De na­da sir­ve so­ñar

Al de­jar en el lim­bo a ca­si un mi­llón de jó­ve­nes ‘drea­mers’, que lle­ga­ron ile­gal­men­te a Es­ta­dos Uni­dos cuan­do ni­ños, Trump adop­tó una de las me­di­das más crue­les de su ad­mi­nis­tra­ción. Se tra­ta de un nue­vo y pe­li­gro­so pa­so pa­ra con­so­li­dar su pro­yec­to su­prem

Semana (Colombia) - - Mundo -

ES DI­FÍ­CIL SA­BER QUIÉN FUE más cí­ni­co. Si el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, que no fue ca­paz de anun­ciar en per­so­na que iba a po­ner al bor­de de la de­por­ta­ción a 800.000 jó­ve­nes que lle­ga­ron a Es­ta­dos Uni­dos cuan­do aún eran ni­ños. O su fis­cal ge­ne­ral, Jeff Ses­sions, quien el mar­tes ar­gu­men­tó un sar­tal de fal­se­da­des pa­ra jus­ti­fi­car la de­ci­sión de cambiar el es­ta­tus del que des­de ha­ce al­gu­nos años go­zan los drea­mers (so­ña­do­res), co­mo se co­no­ce a esos jó­ve­nes.

Se­gún Ses­sions ,la ley DACA, apro­ba­da por el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma en 2012 pa­ra pro­te­ger a esos mu­cha­chos de ser de­por­ta­dos, va con­tra la Cons­ti­tu­ción, pues no tie­ne en cuen­ta al Con­gre­so. Esa ile­ga­li­dad, di­jo en el co­mu­ni­ca­do que le­yó el mar­tes en Was­hing­ton, “ha pro­du­ci­do te­rri­bles con­se­cuen­cias hu­ma­ni­ta­rias”, pues les ha ne­ga­do la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar a cien­tos de mi­les de es­ta­dou­ni­den­ses. Por el con­tra­rio, con­clu­yó,“fra­ca­sar en la apli­ca­ción de la ley ha ex­pues­to a Es­ta­dos Uni­dos a crí­me­nes, vio­len­cia e in­clu­so te­rro­ris­mo”.

En con­se­cuen­cia, el De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal di­jo que no acep­ta­ría nue­vas apli­ca­cio­nes pa­ra el pro­gra­ma DACA y que quie­nes ya es­tu­vie­ran ins­cri­tos y tu­vie­ran un per­mi­so de tra­ba­jo po­drían per­ma­ne­cer has­ta que es­te ex­pi­re. Pa­ra to­dos los de­más, el 5 de mar­zo de 2018 pa­sa­rán a ser in­dis­tin­gui­bles de los 11 mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos que hay en Es­ta­dos Uni­dos, lo que en pla­ta blan­ca sig­ni­fi­ca que po­drán ser de­por­ta­dos en cual­quier mo­men­to.

Po­co des­pués, la Ca­sa Blan­ca emi­tió un co­mu­ni­ca­do fir­ma­do por Trump. En es­te, el pre­si­den­te res­pal­dó los ar­gu­men­tos de Ses­sions, pe­ro in­sis­tió en que la de­ci­sión bus­ca so­bre to­do dar­le al Con­gre­so “la opor­tu­ni­dad de ac­tuar”. Y adop­tó un cu­rio­so tono de ex­cu­sa al in­sis­tir en que “no que­ría cas­ti­gar a los hi­jos por las ac­cio­nes de sus pa­dres”, y en que el ver­da­de­ro ob­je­ti­vo de la de­ci­sión era brin­dar­les una opor­tu­ni­dad a los “es­ta­dou­ni­den­ses vic­ti­mi­za­dos por un sis­te­ma in­jus­to”. Co­mo con­clu­sión, afir­mó: “Va­mos a re­sol­ver el te­ma de la ley DACA con el co­ra­zón y con com­pa­sión”.

Va­rias ra­zo­nes ex­pli­can que Trump ha­ya in­sis­ti­do en que es una cues­tión le­gal que se sa­le de sus ma­nos. En pri­mer lu­gar, se tra­ta

de una me­di­da par­ti­cu­lar­men­te cruel, pues a di­fe­ren­cia del resto de los in­do­cu­men­ta­dos, los drea­mers no emi­gra­ron a Es­ta­dos Uni­dos por su vo­lun­tad, sino por la de sus pa­dres. De he­cho, mu­chos ape­nas guar­dan un va­go re­cuer­do de su país de ori­gen y la ma­yo­ría so­lo ha­bla in­glés. En se­gun­do lu­gar, el pro­pio mag­na­te di­jo en va­rias oca­sio­nes que no iba a to­mar me­di­das que los afec­ta­ran. “Los ‘drea­mers’ no de­be­rían preocuparse. Va­mos a ha­cer­nos car­go de to­dos.Yo ten­go un gran co­ra­zón”, res­pon­dió en una en­tre­vis­ta con la ca­de­na ABC en enero. Pue­den “es­tar tran­qui­los”, le di­jo en mar­zo a AP des­pués de que uno de ellos fue de­por­ta­do a Mé­xi­co.Y ha­ce una se­ma­na, en una rue­da de pren­sa, afir­mó: “Amo a los ‘drea­mers’”.

En ter­cer lu­gar, se tra­ta de una de­ci­sión muy im­po­pu­lar, pues se­gún una encuesta de la revista Po­li­ti­co y Mor­ning Con­sult Poll, tres de cua­tro nor­te­ame­ri­ca­nos es­tán de acuer­do con que a los drea­mers se les con­ce­da la re­si­den­cia per­ma­nen­te en Es­ta­dos Uni­dos y un 60 por ciento con­si­de­ra in­clu­so que se les de­be­ría dar la ciu­da­da­nía.Y a eso se su­ma que es fal­so que es­tos mu­cha­chos les es­tén qui­tan­do los pues­tos de tra­ba­jo a los ‘ver­da­de­ros’ nor­te­ame­ri­ca­nos. Co­mo di­jo a SE­MA­NA Louis DeSi­pio, pro­fe­sor de Cien­cias Po­lí­ti­cas y di­rec­tor del Cen­tro pa­ra el Es­tu­dio de la De­mo­cra­cia de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia “los tra­ba­ja­do­res na­ti­vos que vi­ven en las mis­mas áreas que los be­ne­fi­cia­rios del DACA y que tie­nen sus mis­mos es­tu­dios y ha­bi­li­da­des no tie­nen pro­ble­mas gra­ves de des­em­pleo”.

De he­cho, gran­des em­pre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas co­mo Ap­ple, Fa­ce­book y Goo­gle han pro­tes­ta­do por el des­mon­te de ese pro­gra­ma por­que te­men una es­ca­sez la­bo­ral. Se­gún una car­ta que los je­fes de esas y de otras 700 com­pa­ñías en­via­ron al pre­si­den­te, aca­bar con el DACA le cos­ta­ría al país pér­di­das por 24.600 mi­llo­nes de dó­la­res en in­gre­sos fis­ca­les y re­du­ci­ría el PIB en unos 460.300 mi­llo­nes. Pa­ra el think-tank Cen­ter for Ame­ri­can Pro­gress, des­de el mo­men­to en que el pro­gra­ma ex­pi­re, al­re­de­dor de 1.000 per­so­nas per­de­rán ca­da día sus pues­tos de tra­ba­jo. “Hoy es un día tris­te pa­ra el país”, es­cri­bió el miér­co­les el fun­da­dor de Fa­ce­book, Mark Zuc­ker­berg, en su pá­gi­na per­so­nal.

Y a to­do lo an­te­rior se su­ma que los drea­mers son en su in­men­sa ma­yo­ría ex­ce­len­tes ciu­da­da­nos. Por un la­do, más del 90 por ciento pa­ga im­pues­tos y, se­gún el Ins­ti­tu­te on Ta­xa­tion and Eco­no­mic Po­licy, es­tos con­tri­bu­yen anual­men­te con cer­ca de 12.000 mi­llo­nes de dó­la­res a la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se en apor­tes tri­bu­ta­rios. Por el otro, pa­ra con­ver­tir­se en be­ne­fi­cia­rios del DACA,es­tos jó­ve­nes tu­vie­ron que so­me­ter­se a un ri­gu­ro­so exa­men y de­mos­trar que no te­nían an­te­ce­den­tes ju­di­cia­les ni pe­na­les. A su vez, al inscribirse en ese pro­gra­ma mos­tra­ron que te­nían fe en las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses al re­ve­lar­les la fe­cha en que en­tra­ron al país, la di­rec­ción de su re­si­den­cia, sus nú­me­ros te­le­fó­ni­cos y de se­gu­ri­dad so­cial, e in­clu­so los nom­bres de sus es­cue­las o uni­ver­si­da­des.

Hoy, to­do apun­ta a que esa con­fian­za fue ex­ce­si­va, pues co­mo es­tán las cosas, des­pués del 5 de mar­zo no so­lo se­rán con­si­de­ra­dos in­mi­gran­tes ile­ga­les, sino que es­ta­rán aún más ex­pues­tos a las de­por­ta­cio­nes jus­ta­men­te por ha­ber su­mi­nis­tra­do sus da­tos. Co­mo di­jo Ba­rack Oba­ma en una car­ta pu­bli­ca­da en su cuen­ta de Fa­ce­book, la de­ci­sión de Trump es “cruel”, pues “esos ‘drea­mers’ son es­ta­dou­ni­den­ses en sus co­ra­zo­nes, en sus men­tes y en to­dos los sen­ti­dos sal­vo en sus do­cu­men­tos”.

Pe­ro no to­dos pien­san así.Aun­queT­rump pre­ten­da que quie­re obli­gar al Con­gre­so a“arre­glar” el DACA, lo cier­to es que Oba­ma apro­bó en 2012 esa ley de­bi­do a que du­ran­te más de una dé­ca­da esa ins­ti­tu­ción fue in­ca­paz de pro­du­cir una nor­ma que re­co­no­cie­ra el par­ti­cu­lar es­ta­tus de los drea­mers. En la ac­tua­li­dad, la po­si­bi­li­dad de que el Con­gre­so la me­jo­re es aún más re­mo­ta, pues a la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca que im­pe­ra en Es­ta­dos Uni­dos, el mag­na­te le ha im­pre­so la mar­ca del ra­cis­mo.Si hay un co­mún de­no­mi­na­dor entre to­dos los be­ne­fi­cia­rios del DACA es que la gran ma­yo­ría pro­vie­ne de paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, en par­ti­cu­lar de Amé­ri­ca Cen­tral.

Por eso, no es nin­gu­na ca­sua­li­dad que el pre­si­den­te que pu­so a ca­si un mi­llón de drea­mers al bor­de de la de­por­ta­ción sea la mis­ma per­so­na que lan­zó su cam­pa­ña di­cien­do que los me­xi­ca­nos “lle­va­ban dro­gas a Es­ta­dos Uni­dos”, que di­jo que un juez de In­dia­na no es­ta­ba en con­di­cio­nes de juz­gar­lo de­bi­do a su an­ces­tros me­xi­ca­nos, que quie­re cons­truir un mu­ro con ese país, o que per­do­nó a Joe Ar­paio, un she­riff de Ari­zo­na co­no­ci­do por su tra­to dis­cri­mi­na­to­rio y cruel con los in­mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos. De he­cho, a me­di­da que avan­za la Pre­si­den­cia de Trump es más cla­ro que el mag­na­te quie­re im­po­ner una agen­da su­pre­ma­cis­ta, se­gún la cual Es­ta­dos Uni­dos es un país pa­ra los hom­bres blan­cos he­te­ro­se­xua­les.

Pues ade­más de sus ata­ques a los la­ti­nos, los pri­me­ros seis me­ses de su go­bierno han es­ta­do mar­ca­dos por sus in­ten­tos de prohi­bir la en­tra­da de mu­sul­ma­nes a Es­ta­dos Uni­dos, sus ofen­si­vas con­tra mo­vi­mien­tos de­fen­so­res de los de­re­chos ci­vi­les co­mo Black Li­ves Matter, o la ex­pul­sión me­dian­te un trino de to­dos los trans­ge­ne­ris­tas de las Fuer­zas Ar­ma­das. Y aun­que es cier­to que du­ran­te su lar­ga vi­da co­mo fi­gu­ra pú­bli­ca Trump tam­bién ha te­ni­do ges­tos pro­gre­sis­tas, lo cier­to es que so­lo aho­ra, cuan­do cuen­ta con el po­der de ha­cer su vo­lun­tad, ha re­ve­la­do su ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za.Co­mo di­jo Mi­che­lle Oba­ma du­ran­te la Con­ven­ción De­mó­cra­ta del año pa­sa­do: “Ser pre­si­den­te no cam­bia quién eres, sino re­ve­la lo que eres”.

tu Un gru­po de ma­ni­fes­tan­tes pro­tes­ta el mar­tes fren­te a un edi­fi­cio del go­bierno fe­de­ral en San Fran­cis­co a fa­vor de los ‘drea­mers’. El mis­mo día, va­rias mu­je­res mar­cha­ron por las ca­lles de Min­nea­po­lis pa­ra exi­gir que la ley DACA si­ga vi­gen­te.

tq El fis­cal ge­ne­ral, Jeff Ses­sions, fue el en­car­ga­do de anun­ciar el des­mon­te de la ley DACA. Ba­rack Oba­ma reac­cio­nó a las po­cas ho­ras me­dian­te un men­sa­je de Fa­ce­book en el que de­fen­dió a los ‘drea­mers’ y des­cri­bió la me­di­da de Trump y de Ses­sions co­mo “cruel”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.