Re­ce­tas que cam­bian vi­das

Con la ayu­da del pro­gra­ma de em­pren­di­mien­to Co­ci­na, Pro­yec­ción y De­sa­rro­llo, de la Al­cal­día de Ba­rran­qui­lla, mu­chas co­ci­ne­ras em­pí­ri­cas de la ciudad han da­do el pri­mer pa­so pa­ra abrir sus pro­pios ne­go­cios. Va­rias de ellas cuen­tan sus his­to­rias en es­ta sue

Semana (Colombia) - Especial - - Barranquilla - Álex Ques­sep In­ves­ti­ga­dor gas­tro­nó­mi­co y chef.

Po­dría de­cir que Ger­tru­dis Mo­ra­les no es la tí­pi­ca mu­jer ba­rran­qui­lle­ra. No es la más ex­tro­ver­ti­da, no tie­ne el des­par­pa­jo tí­pi­co del Ca­ri­be co­lom­biano, pe­ro en la pau­sa y en el si­len­cio se ha­lla su en­can­to. Ella sa­be que es tí­mi­da y me ex­pli­ca que ha tra­ba­ja­do con una psi­có­lo­ga pa­ra “aflo­jar” su pa­la­bra. Si su ma­ne­ra de ex­pre­sar­se me­jo­ra, tam­bién au­men­ta­rán sus ven­tas en el ne­go­cio de co­mi­das que tie­ne en la pla­ya. Con él sos­tie­ne a sus ocho hi­jos. Por ellos co­men­zó es­te lo­cal. “Arran­ca­mos con una o dos ca­nas­tas de cer­ve­za y un par de me­sas”, me di­ce. “¿Y hoy có­mo va eso”, le pre­gun­to. “Pues mi­re, ¡ya ten­go 24 me­sas!”, ex­pli­ca. Es­ta­mos en el ba­rrio Las Mal­vi­nas, fun­da­do a prin­ci­pios de los años ochen­ta, al su­roc­ci­den­te de Ba­rran­qui­lla. Me acom­pa­ñan cer­ca de 20 be­llas mu­je­res, há­bi­les pa­ra la co­ci­na y ejem­plo de em­pren­di­mien­to. En es­ta char­la eva­lua­mos los pro­gre­sos que han te­ni­do con los ta­lle­res de Co­ci­na, Pro­yec­ción y De­sa­rro­llo, li­de­ra­dos por la Ofi­ci­na de la Mu­jer, Equi­dad y Gé­ne­ro de la Al­cal­día de Ba­rran­qui­lla y el pro­gra­ma que im­pul­sa la pri­me­ra da­ma de la ciudad, Ka­tia Nu­le. Fue Ger­tru­dis quien rom­pió el hie­lo y me ha­bló del cre­ci­mien­to de su ne­go­cio. Sus avances

me in­tere­san mu­cho, así que con­ti­nua­mos la char­la.

–¡24 me­sas! Eso es­tá muy bien. ¿Cuál es su pla­to es­tre­lla? –in­te­rro­go.

–La pi­ca­da de hue­vas es la que más or­de­nan mis clien­tes –con­tes­ta sin ti­tu­bear–. Tam­bién me piden el le­bran­che (un ti­po de pes­ca­do) y la mo­ja­rra ro­ja, pe­ro no la de cria­de­ro, la que pes­can en Cié­na­ga, Mag­da­le­na. –¿Y so­pas tam­bién pre­pa­ra? –Cla­ro, la de pes­ca­do es la que tie­ne más de­man­da. Y tam­bién co­cino el arroz de co­co, el de pes­ca­do y el de ca­ma­rón –fi­na­li­za con una son­ri­sa.

La ma­yo­ría de mu­je­res que ha­cen par­te de es­te pro­gra­ma tie­nen una gran sa­zón. Do­mi­nan muy bien el ofi­cio de co­ci­nar, pe­ro lo que les so­bra de sa­bor, les fal­ta de se­gu­ri­dad en sí mis­mas; y en ca­si to­dos los ca­sos ca­re­cen de vi­sión em­pren­de­do­ra. De eso nos en­car­ga­mos no­so­tros, los ta­lle­ris­tas, que las orien­ta­mos y ayu­da­mos pa­ra que con sus ta­len­tos pue­dan co­men­zar ne­go­cios lu­cra­ti­vos que les per­mi­tan te­ner un in­gre­so digno pa­ra ellas y sus fa­mi­lias. La trans­for­ma­ción de to­das ha si­do no­ta­ble.

Pe­ro a ve­ces el prin­ci­pal obs­tácu­lo pa­ra cre­cer co­mo em­pren­de­do­ras lo en­cuen­tran en sus ca­sas y en sus pa­re­jas po­co so­li­da­rias. De es­ta ma­ne­ra lo re­cuer­da Ger­tru­dis: “Mi ma­ri­do no que­ría que tra­ba­ja­ra más. Yo no le ha­cía ca­so y vol­vía, aun­que muy ner­vio­sa, has­ta sin ce­lu­lar. Pe­ro en­tre más se opo­nía, más ga­nas me da­ban de re­gre­sar aquí. Un día le di­je a él: ‘Pa’ lan­te, voy pa’ allá’”. El tes­ti­mo­nio de Ger­tru­dis ani­ma a Gladys, otra de las ba­rran­qui­lle­ras de es­ta ter­tu­lia, a com­par­tir su his­to­ria: “A to­das nos ha pa­sa­do. Mi ne­go­cio tam­bién em­pe­zó por ne­ce­si­dad, mi es­po­so se que­dó sin tra­ba­jo y co­men­za­mos a ven­der car­ne de res, de cer­do, pe­chu­ga asa­da y pi­ca­das mix­tas. Has­ta aho­ra el lo­cal ha fun­cio­na­do, lo abri­mos los fi­nes de se­ma­na. Pe­ro cuan­do ter­mi­ne el ta­ller de Co­ci­na,

Pro­yec­ción y De­sa­rro­llo va­mos a ini­ciar con los al­muer­zos de lu­nes a vier­nes”.

Al­gu­nas co­ci­ne­ras pre­pa­ran ‘co­rrien­ta­zos’, otras me­rien­das – co­mo sán­du­ches–, y unas po­cas, pos­tres. To­das coin­ci­den en que es­ta ini­cia­ti­va las ha ayu­da­do a po­ten­cia­li­zar sus ca­pa­ci­da­des; de­ja­ron de ser te­me­ro­sas pa­ra con­ver­tir­se en mu­je­res de­ci­di­das y op­ti­mis­tas. Una de ellas, Mó­ni­ca Pe­ña­te, de­ci­de ha­blar so­bre el cam­bio que ha ex­pe­ri­men­ta­do: “Va­rias de no­so­tras de­ci­mos que no so­mos tí­mi­das, aun­que sí lo sea­mos; creo que la ti­mi­dez es una más­ca­ra que es­con­de nues­tros mie­dos. Te­ne­mos mu­chos te­mo­res y a ve­ces no nos sen­ti­mos va­lio­sas. So­lo lo so­mos en el nú­cleo fa­mi­liar, pe­ro pa­ra ha­cer la co­mi­da, res­pon­der por la ca­sa y sa­car el ne­go­cio ade­lan­te”.

Ella cuen­ta que con lo apren­di­do en es­te cur­so ha ga­na­do co­no­ci­mien­to y se­gu­ri­dad. Eso es un gran avan­ce. Aquí no so­lo en­se­ña­mos bue­nas téc­ni­cas de co­ci­na, aquí que­re­mos que to­das las alum­nas se pro­yec­ten co­mo due­ñas y vi­sio­na­rias de sus pro­pios em­pren­di­mien­tos. Mó­ni­ca afir­ma que lo apren­di­do en es­tas se­sio­nes le ha ayu­da­do a te­ner un me­jor con­trol de su ne­go­cio, en el que ven­de so­pa de pes­ca­do, san­co­cho tri­fá­si­co y sa­bro­sos guan­du­les. Ha­ce una pau­sa, mi­ra a sus com­pa­ñe­ras, y sen­ten­cia: “Des­pués de es­to ya nin­gu­na de no­so­tras vol­ve­rá a ser la mis­ma, ¡nos han en­se­ña­do a pen­sar en gran­de!”. En eso coin­ci­de La­ver­nis Do­na­do: “Yo ha­go tor­tas y pos­tres. Y acá en el cur­so me han im­pul­sa­do a cre­cer, que fue el ob­je­ti­vo que yo me pro­pu­se. Quie­ro mon­tar una re­pos­te­ría y sé que lo voy a lo­grar”. Yos­vei­dis de Ávi­la la es­cu­cha, asien­te y en­tra en la con­ver­sa­ción: “An­tes de lle­gar acá me pa­re­cía im­po­si­ble so­ñar con un ne­go­cio pro­pio. Pe­ro aquí nos que­da cla­ro que sí po­de­mos con­se­guir­lo y además se nos en­se­ña que de­be­mos te­ner las cuen­tas cla­ras, que ahí es­tá la cla­ve, ¿cuán­to in­ver­ti­mos? ¿Cuán­to gas­ta­mos?”. Ella pre­pa­ra ho­jal­dras, unos pa­sa­bo­cas cro­can­tes,

he­chos con ma­sa de ha­ri­na de tri­go fri­ta y es­pol­vo­rea­dos con azú­car, tí­pi­cos de Ba­rran­qui­lla, –¿Dón­de ven­de su pro­duc­to? –le pre­gun­to. –En la ca­lle –me ex­pli­ca–. Sal­go ca­da ma­ña­na y gri­to: ¡a la or­den las ho­jal­dras, sa­bro­sas y cru­jien­tes, la que te sue­na en­tre los dien­tes! –Su gri­to in­te­rrum­pe la cal­ma del sa­lón y el res­to de mu­je­res se ríen de la es­pon­ta­nei­dad de su com­pa­ñe­ra. –¿Sien­te que la ho­jal­dra le da ale­gría a la gen­te? –Pues cla­ro. Cuan­do yo pre­pa­ro la ma­sa le trans­mi­to to­do mi po­si­ti­vis­mo – di­ce Yos­vei­dis–. Mien­tras ama­so pien­so que to­das las ho­jal­dras se van a ven­der y que se con­ver­ti­rán en una ben­di­ción pa­ra quie­nes las com­pren–. Su res­pues­ta nos con­mue­ve a to­dos.

Des­de una es­qui­na del lu­gar, Mar­yo­ri Or­tiz le­van­ta la mano pa­ra in­ter­ve­nir. Ella es una de las más ade­lan­ta­das del cur­so, ha­ce tor­tas per­so­na­li­za­das y las ven­de a tra­vés de las

re­des so­cia­les. “Vi­ne a es­te pro­yec­to por­que te­nía ga­nas de apren­der nue­vas re­ce­tas –di­ce–, pe­ro me en­con­tré con que es­te no es so­lo un cur­so de co­ci­na. Aquí vi­ves un cam­bio per­so­nal im­pre­sio­nan­te. He no­ta­do có­mo du­ran­te es­te tiem­po to­das he­mos trans­for­ma­do nues­tra ma­ne­ra de pen­sar. Apren­di­mos a creer en no­so­tras y a no li­mi­tar nues­tros sue­ños. Esa es la gran en­se­ñan­za”.

Mar­yo­ri, Yos­vei­dis, Mó­ni­ca, La­ver­nis, Gladys y Ger­tru­dis son so­lo una pe­que­ña par­te del gru­po que he te­ni­do el pri­vi­le­gio de orien­tar en su ca­mino ha­cia el em­pren­di­mien­to.

–¿Y us­te­des re­co­men­da­rían es­te cur­so a otras mu­je­res de Ba­rran­qui­lla? –les pre­gun­to con cu­rio­si­dad. –Pe­ro cla­ro, yo lo re­co­mien­do – di­ce Clau­dia Figueroa, otra cocinera–. Cuan­do lle­gué aquí es­ta­ba en “ce­ros”, y aho­ra sé có­mo se ma­ne­ja un ne­go­cio, pe­ro, lo más im­por­tan­te: apren­dí a creer en mí, ga­né se­gu­ri­dad y aho­ra sé que pue­do ser una em­pren­de­do­ra.

To­dos es­tos tes­ti­mo­nios ins­pi­ra­do­res se los de­be­mos a Co­ci­na, Pro­yec­ción y De­sa­rro­llo, un pro­yec­to en el que un pla­to de co­mi­da se con­vier­te en la ex­cu­sa pa­ra trans­for­mar la vida de mu­chas ba­rran­qui­lle­ras y de sus fa­mi­lias.

 Las be­ne­fi­cia­rias de Co­ci­na In­clu­yen­te asis­ten a mó­du­los pa­ra apren­der re­ce­tas de to­do el mun­do. Tam­bién re­ci­ben acom­pa­ña­mien­to psi­co­ló­gi­co y ase­so­ría de ne­go­cios.

 Los san­co­chos y so­pas a ba­se de pes­ca­dos y ma­ris­cos son los pun­tos fuer­tes de es­tas co­ci­ne­ras. Al­gu­nas los ven­den en ne­go­cios en las pla­yas ubi­ca­das a las afue­ras de Ba­rran­qui­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.