‘Quo va­dis’, Chi­le

Mi­che­lle Ba­che­let es­tá ter­mi­nan­do su se­gun­do man­da­to en me­dio de gran­des ten­sio­nes so­cia­les, ba­ja po­pu­la­ri­dad y el peor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de los úl­ti­mos ocho años. ¿De­jó de ser el país es­tre­lla en la re­gión?

Semana (Colombia) - - Economía -

PA­RA MU­CHOS CHI­LE ES EL país mo­de­lo de Amé­ri­ca La­ti­na. Des­de el re­torno de la de­mo­cra­cia ha lo­gra­do avan­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos y ha ge­ne­ra­do ma­yo­res gra­dos de pros­pe­ri­dad pa­ra sus ciu­da­da­nos que mu­chas otras eco­no­mías en la zo­na. Su in­gre­so per cá­pi­ta pa­só de 4.589 dó­la­res en 1990 a 23.960 en 2016 (a pre­cios in­ter­na­cio­na­les ac­tua­les), mien­tras Amé­ri­ca La­ti­na sal­tó de 6.378 dó­la­res a 15.358 en igual pe­rio­do. Las ci­fras ma­cro y su es­ta­bi­li­dad han si­do la en­vi­dia de to­dos y mu­chas de sus re­for­mas eco­nó­mi­cas y so­cia­les han ser­vi­do de ejem­plo en al­gu­nos paí­ses, in­clui­da Co­lom­bia.

Pe­ro las cal­ma­das aguas que le han per­mi­ti­do al país aus­tral ser la eco­no­mía de mos­trar en Amé­ri­ca La­ti­na se han agi­ta­do en los úl­ti­mos años. Chi­le atra­vie­sa un ci­clo de fuer­te des­ace­le­ra­ción, que in­clu­so al­gu­nos ven co­mo un es­tan­ca­mien­to, mo­ti­va­do por fac­to­res in­ter­nos y ex­ter­nos y por un pe­rio­do de ten­sio­nes so­cia­les.

El se­gun­do man­da­to de Mi­che­lle Ba­che­let (2014-2018) ha es­ta­do mar­ca­do por el po­bre desem­pe­ño eco­nó­mi­co. En pro­me­dio, en los úl­ti­mos cua­tro años, el pro­duc­to in­terno bru­to (PIB) ha cre­ci­do 1,6 por ciento, mien­tras que du­ran­te el pe­rio­do de su an­te­ce­sor, Se­bas­tián Pi­ñe­ra (20102014), au­men­tó 5 por ciento.

La des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca ha si­do la prin­ci­pal razón del des­con­ten­to ciu­da­dano que ha te­ni­do que en­fren­tar el go­bierno de cen­troiz­quier­da de Ba­che­let, quien tu­vo un pri­mer pe­rio­do muy prós­pe­ro (2006-2010). Pe­ro ha­ce cua­tro años, cuan­do re­ci­bió el man­da­to de Pi­ñe­ra, de cen­tro­de­re­cha, sa­bía que asu­mi­ría de­sa­fíos eco­nó­mi­cos y so­cia­les aún ma­yo­res. Ade­más de sos­te­ner el rit­mo de cre­ci­mien­to, de­bía res­pon­der a unos ciu­da­da­nos ca­da vez más exi­gen­tes. Las mo­vi­li­za­cio­nes so­cia­les que des­de 2011 han es­ta­do en la agen­da de Chi­le y que in­vo­lu­cran a es­tu­dian­tes, eco­lo­gis­tas, pa­san­do por los ciu­da­da­nos de las regiones ais­la­das, han mos­tra­do que los chi­le­nos si­guen in­con­for­mes, a pe­sar de te­ner una eco­no­mía con los más al­tos es­tán­da­res de desa­rro­llo en la re­gión.

Pa­ra re­sol­ver es­tos pro­ble­mas, Ba­che­let pro­pu­so pro­fun­das re­for­mas en ma­te­ria edu­ca­ti­va, la­bo­ral y tri­bu­ta­ria. Sus com­pro­mi­sos elec­to­ra­les in­clu­ye­ron subida de im­pues­tos a las em­pre­sas, otor­gar educación uni­ver­sal gra­tui­ta y me­jo­rar el sis­te­ma de pen­sio­nes y los ser­vi­cios pú­bli­cos de sa­lud. Ba­che­let tam­bién se qui­so me­ter con una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pa­ra re­em­pla­zar la Car­ta Mag­na di­se­ña­da ba­jo el go­bierno mi­li­tar de Au­gus­to Pi­no­chet.

Sin du­da no fue­ron re­tos fá­ci­les, y la reali­dad es que no lo­gró ha­cer to­das las re­for­mas ni con la pro­fun­di­dad que pro­pu­so. Por el con­tra­rio, es­tas se con­vir­tie­ron en ob­je­to de crí­ti­ca de sus opo­si­to­res y ge­ne­ra­ron gran in­cer­ti­dum­bre den­tro del sec­tor pri­va­do. Mu­chos con­si­de­ran que la re­for­ma tri­bu­ta­ria, que en­tró en vi­gen­cia en 2015, ace­le­ró la des­ace­le­ra­ción que ya se veía ve­nir con la caí­da de los pre­cios del co­bre y des­es­ti­mu­ló de ma­ne­ra gra­ve la in­ver­sión pri­va­da.

El asun­to es que Ba­che­let ne­ce­si­ta­ba re­cau­dar más im­pues­tos, entre otras ra­zo­nes, pa­ra cum­plir la pro­me­sa elec­to­ral de ter­mi­nar con la de­sigual­dad. Co­mo se sa­be, en Chi­le es­tá muy arrai­ga­do el con­cep­to de la dis­ci­pli­na fis­cal, que im­po­ne no ha­cer gas­tos sin te­ner ase­gu­ra­da una fuen­te de fi­nan­cia­ción. Es de­cir, la prio­ri­dad es no au­men­tar el dé­fi­cit fis­cal, o sea, tra­tar de no en­deu­dar­se.

En es­te or­den, la re­for­ma de im­pues­tos bus­có que las em­pre­sas y las per­so­nas de más al­tos in­gre­sos hi­cie­ran un ma­yor es­fuer­zo, al con­si­de­rar que la tri­bu­ta­ción en ese país ha es­ta­do muy con­cen­tra­da en el IVA, un im­pues­to in­di­rec­to que re­cae en to­dos y no con­sul­ta la ca­pa­ci­dad de pa­go de las per­so­nas.

Se­bas­tián Pi­ñe­ra, hoy el can­di­da­to más fuer­te en las en­cues­tas pa­ra su­ce­der a Ba­che­let, cri­ti­có du­ra­men­te la re­for­ma, pues afir­mó que lo­gró des­es­ti­mu­lar al em-

pre­sa­ria­do y a los in­ver­sio­nis­tas que ya mi­ran con re­ce­lo esa eco­no­mía.

Se­gún la Comisión Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na (Ce­pal), en 2016 dis­mi­nu­yó el rit­mo de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía chi­le­na (del 2,3 por ciento en 2015 al 1,6 por ciento ese año), de­bi­do a que se con­tra­je­ron la in­ver­sión y las ex­por­ta­cio­nes.

Es­te com­por­ta­mien­to se re­fle­jó en una des­ace­le­ra­ción ge­ne­ra­li­za­da de la ma­yo­ría de ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas, con con­ta­das ex­cep­cio­nes (co­mer­cio), ade­más de caí­das en sec­to­res cla­ves, co­mo la mi­ne­ría. Ese fe­nó­meno pro­du­jo un fuer­te des­cen­so en los in­gre­sos tri­bu­ta­rios pe­se a la re­for­ma fis­cal, que no pu­do com­pen­sar el es­fuer­zo por con­te­ner el gas­to pú­bli­co, lo que re­dun­dó en un au­men­to del dé­fi­cit fis­cal.

Pe­se al con­tex­to de des­ace­le­ra­ción que atra­vie­sa la eco­no­mía, la ta­sa de des­em­pleo abier­ta se ubi­có en ni­ve­les his­tó­ri­ca­men­te ba­jos, aun­que los úl­ti­mos da­tos co­rres­pon­dien­tes al tri­mes­tre enero-mar­zo de 2017 mues­tran un li­ge­ro re­pun­te, al si­tuar­se en 6,6 por ciento.

Otra cla­ra fuen­te de ten­sión con el sec­tor pri­va­do ha te­ni­do que ver con los gran­des pro­yec­tos mi­ne­ros y su im­pac­to am­bien­tal. En el ac­tual ci­clo eco­nó­mi­co no se ha­bían pre­sen­ta­do in­ver­sio­nes de en­ver­ga­du­ra en es­te sec­tor, que ha si­do es­tra­té­gi­co pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Chi­le.

Pues bien, Do­min­ga, el más am­bi­cio­so pro­yec­to de ex­trac­ción de con­cen­tra­dos de hie­rro y co­bre en la zo­na nor­te del país, va­lo­ra­do en 2.500 mi­llo­nes de dó­la­res, es­ta­lló una enor­me po­lé­mi­ca. El re­cha­zo a su eje­cu­ción, por par­te del Co­mi­té de Mi­nis­tros (ins­tan­cia ins­ti­tu­cio­nal que tie­ne a su car­go es­tas ta­reas), desató una cri­sis que le cos­tó a Ba­che­let la re­nun­cia de sus dos mi­nis­tros del área eco­nó­mi­ca.

El ti­tu­lar de Ha­cien­da, Ro­dri­go Val­dés, y de Eco­no­mía, Fe­li­pe Cés­pe­des, aban­do­na­ron el ga­bi­ne­te tras cri­ti­car la de­ci­sión de sus co­le­gas, entre ellos, prin­ci­pal­men­te, Mar­ce­lo Me­na, mi­nis­tro de Me­dio Am­bien­te.

Mien­tras el mi­nis­tro Val­dés acu­só a al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros de no te­ner el cre­ci­mien­to den­tro de sus prio­ri­da­des, Ba­che­let en un ges­to de apo­yo de­cla­ró que “Chi­le ne­ce­si­ta que crez­ca­mos, sí, ne­ce­si­ta­mos que la eco­no­mía crez­ca, pe­ro ne­ce­si­ta­mos que el cre­ci­mien­to va­ya de la mano del cui­da­do del me­dioam­bien­te”.

Pa­ra los de­fen­so­res de Do­min­ga se dio al tras­te con una ini­cia­ti­va mi­ne­ra que ten­dría un gran im­pac­to eco­nó­mi­co y se ha­ría con to­das las de la ley. Por ello, el he­cho de que la pre­si­den­ta hu­bie­ra to­ma­do par­ti­do por los opo­si­to­res del pro­yec­to au­men­tó la in­cer­ti­dum­bre y el des­con­ten­to en un sec­tor que le ha per­mi­ti­do a Chi­le lo­grar sus gran­des avan­ces eco­nó­mi­cos.

Pe­ro es­to no es to­do. La re­nun­cia del je­fe de las fi­nan­zas pú­bli­cas mar­ca­rá un hi­to en la po­lí­ti­ca na­cio­nal, ya que por pri­me­ra vez en 27 años un go­bierno ten­dría tres mi­nis­tros de Ha­cien­da en el mis­mo pe­rio­do. Es un du­ro gol­pe a la ima­gen de es­ta­bi­li­dad de la que se ha enor­gu­lle­ci­do Chi­le. Ba­che­let lla­mó a ocu­par la car­te­ra de Ha­cien­da a Ni­co­lás Ey­za­gui­rre, ex al­to eje­cu­ti­vo del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), quien ya ocu­pó esa po­si­ción en el go­bierno de Ri­car­do La­gos. Ha acom­pa­ña­do a Ba­che­let du­ran­te to­do su se­gun­do man­da­to en di­fe­ren­tes po­si­cio­nes, por lo que, iró­ni­ca­men­te, los crí­ti­cos del go­bierno lo lla­man un mi­nis­tro mul­ti­pro­pó­si­to.

Fal­tan me­nos de tres me­ses pa­ra que los chi­le­nos vuel­van a las ur­nas a ele­gir pre­si­den­te pa­ra 2018-2022. Y si las en­cues­tas no fa­llan, nue­va­men­te Ba­che­let y Pi­ñe­ra se tur­na­rían el go­bierno, es­ta vez pa­san­do de las fuer­zas de cen­troiz­quier­da a la cen­tro­de­re­cha.

Aho­ra bien, en el re­ma­te del go­bierno de Ba­che­let, la eco­no­mía po­dría te­ner un le­ve re­pun­te en la se­gun­da mi­tad del año. La ac­ti­vi­dad se­rá fa­vo­re­ci­da por ma­yo­res pre­cios del co­bre, el es­tí­mu­lo mo­ne­ta­rio apli­ca­do por el ban­co cen­tral y la ba­ja in­fla­ción. Los pro­nós­ti­cos de cre­ci­mien­to al cie­rre de 2017 se mue­ven entre 1,3 y 2 por ciento pa­ra es­te año, con una re­cu­pe­ra­ción más fuer­te, ha­cia el 2,5 por ciento, el pró­xi­mo año.

Pe­se al pe­si­mis­mo que ex­pre­san al­gu­nos, Chi­le no va tan mal. Co­mo di­ce un ar­tícu­lo de opi­nión pu­bli­ca­do en The New York Ti­mes en es­pa­ñol, no tie­ne gue­rri­llas con quie­nes ne­go­ciar la paz co­mo Co­lom­bia; ni una gue­rra con­tra car­te­les de la dro­ga o una nar­co­co­rrup­ción en­quis­ta­da en el Es­ta­do co­mo Mé­xi­co; ni la agre­si­vi­dad en la are­na po­lí­ti­ca de Ar­gen­ti­na ni un pre­si­den­te que se me­ta­mor­fo­sea en ti­rano co­mo Ve­ne­zue­la; ni una co­rrup­ción que ha­ya gan­gre­na­do to­do co­mo Bra­sil, ni tres ex­pre­si­den­tes en­car­ce­la­dos co­mo Pe­rú. Lo cier­to es que a la ho­ra de eva­luar la ges­tión de un pre­si­den­te, siem­pre ha­brá quie­nes vean el va­so me­dio lleno y quie­nes, me­dio va­cío.

tu Mi­che­lle Ba­che­let se apres­ta a en­tre­gar la Pre­si­den­cia en su se­gun­do man­da­to. Las en­cues­tas le dan una al­ta op­ción pa­ra su­ce­der­la a Se­bas­tián Pi­ñe­ra quien, jus­ta­men­te, le en­tre­gó el man­do en 2014.

FO­TOS: AFP

q En Chi­le, cu­na de los fon­dos

pri­va­dos de pen­sio­nes, los ciu­da­da­nos aho­ra quie­ren un cam­bio pro­fun­do al mo­de­lo.

p La de­ci­sión so­bre el po­lé­mi­co pro­yec­to mi­ne­ro Do­min­ga hi­zo que el ti­tu­lar de Ha­cien­da, Ro­dri­go Val­dés, y de Eco­no­mía,

Fe­li­pe Cés­pe­des, aban­do­na­ran el ga­bi­ne­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.