PAR­TI­DOS

El hu­ra­cán que ha arra­sa­do con los par­ti­dos po­lí­ti­cos en otros paí­ses lle­gó a Co­lom­bia. ¿Qué sig­ni­fi­ca es­to pa­ra la go­ber­na­bi­li­dad y la de­mo­cra­cia?

Semana (Colombia) - - Sumario -

¿De­mo­cra­cia sin par­ti­dos?

LA FIE­BRE ANTIPARTIDOS no pa­ra de su­bir. En los úl­ti­mos días les lle­gó a dos re­pre­sen­tan­tes de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, am­bos ex­mi­nis­tros con bue­na ima­gen en las en­cues­tas. Mar­ta Lu­cía Ra­mí­rez, la ex­can­di­da­ta con­ser­va­do­ra en las úl­ti­mas elec­cio­nes, anun­ció que se pos­tu­la­rá el año en­tran­te por fir­mas y no por su co­lec­ti­vi­dad. Hum­ber­to de la Ca­lle, li­be­ral de va­rias dé­ca­das, in­for­mó que si su par­ti­do in­sis­te en una con­sul­ta in­ter­na, en mar­zo tam­bién se irá por la fi­gu­ra de mo­da, la de un mo­vi­mien­to ciu­da­dano. Se­gún la úl­ti­ma en­cues­ta In­va­mer, la ima­gen ne­ga­ti­va de los par­ti­dos lle­gó a 87 por cien­to y la po­si­ti­va ca­yó a 10: el peor re­gis­tro en diez años.

Ra­mí­rez y De la Ca­lle coin­ci­den en su es­tra­te­gia de abra­zar la ban­de­ra in­de­pen­dien­te por mo­les­tias fren­te a lo que es­tán ha­cien­do sus res­pec­ti­vos par­ti­dos. Pa­ra la pri­me­ra, la cla­se po­lí­ti­ca azul es­tá ‘en­mer­me­la­da’ y com­pro­me­ti­da con el go­bierno. Pa­ra el se­gun­do, lle­gar a mar­zo con cua­tro o cin­co pre­can­di­da­tos equi­va­le a un sui­ci­dio. Pe­ro más allá de las mo­ti­va­cio­nes par­ti­cu­la­res, que dos lí­de­res, otro­ra ca­rac­te­ri­za­dos por de­fen­der los par­ti­dos co­mo ins­ti­tu­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra la de­mo­cra­cia, se unan a la co­rrien­te de mo­da de las can­di­da­tu­ras por fir­mas, di­ce mu­cho so­bre has­ta dón­de ha lle­ga­do la cri­sis de los par­ti­dos. Ha­ce unas se­ma­nas tam­bién ha­bía sor­pren­di­do con un anun­cio se­me­jan­te Ger­mán Var­gas Lle­ras, un nom­bre con­si­de­ra­do si­nó­ni­mo del de su par­ti­do, Cam­bio Ra­di­cal, pe­ro que tam­bién op­ta­rá por la ma­ra­tón de rú­bri­cas. Ya se apro­xi­man a 30 los as­pi­ran­tes que irán a elec­cio­nes con res­pal­do de fir­mas y no de un aval par­ti­dis­ta.

Muy po­cas co­sas se pue­den an­ti­ci­par de los co­mi­cios de 2018, por la pro­li­fe­ra­ción de can­di­da­tu­ras y por la fal­ta de cla­ri­dad so­bre los pro­ce­sos pa­ra de­can­tar­las. Pe­ro des­de aho­ra se pue­de de­cir que es­ta cam­pa­ña pre­si­den­cial pa­sa­rá a la his­to­ria por el oca­so de los par­ti­dos. La pre­gun­ta es cuál va a ser el efec­to de es­ta ola pa­ra la de­mo­cra­cia y pa­ra la go­ber­na­bi­li­dad del pró­xi­mo pre­si­den­te.

La tra­di­ción del pen­sa­mien­to so­bre la de­mo­cra­cia di­ría que no ha­brá mu­chas con­se­cuen­cias po­si­ti­vas. Los par­ti­dos son la co­lum­na ver­te­bral de las ins­ti­tu­cio­nes re­pre­sen­ta­ti­vas. Son la fór­mu­la por ex­ce­len­cia pa­ra or­de­nar la po­lí­ti­ca, ar­ti­cu­lar in­tere­ses, ase­gu­rar que las vi­sio­nes plu­ra­lis­tas es­tén bien re­pre­sen­ta­das y ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad en el lar­go pla­zo. Los par­ti­dos tra­mi­tan, en la po­lí­ti­ca y en for­ma pa­cí­fi­ca, los con­flic­tos in­he­ren­tes a una so­cie­dad di­ver­sa.Y se con­si­de­ra que son in­dis­pen­sa­bles pa­ra ge­ne­rar con­sen­sos so­bre lo que hay que ha­cer pa­ra al­can­zar ob­je­ti­vos glo­ba­les.

Por el con­tra­rio, la fal­ta de par­ti­dos, se­gún la tra­di­ción de la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va, es un te­rreno abo­na­do pa­ra que se for­ta­lez­can li­de­raz­gos per­so­na­lis­tas que pue­den lle­gar a ser ar­bi­tra­rios. Un sis­te­ma po­lí­ti­co sin or­ga­ni­za­cio­nes par­ti­dis­tas es más sus­cep­ti­ble de ali­men­tar el po­pu­lis­mo y, por la fal­ta de una com­pe­ten­cia ins­ti­tu­cio­nal, fa­ci­li­tar el au­to­ri­ta­ris­mo.

Pe­ro el pen­sa­mien­to del co­mún de la gen­te por es­tos días no tie­ne mu­cho que ver con el pa­pel de los par­ti­dos pa­ra la de­mo­cra­cia des­de un pun­to de vis­ta ra­cio­nal o aca­dé­mi­co. Y es­tá más de­ter­mi­na­do por la ra­bia ge­ne­ra­li­za­da con­tra fe­nó­me­nos aso­cia­dos a la for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca. So­bre to­do, con­tra la co­rrup­ción. Tan­tos es­cán­da­los y tan po­cos re­sul­ta­dos en las ges­tio­nes del go­bierno pa­ra so­lu­cio­nar los pro­ble­mas de la

gen­te ha­cen que de­fen­der con­cep­tual­men­te a los par­ti­dos sea po­co me­nos que im­po­si­ble. El fe­nó­meno no so­lo es co­lom­biano. En los pró­xi­mos 12 me­ses las prin­ci­pa­les de­mo­cra­cias la­ti­noa­me­ri­ca­nas –Chi­le, Co­lom­bia, Bra­sil, Mé­xi­co– ce­le­bra­rán elec­cio­nes, y en to­das ellas la ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal del pro­ce­so elec­to­ral es el au­ge de los can­di­da­tos de la an­ti­po­lí­ti­ca y de los elec­to­ra­dos es­cép­ti­cos y en re­bel­día con­tra los par­ti­dos. El con­ta­gio no es so­lo la­ti­noa­me­ri­cano: en la se­gun­da vuel­ta de las elec­cio­nes fran­ce­sas no hu­bo un so­lo re­pre­sen­tan­te de los par­ti­dos que han pro­ta­go­ni­za­do los úl­ti­mos 50 años.

El triun­fo de Em­ma­nuel Ma­cron, de he­cho, fue bien re­ci­bi­do. Era una op­ción com­pro­me­ti­da con la de­mo­cra­cia y con los va­lo­res pre­do­mi­nan­tes en Oc­ci­den­te, a di­fe­ren­cia de su ri­val ul­tra­na­cio­na­lis­ta, Ma­ri­ne Le Pen. Y de­mues­tra que las al­ter­na­ti­vas in­de­pen­dien­tes no ne­ce­sa­ria­men­te con­du­cen al au­to­ri­ta­ris­mo po­pu­lis­ta. Fue, de he­cho, un an­tí­do­to en su con­tra en la sui gé­ne­ris reali­dad de Fran­cia. Pe­ro en­tre Ma­cron y Hu­go Chá­vez, que lle­gó al po­der en Ve­ne­zue­la co­mo ex­pre­sión del has­tío con los par­ti­dos, hay un lar­go tre­cho.

¿Cuál se­rá el efec­to de la fie­bre an­ti­par­ti­dis­ta en Co­lom­bia? La cam­pa­ña de 2018 se va a dar en un es­ce­na­rio pa­ra­dó­ji­co. En las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les los par­ti­dos es­tán que­dan­do des­pla­za­dos fren­te a los can­di­da­tos por fir­mas, pe­ro en las de Con­gre­so las co­lec­ti­vi­da­des tra­di­cio­na­les si­guen man­dan­do la pa­ra­da. Es cier­to que la Re­gis­tra­du­ría ya ha re­ci­bi­do 27 so­li­ci­tu­des pa­ra ins­cri­bir lis­tas a Se­na­do por fir­mas y 43 pa­ra Cá­ma­ra. Pe­ro nin­gu­na de es­tas ten­drá la fuer­za de las plan­chas que pre­sen­ten los par­ti­dos tra­di­cio­na­les. Es­tos per­ma­ne­ce­rán en la ban­ca en las elec­cio­nes de ma­yo, pe­ro pro­ta­go­ni­za­rán las de mar­zo.

La pre­gun­ta es có­mo se­ría la go­ber­na­bi­li­dad en un es­ce­na­rio de un pre­si­den­te ele­gi­do co­mo in­de­pen­dien­te, sin res­pal­do en el Con­gre­so. Es el ca­so de Pedro Pa­blo Kuczyns­ki,en Pe­rú.Me­nos de un año des­pués de ha­ber lle­ga­do a la Pre­si­den­cia, su po­pu­la­ri­dad es­tá en 19 por cien­to, y el Con­gre­so –con fuer­te pre­sen­cia de la opo­si­ción fu­ji­mo­ris­ta– le ha blo­quea­do bue­na par­te de su agen­da y le ha tum­ba­do a va­rios mi­nis­tros. Es una fór­mu­la ries­go­sa.

En Co­lom­bia, los par­ti­dos po­lí­ti­cos se han con­ver­ti­do, más que en re­pre­sen­tan­tes de una ideo­lo­gía, en fá­bri­cas de ava­les pa­ra las elec­cio­nes de Con­gre­so, Asam­bleas y Con­ce­jos. Pa­ra ser can­di­da­to ha­ce fal­ta un aval. Una vez ele­gi­do el par­la­men­ta­rio, el par­ti­do que lo res­pal­dó re­ci­be du­ran­te el pe­rio­do una fuer­te su­ma de dinero de fi­nan­cia­ción es­ta­tal se­gún el nú­me­ro de vo­tos ob­te­ni­dos por el ava­la­do. Con esos re­cur­sos los par­ti­dos fi­nan­cian su bu­ro­cra­cia y crean una es­truc­tu­ra de po­der que los in­du­ce a per­pe­tuar­se sin con­si­de­ra­cio­nes ideo­ló­gi­cas de nin­gu­na cla­se y sin di­fe­ren­ciar­se los unos de los otros.

Ca­si na­die,en con­se­cuen­cia,es­tá sa­tis­fe­cho con lo que es­tá ocu­rrien­do. La pre­gun­ta es qué ha­cer. Des­de el pun­to de vis­ta nor­ma­ti­vo, el país ha os­ci­la­do de ma­ne­ra pen­du­lar sin nin­gu­na con­ti­nui­dad en el lar­go pla­zo, con le­yes que unas ve­ces fa­vo­re­cen a los par­ti­dos y otras a las fór­mu­las con­tra ellos. Des­pués de un si­glo y me­dio de fé­rreo bi­par­ti­dis­mo li­be­ral-con­ser­va­dor, la Cons­ti­tu­yen­te del 91 abrió las puer­tas pa­ra el na­ci­mien­to de 72 par­ti­dos for­mal­men­te ins­cri­tos. Esa pro­li­fe­ra­ción de or­ga­ni­za­cio­nes de ga­ra­je lle­vó a im­po­ner um­bra­les es­tric­tos, des­pués de lo cual el nú­me­ro de par­ti­dos re­le­van­tes y con pre­sen­cia en el Con­gre­so se re­du­jo a me­nos de diez.Y aho­ra, con la ola de can­di­da­tu­ras por fir­mas, los “mo­vi­mien­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos de ciu­da­da­nos” se apro­xi­man a 30.

En el cor­to pla­zo, sin em­bar­go, el asun­to no es nor­ma­ti­vo. La reali­dad po­lí­ti­ca in­di­ca que los ciu­da­da­nos es­tán con­tra las or­ga­ni­za­cio­nes par­ti­dis­tas. La era de las re­des so­cia­les fa­ci­li­ta los con­tac­tos di­rec­tos,in­clu­so en­tre can­di­da­tos y vo­tan­tes, un es­ce­na­rio en el que los in­ter­me­dia­rios so­bran.

Pe­ro el fin de los par­ti­dos no es una hi­pó­te­sis es­pe­ran­za­do­ra. En la ma­yo­ría de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos esa idea con­du­jo a re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios y dic­ta­du­ras, o a po­pu­lis­mos cau­di­llis­tas. Hay quie­nes pien­san que so­lo una nue­va cons­ti­tu­yen­te pue­de re­pa­rar el des­or­den ac­tual.Otros,más op­ti­mis­tas, con­si­de­ran que en reali­dad hoy se pre­sen­ta una trans­for­ma­ción del es­que­ma de par­ti­dos: los tra­di­cio­na­les es­tán en cri­sis, pe­ro los nue­vos –Cen­tro De­mo­crá­ti­co, los ver­des– es­tán cre­cien­do. Y pa­ra al­gu­nos ana­lis­tas la ten­den­cia inexo­ra­ble se di­ri­ge a un nue­vo con­cep­to de “de­mo­cra­cia sin par­ti­dos”.

Los tres es­ce­na­rios son ries­go­sos o exa­ge­ra­dos. La fór­mu­la ideal se­ría cons­truir un es­que­ma nue­vo de par­ti­dos que se ga­nen la con­fian­za de la gen­te. Pe­ro no es cla­ro el ca­mino pa­ra lle­gar a él.

MAR­TA LU­CÍA RAMIREZ INS­CRI­BIÓ UN CO­MI­TÉ PRO­MO­TOR DE SU CAN­DI­DA­TU­RA PRE­SI­DEN­CIAL CON FIR­MAS Y RE­NUN­CIÓ A IN­TEN­TAR CON­SE­GUIR LA POS­TU­LA­CIÓN POR EL PAR­TI­DO CON­SER­VA­DOR, DEL CUAL FUE CAN­DI­DA­TA EN

2014. BUS­CA­RÁ UNA ALIAN­ZA CON EL URIBISMO

HUM­BER­TO DE LA CA­LLE ANUN­CIÓ QUE NO IRÁ A LA CON­SUL­TA LI­BE­RAL SI SE REA­LI­ZA EN EL MES DE MAR­ZO Y QUE EN ESE CA­SO BUS­CA­RÍA FIR­MAS. SE HA APRO­XI­MA­DO AL GRU­PO DE IN­DE­PEN­DIEN­TES QUE EN­CA­BE­ZAN SER­GIO

FAJARDO, CLAU­DIA LÓ­PEZ Y JOR­GE RO­BLE­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.