La ley del ga­rro­te

El so­me­ti­mien­to del Clan del Gol­fo fue un pro­ce­so que avan­zó a me­di­da que las ac­cio­nes de la fuer­za pú­bli­ca le fue­ron ce­rran­do el cer­co.

Semana (Colombia) - - Nación -

LA SE­MA­NA PA­SA­DA, LA EU­FO­RIA por la vi­si­ta del pa­pa Fran­cis­co a Co­lom­bia opa­có, con razón, un anun­cio de gran tras­cen­den­cia: el anun­cio de la ban­da cri­mi­nal co­no­ci­da co­mo Clan del Gol­fo de su in­ten­ción de so­me­ter­se a la jus­ti­cia. El lu­nes el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos con­fir­mó que el día an­te­rior el go­bierno ha­bía re­ci­bi­do una car­ta del je­fe de esa ban­da cri­mi­nal, Dai­ro Úsu­ga, alias Oto­niel, en la que ra­ti­fi­ca­ba su dis­po­si­ción de en­tre­gar­se jun­to a sus hom­bres.

“Se tra­ta­ría de un so­me­ti­mien­to, no de una ne­go­cia­ción po­lí­ti­ca, que tam­bién ha­bían bus­ca­do, aun­que sa­ben que ahí no hay po­si­bi­li­dad, pues ellos no son ac­to­res po­lí­ti­cos, son unos de­lin­cuen­tes, nar­co­tra­fi­can­tes, y si se so­me­ten a la jus­ti­cia, la ley pre­vé que pue­den te­ner al­gu­nos be­ne­fi­cios”, afir­mó el man­da­ta­rio.

Un día más tar­de, el país co­no­ció un vi­deo en el que por pri­me­ra vez apa­re­cía la ima­gen y la voz de Oto­niel, con­si­de­ra­do el hom­bre más bus­ca­do y pe­li­gro­so de Co­lom­bia. “He­mos ex­pre­sa­do la in­ten­ción de al­can­zar una sa­li­da dig­na y vo­lun­ta­ria pa­ra to­dos nues­tros com­ba­tien­tes, aco­gién­do­nos a la jus­ti­cia con ga­ran­tías que di­rec­cio­nen a la re­con­ci­lia­ción na­cio­nal. Una vez es­tén da­das las con­di­cio­nes, es­ta­mos dis­pues­tos a sus­pen­der to­das las ac­ti­vi­da­des ile­ga­les de la or­ga­ni­za­ción”, afir­mó. Ese men­sa­je se co­no­ció tan so­lo cua­tro días des­pués de la muer­te, en una ope­ra­ción de la Po­li­cía y las Fuer­zas Mi­li­ta­res, de Ro­ber­to Var­gas, alias Ga­vi­lán, je­fe mi­li­tar y se­gun­do al man­do de esa or­ga­ni­za­ción.

Es­te anun­cio de so­me­ti­mien­to re­sul­tó de un pro­ce­so co­men­za­do ha­ce más de dos años. Esa ban­da cri­mi­nal hi­zo sus pri­me­ros con­tac­tos en fe­bre­ro de 2015. Un mes an­tes el go­bierno ha­bía lan­za­do la Ope­ra­ción Aga­me­nón, una ofen­si­va po­li­ci­va pa­ra cap­tu­rar a Oto­niel y des­ar­ti­cu­lar su or­ga­ni­za­ción. Se tra­ta­ba del mo­vi­mien­to de uni­for­ma­dos y re­cur­sos más gran­de con­tra un gru­po de­lin­cuen­cial, muy su­pe­rior in­clu­so a los es­fuer­zos que el Es­ta­do des­ple­gó ha­ce dos dé­ca­das pa­ra aca­bar con Pa­blo Es­co­bar y el car­tel de Me­de­llín.

El 31 de di­ciem­bre de 2016 ha­bía muer­to el je­fe del gru­po, Juan de Dios Úsu­ga, alias Gio­van­ni, razón por la cual su her­mano Oto­niel que­dó de lí­der. A fi­nal de fe­bre­ro las au­to­ri­da­des arres­ta­ron a Blan­ca Ma­drid, la es­po­sa de es­te úl­ti­mo. Por esos días los enviados del clan con­tac­ta­ron a Pie­dad Cór­do­ba pa­ra en­viar con ella una car­ta al go­bierno con la in­ten­ción de plan­tear un so­me­ti­mien­to. Ese in­ten­to no pros­pe­ró.

En mar­zo de ese año con­tac­ta­ron al se­na­dor Iván Cé­pe­da, quien tras in­for­mar al go­bierno re­ci­bió au­to­ri­za­ción pa­ra co­men­zar los acer­ca­mien­tos y, jun­to con la Fis­ca­lía, em­pe­zar a ver las op­cio­nes. Du­ran­te gran par­te de 2015 las co­mu­ni­ca­cio­nes se di­la­ta­ron de­bi­do en par­te a la ofen­si­va. Ese año las au­to­ri­da­des cap­tu­ra­ron a cer­ca de 800 in­te­gran­tes de la ban­da y die­ron de ba­ja en va­rias ope­ra­cio­nes a más de 30, entre ellos va­rios co­man­dan­tes.

En ma­yo de 2016, los con­tac­tos entre los enviados del clan y los en­la­ces del go­bierno se reac­ti­va­ron nue­va­men­te y el pro­ce­so de diá­lo­go tu­vo una nue­va di­ná­mi­ca. Tan­to es así que pa­ra agos­to de ese año, au­to­ri­za­dos por el go­bierno, los re­pre­sen­tan­tes de Oto­niel via­ja­ron a La Ha­ba­na, Cu­ba, y se reunie­ron con los ne­go­cia­do­res de las Farc. El ob­je­ti­vo de esa ci­ta era con­tar con el apo­yo de esa gue­rri­lla an­te un even­tual so­me­ti­mien­to.

Pa­ra sep­tiem­bre del año pa­sa­do, los vo­ce­ros del Gol­fo y los en­la­ces del go­bierno se reunie­ron con el nue­vo fis­cal ge­ne­ral, Néstor Hum­ber­to Mar­tí­nez, pa­ra em­pe­zar a tra­ba­jar en la pro­pues­ta de so­me­ti­mien­to. Un mes más tar­de, cuan­do ga­nó el No en el ple­bis­ci­to, to­do que­dó con­ge­la­do, ya que no era cla­ro qué po­día pa­sar con el fu­tu­ro de las Farc y, en con­se­cuen­cia, con los acer­ca­mien­tos del clan.Sin em­bar­go, mien­tras los acer­ca­mien­tos es­ta­ban em­pan­ta­na­dos, la ofen­si­va con­tra el gru­po cre­cía.

Pa­ra fi­na­les del año pa­sa­do, los uni­for­ma­dos ya ha­bían cap­tu­ra­do a 1.300 miem­bros del clan, entre ellos 20 fa­mi­lia­res de Oto­niel, entre cu­ña­das, pri­mos y so­bri­nos. Les de­co­mi­sa­ron 80 to­ne­la­das de dro­ga y les qui­ta­ron bie­nes y ca­le­tas con di­ne­ro que su­ma­ban más de 300 mi­llo­nes de dó­la­res, en un du­ro gol­pe a las fi­nan­zas de la ban­da.

En ma­yo de 2017, San­tos nom­bró vi­ce­pre­si­den­te al ge­ne­ral Ós­car Na­ran jo y le en­co­men­dó la mi­sión de en­car­gar­se per­so­nal­men­te de los diá­lo­gos con el clan, apo­ya­do por Ce­pe­da y Jo­sé Noé Ríos. Si­mul­tá­nea­men­te pa­ra ese mo­men­to, el go­bierno lan­zó la se­gun­da fa­se de la Ope­ra­ción Aga­me­nón, co­man­da­da por el di­rec­tor de la Di­jín, ge­ne­ral Jor­ge Var­gas. “Se tra­ta de una si­ner­gia con las Fuer­zas Mi­li­ta­res, en la que la alian­za con el Ejér­ci­to ha si­do la clave del éxi­to”, afir­mó el ofi­cial. Es­ta nue­va

eta­pa im­pli­có una ofen­si­va aún más agre­si­va con­tra esa ba­crim.

“La pla­ni­fi­ca­ción de la cam­pa­ña mi­li­tar y po­li­cial Aga­me­nón 2, se cons­ti­tu­ye en el ele­men­to fun­da­men­tal que per­mi­te fu­sio­nar las ca­pa­ci­da­des de in­te­li­gen­cia y las ope­ra­cio­nes de las Fuer­zas Ar­ma­das”, di­jo a SE­MA­NA el ge­ne­ral Al­ber­to Me­jía, co­man­dan­te del Ejér­ci­to.

El te­ma avan­zó con Na­ran­jo. Entre ma­yo y fi­na­les de agos­to se rea­li­za­ron más de 20 reunio­nes en la Vi­ce­pre­si­den­cia con los vo­ce­ros. To­das fue­ron gra­ba­das y se rea­li­za­ron ac­tas que a su vez eran en­via­das al fis­cal ge­ne­ral. El vi­ce­pre­si­den­te les exi­gió a los re­pre­sen­tan­tes del Gol­fo sus­pen­der su ma­ca­bro plan pis­to­la pa­ra ase­si­nar po­li­cías. Tam­bién en­tre­gar prue­bas que de­mos­tra­ran la uni­dad de los co­man­dan­tes, con el fin de evi­tar rue­das suel­tas.La ban­da de Oto­niel acep­tó y cum­plió, entre otras, esas con­di­cio­nes. Na­ran­jo tam­bién les de­jó en cla­ro que las con­ver­sa­cio­nes no im­pli­ca­ban en nin­gún mo­men­to el ce­se de la ofen­si­va po­li­cial-mi­li­tar.

De he­cho, mien­tras te­nían lu­gar los diá­lo­gos, esa ba­crim per­dió tan so­lo en los úl­ti­mos tres me­ses a cin­co de sus prin­ci­pa­les je­fes, muer­tos en ope­ra­cio­nes de Aga­me­nón 2, el úl­ti­mo de ellos Ga­vi­lán. Los arres­tos, de­co­mi­sos de dro­ga y bie­nes tam­bién se dis­pa­ra­ron (ver re­cua­dro).

Esa es­pe­cie de po­lí­ti­ca de za­naho­ria y ga­rro­te, diá­lo­go por un la­do y ope­ra­cio­nes por el otro, aco­rra­ló a Oto­niel y sus hom­bres.Ya con las Farc des­mo­vi­li­za­das y en pleno pro­ce­so de paz, no tar­da­ron en dar­se cuen­ta de que to­do el po­de­río mi­li­tar pa­ra com­ba­tir a esa gue­rri­lla aho­ra es­ta­ba en­fo­ca­do en ellos. Esa pre­sión ago­bian­te los con­du­jo a anun­ciar el so­me­ti­mien­to de un gru­po que tie­ne cer­ca de 3.000 hom­bres, pre­sen­cia en 19 de­par­ta­men­tos y que con­tro­la to­das las ru­tas del nar­co­trá­fi­co. Un éxi­to na­da des­pre­cia­ble pa­ra el Es­ta­do co­lom­biano.

tu Es­ta es la ima­gen del vi­deo en el que el je­fe del Clan del Gol­fo, Dai­ro Úsu­ga, alias Oto­niel, anun­cia la in­ten­ción de su gru­po de so­me­ter­se a la jus­ti­cia. Tan so­lo en los úl­ti­mos tres me­ses esa or­ga­ni­za­ción per­dió a seis de sus más im­por­tan­tes je­fes.

Day­ron Pla­ta, alias Ba­lo­te­li

CAP­TU­RA­DO

Efrén Var­gas, alias Cu­lo de Toro

MUER­TO

Ro­ber­toVar­gas,alia­sGa­vi­lán

MUER­TO

Omar No­gue­ra, alias Bo­ya­co

CAP­TU­RA­DO

MUER­TO

Ul­der Car­do­na, alias Pa­bli­to

Jei­mar Díaz, alias Chei­mar

MUER­TO

p La Ope­ra­ción Aga­me­nón 2 co­men­zó en ma­yo de es­te año y es la es­tra­te­gia con­jun­ta entre Po­li­cía, Ejér­ci­to, Ar­ma­da y FAC pa­ra uti­li­zar to­do el po­der de la fuer­za pú­bli­ca con­tra el clan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.