Ur­ba­nis­mo tro­pi­cal

La Are­no­sa ha te­ni­do in­tere­san­tes trans­for­ma­cio­nes en su ar­qui­tec­tu­ra y su con­cep­ción ur­ba­nís­ti­ca. El ar­qui­tec­to Gian­car­lo Maz­zan­ti ha si­do par­te de es­tos cam­bios. El pe­rio­dis­ta Fer­nan­do Gó­mez ha­bló con él so­bre la rein­ven­ción de la ciudad y sus mo­lé­cu­las

Semana (Colombia) - Especial - - Barranquilla - Fer­nan­do Gó­mez Pe­rio­dis­ta.

FER­NAN­DO GÓ­MEZ: ¿Có­mo de­be ser la re­la­ción ideal en­tre ar­qui­tec­tu­ra y ur­ba­nis­mo?

GIAN­CAR­LO MAZ­ZAN­TI: La ar­qui­tec­tu­ra cons­tru­ye la ciudad a tra­vés de edi­fi­cios; el ur­ba­nis­mo pla­nea y ar­ti­cu­la su cre­ci­mien­to. Hoy, en Ba­rran­qui­lla se ha­ce cru­cial el de­sa­rro­llo de gran­des pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra. La de­fi­ni­ción de las obras de ur­ba­nis­mo que con­tro­len por com­ple­to los arro­yos y la cons-

truc­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca del ma­le­cón de­fi­ni­rán la mor­fo­lo­gía de la ca­pi­tal del Atlán­ti­co en los pró­xi­mos años. F.G.: ¿Qué po­si­bi­li­da­des ur­ba­nís­ti­cas brin­da el Dis­tri­to?

G.M.: Ba­rran­qui­lla es po­si­ble­men­te la ciudad con ma­yo­res op­cio­nes de de­sa­rro­llo ur­bano en el país. Exis­ten dos gran­des es­pa­cios que ya die­ron sus pri­me­ros pa­sos de de­sa­rro­llo: el bor­de del río Mag­da­le­na y el área que ro­dea la Cir­cun­va­lar. Sin em­bar­go, hay otras gran­des opor­tu­ni­da­des que hoy son va­cíos ur­ba­nos pe­ro que per­mi­ti­rían una muy bue­na pla­nea­ción en un fu­tu­ro muy cer­cano. F.G.: ¿Ser ba­rran­qui­lle­ro ha con­tri­bui­do a su vo­ca­ción?

G.M.: La ar­qui­tec­tu­ra y el diseño son pro­ce­sos que mu­chas ve­ces son análo­gos y se ba­san en cons­truc­cio­nes de la me­mo­ria. Mis años de in­fan­cia en la ca­lle, la bri­sa de la ciudad y la in­ter­mi­na­ble fies­ta de los car­na­va­les, son mis recuerdos ba­se. Son ellos los que me per­mi­ten co­men­zar ca­da nue­vo tra­ba­jo crea­ti­vo. F.G.: Us­ted ha di­cho que la ar­qui­tec­tu­ra de­be con­tri­buir a la igualdad so­cial. En Ba­rran­qui­lla, ¿sus obras lo han lo­gra­do?

G.M.: La ar­qui­tec­tu­ra no ac­túa so­la en es­te ti­po de trans­for­ma­cio­nes, es una he­rra­mien­ta que vi­si­bi­li­za las es­tra­te­gias so­cia­les. Cual­quier cons­truc­ción de­be ha­cer eco de los me­ca­nis­mos de for­ma­ción cul­tu­ral que se crean en esos es­pa­cios. Una de las es­tra­te­gias que usa­mos pa­ra cons­truir bie­nes­tar so­cial den­tro de nues­tro es­tu­dio es a tra­vés de la mul­ti­pli­ca­ción del uso de un edi­fi­cio. F.G.: ¿De qué ma­ne­ra? G.M.: Por ejem­plo, cuan­do cons­trui­mos una se­de pa­ra un prees­co­lar, es­ta tam­bién pue­de ser­vir co­mo cen­tro co­mu­ni­ta­rio o mer­ca­do pa­ra ven­der pro­duc­tos del ve­cin­da­rio; de otro la­do, un es­ta­dio pue­de ser tam­bién un lu­gar pa­ra ce­le­brar fies­tas, y una al­cal­día pue­de trans­for­mar­se en co­ci­na co­mu­ni­ta­ria pa­ra los ha­bi­tan­tes de los sec­to­res ale­da­ños. F.G.: ¿Qué es exac­ta­men­te la ar­qui­tec­tu­ra sos­te­ni­ble y có­mo la ha in­te­gra­do al de­sa­rro­llo ur­ba­nís­ti­co de La Are­no­sa? G.M.: Por na­tu­ra­le­za, la ar­qui­tec­tu­ra siem­pre ha si­do sos­te­ni­ble, su con­di­ción es la de per­ma­ne­cer en el tiem­po. Sin em­bar­go, hoy día existe un mar­ca­do in­te­rés por desa­rro­llar ar­qui­tec­tu­ras ener­gé­ti­ca­men­te efi­cien­tes y de ba­jo con­su­mo; pe­ro la sos­te­ni­bi­li­dad no es so­lo ener­gé­ti­ca, tam­bién es una ac­ti­tud so­cial que de­be in­vo­lu­crar a los ha­bi­tan­tes. F.G.: Los di­se­ños de los jar­di­nes in­fan­ti­les que us­ted ha crea­do, tan­to en Ba­rran­qui­lla co­mo en Me­de­llín, sue­len te­ner for­ma de mo­lé­cu­las o de cé­lu­las. ¿Hay al­gu­na ex­pli­ca­ción fí­si­ca o es so­lo ins­pi­ra­ción? G.M: Me in­tere­sa ha­cer una ar­qui­tec­tu­ra en mó­du­los y pie­zas que sean ca­pa­ces de ge­ne­rar sis­te­mas in­te­li­gen­tes co­mo un ser vi­vo, es­to nos per­mi­te desa­rro­llar edi­fi­ca­cio­nes ca­pa­ces de cre­cer y adap­tar­se en el tiem­po. Es una idea de ar­qui­tec­tu­ra crea­da pa­ra que otros la ter­mi­nen o la re­com­pon­gan. Son obras vi­vas e inaca­ba­das. F.G.: En cuan­to a los edi­fi­cios, no­to que mu­chos de los di­se­ños son co­mo ca­jo­nes de­sen­ca­ja­dos y en

Las ciu­da­des son el re­fle­jo de quie­nes las ha­bi­tan. Ba­rran­qui­lla es una ca­pi­tal mul­ti­cul­tu­ral, sus ha­bi­tan­tes son de puer­tas abier­tas, por eso su ar­qui­tec­tu­ra es di­ver­sa y múl­ti­ple”.

otros, co­mo el que se pla­nea con el Cen­tro de Even­tos del Ca­ri­be, pa­re­cen ae­ro­li­tos po­sa­dos so­bre la tie­rra. ¿Su in­ten­ción es que se no­te la intervención del es­pa­cio, que se per­ci­ba que eso que es­tá ahí no ha bro­ta­do na­tu­ral­men­te?

G.M.: Ca­da uno de es­tos edi­fi­cios per­te­ne­ce a con­di­cio­nes di­fe­ren­tes. La bi­blio­te­ca Es­pa­ña de Me­de­llín, por ejem­plo, es una res­pues­ta a la idea de geo­gra­fía de la mon­ta­ña an­tio­que­ña. Lo mis­mo pa­sa con las tri­bu­nas del es­ta­dio Ro­me­lio Martínez que re­di­se­ña­mos pa­ra los Juegos Cen­troa­me­ri­ca­nos, es­tas se abren pa­ra per­mi­tir la vi­sión en el in­te­rior del edi­fi­cio des­de la ca­lle. Ge­ne­ral­men­te es­tas gra­de­rías son ce­rra­das, lo que im­pi­de una re­la­ción del in­te­rior con el ex­te­rior, con la ciudad. Además, es­te diseño per­mi­te el pa­so de la bri­sa y al te­ner la ca­pa­ci­dad de di­vi­dir­se, las tri­bu­nas se con­vier­ten en au­di­to­rios con es­ce­na­rios in­de­pen­dien­tes, muy útiles pa­ra el car­na­val. F.G.: ¿Con qué ma­te­ria­les se sien­te más a gus­to? ¿Cuá­les le van o le irían me­jor a Ba­rran­qui­lla? G.M.: De­pen­de del en­torno y las con­di­cio­nes del pro­gra­ma. En Ba­rran­qui­lla me gus­ta usar ma­te­ria­les la­va­bles co­mo el con­cre­to, la pie­dra y las ce­rá­mi­cas. F.G.: ¿Có­mo de­fi­ni­ría al Dis­tri­to ar­qui­tec­tó­ni­ca o ur­ba­nís­ti­ca­men­te?

G.M.: Las ciu­da­des son el re­fle­jo de quie­nes las ha­bi­tan. Ba­rran­qui­lla es una ca­pi­tal mul­ti­cul­tu­ral, sus ha­bi­tan­tes son de puer­tas abier­tas, por eso su ar­qui­tec­tu­ra es di­ver­sa y múl­ti­ple, el cen­tro y El Pra­do, por ejem­plo, son una mues­tra de las co­lo­nias de inmigrantes que lle­ga­ron en el si­glo XX. F.G.: En la úl­ti­ma dé­ca­da la trans­for­ma­ción ur­ba­nís­ti­ca de Ba­rran­qui­lla ha si­do evi­den­te. ¿Cuál cree que ha si­do la cla­ve?

G.M.: En los años re­cien­tes la ciudad ha si­do un ejem­plo de de­sa­rro­llo y cre­ci­mien­to, aun­que pien­so que se de­ben pro­pi­ciar más con­cur­sos de diseño y for­ta­le­cer las fa­cul­ta­des de ar­qui­tec­tu­ra pa­ra que po­da­mos crear un dis­cur­so pro­pio.

F.G.: Los pro­yec­tos ur­ba­nís­ti­cos co­mien­zan con gran­des con­cur­sos de intervención que lue­go se des­va­ne­cen en el ca­mino. A us­ted le pa­só con la Bi­blio­te­ca Es­pa­ña, en Me­de­llín, cu­ya cu­bier­ta ter­mi­nó des­mon­ta­da; y con el Par­que Cul­tu­ral del Ca­ri­be, en Ba­rran­qui­lla, que ya se que­dó sin re­cur­sos. ¿Por qué pa­sa es­to?

G.M.: Es res­pon­sa­bi­li­dad del go­bierno dar los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra que es­tas obras lle­guen a su fi­nal y se man­ten­gan en buen es­ta­do; además, es­te es el or­ga­nis­mo que de­be pro­pi­ciar el uso de los edi­fi­cios pú­bli­cos. Los ar­qui­tec­tos des­pués de ter­mi­nar una obra, nos con­ver­ti­mos en ha­bi­tan­tes de a pie y mu­chas ve­ces ve­mos con im­po­ten­cia lo que su­ce­de con nues­tros edi­fi­cios.

F.G.: ¿Có­mo ha si­do el pro­ce­so de diseño de la intervención en La Lo­ma?

G.M.: Es­te es­pa­cio va­cío que se re­la­cio­na con el río de­be­ría ser un gran lu­gar pú­bli­co y abier­to pa­ra un nue­vo mo­de­lo de ciudad tro­pi­cal. La Lo­ma es una de las gran­des opor­tu­ni­da­des pa­ra re­com­po­ner el cen­tro de Ba­rran­qui­lla ¡Se po­dría con­ver­tir en un ejem­plo! Pe­ro hay que te­ner cui­da­do de no ur­ba­ni­zar­la de for­ma in­dis­cri­mi­na­da, sin pro­po­ner un mo­de­lo no­ve­do­so y acor­de con las con­di­cio­nes del trópico F.G.: Con la cri­sis am­bien­tal que vi­vi­mos, cual­quier nue­vo pro­yec­to ur­bano lu­ce co­mo un enemi­go de la na­tu­ra­le­za, ¿có­mo con­ci­liar la ex­pan­sión ur­ba­na con la ur­gen­cia de de­fen­der el me­dioam­bien­te? G.M.: La sos­te­ni­bi­li­dad es una ac­ti­tud y un com­pro­mi­so, la cons­truc­ción de ciudad no de­be re­ñir con la na­tu­ra­le­za; un buen pro­yec­to es cli­má­ti­ca­men­te res­pe­tuo­so y si se si­guen las nor­mas in­ter­na­cio­na­les de sos­te­ni­bi­li­dad de­be­ría­mos te­ner una me­jor ciudad y un me­jor pla­ne­ta.

En 2016, Gian­car­lo Maz­zan­ti fue el en­car­ga­do de re­mo­de­lar el es­ta­dio Ro­me­lio Martínez pa­ra que aco­gie­ra los Juegos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be.

Gian­car­lo Maz­zan­ti Ar­qui­tec­to El cé­le­bre ba­rran­qui­lle­ro ha es­ta­do de­trás del diseño de obras tan im­por­tan­tes co­mo el nue­vo Mu­seo de Ar­te Mo­derno y el Mu­seo del Ca­ri­be. Re­cien­te­men­te ga­nó el pre­mio mun­dial de ar­qui­tec­tu­ra Arch­mar­tahon.

á Puer­ta de Oro, di­se­ña­do por Maz­zan­ti, es el com­ple­jo de ne­go­cios más mo­derno del Ca­ri­be. Es­tá des­ti­na­do a la rea­li­za­ción de fe­rias, even­tos y con­ven­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.