Un ca­mino cu­le­bre­ro

El so­me­ti­mien­to a la jus­ti­cia del Clan del Gol­fo po­drá des­mon­tar la or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal más gran­de del país. Pe­ro es un re­co­rri­do lleno de es­pi­nas.

Semana (Colombia) - - Nación -

EN EL ACUER­DO DE LA HA­BA­NA ya es­ta­ba es­cri­to. Un pe­que­ño pá­rra­fo, al fi­nal del pun­to tres, di­ce que el go­bierno, en coor­di­na­ción con la Ra­ma Ju­di­cial, pre­sen­ta­rá un pro­yec­to de ley, por la vía del fast track, pa­ra fa­ci­li­tar el so­me­ti­mien­to a la jus­ti­cia de las or­ga­ni­za­cio­nes su­ce­so­ras del pa­ra­mi­li­ta­ris­mo. Es­to que­dó in­clui­do co­mo par­te de las ga­ran­tías de se­gu­ri­dad pa­ra las co­mu­ni­da­des afec­ta­das por el con­flic­to ar­ma­do y los pro­pios ex­com­ba­tien­tes de las Farc, da­do que no hay que ser un ge­nio pa­ra sa­ber que es­tos gru­pos co­pa­rían muy pron­to los es­pa­cios aban­do­na­dos por los in­sur­gen­tes.

La Fis­ca­lía y el mi­nis­tro de Jus­ti­cia ya ve­nían tra­ba­jan­do ese pro­yec­to de ley, pe­ro es­ta se­ma­na el je­fe del Clan del Gol­fo en­vió un vi­deo pa­ra anun­ciar que se aco­ge­rá a la jus­ti­cia. Por eso, el pre­si­den­te San­tos le pi­dió al fis­cal Néstor Hum­ber­to Mar­tí­nez y al mi­nis­tro En­ri­que Gil po­ner­le el ace­le­ra­dor a la bús­que­da de una fór­mu­la en la jus­ti­cia or­di­na­ria. Que una es­truc­tu­ra cri­mi­nal de­ci­da aban­do­nar su ac­ti­vi­dad de­lin­cuen­cial es una bue­na no­ti­cia por don­de se le mi­re. Pe­ro se sa­be que es­te es un pro­ce­so que si se ha­ce bien, pue­de sa­lir per­fec­ta­men­te, y si se ha­ce mal, se pue­de con­ver­tir en una tra­ge­dia.

No es la pri­me­ra vez que en Co­lom­bia un gru­po cri­mi­nal se so­me­te a la jus­ti­cia. Ha­ce tres dé­ca­das, por pri­me­ra vez, es­ta fi­gu­ra sir­vió pa­ra lle­var a Pa­blo Es­co­bar y sus si­ca­rios a la cár­cel. La ex­pe­rien­cia sa­lió mal, pe­ro era otro con­tex­to. El go­bierno es­ta­ba aco­rra­la­do por el nar­co­te­rro­ris­mo, mien­tras que hoy los aco­rra­la­dos son los miem­bros del Clan del Gol­fo, quie­nes, des­apa­re­ci­das las Farc, que­dan co­mo blanco prin­ci­pal de la fuer­za pú­bli­ca.

Tam­bién pue­de en­ten­der­se co­mo un so­me­ti­mien­to a la jus­ti­cia la des­mo­vi­li­za­ción de las AUC, que en al­gu­nos as­pec­tos sa­lió bien, pues efec­ti­va­men­te mu­chas de esas es­truc­tu­ras pa­ra­mi­li­ta­res des­apa­re­cie­ron. Pe­ro en otros sa­lió mal, pues se re­ci­cló fuer­te­men­te la vio­len­cia y que­da­ron ca­si in­tac­tas sus es­truc­tu­ras po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas.

Des­de en­ton­ces las ban­das cri­mi­na­les no han de­ja­do de cre­cer, pe­ro el go­bierno se que­dó sin ins­tru­men­tos pa­ra un even­tual so­me­ti­mien­to. Gru­pos des­pren­di­dos de las ba­crim que se han en­tre­ga­do a la jus­ti­cia, co­mo el Er­pac en los Lla­nos Orien­ta­les, un gru­po de Ras­tro­jos en el Cho­có y más re­cien­te­men­te 126 mi­li­cia­nos ex­pul­sa­dos de las Farc en Tu­ma­co, han que­da­do en un lim­bo ju­rí­di­co que ha ser­vi­do de in­cen­ti­vo pa­ra que re­in­ci­dan.

El fe­nó­meno de gru­pos cri­mi­na­les hí­bri­dos, co­mo el Clan del Gol­fo, no es ex­clu­si­vo de Co­lom­bia. En va­rios paí­ses del con­ti­nen­te, don­de hay fuer­te in­ci­den­cia del nar­co­trá­fi­co, al­gu­nos gru­pos tie­nen con­trol te­rri­to­rial, es­tán bien ar­ma­dos, tie­nen una es­truc­tu­ra re­la­ti­va de man­do, mu­cho di­ne­ro y ten­tácu­los en la fuer­za pú­bli­ca, la po­lí­ti­ca, la eco­no­mía, así co­mo cier­to arrai­go so­cial. Des­de ha­ce un lus­tro, El Sal­va­dor en­fren­ta el de­ba­te entre ne­go­ciar con las pan­di­llas co­no­ci­das co­mo las ma­ras o lan­zar una po­lí­ti­ca de mano du­ra. Las tre­guas y pac­tos no han sa­li­do bien. Tam­po­co han sa­li­do bien en ciu­da­des de Bra­sil y Mé­xi­co don­de el Es­ta­do ter­mi­na por mos­trar­se más dé­bil que los cri­mi­na­les. Por eso, el éxi­to o fracaso con el clan de­pen­de de la

fi­li­gra­na con la que el go­bierno di­se­ñe la ley de so­me­ti­mien­to.

El pri­mer pro­ble­ma del go­bierno es ca­rac­te­ri­zar a es­tas ban­das. En abril del año pa­sa­do el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa sa­có una di­rec­ti­va que las de­fi­nió co­mo gru­pos ar­ma­dos or­ga­ni­za­dos, y las pu­so en el mar­co del de­re­cho in­ter­na­cio­nal hu­ma­ni­ta­rio pa­ra po­der com­ba­tir­las. Esa di­rec­ti­va, por la puer­ta de atrás, les dio re­co­no­ci­mien­to co­mo ac­to­res del con­flic­to, de­fi­ni­ción que com­par­te el CICR.Eso ali­men­tó en Oto­niel y su gen­te la ilu­sión de lo­grar el es­ta­tus de gru­po po­lí­ti­co. Sin em­bar­go, el go­bierno ha des­car­ta­do cual­quier tra­to de ese ti­po, y anun­ció que to­da fór­mu­la es­ta­rá en el mar­co de la jus­ti­cia or­di­na­ria y no de la tran­si­cio­nal, apli­ca­da a las Farc y las AUC.

So­bre esa ba­se, lo pri­me­ro que ten­drá que re­sol­ver la ley en cier­nes es có­mo se aco­ge un co­lec­ti­vo a la jus­ti­cia. Co­mo se sa­be, el de­re­cho pe­nal se apli­ca a los in­di­vi­duos y no a los gru­pos. La ley ten­drá que en­con­trar un ca­mino in­ter­me­dio pa­ra juz­gar a los je­fes del clan, pe­ro dar­les un tra­ta­mien­to di­fe­ren­cia­do a las ba­ses. Se cal­cu­la que es­te gru­po tie­ne entre 3.000 y 5.000 per­so­nas de­di­ca­das a vi­gi­lar las ru­tas del nar­co­trá­fi­co. Ca­da mu­cha­cho de esos, al que lla­man pun­to, se ga­na entre 800.000 pe­sos y 1.500.000 so­lo por es­tar ar­ma­do en un lu­gar, con­tro­lan­do el te­rri­to­rio.

Lo an­te­rior da pie a la ne­ce­si­dad de un pro­gra­ma de resocialización de es­tos jó­ve­nes, ca­si to­dos su­mi­dos en la mi­se­ria e im­preg­na­dos por la cul­tu­ra del con­su­mo y la vi­da fá­cil. No se­rá sen­ci­llo, pe­ro es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio pen­sar en que el cri­men or­ga­ni­za­do tam­bién tie­ne una di­men­sión so­cial. Es­to sue­na muy bien en el pa­pel, pe­ro en la prác­ti­ca es muy com­pli­ca­do. Si la re­in­cor­po­ra­ción de las Farc se es­tá ha­cien­do cues­ta arri­ba, en me­dio de la cri­sis fis­cal y sin apo­yo del sec­tor pri­va­do, se­rá más di­fí­cil aun cuan­do se tra­te de una es­truc­tu­ra pu­ra­men­te de­lic­ti­va.

Los je­fes ten­drán que en­tre­gar la ver­dad y sus ca­pi­ta­les, re­pa­rar a las víc­ti­mas y des­mon­tar sus ne­go­cios ilí­ci­tos. En el Có­di­go Pe­nal hay va­rios ins­tru­men­tos que po­drán ha­cer po­si­ble que es­to fun­cio­ne, co­mo la ex­tin­ción del do­mi­nio, el prin­ci­pio de opor­tu­ni­dad y las re­ba­jas por co­la­bo­ra­ción. El po­lí­ti­co con­ser­va­dor Ál­va­ro Ley­va se­ña­la que el li­bro sex­to de esa nor­ma con­tem­pla tam­bién el uso de la jus­ti­cia res­tau­ra­ti­va. Es­to abre la po­si­bi­li­dad de ce­le­brar au­dien­cias en las que par­ti­ci­pen víc­ti­mas y vic­ti­ma­rios al­re­de­dor del re­co­no­ci­mien­to de delitos y su re­sar­ci­mien­to.

Res­pec­to a la rebaja de pe­nas y las con­di­cio­nes de re­clu­sión, la ley pe­nal co­lom­bia­na es ge­ne­ro­sa en fór­mu­las y es­ta se­rá la par­te me­nos com­pli­ca­da. Ellos ten­drán que con­cen­trar­se, iden­ti­fi­car a sus miem­bros y en­tre­gar sus ar­mas, cal­cu­la­das en más de 5.000. El pro­ble­ma es­tá en que los miem­bros del clan se­gu­ra­men­te no se en­tre­ga­rán si tie­nen ries­go de ser ex­tra­di­ta­dos, y el go­bierno no pue­de asu­mir un com­pro­mi­so de­fi­ni­ti­vo de que es­to no pa­sa­rá, pues eso de­pen­de ex­clu­si­va­men­te del man­da­ta­rio y, co­mo se sa­be, a San­tos le que­da me­nos de un año en la Pre­si­den­cia. En ese sentido, la ley ten­drá que con­tem­plar me­ca­nis­mos fuer­tes pa­ra ga­ran­ti­zar la no re­pe­ti­ción y blin­dar real­men­te a quie­nes cum­plan a ca­ba­li­dad con la jus­ti­cia. Tam­bién pa­ra pro­te­ger sus vi­das, al­go na­da fá­cil en su mun­do de ma­fias.

El so­me­ti­mien­to del Clan del Gol­fo tie­ne otros obs­tácu­los por fue­ra de lo le­gal. La uni­dad de sus je­fes es frá­gil y esas di­fe­ren­cias se pue­den pro­fun­di­zar por el ca­mino. A eso se su­ma que la fuer­za pú­bli­ca no va a de­te­ner sus ope­ra­cio­nes y, co­mo se vio con la muer­te de Ga­vi­lán, ya les pi­sa los ta­lo­nes a to­dos los je­fes de esa or­ga­ni­za­ción. Si el ga­rro­te lle­ga an­tes de que se con­cre­te el so­me­ti­mien­to a la jus­ti­cia, y ma­tan por ejem­plo a los je­fes del clan, los man­dos me­dios se ato­mi­za­rían y co­men­za­ría una eta­pa ya co­no­ci­da en Co­lom­bia, de re­ci­cla­je de la vio­len­cia, de pug­nas por el con­trol de las ren­tas ilí­ci­tas, lo que pon­dría en aprie­tos la an­he­la­da paz te­rri­to­rial.

EL CLAN DE­BE EN­TRE­GAR AR­MAS Y BIE­NES, IN­FOR­MA­CIÓN SO­BRE SUS NE­GO­CIOS Y DE­BE RE­PA­RAR A LAS VÍC­TI­MAS. A CAM­BIO RE­CI­BI­RÍA ALIVIOS EN LAS PE­NAS Y UN PRO­GRA­MA DE RESOCIALIZACIÓN

tu El fis­cal, Néstor Hum­ber­to Mar­tí­nez, y el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, En­ri­que Gil, de­ben tra­zar la ru­ta pa­ra el so­me­ti­mien­to del Clan del Gol­fo, que se con­sig­na­rá en un pro­yec­to de ley que se pre­sen­ta­rá vía ‘fast track’.

tu Arri­ba, el Clan del Gol­fo no es el pri­mer gru­po en so­me­ter­se. An­tes lo hi­cie­ron las AUC, con re­sul­ta­dos agri­dul­ces, y ha­ce tres dé­ca­das sa­lió mal el so­me­ti­mien­to de Pa­blo Es­co­bar. A la de­re­cha, las ma­ras de El Sal­va­dor tam­bién han bus­ca­do un acuer­do con el go­bierno de ese país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.