GRA­CIAS FRAN­CIS­CO

La vi­si­ta del pa­pa ha si­do el even­to de la dé­ca­da en Co­lom­bia. Po­cas ve­ces el país ha vis­to tan­to fer­vor, tan­tas mul­ti­tu­des y tan­ta es­pe­ran­za co­mo en es­tos cua­tro días.

Semana (Colombia) - - Portada -

SU CA­RIS­MA SA­CÓ A los co­lom­bia­nos a las ca­lles. Sus dis­cur­sos, siem­pre acer­ta­dos en fon­do, el tono y la for­ma, ca­la­ron hon­do en los jó­ve­nes, en las víc­ti­mas, en los ca­tó­li­cos e, in­clu­so, en mu­chos no cre­yen­tes, que lo re­co­no­cie­ron co­mo un lí­der es­pi­ri­tual. Y sus ac­cio­nes fue­ron tan cla­ras co­mo su men­sa­je: se reunió con ex ha­bi­tan­tes de la ca­lle y ex­dro­ga­dic­tos, fe­li­ci­tó a los mi­li­ta­res, re­ci­bió a los in­dí­ge­nas, abra­zó a las víc­ti­mas, se pu­so una rua­na cam­pe­si­na que le re­ga­la­ron y tam­bién oyó a los ni­ños.

Di­fí­cil­men­te los co­lom­bia­nos ol­vi­da­rán es­ta vi­si­ta del pa­pa Fran­cis­co. Unos 22.000 jó­ve­nes co­rea­ron su nom­bre en la pla­za de Bo­lí­var y acep­ta­ron su in­vi­ta­ción a “so­ñar en gran­de” por el fu­tu­ro del país. Las víc­ti­mas, entre tan­to, sin­tie­ron que su tra­ge­dia tu­vo con­sue­lo. Y más de 4 mi­llo­nes de fe­li­gre­ses asis­tie­ron a sus mi­sas y mu­chos más se de­ja­ron se­du­cir por sus pa­la­bras sen­ci­llas, di­rec­tas y alec­cio­na­do­ras. Siem­pre en la di­rec­ción de que hay que con­vi­vir a pe­sar de las di­fe­ren­cias.

Ade­más, la vi­si­ta del pa­pa per­mi­tió ob­ser­var al­gu­nos avan­ces in­du­da­bles del país: la or­ga­ni­za­ción en Bo­go­tá re­sul­tó im­pe­ca­ble y sus­ci­tó elo­gios de la co­mi­ti­va del san­to padre y en es­pe­cial de la Gen­dar­me­ría va­ti­ca­na. La cul­tu­ra ciu­da­da­na hi­zo su apa­ri­ción con cre­ces, y has­ta los dis­cur­sos de los ni­ños y los más des­fa­vo­re­ci­dos con­mo­vie­ron no so­lo al su­mo pon­tí­fi­ce, sino a mi­llo­nes al­re­de­dor del mun­do.

El san­to padre lle­gó en un mo­men­to di­fí­cil. En el país hay una sen­sa­ción de desáni­mo por los re­cien­tes es­cán­da­los de co­rrup­ción, la cri­sis de cre­di­bi­li­dad en la Jus­ti­cia y la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca, que au­men­ta por la cer­ca­nía de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2018 y la im­ple­men­ta­ción del acuer­do de paz. La es­te­la pa­pal fue un bál­sa­mo de con­fian­za y es­pe­ran­za pa­ra los co­lom­bia­nos, que sen­ti­rán su in­fluen­cia en lo pro­fun­do de sus co­ra­zo­nes.

El le­ma de es­te país di­ce: ‘Li­ber­tad y or­den’. En es­tas dos pa­la­bras se en­cie­rra to­da una en­se­ñan­za. Los ciu­da­da­nos de­ben ser va­lo­ra­dos en su li­ber­tad y pro­te­gi­dos por un or­den es­ta­ble BO­GO­TÁ, PLA­ZA AR­MAS DE DEL PA­LA­CIO PRE­SI­DEN­CIAL, 7 DE SEP­TIEM­BRE

Cris­to ro­to y ampu­tado, pa­ra no­so­tros es ‘más Cris­to’ aún (…) nos en­se­ña que el amor es más fuer­te que la muer­te y la vio­len­cia VI­LLA­VI­CEN­CIO, EN­CUEN­TRO POR LA RE­CON­CI­LIA­CIÓN, DE SEP­TIEM­BRE

Co­lom­bia, abre tu co­ra­zón de pue­blo de Dios y dé­ja­te re­con­ci­liar. No te­mas a la ver­dad ni a la jus­ti­cia PAR­QUE DE LAS MA­LO­CAS, VI­LLA­VI­CEN­CIO, 8 DE SEP­TIEM­BRE

Un gru­po de ni­ños le dio la bien­ve­ni­da a Fran­cis­co en el ae­ro­puer­to mi­li­tar de Ca­tam, en Bo­go­tá, minutos des­pués de ba­jar­se del avión el 6 de sep­tiem­bre.

El pa­pa, jun­to al car­de­nal Ru­bén Sa­la­zar, sa­lu­da a cer­ca de 22.000 jó­ve­nes que se reunie­ron en la pla­za de Bo­lí­var pa­ra es­cu­char­lo.

El pa­pa, du­ran­te un ac­to por la re­con­ci­lia­ción en Vi­lla­vi­cen­cio, ora fren­te al Cris­to de Bo­ja­yá, des­trui­do en una ma­sa­cre en ma­yo de 2002.

El pa­pa vi­si­ta la ima­gen de la Vir­gen de Chi­quin­qui­rá en la Ca­te­dral Pri­ma­da de Bo­go­tá. El cua­dro via­jó des­de Bo­ya­cá pa­ra es­te en­cuen­tro.

Fran­cis­co lu­ce or­gu­llo­so una rua­na que le ob­se­quia­ron al­gu­nos jó­ve­nes ex ha­bi­tan­tes de la ca­lle en la se­de de la Nun­cia­tu­ra, re­cién lle­ga­do a Bo­go­tá.

El san­to padre abra­za a va­rios ni­ños en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad minutos an­tes de su mi­sa en el par­que Si­món Bo­lí­var de Bo­go­tá.

El pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos ha­bla con el pa­pa Fran­cis­co en un ac­to ofi­cial en la pla­za de ar­mas en Bo­go­tá.

Lue­go de un mi­nu­to de si­len­cio fren­te a la Cruz de la Re­con­ci­lia­ción, el pa­pa siem­bra un ár­bol co­mo sím­bo­lo de la paz, en el par­que de los Fun­da­do­res en Vi­lla­vi­cen­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.