en­ten­der­se pa­ra no cri­mi­na­li­zar al con­su­mi­dor. Por otro, es un pro­ble­ma de se­gu­ri­dad por­que existe una ne­fas­ta ca­de­na cri­mi­nal de­trás del fe­nó­meno, más aho­ra que el país es­tá inun­da­do en dro­ga. Las re­per­cu­sio­nes so­cia­les y eco­nó­mi­cas que trae el mi­cro­trá­fi­co son in­cal­cu­la­bles. Hay que afron­tar es­te fla­ge­lo te­nien­do en cuen­ta que al ha­cer­lo pro­te­ge­mos a la po­bla­ción más vul­ne­ra­ble, in­clu­yen­do a nues­tros ni­ños que mu­chas ve­ces es­tán en ries­go por la ac­ción de los cri­mi­na­les. El fe­nó­meno es de­ma­sia­do am­plio, la ca­de­na es lar­ga, y se tie­ne que ata­car de ma­ne­ra es­truc­tu­ral pa­ra con­se­guir re­sul­ta­dos sos­te­ni­bles. SE­MA­NA: Ba­rran­qui­lla em­pie­za a en­fren­tar di­fi­cul­ta­des de mo­vi­li­dad, ¿qué re­co­men­da­cio­nes o bue­nas prác­ti­cas fun­cio­na­ron en Me­de­llín que val­dría la pe­na re­pli­car? F.G.: No hay na­da más de­mo­crá­ti­co que un buen sis­te­ma de trans­por­te pú­bli­co. Jus­ta­men­te el éxi­to del sis­te­ma de trans­por­te masivo de Me­de­llín es que es­tá in­te­gra­do, pen­sa­do pa­ra la gen­te. Uno de los fac­to­res que en ma­yor medida con­tri­bu­ye al bie­nes­tar de la po­bla­ción es dis­mi­nuir los tiem­pos y cos­tos de los re­co­rri­dos. Así he­mos di­se­ña­do las ru­tas y la pres­ta­ción del ser­vi­cio en nues­tra ciudad, pen­san­do en la im­por­tan­cia de co­nec­tar las co­mu­ni­da­des más ais­la­das de ma­ne­ra efi­cien­te. Un buen trans­por­te pú­bli­co cie­rra bre­chas so­cia­les y eco­nó­mi­cas, y to­da la ex­pe­rien­cia de Me­de­llín es­tá dis­po­ni­ble pa­ra Ba­rran­qui­lla o pa­ra cual­quier otra ciudad del país que la en­cuen­tre útil. SE­MA­NA: La ca­pi­tal an­tio­que­ña y La Are­no­sa tie­nen los pri­me­ros pro­yec­tos de APP de in­fra­es­truc­tu­ra edu­ca­ti­va. ¿Re­co­men­da­ría es­te mo­de­lo a otras ca­pi­ta­les del país?

F.G.: Creo que Co­lom­bia tie­ne una deu­da con el uso de es­te mo­de­lo. El sec­tor pri­va­do cuen­ta con to­da la efi­cien­cia y el sec­tor pú­bli­co tie­ne to­da la in­for­ma­ción; si se unen per­mi­ti­rán cum­plir más rá­pi­do y me­jor los sue­ños de nues­tra gen­te. So­mos pio­ne­ros en es­te te­ma

por­que apos­ta­mos por el tra­ba­jo en equi­po, pe­ro hay que te­ner muy pre­sen­te que es­te mo­de­lo so­lo fun­cio­na si to­dos los ac­to­res in­vo­lu­cra­dos ma­te­ria­li­zan sus com­pro­mi­sos. SE­MA­NA: Ha­ce un par de años di­jo que en­vi­dia­ba la po­si­ción de Ba­rran­qui­lla co­mo ca­sa de la Se­lec­ción Co­lom­bia…

F.G.: Me gus­ta mu­cho el fút­bol y me emo­cio­na ver ju­gar a mi se­lec­ción. Ven­go de una ciudad que al igual que Ba­rran­qui­lla vi­ve es­te de­por­te con mu­cha in­ten­si­dad. Creo que es­te de­por­te nos en­se­ña so­bre la vida. Lo que pa­sa en el es­ta­dio es lo que pa­sa en la ciudad: hay que con­vi­vir con gen­te que tie­ne otros gus­tos, otras opi­nio­nes, y que com­par­te con no­so­tros es­pa­cios y pa­sio­nes. Cuan­do lle­gué a la Al­cal­día, en los clá­si­cos en­tre Me­de­llín y Na­cio­nal es­ta­ba prohi­bi­da la en­tra­da de las dos hin­cha­das por episodios vio­len­tos que pro­pi­cia­ban al­gu­nos afi­cio­na­dos. Sin em­bar­go, tras un fuerte tra­ba­jo de pe­da­go­gía, hoy la reali­dad es otra. Esa trans­for­ma­ción del fút­bol en un es­pa­cio que nos en­se­ña a ce­le­brar la di­fe­ren­cia y a con­vi­vir en so­cie­dad, es re­fe­ren­te pa­ra el país y pa­ra el mun­do. SE­MA­NA: Si cam­bia­ra de rol con Álex Char por un día, ¿qué ha­ría en Ba­rran­qui­lla? F.G.: Lo mis­mo que ha­go en Me­de­llín: sal­dría a las ca­lles, ha­bla­ría con la gen­te de Ba­rran­qui­lla que tam­bién es ma­ra­vi­llo­sa y va­lo­ra­ría el gran tra­ba­jo que han he­cho a lo lar­go de las úl­ti­mas ad­mi­nis­tra­cio­nes. Ca­mi­nar por la ciudad, por la que sea, es lo que más me gus­ta y es­toy con­ven­ci­do de que es la me­jor for­ma de co­no­cer a un te­rri­to­rio. SE­MA­NA: ¿Có­mo de­fi­ne a Ba­rran­qui­lla en una pa­la­bra? F.G.: ¡Trans­for­ma­ción!

“Ba­rran­qui­lla tie­ne a su fa­vor la ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca al fren­te del río Mag­da­le­na”, des­ta­ca Gu­tié­rrez.

Fe­de­ri­co Gu­tié­rrez ase­gu­ra que la cla­ve pa­ra go­ber­nar una ciudad co­mo Me­de­llín o Ba­rran­qui­lla "es­tá en la ca­lle".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.