“Que ce­se la gue­rra en Cho­có”

Mon­se­ñor Juan Car­los Ba­rre­to, obis­po de Quib­dó, ha­bló con SE­MA­NA so­bre la vio­len­cia de ese de­par­ta­men­to, la fuer­te pre­sen­cia de gru­pos ar­ma­dos ile­ga­les y la amenaza que ello sig­ni­fi­ca pa­ra la pa­ci­fi­ca­ción del país.

Semana (Colombia) - - Nación -

SE­MA­NA: Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, mien­tras en Co­lom­bia se ha­bla de paz, en Cho­có pa­re­cie­ra que si­gue la gue­rra. ¿Qué es­tá pa­san­do?

JUAN CAR­LOS BA­RRE­TO: En Cho­có, sus ha­bi­tan­tes se han vis­to afec­ta­dos en las dos úl­ti­mas dé­ca­das por va­rios gru­pos ar­ma­dos. Si bien la pre­sión de la gue­rra dis­mi­nu­yó con el desar­me de las Farc, la si­tua­ción en una par­te del de­par­ta­men­to es preo­cu­pan­te y muy ten­sa por la pre­sen­cia y las ac­cio­nes que ejer­cen el ELN, las ban­das cri­mi­na­les y los pa­ra­mi­li­ta­res. SE­MA­NA: ¿Por qué? J.C.B.: El en­fren­ta­mien­to y la gue­rra en la que es­tán en­fras­ca­dos es­tos gru­pos es­tán afec­tan­do se­ria­men­te a los ha­bi­tan­tes. La si­tua­ción es real­men­te preo­cu­pan­te. SE­MA­NA: ¿Qué es lo que es­tá pa­san­do exac­ta­men­te? J.C.B.: Las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les y ét­ni­co-te­rri­to­ria­les di­je­ron ha­ce po­co,en el do­cu­men­to‘Acuer­doHu­ma­ni­ta­rio pa­ra el Cho­có Ya’, que los ha­bi­tan­tes en va­rias zo­nas es­tán sien­do so­me­ti­dos a des­pla­za­mien­to;que hay con­fi­na­mien­to, es­tán co­lo­can­do mi­nas an­ti­per­so­nal, hay se­cues­tros, hay re­clu­ta­mien­to de me­no­res.En re­su­men,ese do­cu­men­to ex­pre­sa la reali­dad que es­tán su­frien­do mi­les y mi­les de per­so­nas. SE­MA­NA: El más re­cien­te in­for­me de In­de­paz ha­bla de que en 26 de los 30 mu­ni­ci­pios del Cho­có es­tán en aler­ta por la pre­sen­cia de gru­pos nar­co­pa­ra­mi­li­ta­res.

J.C.B.: Hay mu­chos mu­ni­ci­pios afec­ta­dos por el con­flic­to en el San Juan, el Bau­dó y el Atra­to. Rio­su­cio es, tal vez, el mu­ni­ci­pio más afec­ta­do. Lo cier­to es que la po­bla­ción ci­vil, al apoyar la des­mo­vi­li­za­ción de las Farc, pre­ten­día dis­mi­nuir ese pe­so de la gue­rra que ha sentido du­ran­te mu­chos años, y lo que quie­re aho­ra es que ce­sen las ac­cio­nes en con­tra de las co­mu­ni­da­des, se cum­plan los acuer­dos hu­ma­ni­ta­rios y sea efec­ti­vo el ce­se bi­la­te­ral con el ELN.

SE­MA­NA: ¿Por qué la vio­len­cia se en­quis­tó en esa zo­na del país?

J.C.B.: La vio­len­cia tie­ne mu­chas cau­sas y una de esas la men­cio­nó el san­to padre Fran­cis­co en su vi­si­ta: “La ine­qui­dad es la cau­sa de mu­chos ma­les y la vio­len­cia”. Eso ha pe­sa­do mu­cho en la his­to­ria del Cho­có. Cuan­do la gen­te es­tá sin opor­tu­ni­da­des, se vuel­ve vul­ne­ra­ble a las ac­cio­nes del con­flic­to. SE­MA­NA: Pe­ro eso no es nue­vo. ¿Qué otras cau­sas de esa vio­len­cia ven us­te­des?

J.C.B.: La mi­ne­ría ile­gal y los cul­ti­vos ilí­ci­tos han fa­vo­re­ci­do tam­bién la pre­sen­cia de gru­pos de­lin­cuen­cia­les en el Cho­có. Ade­más, al­gu­nos de ellos han uti­li­za­do es­tra­té­gi­ca­men­te el de­par­ta­men­to por las po­si­bi­li­da­des geo­grá­fi­cas que ofre­ce. SE­MA­NA: ¿Qué ges­to de paz le pi­de al ELN, aho­ra que anun­ció un ce­se bi­la­te­ral?

J.C.B.: Pe­di­mos que cum­plan con el anun­cio que hi­cie­ron, y que se de­ci­dan real­men­te a res­pe­tar a la po­bla­ción ci­vil y a ser cons­truc­to­res de esa paz in­te­gral a la que quie­re lle­gar el pue­blo co­lom­biano.

SE­MA­NA: ¿Cree en los diá­lo­gos que se ade­lan­tan con el ELN? J.C.B.: Te­ne­mos que creer en el diá­lo­go por­que la con­fron­ta­ción di­rec­ta siem­pre nos de­ja­rá mu­chas muer­tos. El diá­lo­go, co­mo lo en­fa­ti­zó el pa­pa Fran­cis­co, es el ca­mino.

SE­MA­NA: Y las ban­das cri­mi­na­les…

J.C.B.: To­dos sa­be­mos que es­tán ahí, en torno al nar­co­trá­fi­co, la mi­ne­ría ile­gal y la ex­tor­sión.

SE­MA­NA: ¿Qué opi­na del men­sa­je que en­vió alias Oto­niel pi­dien­do so­me­ter­se a la jus­ti­cia? J.C.B.: Un pro­ce­so de so­me­ti­mien­to a la jus­ti­cia acor­da­do se­ría muy fa­vo­ra­ble por­que lo­gra­ría evi­tar el sa­cri­fi­cio de mu­chas vi­das hu­ma­nas, y que mu­chas regiones de Co­lom­bia pue­dan res­pi­rar un ai­re nue­vo al­re­de­dor del an­he­lo de la paz. Por lo pron­to, le pe­di­mos que ce­sen to­das las ac­cio­nes que va­yan en con­tra de la po­bla­ción ci­vil y que ge­ne­ren vio­len­cia no so­lo en es­ta re­gión, sino en to­do el país. SE­MA­NA: Al­go an­da mal cuan­do ca­si to­dos los in­for­mes, es­tu­dios, ín­di­ces y ci­fras del Cho­có son alar­man­tes. J.C.B.: El he­cho de que las Farc de­ja­ran las ar­mas dis­mi­nu­yó la in­ten­si­dad del con­flic­to; eso es in­ne­ga­ble. Y el pa­so que aca­ba de dar el ELN es una luz de es­pe­ran­za. To­dos son pa­sos que vie­nen dan­do y son muy im­por­tan­tes; pe­ro fal­tan otros vi­ta­les co­mo su­pe­rar el aban­dono es­ta­tal, su­pe­rar la co­rrup­ción, las vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos. Cuan­do to­dos esos pa­sos se den con­jun­ta­men­te, se­gu­ro su­pe­rare­mos mu­chos ín­di­ces.

SE­MA­NA: ¿Sir­vió el re­cien­te pa­ro cí­vi­co en el Cho­có?

J.C.B.: Hay mu­cha es­pe­ran­za en que se cum­plan los acuer­dos del pa­ro. Hay al­gu­nos re­sul­ta­dos que se vie­nen dan­do. De to­das ma­ne­ras la so­cie­dad ci­vil es­tá muy aten­ta al cum­pli­mien­to de ca­da uno de los pun­tos acor­da­dos du­ran­te el pa­ro.

p Juan Car­los Ba­rre­to, obis­po de Quib­dó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.