Mar­ga­ri­ta Ro­jas

Semana (Colombia) - Especial - - Contenido - Jo­nat­han Ta­rud. Mar­ga­ri­ta Ro­jas S. Di­rec­to­ra de In­for­ma­ción In­ter­na­cio­nal de Ca­ra­col Te­le­vi­sión.

La di­rec­to­ra de in­for­ma­ción in­ter­na­cio­nal de Ca­ra­col Te­le­vi­sión char­ló con Jo­nat­han Ta­rud, un em­pren­de­dor que lle­gó al Si­li­con Va­lley.

Ba­rran­qui­lla se ha con­ver­ti­do en el re­fu­gio de los em­pren­de­do­res. Hoy, las em­pre­sas que han crea­do tie­nen se­des en San Fran­cis­co y Nue­va York: po­los de innovación. Un ejem­plo de eso es la com­pa­ñía Koom­bea. La pe­rio­dis­ta Mar­ga­ri­ta Ro­jas ha­bló con su crea­dor,

¿Por qué ins­ta­lar­se en Si­li­con Va­lley, si existe Ba­rran­qui­lla? La ex­pe­rien­cia de Jo­nat­han Ta­rud, el fun­da­dor y di­rec­tor ge­ne­ral de la com­pa­ñía Koom­bea, es una bue­na res­pues­ta a esa pre­gun­ta. Co­rría el año 2007 y el ven­ci­mien­to de su visa de es­tu­dian­te pu­so fin a la eta­pa es­ta­dou­ni­den­se de es­te jo­ven in­ge­nie­ro ae­ro­náu­ti­co, for­ma­do en la Embry-ridd­le Ae­ro­nau­ti­cal Uni­ver­sity de Day­to­na Beach, Flo­ri­da. Lo que pu­do pa­re­cer un tras­pié le abrió un ho­ri­zon­te sin lí­mi­tes, co­mo aquel que vio des­de ni­ño en las cos­tas de su na­tal Atlán­ti­co.

Co­mo tan­tos otros inmigrantes que se asen­ta­ron en el Ca­ri­be, los abue­los de Jo­nat­han lle­ga­ron de Pa­les­ti­na en la dé­ca­da de los cua­ren­ta y se abrie­ron ca­mino gra­cias

“Le veo un po­ten­cial enor­me a Ba­rran­qui­lla. El cam­bio de la ciudad ha si­do con­si­de­ra­ble, so­bre to­do en el sec­tor de la tec­no­lo­gía”.

a su es­pí­ri­tu em­pre­sa­rial. Tal vez por eso, o por su pro­pio ca­rác­ter, el jo­ven si­guió el ejem­plo. Em­pa­có ma­le­tas y se tra­jo a Co­lom­bia to­do el co­no­ci­mien­to y la ex­pe­rien­cia ad­qui­ri­dos pa­ra crear su em­pre­sa.

En la uni­ver­si­dad, la pro­gra­ma­ción y la tec­no­lo­gía eran su afi­ción. No tar­dó en en­con­trar un pues­to de tra­ba­jo que unie­ra su for­ma­ción con su pa­sión. Hi­zo par­te de la di­vi­sión de pe­sos y tec­no­lo­gía del Boeing 787 en Seattle. Allí bus­ca­ba op­ti­mi­zar el pe­so del ca­blea­do y tra­ba­ja­ba con el área de sis­te­mas pa­ra lo­grar­lo. De al­gu­na ma­ne­ra, ese es tam­bién el prin­ci­pio de su em­pre­sa, pues el ob­je­ti­vo de Koom­bea es di­se­ñar he­rra­mien­tas in­for­má­ti­cas que op­ti­mi­cen los pro­ce­sos de sus clien­tes y trai­gan sus ideas de ima­gen y de ser­vi­cios a la reali­dad.

Tan­to en la aca­de­mia co­mo en la vida la­bo­ral ha en­ten­di­do que: “El ‘soft­wa­re’ lo cru­za to­do. He­mos tra­ba­ja­do con em­pre­sas en mu­chos sec­to­res pe­ro al fi­nal ese es un ar­ti­cu­la­dor. Pue­des adap­tar un pro­gra­ma pa­ra que ha­ga lo que sea. To­das las in­dus­trias es­tán in­fluen­cia­das por es­te he­cho in­ne­ga­ble”. De re­gre­so a su país te­nía una idea cla­ra. “Que­ría usar Ruby on Rails en Co­lom­bia pues na­die lo ha­bía uti­li­za­do aquí. Allá lo es­ta­ban usan­do mu­cho las em­pre­sas emer­gen­tes”, ase­gu­ra Ta­rud. Se re­fie­re a un len­gua­je de pro­gra­ma­ción di­se­ña­do en 1994, que se con­ju­ga con una pla­ta­for­ma y que hoy es am­plia­men­te uti­li­za­do pa­ra el diseño de si­tios web.

En me­nos de un año la idea em­pe­zó a dar re­sul­ta­dos. “En 2008 ini­cia­mos con un equi­po pe­que­ño pa­ra cum­plir el pri­mer con­tra­to con una em­pre­sa de San Fran­cis­co, Ca­li­for­nia, que lue­go fue ad­qui­ri­da por Sky­pe. Nues­tros pri­me­ros tra­ba­jos fue­ron pa­ra pe­que­ños em­pren­di­mien­tos”, re­cuer­da. Con el tiem­po, al­gu­nas de es­tas mo­des­tas com­pa­ñías pa­sa­rían a ser pro­pie­dad de gi­gan­tes co­mo Goo­gle o Fa­ce­book, y otras se­rían re­se­ña­das en prestigiosos lis­ta­dos co­mo el For­tu­ne 500, rea­li­za­do por esa co­no­ci­da re­vis­ta de fi­nan­zas.

Diez años des­pués, Koom­bea cuen­ta con más de 90 em­plea­dos y, además de su se­de en Ba­rran­qui­lla, tie­ne ofi­ci­nas co­mer­cia­les en Nue­va York, Chica­go y San Fran­cis­co, la me­ca de la tec­no­lo­gía es­ta­dou­ni­den­se. En la Gran Man­za­na es­tán mu­chos de sus clien­tes. MAR­GA­RI­TA RO­JAS: Te­ner la se­de de su em­pre­sa en Ba­rran­qui­lla, ¿le fa­ci­li­ta o le di­fi­cul­ta los ne­go­cios? JO­NAT­HAN TA­RUD: To­do es re­la­ti­vo. He­mos vis­to la preo­cu­pa­ción de po­ten­cia­les clien­tes que bus­can tra­ba­jar con em­pre­sas co­mo no­so­tros en Mé­xi­co, Ar­gen­ti­na o Venezuela y les preo­cu­pa la ines­ta­bi­li­dad. Hoy, Co­lom­bia se ha po­si­cio­na­do co­mo una op­ción se­gu­ra. Ba­rran­qui­lla es una bue­na pla­za. M.R.: ¿Cuál es la reac­ción de los clien­tes al sa­ber que se tra­ta de una em­pre­sa co­lom­bia­na? J.T.: Al prin­ci­pio era ra­ro por­que, us­ted ya sa­be, la gen­te te­nía una

im­pre­sión erra­da de nues­tro país. Éra­mos ‘fa­mo­sos’ por otros asun­tos. Pe­ro en los úl­ti­mos cin­co años Amé­ri­ca La­ti­na y Co­lom­bia se han con­ver­ti­do en un des­tino de de­sa­rro­llo muy im­por­tan­te pa­ra la re­gión.

M.R.: ¿Cuá­les son sus clien­tes?

J.T.: Son em­pre­sas muy di­ver­sas que a ve­ces tie­nen una idea y una po­ten­cial so­lu­ción, pe­ro no es la tec­no­lo­gía, sino los pro­ce­sos, los que te re­suel­ven los pro­ble­mas. No­so­tros los ayu­da­mos a iden­ti­fi­car las pro­ble­má­ti­cas y las so­lu­cio­nes; y a ge­ne­rar lo que po­dría­mos lla­mar “su­per­po­de­res”. Usa­mos la tec­no­lo­gía pa­ra ha­cer­los lle­gar a sus clien­tes de for­ma más efi­cien­te. M.R.: ¿Quié­nes son los em­plea­dos de Koom­bea?

J.T.: Prin­ci­pal­men­te co­lom­bia­nos. In­ge­nie­ros de sis­te­mas, in­ge­nie­ros elec­tró­ni­cos y di­se­ña­do­res.

M.R.: ¿Có­mo son us­te­des? ¿Se pa­re­cen a los pro­to­ti­pos de jóvenes es­ta­dou­ni­den­ses que ve­mos tra­ba­jan­do en Si­li­con Va­lley?

J.T.: La ofi­ci­na no es tan im­por­tan­te co­mo la cul­tu­ra que gi­ra en torno a la pa­sión y al ham­bre in­sa­cia­ble de cre­ci­mien­to.  No im­por­ta la edad, sí la men­ta­li­dad, el en­fo­que y la pa­sión por la tec­no­lo­gía. Es lo que tra­ta­mos de pro­mo­ver.

M.R.: ¿Qué los ha­ce di­fe­ren­tes de los otros em­pren­di­mien­tos? J.T.: Una em­pre­sa que per­ma­ne­ce pe­que­ña se di­fe­ren­cia de otras por la men­ta­li­dad, se tra­ta de cre­ci­mien­to, no de su­per­vi­ven­cia. Ese pe­que­ño cam­bio de chip afec­ta el en­torno y la to­ma de de­ci­sio­nes. A ve­ces idea­li­za­mos a las com­pa­ñías es­ta­dou­ni­den­ses y eso nos im­pi­de ver más allá. Pe­ro la ver­dad es que bas­ta con que una o dos per­so­nas arran­quen de ce­ro pa­ra que lle­guen a ser gi­gan­tes.

M.R.: ¿Cuál es la me­ta de Koom­bea?

J.T.: Se­guir cre­cien­do y desa­rro­llan­do so­lu­cio­nes nue­vas pa­ra los clien­tes. La tec­no­lo­gía cam­bia tan rá­pi­do que man­te­ner­se al día im­pli­ca un es­fuer­zo enor­me. Hay que se­guir apos­tán­do­le a lo in­no­va­dor, pe­ro eso re­quie­re mu­cho cri­te­rio; es­te es un mun­do don­de tam­bién rei­nan las fal­sas pro­me­sas.

M.R.: ¿Qué les acon­se­je­ría a los jóvenes que es­tán ini­cian­do en el mun­do del em­pren­di­mien­to?

J.T.: Que nun­ca se rin­dan. De­trás de ca­da éxi­to fa­mo­so, hay mi­les de in­ten­tos. Los de What­sapp, por ejem­plo, es­ta­ban a pun­to de fra­ca­sar. Si una idea fa­lla, hay que in­ten­tar­lo de nue­vo.

M.R.: ¿Ba­rran­qui­lla tie­ne po­ten­cial pa­ra con­ver­tir­se en un po­lo tec­no­ló­gi­co?

J.T.: Yo le veo un po­ten­cial enor­me. El cam­bio de la ciudad ha si­do con­si­de­ra­ble, so­bre to­do en el sec­tor de la tec­no­lo­gía. No se tra­ta de re­pli­car el eco­sis­te­ma de Si­li­con Va­lley. Ba­rran­qui­lla tie­ne sus pro­pias ca­rac­te­rís­ti­cas. Yo creo que es­ta ciudad te per­mi­te ha­cer lo que quie­ras. Al­gu­nos clien­tes vie­nen a vi­si­tar­la y que­dan sor­pren­di­dos. La gran di­fe­ren­cia es la ac­ti­tud de la gen­te. Aquí siem­pre se cree que sí es po­si­ble.

Jo­nat­han Ta­rud Fun­da­dor y di­rec­tor ge­ne­ral de Koom­bea

A pe­sar de que se for­mó co­mo in­ge­nie­ro ae­ro­náu­ti­co siem­pre sin­tió in­te­rés por la pro­gra­ma­ción. En su em­pre­sa con­vir­tió su pa­sión en un pro­mi­so­rio ne­go­cio.

El equi­po de Jo­nat­han Ta­rud es­tá com­pues­to por in­ge­nie­ros y di­se­ña­do­res. Son re­co­no­ci­dos por las apli­ca­cio­nes y pá­gi­nas web que desa­rro­llan pa­ra com­pa­ñías de Si­li­con Va­lley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.