ES­PE­RAN­DO A IR­MA

Semana (Colombia) - - Opinión - Por Daniel Co­ro­nell

QUI­ZÁS CUAN­DO US­TED LEA ES­TA COLUMNAYA HA­BRÁ su­ce­di­do to­do. Es­cri­bo es­to el vier­nes 8 de sep­tiem­bre en la tar­de des­de la sa­la de re­dac­ción de Uni­vi­sión en Mia­mi don­de se es­pe­ra la lle­ga­da de Ir­ma, el hu­ra­cán más gran­de des­de que exis­ten re­gis­tros. Es una ma­sa des­co­mu­nal –ca­si tan gran­de co­mo el te­rri­to­rio de Co­lom­bia– que trae vien­tos ci­cló­ni­cos que pue­den al­can­zar los 300 ki­ló­me­tros por ho­ra, desatar

un di­lu­vio que du­ra­rá al me­nos 18 ho­ras, em­pu­jar el mar has­ta 20 ki­ló­me­tros al in­te­rior y su­bir las ma­reas al pun­to de im­pe­dir que los ríos desem­bo­quen cau­san­do ma­yo­res inun­da­cio­nes.

Mi es­po­sa, mis dos hi­jos y yo vi­vi­mos en una zo­na de eva­cua­ción obli­ga­to­ria. Es­ta ma­ña­na pa­tru­llas de la Po­li­cía re­co­rrían nues­tro ba­rrio pe­ri­fo­nean­do la ad­ver­ten­cia: no hay ga­ran­tías pa­ra la vi­da de quie­nes per­ma­nez­can en es­ta área.

No pu­de sa­car a mi fa­mi­lia de la ciu­dad a tiem­po por­que ayer jue­ves mi hi­ja te­nía que re­ci­bir una se­sión de qui­mio­te­ra­pia inapla­za­ble. Des­pués los vue­los em­pe­za­ron a ser can­ce­la­dos y las ca­rre­te­ras se con­vir­tie­ron en un atas­co de di­men­sio­nes apo­ca­líp­ti­cas. El tran­cón em­pe­za­ba en Or­lan­do y prác­ti­ca­men­te ter­mi­na­ba en Mia­mi, un re­co­rri­do que usual­men­te du­ra cua­tro ho­ras ma­ne­jan­do a una ve­lo­ci­dad pro­me­dio de 90 ki­ló­me­tros por ho­ra.

Pu­de en­con­trar un lu­gar pa­ra ellos en un ho­tel cer­ca de aquí que es­tá ha­cien­do un bo­ni­to ne­go­cio con la emer­gen­cia. La sui­te que les que­da­ba nos la es­tán co­bran­do a 840 dó­la­res la no­che, más del do­ble de lo que cos­ta­ría nor­mal­men­te.

Mi­les de per­so­nas que no pu­die­ron eva­cuar, y no pue­den pa­gar un si­tio apa­ren­te­men­te se­gu­ro, se han agol­pa­do en re­fu­gios que no pa­re­cen su­fi­cien­tes. A es­ta ho­ra re­por­tan que la uni­ver­si­dad FIU no pue­de re­ci­bir más gen­te en sus ins­ta­la­cio­nes. Los re­fu­gios tem­po­ra­les van a aco­ger a más de 100.000 per­so­nas.

Fue di­fí­cil pa­ra no­so­tros des­pe­dir­nos de nues­tra ca­sa. No sa­be­mos si en las pró­xi­mas 72 ho­ras desaparecerá ese lu­gar en el que he­mos pa­sa­do mo­men­tos fe­li­ces –y tris­tes-, pe­ro siem­pre jun­tos.

Ra­fael, mi hi­jo de 11 años, tu­vo que de­jar sus ma­yo­res te­so­ros: una ca­mi­se­ta que Ja­mes Rodríguez le fir­mó con una de­di­ca­to­ria ca­ri­ño­sa y un ba­lón que le au­to­gra­fia­ron, uno por uno, los ju­ga­do­res del Real Ma­drid. Te­nía­mos que sa­car lo es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio. No sa­be­mos cuán­to tiem­po va a du­rar es­ta emer­gen­cia. Lo más im­por­tan­te es so­bre­vi­vir, to­do lo de­más es pres­cin­di­ble.

Lo que más me due­le es que no po­dré vi­vir es­tas ho­ras de te­rror al la­do de ellos.

Soy res­pon­sa­ble de un equi­po de pe­rio­dis­tas que es­tá de­ci­di­do a se­guir in­for­man­do en me­dio de la emer­gen­cia. No me sien­to ca­paz de ir­me con mi fa­mi­lia mien­tras ellos cum­plen con el de­ber de nues­tro ofi­cio. No me sien­to ca­paz de pe­dir­le a na­die al­go que yo mis­mo no es­toy dis­pues­to a ha­cer y sé que Ma­ría Cris­ti­na -re­por­te­ra co­mo to­dos no­so­tros- lo en­tien­de.

Di­cen que el hu­ra­cán se va a oír co­mo la tur­bi­na de un jum­bo mul­ti­pli­ca­da por diez du­ran­te mu­chas ho­ras. Los mo­de­los me­teo­ro­ló­gi­cos mues­tran que lle­ga­rá a Mia­mi co­mo ca­te­go­ría 4 y po­dría im­pac­tar a una po­bla­ción de 10 mi­llo­nes de per­so­nas con re­sul­ta­dos in­cal­cu­la­bles.

Ha­ce tres años pu­de via­jar en un avión ca­zahu­ra­ca­nes de la Fuer­za Aé­rea de Es­ta­dos Uni­dos. Par­ti­mos des­de St. Croix en las Is­las Vírgenes has­ta el ojo del hu­ra­cán Cris­tó­bal en for­ma­ción. Ese hu­ra­cán era 500 ve­ces más pe­que­ño que Ir­ma, sin em­bar­go, pu­de sen­tir su fuer­za in­con­tro­la­ble. No ol­vi­da­ré que, en me­dio de un ma­reo de 11 ho­ras, pu­de ver sus pa­re­des ne­gras de tor­men­ta y el ras­tro de pá­ja­ros muer­tos que arras­tra­ba a su pa­so.

La otra re­fe­ren­cia que ten­go de un hu­ra­cán es Ka­tri­na. Lle­gué un mes des­pués de su pa­so ase­sino por Nue­va Or­leans. Lo que más me im­pre­sio­nó fue ver có­mo ha­bía sa­ca­do una ca­sa de sus ci­mien­tos, la ha­bía trans­por­ta­do 3 ki­ló­me­tros por los ai­res has­ta ti­rar­la vuel­ta al re­vés so­bre su te­cho al otro la­do del la­go Pont­char­train.

Esa ca­sa se me an­to­ja muy pa­re­ci­da a la que nos co­bi­jó has­ta la no­che de ayer.

FUE DI­FÍ­CIL PA­RA NO­SO­TROS DES­PE­DIR­NOS DE NUES­TRA CA­SA. NO SA­BE­MOS SI EN LAS PRÓ­XI­MAS 72 HO­RAS DESAPARECERÁ ESE HO­GAR EN EL QUE HE­MOS PA­SA­DO MO­MEN­TOS FE­LI­CES –Y TRIS­TES–, PE­RO SIEM­PRE JUN­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.