LYONS SE DESPACHA DES­DE MIA­MI

En su pri­me­ra en­tre­ga de re­ve­la­cio­nes a la Fis­ca­lía, el coope­ran­te de la DEA po­ne con­tra la pa­red al se­na­dor Mu­sa Be­sai­le, a su her­mano Ed­win Be­sai­le, ac­tual go­ber­na­dor, y al ex­ma­gis­tra­do Ca­mi­lo Tar­quino.

Semana (Colombia) - - Sumario -

En su pri­me­ra en­tre­ga de re­ve­la­cio­nes a la Fis­ca­lía, el coope­ran­te de la DEA po­ne con­tra la pa­red al se­na­dor Mu­sa Be­sai­le, a su her­mano Ed­win Be­sai­le, ac­tual go­ber­na­dor, y al ex­ma­gis­tra­do Ca­mi­lo Tar­quino.

EL HU­RA­CÁN IRMA, QUE gol­peó las is­las del Ca­ri­be y Flo­ri­da, le im­pi­dió al ex­go­ber­na­dor Alejandro Lyons avan­zar mu­cho más en su com­pro­mi­so de orien­tar a la Jus­ti­cia co­lom­bia­na des­de el ex­te­rior. El fis­cal de­le­ga­do an­te la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, que via­jó a Mia­mi pa­ra re­ci­bir la pri­me­ra de­cla­ra­ción del aho­ra coope­ran­te de la DEA, te­nía pla­nea­do es­cu­char­lo du­ran­te dos días, pe­ro el fe­nó­meno na­tu­ral lo im­pi­dió. Las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses or­de­na­ron ce­rrar ofi­ci­nas y eva­cuar el edi­fi­cio, así que Lyons ape­nas pu­do ha­blar me­dio día. Sin em­bar­go, lo que al­can­zó a de­cir da pa­ra man­te­ner ocu­pa­da a la Fis­ca­lía y a la cor­te du­ran­te va­rios me­ses.

Co­mo se sa­be, Lyons, ex­go­ber­na­dor de Cór­do­ba, pro­ta­go­ni­zó una ope­ra­ción de in­te­li­gen­cia es­truc­tu­ra­da por la DEA y so­li­ci­ta­da por la Fis­ca­lía co­lom­bia­na que ter­mi­nó por des­en­mas­ca­rar al ex­fis­cal Gus­ta­vo Mo­reno. Es­te se en­cuen­tra en la cár­cel ad por­tas de la ex­tra­di­ción, en tan­to que las evi­den­cias re­cau­da­das por la DEA y re­mi­ti­das a Bo­go­tá –cua­tro ho­ras de au­dios– son una caja de Pan­do­ra cu­yos pri­me­ros an­ti­ci­pos han bas­ta­do pa­ra desatar la peor cri­sis de co­rrup­ción que ha­ya afron­ta­do la Jus­ti­cia na­cio­nal.

Tras la ope­ra­ción, el ex­go­ber­na­dor se com­pro­me­tió con la Jus­ti­cia de Co­lom­bia y de Es­ta­dos Uni­dos a co­la­bo­rar co­mo tes­ti­go, con delaciones a cam­bio de ali­vios ju­di­cia­les. Y la di­li­gen­cia, tras­to­ca­da por Irma la se­ma­na pa­sa­da, era el pa­so ini­cial en ese sen­ti­do. El pri­mer re­la­to ren­di­do por Lyons tu­vo dos ejes y no es fá­cil de­ter­mi­nar cuál es más de­li­ca­do: si lo que di­jo res­pec­to al se­na­dor Mu­sa Be­sai­le o lo que con­tó del ex­ma­gis­tra­do Ca­mi­lo Tar­quino.

EX­MA­GIS­TRA­DO PI­DIÓ 20.000 MI­LLO­NES

Uno de los apor­tes cla­ve del pri­mer tes­ti­mo­nio es que acla­ró las cir­cuns­tan­cias en que apa­re­ce Tar­quino en el es­cán­da­lo. Has­ta aho­ra se sa­bía que el nom­bre del ju­ris­ta sa­lía a flo­te en los au­dios de la DEA, en con­ver­sa­cio­nes en las que par­ti­ci­pan Gus­ta­vo Mo­reno, su so­cio Leo­nar­do Pi­ni­lla y Alejandro Lyons. Pe­ro era un mis­te­rio cuál ha­bría si­do el rol de Tar­quino en el en­tra­ma­do de ‘jus­ti­cia’ a cam­bio de pa­gos. Lyons aca­ba de acla­rar­lo.

El po­lí­ti­co cor­do­bés ex­pli­có que una mu­jer lo pu­so en con­tac­to con Tar­quino, con quien se reunió pa­ra dis­cu­tir la po­si­bi­li­dad de que le “ayu­da­ra” con las in­ves­ti­ga­cio­nes que ade­lan­ta­ba la Fis­ca­lía en su con­tra por va­rios ca­sos de co­rrup­ción du­ran­te su pe­rio­do co­mo go­ber­na­dor (2012-2015). Se­gún Lyons, Tar­quino di­jo tra­ba­jar con el ma­gis­tra­do Jo­sé Leo­ni­das Bus­tos, quien li­de­ra­ba un “equi­po gran­de” con po­der no so­lo en la Cor­te Su­pre­ma, sino tam­bién en la Fis­ca­lía de Eduar­do Mon­tea­le­gre. El ex­go­ber­na­dor di­jo que las reunio­nes tu­vie­ron lu­gar en el apar­ta­men­to de Tar­quino, en el nor­te de Bo­go­tá, y que tu­vo va­rias has­ta que “me sa­có co­rrien­do” cuan­do le con­cre­tó la ci­fra que de­bía pa­gar: 20.000 mi­llo­nes de pe­sos.

Lyons ex­pli­có que pue­de res­pal­dar su ver­sión de dos ma­ne­ras. Pri­me­ro, por­que pue­de dar cuen­ta de­ta­lla­da del apar­ta­men­to de T ar qui no ,“des­cri­bien­do has­ta las por­ce­la­nas que ha­bía”, pues es­tu­vo allí cuan­do me­nos tres ve­ces. Se­gun­do, con una ve­ri­fi­ca­ción aún más só­li­da, pues no pro­vie­ne de él, sino del fis­cal Mo­reno cuan­do era fla­man­te je­fe de la Uni­dad An­ti­co­rrup­ción.

En los au­dios de la DEA hay una con­ver­sa­ción en­tre Mo­reno y Lyons en la que el fis­cal ase­gu­ró que el pro­ce­so del ex­go­ber­na­dor es­ta­ba com­pli­ca­do por­que ha­bía has­ta “ex­ma­gis­tra­dos” pre­sio­nan­do “pa­ra que lo jo­dan”. En el au­dio, Lyons pre­gun­ta in­sis­ten­te­men­te por sus nom­bres has­ta que Mo­reno di­ce “Tar­quino”, y en­ton­ces aquel le di­ce que es de­bi­do a que no le pa­gó la for­tu­na que le exi­gió. El quid del asun­to es que los au­dios de la DEA fue­ron gra­ba­dos an­tes del es­cán­da­lo y de que se de­ve­la­ra que Bus­tos, Tar­quino y Mo­reno ha­rían par­te de una mis­ma te­le­ra­ña de co­rrup­ción.

Es­te pun­to de la de­cla­ra­ción de Lyons tie­ne par­ti­cu­lar tras­cen­den­cia, pues in­di­ca que ese es­que­ma de co­rrup­ción, ade­más de dar­se a ins­tan­cias de la Cor­te Su­pre­ma, tam­bién ha­bría cuan­do me­nos in­ten­ta­do en­vol­ver a la Fis­ca­lía an­te­rior. Es­te apar­te del tes­ti­mo­nio de Lyons fue tras­la­da­do a una Fis­ca­lía De­le­ga­da an­te la Cor­te Su­pre­ma, don­de avan­za una in­ves­ti­ga­ción pre­li­mi­nar por los ac­tos de Tar­quino co­mo abo­ga­do par­ti­cu­lar, es de­cir, cuan­do ya era ex­ma­gis­tra­do y por tan­to no te­nía fue­ro es­pe­cial. El otro apar­te de la de­cla­ra­ción, que com­pro­me­te al se­na­dor Mu­sa Be­sai­le y al en­ton­ces ma­gis­tra­do y pre­si­den­te de la Sa­la Pe­nal, Leo­ni­das Bus­tos, fue tras­la­da­do a la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia.

COIMA CON COIMA SE PA­GA

El se­gun­do eje de la de­cla­ra­ción de Lyons ame­na­za con echar aba­jo la es­tan­te­ría de Mu­sa Be­sai­le. Ha­ce po­co me­nos de un mes el se­na­dor con­fe­só en la cor­te que ha­bía pa­ga­do 2.000 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra ata­jar una or­den de cap­tu­ra en su con­tra, y ar­gu­men­tó que lo hi­zo co­mo víc­ti­ma de una ex­tor­sión for­mu­la­da por Gus­ta­vo Mo­reno, de­trás de la cual es­ta­ban los ex­ma­gis­tra­dos Leo­ni­das Bus­tos y Fran­cis­co Ri­caur­te. Be­sai­le, ade­más, ex­pli­có que pa­ra jun­tar la su­ma ha­bía acu­di­do a prés­ta­mos de un em­pre­sa­rio ami­go.

Pe­ro Lyons aho­ra afir­ma que en el úl­ti­mo año de su go­ber­na­ción le dio 600 mi­llo­nes de pe­sos al se­na­dor pa­ra que efec­ti­va­men­te los lle­va­ra a la cor­te y así evi­ta­ra el carcelazo. Pe­ro que no le dio esa pla­ta en ca­li­dad de prés­ta­mo y que no los sa­có de su bol­si­llo, sino que pro­ve­nía del me­ga­des­fal­co de Cór­do­ba –es­ti­ma­do por al­gu­nos en 80.000 mi­llo­nes de pe­sos–, del cual le co­rres­pon­día la mi­tad a Mu­sa. En sín­te­sis, el ex­go­ber­na­dor es­tá di­cien­do que la co­rrup­ción de la Cor­te Su­pre­ma se pa­gó con la co­rrup­ción de­par­ta­men­tal.

Con es­ta de­cla­ra­ción ha­ría agua la idea de Mu­sa de pa­sar co­mo ‘víc­ti­ma’ de ex­tor­sión. Lyons in­clu­so fue más allá. Men­cio­nó que los 600 mi­llo­nes de pe­sos fue­ron ape­nas uno de los pa­gos que hi­zo al se­na­dor. Ase­gu­ró que son mu­chos más y que lle­ga­do el mo­men­to se re­fe­ri­rá a ca­da uno con do­cu­men­tos y tes­ti­mo­nios. Así mis­mo, anun­ció que cuen­ta con in­for­ma­ción que pro­ba­ría que el se­na­dor Mu­sa si­gue es­quil­man­do el era­rio de­par­ta­men­tal a tra­vés de su her­mano Ed­win Be­sai­le, ac­tual go­ber­na­dor de Cór­do­ba.

“Es ab­so­lu­ta­men­te fal­so. Lue­go de que Lyons lle­gó a la Go­ber­na­ción se le vol­teó a Mu­sa, son enemi­gos. Ya apor­ta­mos a la cor­te los pa­ga­rés y la de­cla­ra­ción del se­ñor que pres­tó la pla­ta. El her­mano del se­na­dor es quien ha de­nun­cia­do la co­rrup­ción en la go­ber­na­ción de Lyons, y por eso es su pie­dra”, ase­gu­ra el abo­ga­do de Be­sai­le, Ju­lián Quin­ta­na.

El en­te acu­sa­dor de­be­rá ve­ri­fi­car to­das las de­cla­ra­cio­nes y evi­den­cias que en­tre­gue Lyons en el mar­co del acuer­do de coo­pe­ra­ción con la Fis­ca­lía. El ex­go­ber­na­dor ade­más se com­pro­me­tió a de­vol­ver co­mo mí­ni­mo 4.000 mi­llo­nes de pe­sos, y a ser­vir de tes­ti­go de car­go en los pro­ce­sos que im­pul­sen sus delaciones. A cam­bio de ello se ex­tin­gui­rán to­dos los de­li­tos que le acha­can, sal­vo el de con­cier­to pa­ra de­lin­quir, por el cual pa­ga­rá cin­co años y dos me­ses de cár­cel en Co­lom­bia. Si Lyons in­cum­ple de al­gu­na for­ma, per­de­rá la opor­tu­ni­dad y de­be­rá en­fren­tar 20 car­gos, que en pla­ta blan­ca le su­ma­rían al me­nos cua­tro dé­ca­das de cár­cel. Por eso po­cos creen que ha­ya co­men­za­do min­tien­do.

SE­GÚN LYONS, TAR­QUINO DI­JO TRA­BA­JAR CON LEO­NI­DAS BUS­TOS, LÍ­DER DEL GRU­PO

u Ca­mi­lo Tar­quino es el ter­cer ex­pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma

cues­tio­na­do por pre­sun­ta co­rrup­ción. Los otros son Leo­ni­das

Bus­tos y Fran­cis­co Ri­caur­te. Nin­guno ha da­do ex­pli­ca­cio­nes a la

opi­nión pública. t El ex­go­ber­na­dor Alejandro Lyons afir­ma que tie­ne do­cu­men­tos y tes­ti­mo­nios pa­ra res­pal­dar sus re­ve­la­cio­nes.

tu La de­cla­ra­ción de Lyons es un mi­sil a la ver­sión que Mu­sa Be­sai­le en­tre­gó a la cor­te pa­ra jus­ti­fi­car el mul­ti­mi­llo­na­rio pa­go que ad­mi­tió. Su her­mano Ed­win Be­sai­le, go­ber­na­dor de Cór­do­ba, tam­bién que­dó sal­pi­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.