¡AL FIN BUE­NA NO­TI­CIAS!

La so­bre­co­ge­do­ra vi­si­ta del pa­pa Fran­cis­co, el ce­se al fue­go con el ELN, el po­si­ble so­me­ti­mien­to del Clan del Gol­fo a la Jus­ti­cia y has­ta el par­ti­do de la se­lec­ción fue­ron un bál­sa­mo fren­te al pe­si­mis­mo que se ha­bía to­ma­do al país.

Semana (Colombia) - - Portada -

HASTALASEMANAPASADA, las pa­la­bras pe­si­mis­mo, de­rro­tis­mo e in­cer­ti­dum­bre po­dían agru­par los sen­ti­mien­tos que se ha­bían apo­de­ra­do de bue­na par­te del país en los úl­ti­mos me­ses. Y no era pa­ra me­nos. Los nu­me­ro­sos es­cán­da­los de co­rrup­ción co­mo el de Ode­brecht, el de los Ño­ños y el de los ex­pre­si­den­tes de la Corte Su­pre­ma de Jus­ti­cia te­nían in­dig­na­dos a los co­lom­bia­nos. A es­to se su­ma­ba el te­ma de los im­pues­tos, que in­de­pen­dien­te­men­te de si es­tán jus­ti­fi­ca­dos, se ha­bían con­ver­ti­do en una ob­se­sión.

An­tes de to­do es­to no fal­ta­ban pro­ble­mas. La po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca, el acuer­do de paz con las Farc y el de­te­rio­ro de las fi­nan­zas fa­mi­lia­res a raíz de la des­ace­le­ra­ción de la eco­no­mía, entre otras ra­zo­nes, han sem­bra­do nu­ba­rro­nes so­bre la con­fian­za del país y so­bre su fu­tu­ro.

De ahí que la cas­ca­da de bue­nas no­ti­cias en la úl­ti­ma se­ma­na ca­yó co­mo un bál­sa­mo que por aho­ra les ha cam­bia­do el chip a los co­lom­bia­nos. Sin du­da, la pe­re­gri­na­ción del pa­pa Fran­cis­co por el país no ha si­do el gran acon­te­ci­mien­to de la se­ma­na, sino del año. Sus pa­la­bras sen­ci­llas, pe­ro pro­fun­das y di­rec­tas so­bre la reali­dad na­cio­nal, la re­con­ci­lia­ción y la jus­ti­cia so­cial ca­la­ron en el grue­so de los co­lom­bia­nos, sin im­por­tar si son ca­tó­li­cos o no.

Se­gu­ra­men­te des­de la vi­si­ta de Juan Pa­blo II o las ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra las Farc y el se­cues­tro, Co­lom­bia no ha­bía re­gis­tra­do mo­vi­li­za­cio­nes co­mo las que con­gre­gó el su­mo pon­tí­fi­ce. Si a las ca­lles sa­lie­ron más de un mi­llón de per­so­nas a ver­lo pa­sar, mu­chos mi­llo­nes más lo vie­ron por te­le­vi­sión.

En un país acos­tum­bra­do más a la crí­ti­ca que al elo­gio, no es exa­ge­ra­do afir­mar que la vi­si­ta pa­pal fue im­pe­ca­ble. El pre­si­den­te San­tos, quien con fre­cuen­cia es da­do a la hi­pér­bo­le, es­tu­vo so­brio y me­su­ra­do. La or­ga­ni­za­ción y la lo­gís­ti­ca es­tu­vie­ron a la al­tu­ra de la oca­sión. Aun­que se men­cio­nó mu­cho la pa­la­bra paz, no hu­bo ex­plo­ta­ción in­de­bi­da ni ex­ce­sos de nin­gu­na cla­se.

Ca­si co­mo si la lle­ga­da de Fran­cis­co hu­bie­ra ali­nea­do to­dos los as­tros, hu­bo en la úl­ti­ma se­ma­na otros he­chos po­si­ti­vos que pa­sa­ron ca­si des­aper­ci­bi­dos por el tsu­na­mi pa­pal. El más im­por­tan­te, tal vez, fue el anun­cio del ce­se bi­la­te­ral del fue­go con el ELN anun­cia­do el pa­sa­do lu­nes. La no­ti­cia sor­pren­dió a mu­chos co­lom­bia­nos, ya que el vier­nes 1 de sep­tiem­bre, fe­cha en que fi­na­li­za­ba otro ci­clo de con­ver­sa­cio­nes en Qui­to, las ne­go­cia­cio­nes con ese gru­po gue­rri­lle­ro ha­bían lle­ga­do a un pun­to muer­to. In­clu­so, los ex­per­tos pro­nos­ti­ca­ban el in­mi­nen­te fin de los diá­lo­gos con el ELN ini­cia­dos el 7 de fe­bre­ro de es­te año.

Te­nien­do en cuen­ta que es­te gru­po gue­rri­lle­ro en sus 50 años de vi­da nun­ca ha­bía de­cre­ta­do un ce­se de hos­ti­li­da­des, que lo hu­bie­ra he­cho es un pa­so sig­ni­fi­ca­ti­vo ha­cia una po­si­ble paz in­te­gral. De acuer­do con el anun­cio, el ce­se co­men­za­rá el 1 de oc­tu­bre y se ex­ten­de­rá has­ta el pró­xi­mo 12 de enero, pe­ro po­dría ser pro­rro­ga­do en la me­di­da en que se cum­pla y las ne­go­cia­cio­nes avan­cen so­bre los de­más pun­tos. Por una par­te el ELN se com­pro­me­tió a sus­pen­der el se­cues­tro, los ata­ques a la in­fra­es­truc­tu­ra, a no sem­brar mi­nas an­ti­per­so­nal y a no in­gre­sar a sus fi­las gue­rri­lle­ras me­no­res de edad. Por su la­do, el go­bierno se com­pro­me­te a pro­te­ger a lí­de­res so­cia­les, a pres­tar ser­vi­cio de sa­lud a los pre­sos de esa gue­rri­lla en las cár­ce­les y a la vez acer­car­los a sus fa­mi­lias.

Lo más sus­tan­cial de lo acor­da­do es que por pri­me­ra vez los ele­nos se com­pro-

me­ten a no se­cues­trar, un pun­to al que no ha­bían que­ri­do re­nun­ciar des­de que se ini­cia­ron las ne­go­cia­cio­nes y que por ra­zo­nes ideo­ló­gi­cas no es­ta­ban dis­pues­tos a aban­do­nar sino cuan­do fir­ma­ran la paz.

Otra no­ti­cia igual­men­te ines­pe­ra­da pro­vino de Dai­ro An­to­nio Úsu­ga, alias Oto­niel, je­fe del Clan del Gol­fo, quien le plan­teó al go­bierno su in­ten­ción de so­me­ter­se a la jus­ti­cia jun­to con su or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal. En un vi­deo di­fun­di­do por las re­des di­jo: “Quie­ro ma­ni­fes­tar­les que, co­mo es­ta­do ma­yor, nos en­con­tra­mos más uni­dos que nun­ca con la vo­lun­tad fir­me de que en Co­lom­bia se con­so­li­de la paz du­ra­de­ra pa­ra to­dos. Las Au­to­de­fen­sas Gai­ta­nis­tas de Co­lom­bia res­pe­ta­mos los pro­ce­sos de paz que es­tán en mar­cha y los que se es­tán con­so­li­dan­do. Que­re­mos ser par­te del fin del con­flic­to pa­ra lle­gar al desar­me total de to­dos los gru­pos ar­ma­dos del país”.

Por el tono, el con­te­ni­do y el uni­for­me de Oto­niel es cla­ro que pre­ten­de ven­der la ima­gen de su gru­po no co­mo una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal, sino co­mo uno de los ac­to­res del con­flic­to. Eso no va a ser fá­cil, pues, en el fon­do, co­mo ha di­cho el go­bierno, se tra­ta de ban­das cri­mi­na­les de­di­ca­das al nar­co­trá­fi­co, al ase­si­na­to y a la ex­tor­sión. Ade­más, es­te ti­po de so­me­ti­mien­to co­lec­ti­vo de or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les no es­tá pre­vis­to en la le­gis­la­ción, co­mo lo ad­vir­tió el fis­cal ge­ne­ral, Néstor Hum­ber­to Mar­tí­nez. Sin em­bar­go, aun­que to­da­vía no es una reali­dad, es cla­ro que el go­bierno va a bus­car las vías pa­ra des­ar­mar a un gru­po que hoy por hoy es la ma­yor amenaza de los co­lom­bia­nos por sus ca­si 3.500 in­te­gran­tes y su pre­sen­cia en 19 de­par­ta­men­tos.

El clan ac­tual­men­te con­tro­la ca­si la mi­tad del ne­go­cio del nar­co­trá­fi­co, ejer­ce una pre­sión os­cu­ra en im­por­tan­tes zo­nas de las cos­tas del Pa­cí­fi­co y el Ca­ri­be y ha de­mos­tra­do una ca­pa­ci­dad de te­rror en zo­nas co­mo Ura­bá, Cho­có o al­gu­nos mu­ni­ci­pios de Cór­do­ba y Su­cre. Los ha­bi­tan­tes de es­tos lu­ga­res han te­ni­do que res­pon­der a los lla­ma­dos de pa­ros o ce­se de ac­ti­vi­da­des he­chos por Oto­niel y su gen­te. Lo an­te­rior ha­ce pen­sar que es­te pro­ce­so de so­me­ti­mien­to no se­rá na­da fá­cil y se con­ver­ti­rá en un re­to pa­ra el Es­ta­do.

Pe­ro no to­das las bue­nas no­ti­cias fue­ron de or­den pú­bli­co. El de­por­te tam­bién pa­re­ce ha­ber re­ci­bi­do la ben­di­ción pa­pal. Des­pués de un me­lan­có­li­co ce­ro a ce­ro con Ve­ne­zue­la en las eli­mi­na­to­rias ha­cia el Mun­dial de Ru­sia, mu­chos an­ti­ci­pa­ban una de­rro­ta an­te Bra­sil, el gi­gan­te his­tó­ri­co del con­ti­nen­te en ma­te­ria de fút­bol. Sin em­bar­go, la se­lec­ción di­ri­gi­da por Jo­sé Pé­ker­man nun­ca de­jó de te­ner fe.

El Me­tro­po­li­tano de Ba­rran­qui­lla fue una au­tén­ti­ca cal­de­ra, no so­lo por el cli­ma, sino por el em­pu­je de la gen­te. Co­lom­bia em­pe­zó or­de­na­da y con­tro­la­ba a su ri­val, pe­ro en un mo­men­to de du­da Bra­sil me­tió el pri­mer gol y la an­gus­tia se apo­de­ró de los hin­chas. Sin em­bar­go, en el se­gun­do tiem­po el equi­po sa­có su orgullo y un ca­be­za­zo de Fal­cao García em­pa­tó el jue­go lue­go de una gran ju­ga­da de Ja­mes Rodríguez y un cen­tro de San­tia­go Arias. Ese gol no so­lo sig­ni­fi­có el es­tar un pa­so más cer­ca de Ru­sia, sino que fue un pre­mio a la per­se­ve­ran­cia de Fal­cao, quien ha vuel­to a sus días de glo­ria pa­ra mos­trar que se equi­vo­ca­ron los que pro­nos­ti­ca­ron su de­cli­ve des­pués de su au­sen­cia en el Mun­dial de 2014.

Otro he­cho im­por­tan­te, que por lo ocu­rri­do ca­si que se vol­vió de ni­cho, fue el desem­pe­ño de los ci­clis­tas co­lom­bia­nos en la Vuel­ta a Es­pa­ña. En par­ti­cu­lar el más des­ta­ca­do fue Mi­guel Án­gel López, Su­per­man, quien a sus 23 años de­mos­tró que es uno de los me­jo­res es­ca­la­do­res del mun­do y se per­fi­la, se­gún los es­pe­cia­lis­tas, pa­ra es­tar en el po­dio de las gran­des vuel­tas en el fu­tu­ro.

Co­mo di­ce el re­frán, “una go­lon­dri­na no ha­ce ve­rano”. Igual­men­te, una se­ma­na de bue­nas no­ti­cias no so­lu­cio­na los pro­ble­mas co­yun­tu­ra­les y es­truc­tu­ra­les que la an­te­ce­die­ron. Ni la po­la­ri­za­ción se va a aca­bar, ni los im­pues­tos van a ba­jar, ni la co­rrup­ción va a des­apa­re­cer. Pe­ro la vi­si­ta del pa­pa de­ja en los co­lom­bia­nos, aun­que sea tran­si­to­ria­men­te, un es­ta­do de áni­mo dis­tin­to y por lo me­nos una ilu­sión.

FOTO: AP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.