Dis­tri­to car­na­va­le­ro

En Ba­rran­qui­lla se rea­li­za la fies­ta po­pu­lar más im­por­tan­te del país, una ce­le­bra­ción que es pa­tri­mo­nio oral e in­ma­te­rial de la hu­ma­ni­dad. Pa­ra sal­va­guar­dar­la se creó un pro­gra­ma de es­tí­mu­los que apo­ya a quie­nes la or­ga­ni­zan y la ha­cen po­si­ble. ¡El car­nav

Semana (Colombia) - Especial - - Barranquilla -

El Pro­gra­ma de Es­tí­mu­los del Car­na­val de Ba­rran­qui­lla es pro­duc­to de la re­fle­xión en torno a la esen­cia y las di­ná­mi­cas de es­ta fies­ta, que es or­ga­ni­za­da por la gen­te. Gra­cias a es­ta ini­cia­ti­va, du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da la ca­li­dad del even­to ha me­jo­ra­do y ha lle­ga­do a to­dos los rin­co­nes del Dis­tri­to, lo que ha per­mi­ti­do que ca­da fe­bre­ro La Are­no­sa se con­vier­ta en una ver­da­de­ra ‘ciudad-car­na­val’. SE­MA­NA reunió a los pro­ta­go­nis­tas que li­de­ran ca­da una de las or­ga­ni­za­cio­nes que ha­cen po­si­ble es­ta enor­me ce­le­bra­ción, es­tas son sus re­fle­xio­nes.

1 Una su­ma de vo­lun­ta­des Car­la Ce­lia Di­rec­to­ra de Car­na­val S.A.S.

El Car­na­val de Ba­rran­qui­lla cre­ce a unos ni­ve­les ex­tra­or­di­na­rios, ca­si que de ma­ne­ra ex­po­nen­cial, en ca­da nue­va edi­ción. Y lo ha he­cho en pa­ra­le­lo al de­sa­rro­llo so­cial, cul­tu­ral, em­pre­sa­rial e in­dus­trial de la ciudad. El apo­yo del Dis­tri­to ha si­do fun­da­men­tal, pues no­so­tros ges­tio­na­mos, con­vo­ca­mos y di­fun­di­mos. A eso nos de­di­ca­mos, pe­ro va­mos de la mano con la Al­cal­día, por­que es­ta fies­ta que es un pa­tri­mo­nio de to­dos los ba­rran­qui­lle­ros, y de Co­lom­bia, re­quie­re de la par­ti­ci­pa­ción de la em­pre­sa pri­va­da y la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. Otro de los as­pec­tos im­por­tan­tes y des­ta­ca­dos es el im­pac­to eco­nó­mi­co, so­cial y cul­tu­ral que tie­ne es­te encuentro den­tro de la ciudad y en la re­gión Ca­ri­be.

2 Es­tí­mu­los que fun­cio­nan Éd­gar Blan­co Pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Gru­pos Fol­cló­ri­cos del Atlán­ti­co (AGFA) y or­ga­ni­za­dor del Car­na­val de la 44

El Car­na­val de la 44 es una pro­pues­ta cul­tu­ral con más de 200 gru­pos fol­cló­ri­cos. La Al­cal­día rea­li­zó me­sas de tra­ba­jo con los ac­to­res del car­na­val y a tra­vés de ellas lo­gra­mos un con­sen­so pa­ra la asig­na­ción de los re­cur­sos de la bol­sa de es­tí­mu­los. De es­ta ma­ne­ra con­se­gui­mos apo­yos dig­nos pa­ra for­ta­le­cer nues­tra ac­ti­vi­dad. To­dos he­mos res­pon­di­do con re­ci­pro­ci­dad al es­fuer­zo de las úl­ti­mas tres ad­mi­nis­tra­cio­nes, les he­mos ren­di­do cuen­tas a las au­to­ri­da­des y a la co­mu­ni­dad, so­bre la in­ver­sión de los re­cur­sos. Es­tas ayu­das nos per­mi­tie­ron cre­cer, me­jo­rar la ca­li­dad y la pues­ta en es­ce­na de los even­tos. Atrás que­dó la cos­tum­bre in­sa­na de asig­nar re­cur­sos a de­do.

3 Una fies­ta in­clu­yen­te Jai­ro Po­lo Pre­si­den­te de la Cor­po­ra­ción Au­tó­no­ma del Car­na­val Gay de Ba­rran­qui­lla y del Atlán­ti­co

Sin el aporte de la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra, Pa­tri­mo­nio y Tu­ris­mo de la Al­cal­día, no hu­bié­ra­mos lo­gra­do for­ta­le­cer nues­tro car­na­val. Te­ne­mos un com­pro­mi­so con la ciudad, que más allá de plu­mas y len­te­jue­las, es una apues­ta pa­ra ha­cer reali­dad el sue­ño de una fies­ta di­ver­sa, tra­di­cio­nal e in­clu­yen­te. Rea­li­za­mos un aporte a par­tir de la di­ver­si­dad y el res­pe­to por las di­fe­ren­cias, que ra­ti­fi­ca que en Ba­rran­qui­lla es­ta ce­le­bra­ción es de to­dos y vi­vi­mos en una ciudad que abrió pa­ra siem­pre sus puer­tas a la in­clu­sión.

4 La Car­na­va­la­da Da­río Mo­reu Di­rec­tor de Ay Ma­con­do y La Car­na­va­la­da

Es­ta na­ce co­mo res­pues­ta a nues­tra in­quie­tud de siem­pre por

el tea­tro y las ar­tes es­cé­ni­cas y debido a la ne­ce­si­dad de te­ner un es­pa­cio de ex­pre­sión. La Car­na­va­la­da ha lo­gra­do di­na­mi­zar y en­ri­que­cer una es­fe­ra de las ce­le­bra­cio­nes del car­na­val que se ha­bía de­bi­li­ta­do, es­ta atra­jo de nue­vo la par­ti­ci­pa­ción del pú­bli­co. La gen­te, de ma­ne­ra es­pon­tá­nea, sin im­por­tar el es­tra­to, sin ba­rre­ras, y de ma­ne­ra li­bre y gra­tui­ta, ha vuel­to a for­mar par­te de es­te encuentro. Eso fue lo que más nos mo­ti­vó a crear una fies­ta de tea­tro al ai­re li­bre. Y en es­ta his­to­ria cum­plió un pa­pel im­por­tan­te el Por­ta­fo­lio de Es­tí­mu­los crea­do por el Dis­tri­to. Es­te fue pa­ra no­so­tros un gran pa­tri­mo­nio y así lo­gra­mos te­ner vi­si­bi­li­dad, re­per­cu­sión na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. De es­ta ma­ne­ra los ex­tran­je­ros se in­tere­sa­ron por es­tas ex­pre­sio­nes. Vi­vi­mos un cre­ci­mien­to enor­me, in­clu­so tu­vi­mos que cam­biar­nos a una pla­za más gran­de. El apo­yo de la Al­cal­día fue cla­ve pa­ra la su­per­vi­ven­cia de es­ta tra­di­ción, de otra ma­ne­ra ha­bría si­do di­fí­cil man­te­ner es­te pa­tri­mo­nio cul­tu­ral.

5 Más de 285 agru­pa­cio­nes Fran­cis­co Lle­re­na Lí­der del Car­na­val de Su­roc­ci­den­te

El Car­na­val del Su­roc­ci­den­te ini­ció con la par­ti­ci­pa­ción de gru­pos ju­ve­ni­les en ca­rros de mu­las por ca­lles des­ta­pa­das de la lo­ca­li­dad. Em­pe­za­mos con ocho agru­pa­cio­nes y hoy son 285, en­tre com­par­sas, dan­zas, dis­fra­ces y dan­zas de tra­di­ción. En es­te pro­ce­so fue vi­tal el apo­yo de la Al­cal­día, que dig­ni­fi­có el tra­ba­jo de quie­nes hoy son re­co­no­ci­dos co­mo ope­ra­do­res de es­ta fies­ta. Es­to nos mo­ti­vó a or­ga­ni­zar­nos y com­pro­me­ter­nos a ha­cer las co­sas bien. El Car­na­val del Su­roc­ci­den­te es la mo­vi­li­za­ción cul­tu­ral más gran­de que se rea­li­za en es­te sec­tor de la ciudad.

6 Des­de la ca­lle 84 So­lei del Cas­ti­llo Re­pre­sen­tan­te de la Fun­da­ción de Ar­te y Fol­clor del Atlán­ti­co (Fay­fa) y del Car­na­val de la ca­lle 84

Ha­ce 19 años la zo­na más con­cu­rri­da del Car­na­val de Ba­rran­qui­lla era la Vía 40. Allí se con­gre­ga­ba la mul­ti­tud y el res­to de la ciudad que­da­ba so­la. No­so­tros pen­sá­ba­mos que la ca­lle 84, en la zo­na nor­te del Dis­tri­to, po­día ser un es­ce­na­rio mag­ní­fi­co pa­ra esa fies­ta, así que de­ci­di­mos, sin per­mi­so ni au­to­ri­za­ción, pa­sar el mar­tes de car­na­val ahí. La pri­me­ra vez par­ti­ci­pa­mos 12 gru­pos, uni­dos por el ar­te y la amis­tad. Re­cuer­do que so­lo nos vie­ron los abue­li­tos y los ni­ños des­de las ven­ta­nas de las ca­sas; el res­to de los ba­rran­qui­lle­ros es­ta­ban en la Vía 40. Hoy es di­fe­ren­te, so­mos 99 gru­pos, el mar­tes de Car­na­val de la ca­lle 84 es mul­ti­tu­di­na­rio. Lo con­se­gui­mos gra­cias al es­fuer­zo de los di­rec­to­res de las agru­pa­cio­nes y al Por­ta­fo­lio de Es­tí­mu­los que, co­mo su nom­bre lo di­ce, nos ‘es­ti­mu­ló’ a cre­cer.

7 ¡Cum­biaaaaaa! Li­san­dro Po­lo Ro­drí­guez Re­pre­sen­tan­te de la Fun­da­ción Tam­bó

La No­che de Tam­bó es car­na­val. El car­na­val es mú­si­ca. La mú­si­ca es el mo­tor de la fies­ta. La fies­ta se­ría un se­pe­lio co­lec­ti­vo lleno de co­lo­res sin es­ta so­no­ra pro­ta­go­nis­ta. Por eso ca­da año abri­mos la ce­le­bra­ción con la ma­gia de la cum­bia, al son de los tam­bo­res, la flau­ta de mi­llo, las gai­tas y los gran­des in­tér­pre­tes del gé­ne­ro. La No­che de Tam­bó es un re­fe­ren­te cul­tu­ral y una ci­ta obli­ga­da pa­ra los que quie­ren co­no­cer y dis­fru­tar de es­te rit­mo po­pu­lar. Es la me­jor oca­sión pa­ra re­en­con­trar­nos con lo nues­tro, por­que la cum­bia siem­pre ha es­ta­do li­ga­da a la iden­ti­dad del ba­rran­qui­lle­ro y el hom­bre ca­ri­be, es la ma­dre de to­dos los rit­mos y la esen­cia de la No­che de Tam­bó.

8 Quien lo vi­ve, lo go­za Car­men Me­lén­dez In­ves­ti­ga­do­ra del Car­na­val de Ba­rran­qui­lla

Cuan­do el al­cal­de Ale­jan­dro Char de­ci­dió rea­li­zar es­te aporte, es­te in­cen­ti­vo pa­ra quie­nes ha­cen el car­na­val y quie­nes tra­ba­ja­mos en ello, la ca­li­dad del es­pec­tácu­lo y la pro­mo­ción de los pro­ce­sos for­ma­ti­vos des­de la fies­ta, en­ten­di­da co­mo pa­tri­mo­nio cul­tu­ral in­ma­te­rial, tras­cen­die­ron. Fue­ron mo­men­tos de gran expec­ta­ti­va. Pa­ra mí re­sul­ta­ba un po­co frus­tran­te y preo­cu­pan­te la lle­ga­da de una nue­va ad­mi­nis­tra­ción, por­que sa­bía­mos que en cual­quier mo­men­to ese es­tí­mu­lo se po­día per­der. Era ne­ce­sa­rio en­ton­ces que se con­vir­tie­ra en po­lí­ti­ca pú­bli­ca. Por eso ges­tio­na­mos un acuer­do dis­tri­tal que re­gu­la la dis­tri­bu­ción de los re­cur­sos eco­nó­mi­cos, una ini­cia­ti­va apro­ba­da por una­ni­mi­dad en el Con­ce­jo, y de es­ta for­ma se le dio con­ti­nui­dad a unos es­tí­mu­los que cre­cen anual­men­te. El car­na­val es la fies­ta de to­dos. Y la ma­gia, el en­can­to y el éxi­to de es­ta es que la ha­ce la gen­te. ¡El car­na­val es una co­sa muy se­ria, que so­lo quien lo vi­ve, lo go­za!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.