El es­pe­jo ve­ne­zo­lano.

Semana (Colombia) - - Sumario -

El des­con­ten­to con la po­lí­ti­ca en la Co­lom­bia de hoy se pa­re­ce al de la Ve­ne­zue­la pre­cha­vis­ta. Pe­ro el pe­li­gro aquí no es el cas­tro­cha­vis­mo, sino la ten­ta­ción del au­to­ri­ta­ris­mo.

UN TE­MA QUE SUR­GE con re­cu­rren­cia por es­tos días es que Co­lom­bia se pue­de es­tar pa­re­cien­do a lo que era Ve­ne­zue­la an­tes de la lle­ga­da de Hu­go Chá­vez. En otras pa­la­bras, hay tan­to des­con­ten­to con el sis­te­ma po­lí­ti­co tra­di­cio­nal, que es po­si­ble que se le es­té abrien­do la puer­ta a al­gu­na fór­mu­la de ti­po an­ti­es­ta­ble­ci­mien­to. De ahí que tam­bién es­té de mo­da por par­te de la opo­si­ción in­vo­car el fan­tas­ma del cas­tro­cha­vis­mo.

El des­con­ten­to con la po­lí­ti­ca en la Co­lom­bia de hoy se pa­re­ce al de la Ve­ne­zue­la pre­cha­vis­ta. Pe­ro el pe­li­gro aquí no es el cas­tro­cha­vis­mo, sino la ten­ta­ción del au­to­ri­ta­ris­mo.

La ver­dad es que hay mu­chas si­mi­li­tu­des en­tre Co­lom­bia y Ve­ne­zue­la an­tes de la re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na. Eso no sig­ni­fi­ca que el país va­ya a caer en el cas­tro­cha­vis­mo. Na­die quie­re re­pe­tir un mo­de­lo po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co que ha si­do no so­lo un fra­ca­so, sino una ca­tás­tro­fe hu­ma­ni­ta­ria. Nin­gún can­di­da­to a la Pre­si­den­cia quie­re vi­vir lo que es­tá vi­vien­do Ni­co­lás Ma­du­ro y nin­gún pue­blo quie­re pa­de­cer lo que es­tá pa­de­cien­do el ve­ne­zo­lano.

Pe­ro sí es cier­to que los co­lom­bia­nos en es­te mo­men­to quie­ren al­go di­fe­ren­te, co­mo los ve­ne­zo­la­nos en 1998 cuan­do Chá­vez barrió en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. No sa­ben qué, pe­ro sí sa­ben que no les gus­ta lo que ven. Las en­cues­tas de­mues­tran que los can­di­da­tos que en­car­nan la re­no­va­ción mu­chas ve­ces pun­tean. Gus­ta­vo Pe­tro ca­si siem­pre es­tá arri­ba y Clau­dia Ló­pez, Cla­ra Ló­pez y Ser­gio Fajardo por lo ge­ne­ral es­tán en el pri­mer pe­lo­tón. Nin­guno es cas­tro­cha­vis­ta, pe­ro to­dos dan la im­pre­sión de re­pre­sen­tar un rom­pi­mien­to con lo

LA RE­ELEC­CIÓN DE CAR­LOS AN­DRÉS PÉREZ Y RA­FAEL CAL­DE­RA Y LA CAÍ­DA DEL PRI­ME­RO POR UN ES­CÁN­DA­LO DE CO­RRUP­CIÓN PRO­PI­CIA­RON LA CRI­SIS DE CRE­DI­BI­LI­DAD DE LOS PAR­TI­DOS EN VE­NE­ZUE­LA

que hay en la ac­tua­li­dad. Es una voz de pro­tes­ta, so­bre to­do, con­tra los par­ti­dos.

En ese as­pec­to es in­tere­san­te com­pa­rar a la Co­lom­bia de hoy con la Ve­ne­zue­la pre­cha­vis­ta. Si to­ca­ra re­su­mir los cin­co fac­to­res que lle­va­ron al co­lap­so al país ve­cino, se­rían: 1)el des­pres­ti­gio de los par­ti­dos, 2) la caí­da del pre­cio del pe­tró­leo, 3) las me­di­das de aus­te­ri­dad que re­qui­rió ese ajus­te, 4) la co­rrup­ción y 5) la re­elec­ción.

La an­te­sa­la del as­cen­so de Chá­vez fue el Ca­ra­ca­zo: los dis­tur­bios es­ta­lla­ron en Ve­ne­zue­la a raíz de la caí­da de los pre­cios del pe­tró­leo, lo que ha­bía obli­ga­do al go­bierno a adop­tar me­di­das de aus­te­ri­dad que cau­sa­ron mu­cho ma­les­tar. En Co­lom­bia la ba­ja en el pre­cio del pe­tró­leo obli­gó al go­bierno a re­cor­tar el gas­to pú­bli­co y a in­tro­du­cir una re­for­ma tri­bu­ta­ria pa­ra au­men­tar el IVA,lo que ha ge­ne­ra­do mu­cho ma­les­tar y se re­fle­ja en los ba­jos ín­di­ces de po­pu­la­ri­dad del go­bierno.

En Ve­ne­zue­la los es­cán­da­los de co­rrup­ción que to­ca­ron al pro­pio pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca Car­los An­drés Pérez, des­ti­tui­do por la Cor­te Su­pre­ma,ge­ne­ra­ron un re­pu­dio en la opi­nión pública ha­cia la di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal. En Co­lom­bia se es­tá pro­du­cien­do un fe­nó­meno si­mi­lar con los es­cán­da­los que afec­tan a tres ex­pre­si­den­tes de la pro­pia Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, al vi­ce­fis­cal an­ti­co­rrup­ción y a di­ver­sos ca­ci­ques re­gio­na­les, por no ha­blar de los ca­sos de Ode­brecht o los car­te­les de la con­tra­ta­ción.

Otro pa­ra­le­lo tie­ne que ver con los par­ti­dos po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les. Chá­vez pa­só por en­ci­ma de Ac­ción De­mo­crá­ti­ca (si­mi­lar al Par­ti­do Li­be­ral) y de Co­pei (equi­va­len­te al Par­ti­do Con­ser­va­dor). Es­tos prác­ti­ca­men­te ha­bían des­apa­re­ci­do des­pués de dos re­elec­cio­nes con­se­cu­ti­vas, la de Pérez y la de Ra­fael Cal­de­ra. Al­go pa­re­ci­do a los 16 años de Uri­be y San­tos en Co­lom­bia. El Par­ti­do Li­be­ral y el Par­ti­do Con­ser­va­dor, pro­ta­go­nis­tas de 200 años de his­to­ria, hoy es­tán mar­gi­na­li­za­dos.

Y hay un sí­mil aún más cu­rio­so: el je­fe na­tu­ral de Co­pei, Ra­fael Cal­de­ra, dio un por­ta­zo y se sa­lió de su par­ti­do pa­ra fun­dar otro. Es lo mis­mo que aca­ba de ha­cer el ex­pre­si­den­te An­drés Pastrana al aban­do­nar el Par­ti­do Con­ser­va­dor y

EL GOLPE FA­LLI­DO DEL CO­RO­NEL CHÁ­VEZ DESTAPÓ LA RA­BIA DE LOS VE­NE­ZO­LA­NOS

CON­TRA LOS PAR­TI­DOS, LA AUS­TE­RI­DAD ECO­NÓ­MI­CA Y LA CO­RRUP­CIÓN.

DES­PUÉS DE UN CARCELAZO, BARRIÓ EN LAS ELEC­CIO­NES PRE­SI­DEN­CIA­LES EN 1998

que­rer re­vi­vir su an­ti­guo mo­vi­mien­to, la Nue­va Fuer­za De­mo­crá­ti­ca.

Co­mo se pue­de apre­ciar, los es­ce­na­rios tie­nes va­rias si­mi­li­tu­des. So­lo fal­ta­ría el ac­tor prin­ci­pal: un Chá­vez. Al­guien tan ra­di­cal por aho­ra no se ve. Pe­ro cla­ra­men­te el te­rreno es­tá abo­na­do pa­ra que sur­ja una fi­gu­ra aje­na a la cla­se po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal. Ese es el ori­gen de la teo­ría del out­si­der, que en Co­lom­bia di­fí­cil­men­te ten­dría la ideo­lo­gía iz­quier­dis­ta a la que se fue afe­rran­do Chá­vez des­pués de lle­gar al po­der. So­bre to­do des­pués del via­cru­cis que ha te­ni­do que pa­de­cer el pue­blo ve­ne­zo­lano con un ré­gi­men bo­li­va­riano ra­di­cal, au­to­ri­ta­rio y co­rrup­to.

Por­que así co­mo hay ele­men­tos pa­re­ci­dos, tam­bién hay al­gu­nas di­fe­ren­cias. La prin­ci­pal es de mag­ni­tu­des. La ri­que­za pe­tro­le­ra en el país ve­cino es enor­me: tie­ne las re­ser­vas pe­tro­le­ras más gran­des del mun­do.El boom de los años se­ten­ta, cuan­do se na­cio­na­li­zó la in­dus­tria pe­tro­le­ra, no tie­ne pa­ran­gón en Co­lom­bia. Tam­po­co lo tie­ne el ta­ma­ño de la co­rrup­ción que se ali­men­tó de la es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca ren­tis­ta. Por la mis­ma ra­zón, la caí­da de los in­gre­sos en los ochen­ta fue mu­cho mayor que la que afec­tó a Co­lom­bia en los úl­ti­mos años.

Tam­bién hay di­ver­gen­cia en la tra­di­ción de los par­ti­dos. Los de Ve­ne­zue­la eran rí­gi­dos, con es­truc­tu­ras de man­do só­li­das y dis­ci­pli­na im­pues­ta des­de arri­ba: des­de las cú­pu­las, que allá lla­ma­ban co­go­llos. Al fi­nal Chá­vez se apro­ve­chó de la in­dig­na­ción con­tra esa ‘co­go­llo­cra­cia’, que lle­gó a con­ta­mi­nar no so­lo al go­bierno y al Con­gre­so, sino los sin­di­ca­tos, las elec­cio­nes de rec­to­res en las uni­ver­si­da­des, has­ta los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Los par­ti­dos co­lom­bia­nos han si­do más fle­xi­bles y me­nos au­to­ri­ta­rios. En reali­dad su de­bi­li­dad ac­tual obe­de­ce a su ex­ce­so de in­dis­ci­pli­na. Las di­si­den­cias son fre­cuen­tes y la gen­te en­tra y sa­le de los par­ti­dos sin ma­yo­res con­se­cuen­cias. Eso ex­pli­ca los ac­tua­les 28 mo­vi­mien­tos por fir­mas que ra­yan en lo ri­dícu­lo.

La fuer­za de las ins­ti­tu­cio­nes tam­bién ofre­ce di­men­sio­nes dis­tin­tas.A pe­sar del des­cré­di­to ac­tual,las de aquí son más só­li­das que las de la Ve­ne­zue­la pre­cha­vis­ta. Y si en al­gún lu­gar se apre­cia esa reali­dad es en el Ejér­ci­to. Un golpe de Es­ta­do co­mo el de Chá­vez con­tra Car­los An­drés Pérez en 1992 es im­pen­sa­ble en es­te la­do de la fron­te­ra. Ve­ne­zue­la ha­bía vi­vi­do dé­ca­das de dic­ta­du­ras mi­li­ta­res en los si­glos XIX y XX. Co­lom­bia en cam­bio ha te­ni­do una tra­di­ción de go­bier­nos ci­vi­les –con la bre­ve ex­cep­ción de cua­tro años ba­jo Ro­jas Pi­ni­lla–, y re­cien­te­men­te las Fuer­zas Mi­li­ta­res ju­ga­ron un pa­pel cla­ve pa­ra ha­cer via­ble el pro­ce­so de paz con las Farc, en obe­dien­cia a la au­to­ri­dad ci­vil, a pe­sar de su tra­di­cio­nal es­cep­ti­cis­mo ha­cia la ne­go­cia­ción con el ene­mi­go.

Lo an­te­rior sig­ni­fi­ca que la si­mi­li­tud del des­con­ten­to ins­ti­tu­cio­nal de la Co­lom­bia de hoy con la Ve­ne­zue­la de los no­ven­ta no ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que con­du­cir al mis­mo desen­la­ce. La cri­sis hu­ma­ni­ta­ria del país ve­cino se ha con­ver­ti­do en el te­ma de con­ver­sa­ción que preo­cu­pa a to­do el mun­do en Co­lom­bia, des­de la trein­te­na de pre­can­di­da­tos pre­si­den­cia­les has­ta los ciu­da­da­nos del co­mún.

Co­mo el cas­tro­cha­vis­mo no es­tá en el ho­ri­zon­te, en Co­lom­bia se vis­lum­bra una ten­ta­ción au­to­ri­ta­ria. En un país sin cre­di­bi­li­dad en los par­ti­dos, en la Jus­ti­cia, ni en el Con­gre­so, y en es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co, lo que me­nos tie­ne po­si­bi­li­da­des de ga­nar una elec­ción es lo que re­pre­sen­te el es­ta­ble­ci­mien­to. En esas cir­cuns­tan­cias se an­he­la una fór­mu­la que com­bi­ne la au­to­ri­dad con la lu­cha con­tra la co­rrup­ción. Es­ta no ne­ce­sa­ria­men­te es de de­re­cha ni dic­ta­to­rial. El es­pec­tro va des­de “el que di­ga Uri­be” has­ta Clau­dia Ló­pez. Los mo­de­ra­dos, los de cen­tro y los que no ha­blan du­ro por aho­ra van en des­ven­ta­ja.

JUAN MA­NUEL SAN­TOS LA BA­JA PO­PU­LA­RI­DAD DE SAN­TOS, EL AJUS­TE

FIS­CAL POR LA CAÍ­DA DEL PRE­CIO DEL PE­TRÓ­LEO Y LOS ES­CÁN­DA­LOS GOL­PEA­RON LA CRE­DI­BI­LI­DAD DE LAS INS­TI­TU­CIO­NES

PO­LÍ­TI­CAS, CO­MO EN VE­NE­ZUE­LA

ÁL­VA­RO URI­BE

URI­BE IM­PUL­SÓ LA RE­ELEC­CIÓN QUE A LA POS­TRE DES­GAS­TÓ LAS INS­TI­TU­CIO­NES, CO­MO EN VE­NE­ZUE­LA. LA PO­LA­RI­ZA­CIÓN PO­LÍ­TI­CA TAM­BIÉN ES SE­ME­JAN­TE A LA DE PÉREZ Y

CAL­DE­RA AN­TES DE CHÁ­VEZ

RA­FAEL CAL­DE­RA

CAR­LOS AN­DRÉS PÉREZ

HU­GO CHÁ­VEZ EN FE­BRE­RO 4 DE 1992, DES­PUÉS DE SU FRA­CA­SA­DO GOLPE DE ES­TA­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.