El Pa­drino

Có­mo hi­zo el abo­ga­do Leo­ni­das Bus­tos pa­ra ser el hom­bre más po­de­ro­so de la Jus­ti­cia. ¿Irá a la cár­cel el ex­pre­si­den­te de la Corte Su­pre­ma?

Semana (Colombia) - - Nación -

POR ES­TOS DÍAS AL­GU­NOS re­cuer­dan en los pa­si­llos del Pa­la­cio de Jus­ti­cia un in­ci­den­te de ha­ce más de una dé­ca­da que re­cién co­bró nue­va vi­gen­cia. Un abo­ga­do li­ti­gan­te acu­dió allí pa­ra in­ten­tar rea­li­zar un pro­ce­di­mien­to, pe­ro el ma­gis­tra­do au­xi­liar que lle­va­ba el ca­so lo re­cha­zó con vehe­men­cia. Pa­sa­do un tiem­po, aquel abo­ga­do lle­gó a ser pre­si­den­te de la Corte Su­pre­ma y se con­vir­tió en uno de los hom­bres más po­de­ro­sos que ha­yan di­ri­gi­do ese al­to tri­bu­nal. Se tra­ta­ba de Leo­ni­das Bus­tos, quien ja­más ol­vi­dó el des­plan­te y pro­me­tió que mien­tras él fue­ra to­ga­do aquel au­xi­liar nun­ca as­cen­de­ría. Lo cum­plió. So­lo cuan­do ese hom­bre se fue, al ca­bo de su pe­rio­do de ocho años, el fun­cio­na­rio pu­do ser ma­gis­tra­do. De­trás de ese epi­so­dio hay una gran pa­ra­do­ja. El en­ton­ces au­xi­liar es Luis Her­nán­dez, el ma­gis­tra­do hoy de­sig­na­do pa­ra ins­truir la in­ves­ti­ga­ción que tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta al cues­tio­na­do ex­pre­si­den­te de la Corte Su­pre­ma de Jus­ti­cia.

En las úl­ti­mas se­ma­nas, Bus­tos se con­vir­tió en el per­so­na­je prin­ci­pal, en ca­li­dad de vi­llano ma­yor, de la te­la­ra­ña de fa­vo­res, so­bor­nos y ros­cas que te­nía lu­gar en la cú­pu­la ju­di­cial. Su nom­bre, co­no­ci­do en los círcu­los del Pa­la­cio de Jus­ti­cia, pe­ro ajeno a la ma­yo­ría de los co­lom­bia­nos, co­mien­za a de­ve­lar­se co­mo una de las bi­sa­gras fun­da­men­ta­les del en­tra­ma­do que des­ta­pa­ron la Fis­ca­lía y la DEA ha­ce un par de se­ma­nas. La his­to­ria de có­mo lo­gró con­ver­tir­se en el pe­so pe­sa­do de la Ra­ma Ju­di­cial co­mien­za en Iba­gué, la ciu­dad don­de na­ció.

Bus­tos es­tu­dió allí en el co­le­gio San Si­món, una ins­ti­tu­ción pú­bli­ca en la que se han gra­dua­do al­gu­nas de las más al­tas dig­ni­da­des de la Ra­ma Ju­di­cial. Con­si­guió el pri­mer al­to car­go de su vi­da en ese plan­tel, co­mo re­pre­sen­tan­te es­tu­dian­til. Hay quie­nes di­cen que ese fue el sor­bo ini­cial de po­der que le en­can­tó. Pa­ra la épo­ca Bus­tos era un es­tu­dian­te con­tes­ta­ta­rio que leía a los prin­ci­pa­les pen­sa­do­res de iz­quier­da y ad­mi­ra­ba a Jor­ge Elié­cer Gai­tán. Pa­ra al­can­zar ese car­go de­rro­tó a un es­tu­dian­te tres años más avanzado. Era Eduar­do Mon­tea­le­gre Ly­nett, quien se­ría, va­rias dé­ca­das des­pués, fis­cal ge­ne­ral de la Na­ción, en bue­na me­di­da gra­cias a los ofi­cios de Bus­tos.

Al con­cluir el ba­chi­lle­ra­to, el jo­ven Leo se mu­dó a Bo­go­tá, en don­de em­pe­zó la ca­rre­ra de De­re­cho y su lu­cha irre­fre­na­ble por sur­gir. Es­tu­dió en la Uni­ver­si­dad Li­bre, a la que si­guió vin­cu­la­do tras gra­duar­se. Aun­que nun­ca fue un ju­ris­ta ex­cel­so, lo­gró que lo nom­bra­ran en la je­fa­tu­ra del área pe­nal de su al­ma ma­ter y que le asig­na­ran la ad­mi­nis­tra­ción de la ca­fe­te­ría prin­ci­pal en un mo­men­to en que sus fi­nan­zas no an­da­ban bien. El ne­go­cio no re­sul­tó lo que se es­pe­ra­ba, por lo que el ca­non de arren­da­mien­to re­fle­jó sal­dos en rojo.

En la ca­lle Bus­tos era un li­ti­gan­te más. Su vi­da trans­cu­rría en torno a ex­pe­dien­tes mun­da­nos y entre los pa­si­llos del com­ple­jo ju­di­cial de Pa­lo­que­mao. Po­co a po­co, fue con---

si­guien­do clien­tes cu­yos pro­ce­sos lo obli­ga­ban a con­cu­rrir an­te ins­tan­cias ma­yo­res. Acu­dió a des­pa­chos de Fis­ca­lías Es­pe­cia­li­za­das, lue­go al Tri­bu­nal Su­pe­rior y des­pués, al edi­fi­cio de sus sue­ños, el Pa­la­cio de Jus­ti­cia. El len­to pe­ro cons­tan­te as­cen­so del abo­ga­do pe­na­lis­ta pa­re­ció trun­ca­do cuan­do la Ra­ma Ju­di­cial pu­so en mar­cha el nue­vo sis­te­ma pe­nal acu­sa­to­rio en 2005. La ora­li­dad le pe­gó muy du­ro. Bus­tos era un abo­ga­do de me­mo­ria­les y es­cri­tos, pe­ro po­co há­bil pa­ra ar­gu­men­tar de vi­va voz en au­dien­cia pú­bli­ca. Así que in­ten­tó re­fu­giar­se en al­guno de los car­gos que ofre­cía la bu­ro­cra­cia ju­di­cial, pe­ro no al­can­zó la ca­li­fi­ca­ción ne­ce­sa­ria en los exá­me­nes. En­ton­ces de­ci­dió pro­fun­di­zar sus con­tac­tos y tra­tar de ca­ta­pul­tar su nom­bre a la Corte Su­pre­ma de Jus­ti­cia.

Lle­gó al má­xi­mo tri­bu­nal en 2008, im­pul­sa­do, prin­ci­pal­men­te, por el ma­gis­tra­do Ju­lio En­ri­que So­cha Sa­la­man­ca, y des­de el pri­mer día em­pe­zó a ha­cer lo ne­ce­sa­rio pa­ra que lo dis­tin­guie­ran. Del ba­rrio San­ta Isa­bel, don­de vi­vía an­tes de ser ma­gis­tra­do, se mu­dó a un sec­tor ca­ro en el nor­te de la ca­pi­tal, com­pró tra­jes nue­vos y adop­tó un tono so­ber­bio. En el de­do me­ñi­que de su mano iz­quier­da usa­ba un por­ten­to­so ani­llo con una pie­dra ver­de in­crus­ta­da que era im­po­si­ble pa­sar por al­to. Al­gu­nos de­cían que era una es­me­ral­da ex­cel­sa y otros un sím­bo­lo de la lo­gia se­cre­ta ma­só­ni­ca a la que en el mi­to per­te­ne­cen mu­chos ma­gis­tra­dos. Era el sím­bo­lo dis­tin­ti­vo de aquel hom­bre de apa­rien­cia bo­na­cho­na, al­tí­si­mo y con una cor­pu­len­ta fi­gu­ra, que ha­bla­ba siem­pre en el tono de es­tar con­tan­do un se­cre­to.

Ya sen­ta­do en la si­lla de la Corte Su­pre­ma, Bus­tos se en­con­tró con su al­ma ge­me­la: Fran­cis­co Ja­vier Ri­caur­te. A di­fe­ren­cia de él, que era tí­mi­do y po­co so­cia­ble, Ri­caur­te era un hom­bre ca­ris­má­ti­co y en­tra­dor. El car­ta­ge­ne­ro, de ca­si dos me­tros de es­ta­tu­ra, lle­gó en 1999 a la corte co­mo ma­gis­tra­do au­xi­liar y aguar­dó con pa­cien­cia a que su je­fe –el cues­tio­na­do Car­los Isaac Ná­der– ter­mi­na­ra su pe­rio­do, y lo un­gió pa­ra su­ce­der­le. En 2004 Pa­cho Ri­caur­te lle­gó a ma­gis­tra­do ti­tu­lar de la Sa­la La­bo­ral. Su me­ta­mor­fo­sis tam­bién fue rá­pi­da, brus­ca y lla­ma­ti­va. An­tes de em­pe­zar a en­te­rar­se de los asun­tos del nue­vo des­pa­cho, se des­hi­zo de su des­tar­ta­la­do Che­vro­let Sprint blanco,

CON BUS­TOS, LA PA­RA­PO­LÍ­TI­CA DEL CEN­TRO DEL PAÍS Y LA TE­LA­RA­ÑA DE CO­RRUP­CIÓN EN LA DNE QUE­DA­RON EN VE­RE­MOS

en el que se mo­vi­li­zó por años, y pa­só a la ca­mio­ne­ta ofi­cial. An­tes de ser ma­gis­tra­do era re­co­no­ci­do por vi­vir ‘arran­ca­do’, cons­tan­te­men­te pres­tan­do pla­ta entre sus com­pa­ñe­ros pa­ra so­bre­aguar el fin de mes. Sin em­bar­go, al mis­mo tiem­po era un asi­duo clien­te de res­tau­ran­tes fi­nos en don­de siem­pre pe­día,

pa­ra em­pe­zar, una bue­na bo­te­lla de vino pa­ra aga­sa­jar a sus in­vi­ta­dos, por lo ge­ne­ral po­de­ro­sos hom­bres de la Ra­ma Ju­di­cial. “Ri­caur­te ha te­ni­do una so­la es­tra­te­gia en la vi­da: te­jer re­la­cio­nes pú­bli­cas”, di­ce uno de sus ex­com­pa­ñe­ros en el Pa­la­cio de Jus­ti­cia.

Aun­que en sa­las dis­tin­tas, Pe­nal y La­bo­ral, Bus­tos y Ri­caur­te hi­cie­ron quí­mi­ca y pron­to crea­ron una trin­ca que aca­pa­ró el ma­yor po­der que se ha­ya co­no­ci­do en la Corte Su­pre­ma de Jus­ti­cia.

Des­de 2006, por cuen­ta del me­ga­es­cán­da­lo de la pa­ra­po­lí­ti­ca, que ya ha­bía en­via­do a la cár­cel a me­dio cen­te­nar de con­gre­sis­tas prin­ci­pal­men­te de Su­cre, Ce­sar, An­tio­quia y Cór­do­ba, la corte re­ci­bía la ad­mi­ra­ción ge­ne­ral. Des­de la pers­pec­ti­va de la gen­te el tri­bu­nal era un só­li­do al­tar de jus­ti­cia, mien­tras que a ojos de se­na­do­res y re­pre­sen­tan­tes era el ‘co­co’ en per­so­na. Esa per­cep­ción se pro­fun­di­zó cuan­do el país su­po que el DAS es­pia­ba ile­gal­men­te a ma­gis­tra­dos. Pe­ro en 2012, con Leo­ni­das Bus­tos co­mo nue­vo pre­si­den­te de la Sa­la Pe­nal, las cosas ya no fue­ron co­mo an­tes.

La corte de­ci­dió ha­cer a un la­do al ma­gis­tra­do au­xi­liar Iván Ve­lás­quez, res­pon­sa­ble de coor­di­nar el equi­po que ve­nía de­ve­lan­do los hi­los de la pa­ra­po­lí­ti­ca. Ofi­cial­men­te se di­jo que era una sim­ple “de­ci­sión ad­mi­nis­tra­ti­va”, pe­ro la ver­dad es que ese por­ta­zo re­sul­tó de un pul­so in­terno que li­de­ró y ga­nó Bus­tos con el res­pal­do de Ri­caur­te. Ál­va­ro Pas­tás, fun­cio­na­rio de la en­tra­ña de Bus­tos, asu­mió el car­go de Ve­lás­quez. Co­mo efecto prác­ti­co la pa­ra­po­lí­ti­ca tu­vo un oca­so an­ti­ci­pa­do y se ex­tin­guió sin lle­gar a des­ta­par los ne­xos de los pa­ras de los Lla­nos y Cun­di­na­mar­ca con po­lí­ti­cos del cen­tro del país.

Tam­bién per­dió to­do rit­mo otra in­ves­ti­ga­ción em­ble­má­ti­ca que bus­ca­ba des­en­tra­ñar la te­la­ra­ña de co­rrup­ción te­ji­da en la Di­rec­ción Na­cio­nal de Es­tu­pe­fa­cien­tes (DNE), en la cual apa­re­cían co­mo in­di­cia­dos al me­nos 13 con­gre­sis­tas y ex­con­gre­sis­tas. Los in­ves­ti­ga­do­res de la corte ob­tu­vie­ron evi­den­cias de que po­lí­ti­cos y abo­ga­dos se ha­bían que­da­do, ama­ña­da­men­te, con cuan­tio­sos nar­co­bie­nes in­cau­ta­dos a la ma­fia. El es­cán­da­lo lle­vó a la li­qui­da­ción de la DNE, y aun­que ha­bía se­ña­la­mien­tos es­pe­cí­fi­cos y evi­den­cia téc­ni­ca, las con­se­cuen­cias si­guen en ve­re­mos. La corte de­jó de bri­llar por sus re­sul­ta­dos, y a cam­bio des­co­lló con in­dig­ni­da­des co­mo el ‘yo te eli­jo, tú me eli­ges’.

Bus­tos y Ri­caur­te en­ten­die­ron co­mo na­die el po­ten­cial de las fa­cul­ta­des elec­to­ra­les que te­nían co­mo ma­gis­tra­dos. Des­per­di­ga­ron sus fi­chas por to­da la Ra­ma

LA ME­TA­MOR­FO­SIS DE RI­CAUR­TE AL LLE­GAR A LA CORTE SU­PRE­MA TAM­BIÉN FUE RÁ­PI­DA , BRUS­CA Y LLA­MA­TI­VA

Ju­di­cial (ver in­fo­gra­fía). La elec­ción y pos­te­rior re­elec­ción de Ale­jan­dro Or­dó­ñez co­mo pro­cu­ra­dor ge­ne­ral fue una de sus obras. La Corte Su­pre­ma no lo eli­gió la pri­me­ra vez, pe­ro sí lo ter­nó la se­gun­da. Los vo­tos que otor­ga­ron pa­ra de­sig­nar nue­vos jue­ces y otros al­tos car­gos se re­fle­ja­ron en sus pro­yec­cio­nes per­so­na­les. Ri­caur­te, quien al con­cluir su pe­rio­do ha­bía par­ti­ci­pa­do en la elec­ción de 18 ma­gis­tra­dos, con­tó con el vo­to ob­se­cuen­te de es­tos pa­ra brin­car al Con­se­jo Su­pe­rior de la Ju­di­ca­tu­ra, el or­ga­nis­mo en­car­ga­do de ha­cer las listas pa­ra lle­gar a ser ma­gis­tra­do y de ma­ne­jar el bi­llo­na­rio pre­su­pues­to de la Ra­ma Ju­di­cial. (Y aho­ra as­pi­ra a ser nom­bra­do en la Ju­ris­dic­ción Es­pe­cial pa­ra la Paz).

Por su par­te, el ma­gis­tra­do Leo­ni­das Bus­tos des­ple­gó su in­fluen­cia so­bre la Fis­ca­lía de Eduar­do Mon­tea­le­gre. Los ma­gis­tra­dos siem­pre han si­do po­de­ro­sos en el bún­ker, pe­ro lo­gra­ron ha­cer­se sen­tir in­dis­pen­sa­bles cuan­do blo­quea­ron la elec­ción de fis­cal (de­sig­na­do por la corte de

ter­na en­via­da por la Ca­sa de Na­ri­ño) por más de un año en el cho­que de tre­nes con Ál­va­ro Uri­be. Fi­nal­men­te la elec­ción se des­tra­bó con Vi­via­ne Mo­ra­les, quien siem­pre tu­vo fa­ma de “no re­ci­bir a los ma­gis­tra­dos” y a quien un fa­llo del Con­se­jo de Es­ta­do la sa­có del car­go por una for­ma­li­dad en su elec­ción.

Pa­ra lle­gar a esos al­tos car­gos, el apo­yo de Bus­tos se con­vir­tió en una es­pe­cie de ben­di­ción. El abo­ga­do lo­gró ser re­ele­gi­do en 2013 pa­ra la pre­si­den­cia de la Sa­la Pe­nal, al­go iné­di­to y no re­pe­ti­do en la his­to­ria de la jus­ti­cia co­lom­bia­na. Lue­go fue vi­ce­pre­si­den­te de la Corte Su­pre­ma, y un año des­pués, en 2015, pre­si­den­te de la cor­po­ra­ción. Es esa épo­ca, su es­po­sa, la pro­cu­ra­do­ra Ma­ría Cris­ti­na Pi­ne­da, se au­to­pro­cla­mó ‘pri­me­ra da­ma de la Jus­ti­cia’.

Un to­ga­do sí se as­queó de to­do aque­llo y de­ci­dió ir­se cuan­to an­tes. Se tra­ta­ba de Je­sús Vall de Ru­tén, quien en 2015 pre­sen­tó car­ta de re­nun­cia cuan­do lle­va­ba ape­nas la mi­tad de su pe­rio­do de ocho años. Di­jo que se iba por­que la Jus­ti­cia sin ma­jes­tad no es na­da y acu­só a cier­tos co­le­gas de obrar con el “don de la in­fa­li­bi­li­dad”. Tiem­po atrás, el ma­gis­tra­do Ar­tu­ro So­lar­te ha­bía he­cho lo mis­mo. “Con­si­de­ro que es el mo­men­to de dar un pa­so al cos­ta­do, pues no de­seo ser un obs­tácu­lo pa­ra el rum­bo que ma­yo­ri­ta­ria­men­te se le quie­re dar a la cor­po­ra­ción, en va­ria­dos as­pec­tos ta­les co­mo su con­for­ma­ción, el ejer­ci­cio de sus com­pe­ten­cias elec­to­ra­les, sus ta­reas prio­ri­ta­rias y su pa­pel den­tro de los ór­ga­nos del po­der pú­bli­co”, es­cri­bió en su car­ta de re­nun­cia.

Tras su pa­so ofi­cial por la Corte Su­pre­ma de Jus­ti­cia, las as­pi­ra­cio­nes per­so­na­les de Bus­tos y Ri­caur­te que­da­ron li­mi­ta­das por una de­ci­sión del Con­se­jo de Es­ta­do que pu­so co­to al ‘yo te eli­jo, tú me eli­ges’. El fa­llo sa­có a Ri­caur­te de la Ju­di­ca­tu­ra y más ade­lan­te a Or­dó­ñez del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. Y ade­más –jun­to con la re­for­ma al equi­li­brio de po­de­res– im­pi­dió que Bus­tos al­can­za­ra lo que se­gún sus ex­co­le­gas te­jía con tan­to cui­da­do des­de su pues­to en la corte: pa­sar a ser pro­cu­ra­dor o fis­cal ge­ne­ral.

Se po­dría de­cir que Gus­ta­vo Mo­reno era uno de los al­fi­les de ese aje­drez. El abo­ga­do li­ti­ga­ba an­te la Corte Su­pre­ma con el gui­ño de Bus­tos y hoy se sa­be que por es­ta razón a to­dos sus clien­tes les iba bien. En­tró a la Fis­ca­lía por cuen­ta de Eduar­do Mon­tea­le­gre, quien le pa­gó una su­ma al­tí­si­ma pa­ra los ser­vi­cios que pres­ta­ba: 140 mi­llo­nes por

dar­les a los fis­ca­les unos talleres so­bre la ca­sa­ción pe­nal.

A fi­na­les de 2015, Bus­tos co­men­zó a pre­sio­nar pa­ra que la Pre­si­den­cia en­via­ra pron­to la ter­na pa­ra re­em­pla­zar al fis­cal. La corte vi­vía un blo­queo, pues ha­bía mu­chas va­can­tes y la di­vi­sión era tan pro­fun­da que un gru­po blo­queó la elec­ción de sus re­em­pla­zos has­ta que él se fue. Por cuen­ta de eso, el otro­ra po­de­ro­so ma­gis­tra­do no pu­do par­ti­ci­par en la elec­ción de Néstor Hum­ber­to Mar­tí­nez.A pe­sar de eso, su ‘ahi­ja­do’, Gus­ta­vo Mo­reno, sí fue nom­bra­do co­mo je­fe de la Uni­dad An­ti­co­rrup­ción. Ocho me­ses des­pués, re­sul­tó des­en­mas­ca­ra­do por la DEA tras re­ci­bir una coima de 10.000 dó­la­res en Mia­mi.

Co­mo se sa­be, la Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos re­mi­tió a Co­lom­bia las gra­ba­cio­nes que, ini­cial­men­te, pa­re­cían in­cul­par so­lo a Mo­reno, pe­ro que se es­tán asen­tan­do co­mo la pie­dra an­gu­lar del es­cán­da­lo más ver­gon­zo­so que ha es­tre­me­ci­do a la Jus­ti­cia crio­lla. De los au­dios de la DEA se des­pren­de, ni más ni me­nos, la con­fe­sión de que la Corte Su­pre­ma de Jus­ti­cia, ba­jo la ba­tu­ta del pre­si­den­te Leo­ni­das Bus­tos, fa­lló pro­ce­sos se­gún el opor­tuno pa­go de mi­les de mi­llo­nes de pe­sos por par­te de los con­gre­sis­tas im­pli­ca­dos.

La evi­den­cia de la DEA pro­du­jo la cap­tu­ra de Mo­reno y pro­vo­có, aho­ra sí, una he­ca­tom­be ju­di­cial. Se sa­be que en los au­dios los nom­bres de Bus­tos y Ri­caur­te es­tán muy pre­sen­tes, tam­bién se men­cio­na al ex­ma­gis­tra­do Ca­mi­lo Tar­quino. El fis­cal Mar­tí­nez tras­la­dó ese ma­te­rial a la Corte Su­pre­ma y a la Comisión de Acu­sa­ción de la Cá­ma­ra.A los po­cos días acu­dió al má­xi­mo tri­bu­nal el se­na­dor cor­do­bés Mu­sa Be­sai­le y con­fe­só que dos años atrás él le pa­gó a Gus­ta­vo Mo­reno 2.000 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra evi­tar que la corte lo cap­tu­ra­ra. El par­la­men­ta­rio ase­gu­ró que se tra­tó de una ex­tor­sión pro­pi­cia­da por Ri­caur­te y ma­te­ria­li­za­da por Mo­reno, quien de­cía ac­tuar en nom­bre de su “pa­pá”, Jo­sé Leo­ni­das Bus­tos.

El ne­xo es­tre­cho entre Mo­reno y Bus­tos que­dó pro­ba­do con el re­gis­tro de vi­si­tas del abo­ga­do al des­pa­cho del ma­gis­tra­do, his­to­rial re­ve­la­do por Daniel Co­ro­nell. A pe­sar de to­do, el ex­ma­gis­tra­do ha guar­da­do ab­so­lu­to si­len­cio, y SE­MA­NA lo bus­có in­sis­ten­te­men­te, pe­ro no ob­tu­vo res­pues­ta. So­lo ha sa­li­do en de­fen­sa de Bus­tos el fis­cal de­le­ga­do an­te el Tri­bu­nal de Bo­go­tá, Raúl Ace­ro, uno de sus áu­li­cos. El fun­cio­na­rio di­jo en una en­tre­vis­ta con Blu Ra­dio que su men­tor no tie­ne ta­cha y que su pro­ce­der es si­mi­lar al de san­ta Te­re­sa de Cal­cu­ta. Ace­ro ade­más ad­mi­tió que en 2010 pres­tó su nom­bre pa­ra que Bus­tos, en for­ma en­cu­bier­ta, com­pra­ra un au­to­mó­vil BMW de 153 mi­llo­nes de pe­sos que lue­go pa­só a ma­nos de Gus­ta­vo Mo­reno. El da­to es con­sis­ten­te con los au­dios de la DEA don­de se ha­bla no so­lo de un ca­rro de al­ta ga­ma, sino de un apar­ta­men­to que re­ci­bió el abo­ga­do de cuen­ta de Bus­tos.

Por si fue­ra po­co, a la con­fe­sión de Mu­sa Be­sai­le se su­mó el ex­se­na­dor Ju­lio Man­zur, quien ase­gu­ró que por no aten­der las exi­gen­cias de Gus­ta­vo Mo­reno pa­só dos años en la cár­cel. La di­men­sión del es­cán­da­lo aún es in­sos­pe­cha­da. Mo­reno fue de­fen­sor de mu­chos con­gre­sis­tas, al­gu­nas ve­ces co­mo abo­ga­do ti­tu­lar y otras co­mo su­plen­te. La corte anun­ció que re­vi­sa­rá to­dos los ca­sos en los que él ha­ya ac­tua­do, em­pe­zan­do por los de los se­na­do­res Her­nán Andrade, Luis Al­fre­do Ra­mos y Zu­le­ma Jat­tin. Cier­ta­men­te Mu­sa Be­sai­le po­dría ser ape­nas la pun­ta del ice­berg. Una fuen­te bien in­for­ma­da, des­de las en­tra­ñas de la corte, ase­gu­ra que “acá va­rios ma­gis­tra­dos tie­nen su Mo­reno”.

Jus­ta­men­te,una de las pre­gun­tas cru­cia­les es si Mo­reno guar­da­rá si­len­cio o in­ten­ta­rá ali­viar su si­tua­ción ju­di­cial sin mi­ra­mien­tos, ni si­quie­ra fren­te a su “pa­pá”. En un co­mu­ni­ca­do emi­ti­do des­de pri­sión ad­vir­tió que se es­ta­ban apro­ve­chan­do su “si­len­cio tem­po­ral”. Pe­ro tam­bién es sa­bi­do que Bus­tos con­ser­va gran po­der e in­fluen­cia en la corte y en ge­ne­ral en la Ra­ma Ju­di­cial. Bas­ta de­cir que con el ma­gis­tra­do ins­truc­tor de la in­ves­ti­ga­ción, Luis An­to­nio Her­nán­dez Bar­bo­sa –el siem­pre con­tra­dic­tor de Bus­tos–, tra­ba­ja de au­xi­liar Ál­va­ro Pas­tás, uno de los más fie­les es­cu­de­ros de Leo­ni­das.

Has­ta aho­ra el ca­so que más le­jos ha lle­ga­do con­tra un ma­gis­tra­do es el de Jor­ge Pre­telt, in­vo­lu­cra­do en el cé­le­bre es­cán­da­lo de Fi­du­pe­trol.El Se­na­do sus­pen­dió a Pre­telt y su jui­cio es­tá pen­dien­te en la Corte Su­pre­ma. El ex­ma­gis­tra­do hi­zo sa­ber que si él caía, “nos va­mos to­dos”. Ese es exac­ta­men­te el mis­mo di­le­ma que ator­men­ta en su cel­da a Gus­ta­vo Mo­reno.

EL MA­GIS­TRA­DO BUS­TOS SE­LLÓ LA SA­LI­DA DE IVÁN VE­LÁS­QUEZ, Y LUE­GO LO­GRÓ SER RE­ELE­GI­DO

PRE­SI­DEN­TE DE LA SA­LA PE­NAL

t Leo­ni­das Bus­tos se for­mó en la Uni­ver­si­dad Li­bre, en Bo­go­tá. En la ‘al­ma ma­ter’ co­no­ció a su pu­pi­lo Gus­ta­vo Mo­reno, hoy ‘ad

por­tas’ de la ex­tra­di­ción.

tu Gus­ta­vo Mo­reno lle­gó a ser je­fe de la Uni­dad An­ti­co­rrup­ción de la Fis­ca­lía, aho­ra es­tá en la cár­cel me­di­tan­do sus es­ce­na­rios ju­di­cia­les. Es uno de los pro­ta­go­nis­tas de los au­dios de la DEA. El ex­ma­gis­tra­do Fran­cis­co Ri­caur­te ya asig­nó a un abo­ga­do pa­ra que lo de­fien­da de las acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción en su con­tra.

t Leo­ni­das Bus­tos, pe­na­lis­ta, y Fran­cis­co Ri­caur­te, la­bo­ra­lis­ta,

fue­ron in­te­gran­tes de la Corte Su­pre­ma

de Jus­ti­cia. Am­bos con­for­ma­ron la trin­ca que tie­ne a la Jus­ti­cia co­lom­bia­na pa­san­do por su peor mo­men­to.

tu La cues­tio­na­da in­fluen­cia de los ma­gis­tra­dos Leo­ni­das Bus­tos y Fran­cis­co Ri­caur­te fue de­ci­si­va en la Pro­cu­ra­du­ría de Ale­jan­dro Or­dó­ñez (iz­quier­da), así co­mo en la Fis­ca­lía de Eduar­do Mon­tea­le­gre (de­re­cha).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.