Muer­te en la sel­va

El ELN re­co­no­ció ha­ber asesinado a un ciu­da­dano ru­so que te­nía se­cues­tra­do ha­ce seis me­ses. Sin em­bar­go, que­dan mu­chas du­das so­bre el cri­men.

Semana (Colombia) - - Nación -

“ÉL ES­TÁ MUER­TO. HU­YÓ, le dis­pa­ra­ron y lo ma­ta­ron”. Con es­tas es­cue­tas fra­ses, y una frial­dad im­pre­sio­nan­te, des­cri­bió alias Yei­son, co­man­dan­te del fren­te Ernesto Che Gue­va­ra del ELN,la for­ma co­mo sus hom­bres die­ron muer­te a un ciu­da­dano ru­so que te­nían cau­ti­vo ha­ce más de seis me­ses.

“In­ten­tó qui­tar­le una gra­na­da a los mu­cha­chos, la gra­na­da ex­plo­tó hi­rien­do a cin­co de los mu­cha­chos, él hu­yó y le dis­pa­ra­mos y lo ma­ta­mos”, con­tó el sub­ver­si­vo en una en­tre­vis­ta con la agen­cia de no­ti­cias Reu­ters. La es­ca­lo­frian­te con­fe­sión tu­vo lu­gar so­lo tres días an­tes del anun­cio del go­bierno so­bre el ce­se al fue­go bi­la­te­ral con ese gru­po has­ta enero pró­xi­mo. El miér­co­les pa­sa­do Pa­blo Bel­trán, je­fe del equi­po ne­go­cia­dor del ELN en los diá­lo­gos en Qui­to, Ecua­dor, afir­mó que es­ta­ban co­men­zan­do a ha­cer con­tac­to con la em­ba­ja­da ru­sa en Co­lom­bia pa­ra en­tre­gar­le el cuer­po.

La víc­ti­ma se lla­ma­ba Vos­kan­ya Ar­cen Le­vo­ni. Ya el pa­sa­do 22 de abril el co­man­do cen­tral del ELN ha­bía di­vul­ga­do otra ver­sión so­bre la suer­te de es­te hom­bre de 42 años. “Por in­ter­me­dio del CICR re­ci­bi­mos de la Em­ba­ja­da Ru­sa en Co­lom­bia la so­li­ci­tud de li­be­rar al se­ñor Vos­kan­ya Ar­cen Le­vo­ni, de na­cio­na­li­dad Ru­so-Ar­me­nio…”, di­ce el en­ca­be­za­do de la co­mu­ni­ca­ción del gru­po gue­rri­lle­ro. “El 19 de abril a las 11 a.m., so­bre el li­to­ral del Pa­cí­fi­co, cru­zan­do el área del Al­to Bau­dó, entre los mu­ni­ci­pios de Pi­za­rro y Nu­quí, el se­ñor Le­vo­ni des­ar­ma a un com­pa­ñe­ro y ata­ca a la uni­dad que lo tras­la­da, re­sul­tan­do gra­ve­men­te he­ri­dos cin­co com­pa­ñe­ros del ELN, y el ru­so-ar­me­nio se fu­ga tam­bién he­ri­do. Las uni­da­des del ELN se re­ti­ran con sus he­ri­dos y se des­co­no­ce la si­tua­ción del se­ñor que se tras­la­da­ba pa­ra ser li­be­ra­do”, afir­mó el co­mu­ni­ca­do de ha­ce cua­tro me­ses.

Más allá de las ver­sio­nes, lo cier­to del ca­so es que el ELN ase­si­nó a Le­vo­ni. Su muer­te así co­mo su se­cues­tro con­fi­gu­ran un mis­te­rio que aún plan­tea mu­chos in­te­rro­gan­tes.

Se­gún los sub­ver­si­vos, se­cues­tra­ron al ru­so el 5 de no­viem­bre de 2016 “mien­tras re­co­lec­ta­ba ra­nas ve­ne­no­sas pa­ra tra­fi­car­las en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal”. Ese ar­gu­men­to pa­ra tra­tar de jus­ti­fi­car las ra­zo­nes pa­ra se­cues­trar­lo sin du­da era in­só­li­to, y mu­cho más que lo hu­bie­ran re­te­ni­do en la sel­va du­ran­te seis me­ses por ro­bar an­fi­bios.

Tam­po­co es fá­cil ex­pli­car qué ha­cía o có­mo lle­gó Le­vo­ni a una re­gión no pre­ci­sa­men­te tu­rís­ti­ca de­bi­do a la fuer­te pre­sen­cia del ELN, la ban­da cri­mi­nal del Clan del Gol­fo, y que, ade­más, fre­cuen­tan di­ver­sos gru­pos de nar­co­tra­fi­can­tes. Al fin y al ca­bo es una de las zo­nas más im­por­tan­tes de pro­ce­sa­mien­to y ru­tas pa­ra el nar­co­trá­fi­co.

Lo lla­ma­ti­vo es que tan so­lo un día des­pués de co­no­ci­do el co­mu­ni­ca­do del ELN, en la ma­ña­na del do­min­go 23 de abril, la Ar­ma­da en­con­tró cer­ca de unas pla­yas del mu­ni­ci­pio de San Juan, Cho­có, en la mi­tad de la sel­va, a otro ru­so, Ser­gey Do­nets.

La In­fan­te­ría de Ma­ri­na lo trans­por­tó has­ta una pe­que­ña ba­se en Do­cor­dó, a dos ho­ras del lu­gar. So­lo lo­gró de­cir que tra­ba­ja­ba de ta­xis­ta en Ru­sia y es­ta­ba en va­ca­cio­nes, de tu­ris­mo. Co­mo pu­do ex­pli­có que sa­lió en bus de Stá­vro­pol, Ru­sia, a Jor­da­nia. De ahí to­mó un vue­lo has­ta La Ha­ba­na y lue­go otro ha­cia Caracas. Pos­te­rior­men­te, in­gre­só a Co­lom­bia por Cú­cu­ta, si­guió has­ta Bo­go­tá, lue­go a Tur­bo y Cho­có. Pa­ra las au­to­ri­da­des su ver­sión de­jó mu­chas du­das, en pri­mer lu­gar, por­que no era fá­cil en­ten­der có­mo un ta­xis­ta ru­so tu­vo los re­cur­sos pa­ra ha­cer se­me­jan­te via­je; en se­gun­do lu­gar, por qué hi­zo esas es­ca­las tan sos­pe­cho­sas; y en ter­cer lu­gar, có­mo, al igual que su com­pa­trio­ta Le­vo­ni, ter­mi­nó jus­ta­men­te en el co­ra­zón de una zo­na ro­ja de or­den pú­bli­co.

Ser­gey con­tó con mu­cha me­jor suer­te que su pai­sano.Tras­la­da­do a Bue­na­ven­tu­ra, par­tió rum­bo a Bo­go­tá y re­gre­só a Ru­sia. Ni la em­ba­ja­da de ese país, ni las au­to­ri­da­des na­cio­na­les han en­tre­ga­do ma­yo­res de­ta­lles de los dos ca­sos. Lo úni­co cier­to es que uno so­bre­vi­vió y otro mu­rió asesinado a san­gre fría por el ELN. Es po­co pro­ba­ble que el mis­te­rio de los ru­sos en las sel­vas de Cho­có se re­suel­va, al me­nos a cor­to pla­zo.

VOS­KAN­YA AR­CEN LE­VO­NI

ALIAS YEI­SON tp Alias Yei­son, co­man­dan­te de un fren­te del ELN con­fir­mó que sus hom­bres ase­si­na­ron a san­gre fría al ciu­da­dano ru­so Vos­kan­ya Ar­cen Le­vo­ni. Des­de oc­tu­bre del año pa­sa­do lo te­nían se­cues­tra­do, se­gún esa gue­rri­lla por tra­fi­car ra­nas ve­ne­no­sas en las sel­vas de Cho­có.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.