IN­VES­TI­GA­CIÓN

En un mo­men­to cla­ve, a la re­co­no­ci­da in­efi­cien­cia de la Co­mi­sión de Acu­sa­ción se su­man los im­pe­di­men­tos de al­gu­nos de sus miem­bros pa­ra juz­gar a los ma­gis­tra­dos de la Cor­te Su­pre­ma.

Semana (Colombia) - - Sumario -

Los otros jue­ces

LA CO­MI­SIÓN DEACUSACIÓN de la Cá­ma­ra es­tá de nue­vo en el cen­tro del hu­ra­cán. Las ra­zo­nes: el in­ten­to de re­vi­vir el tri­bu­nal de afo­ra­dos pa­ra in­ves­ti­gar a los al­tos fun­cio­na­rios del Es­ta­do; los pro­ce­sos a los ma­gis­tra­dos Leo­ni­das Bus­tos, Fran­cis­co Ri­caur­te y Gus­ta­vo Ma­lo por su pa­pel en el es­cán­da­lo de co­rrup­ción de la Jus­ti­cia; y la so­li­ci­tud que hi­zo la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia a los re­pre­sen­tan­tes a la Cá­ma­ra pa­ra in­ves­ti­gar a Ál­va­ro Uri­be por las ‘chu­za­das’ del DAS.

Los dos pri­me­ros te­mas tie­nen una re­la­ción pro­fun­da.Pa­ra rom­per con la tra­di­cio­nal in­efi­cien­cia de la Co­mi­sión de Acu­sa­ción, el pro­yec­to de equi­li­brio de po­de­res pre­sen­ta­do por el go­bierno en 2015 in­clu­yó una co­mi­sión de ex­per­tos pa­ra juz­gar al pre­si­den­te,al fis­cal ge­ne­ral y a los ma­gis­tra­dos. Sin em­bar­go, la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal la de­cla­ró inexe­qui­ble con el ar­gu­men­to de que el pue­blo de­be ele­gir a los jue­ces de los afo­ra­dos. Dos años des­pués, y en me­dio del peor es­cán­da­lo de la Ra­ma Ju­di­cial, el go­bierno de­ci­dió re­vi­vir la co­mi­sión en el pro­yec­to de re­for­ma po­lí­ti­ca que cur­sa en el Con­gre­so.La Cá­ma­ra apro­bó su crea­ción ha­ce dos se­ma­nas y es po­si­ble que en los otros tres de­ba­tes que ne­ce­si­ta re­sul­te apro­ba­do vía fast track.

A la pre­sión me­diá­ti­ca por en­con­trar sa­li­das a la cri­sis de la Jus­ti­cia, se su­ma la his­tó­ri­ca po­ca efi­cien­cia de la co­mi­sión. En los úl­ti­mos 40 años so­lo ha emi­ti­do una con­de­na, la del ma­gis­tra­do Jor­ge Pre­telt, y tie­ne 670 pro­ce­sos re­pre­sa­dos. En­tre ellos, al­gu­nos re­la­cio­na­dos con te­mas tan com­ple­jos co­mo la re­to­ma del Pa­la­cio de Jus­ti­cia, del cual ha­cen par­te 6.000 fo­lios que nin­gún re­pre­sen­tan­te ha re­vi­sa­do. No es gra­tui­to que en el mun­do po­lí­ti­co la Co­mi­sión de Acu­sa­ción sea co­no­ci­da co­mo ‘de ab­so­lu­cio­nes’.

En cuan­to a las de­nun­cias a ma­gis­tra­dos, en los úl­ti­mos 25 años se han ra­di­ca­do 3.528 en la co­mi­sión, de las cua­les el 99 por cien­to han ter­mi­na­do ar­chi­va­das. Par­te de ellas por­que no han si­do bien sus­ten­ta­das, y par­te por­que no las han es­tu­dia­do a pro­fun­di­dad. El pro­ble­ma ra­di­ca en que no tie­ne sen­ti­do que los par­la­men­ta­rios juz­guen a los ma­gis­tra­dos que, a la vez, son sus pro­pios jue­ces. Mu­cho me­nos en un es­cán­da­lo en el que de­trás de ca­da de­nun­cia hay coimas, ros­cas y prác­ti­cas del es­ti­lo del ‘yo te eli­jo, tú me eli­ges’.

A es­tos pro­ble­mas de di­se­ño ins­ti­tu­cio­nal se su­ma el he­cho de que bue­na par­te de las de­nun­cias pro­vie­nen de de­man­dan­tes de ofi­cio. Prue­ba de ello es que las mis­mas tres per­so­nas han ins­tau­ra­do la mi­tad de las re­pre­sa­das has­ta el mo­men­to.Y aun­que la co­mi­sión ac­tual ha eva­cua­do el do­ble de ca­sos que las de los dos cua­trie­nios an­te­rio­res, al re­sol­ver 700 de 1.376 pen­dien­tes, es evi­den­te que a los con­gre­sis­tas que la com­po­nen les ha­cen fal­ta he­rra­mien­tas y com­pe­ten­cias in­ves­ti­ga­ti­vas.

Los in­ves­ti­ga­do­res en el ca­so de los ma­gis­tra­dos –el re­pre­sen­tan­te li­be­ral Fa­bio Arro­ya­ve y el uri­bis­ta Ed­ward Rodríguez– ase­gu­ra­ron a SE­MA­NA que no van a car­gar con la in­efi­cien­cia his­tó­ri­ca de la co­mi­sión, y que pa­ra ello les pi­die­ron a la Fis­ca­lía y a la Pro­cu­ra­du­ría un apo­yo es­pe­cial en es­te pro­ce­so. El pró­xi­mo mar­tes con­vo­ca­ron al con­gre­sis­ta Mu­sa Be­sai­le, al ex­fis­cal Luis Gus­ta­vo Mo­reno y al abo­ga­do Leo­nar­do

Pi­ni­lla, acu­sa­dos de me­diar en­tre el ex­go­ber­na­dor Alejandro Lyons y los ma­gis­tra­dos Bus­tos y Ri­caur­te. En to­tal, no de­be­rían tar­dar más de seis me­ses en to­mar de­ci­sio­nes so­bre el pro­ce­so.

Pe­ro más allá de la ce­le­ri­dad con que asu­man la in­ves­ti­ga­ción, la gra­ve­dad de la co­yun­tu­ra ha­ce obli­ga­to­rio que es­ta se desa­rro­lle de ca­ra a la opi­nión pública. “No­so­tros so­mos los in­ves­ti­ga­do­res, no los in­ves­ti­ga­dos”, ase­gu­ra Rodríguez. Sin em­bar­go, con la cre­di­bi­li­dad en el Con­gre­so y en las Al­tas Cor­tes en sus mí­ni­mos his­tó­ri­cos, y mien­tras se de­fi­ne el fu­tu­ro de la re­for­ma po­lí­ti­ca, los co­mi­sio­na­dos de­ben asu­mir una ac­ti­tud res­pon­sa­ble. Es­to im­pli­ca con­tar cuá­les de ellos es­tán in­ha­bi­li­ta­dos por in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les, par­ti­cu­lar­men­te en la Cor­te Su­pre­ma.

Re­cien­te­men­te el re­pre­sen­tan­te Te­lés­fo­ro Pe­dra­za en­vió un de­re­cho de pe­ti­ción a la co­mi­sión pa­ra pre­gun­tar cuá­les de sus miem­bros es­tán sien­do in­ves­ti­ga­dos por las Al­tas Cor­tes. El pre­si­den­te de la mis­ma ase­gu­ró que no po­día dar una res­pues­ta ofi­cial en nom­bre de es­ta cé­lu­la le­gis­la­ti­va, y que so­lo po­día li­mi­tar­se a lo que ca­da uno de sus 15 re­pre­sen­tan­tes con­tes­ta­ra. “La ma­ni­fes­ta­ción de cual­quier si­tua­ción de im­pe­di­men­to ha­ce par­te del fue­ro in­terno de ca­da in­di­vi­duo”, di­jo.

Fi­nal­men­te, Arro­ya­ve ela­bo­ró una res­pues­ta en la que tres re­pre­sen­tan­tes, Humph­rey Roa (con­ser­va­dor), Ni­co­lás Gue­rre­ro (La U) y Ju­lián Be­do­ya (li­be­ral), apa­re­cen con in­ves­ti­ga­cio­nes en la Cor­te Su­pre­ma. So­bre Roa res­pon­de que “al pa­re­cer exis­ten tres in­ves­ti­ga­cio­nes”, sin es­pe­ci­fi­car cuá­les son. So­bre Gue­rre­ro se­ña­la que cur­sa un pro­ce­so en su con­tra sin de­ta­llar­lo, a pe­sar de que ha­ce dos años la Pro­cu­ra­du­ría di­jo que ha­bría vio­la­do el ré­gi­men de in­ha­bi­li­da­des al lan­zar­se al Con­gre­so es­tan­do ca­sa­do con una con­ce­jal. Y so­bre Be­do­ya afir­ma que “exis­ten cua­tro ra­di­ca­dos pa­ra ser in­ves­ti­ga­do sin no­ti­fi­ca­ción”. En sep­tiem­bre de 2015, SE­MA­NA de­nun­ció que es­te úl­ti­mo, de­sig­na­do pa­ra in­ves­ti­gar al ma­gis­tra­do Jor­ge Pre­telt, se pre­sen­ta­ba co­mo abo­ga­do sin ni si­quie­ra ha­ber­se gra­dua­do de la uni­ver­si­dad.

Cin­co de quin­ce re­pre­sen­tan­tes de la co­mi­sión no con­tes­ta­ron si es­tán in­ves­ti­ga­dos o no. En­tre ellos Her­nan­do Jo­sé Pa­daui, de Cam­bio Ra­di­cal,de quien se di­ce que es ami­go per­so­nal del ex­fis­cal Gus­ta­vo Mo­reno. Por ac­tua­cio­nes cuan­do era al­cal­de de Ma­gan­gué en­tre 1998 y 2000, la Cor­te Su­pre­ma le abrió una in­ves­ti­ga­ción por pe­cu­la­do. Por si fue­ra po­co, en el Con­gre­so se di­ce que Pa­daui me­dió pa­ra que Mo­reno fue­ra ase­sor de la Co­mi­sión de Acu­sa­ción en­tre 2011 y 2016 y, en con­se­cuen­cia, tu­vie­ra ac­ce­so a to­dos los ex­pe­dien­tes de in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre par­la­men­ta­rios y ma­gis­tra­dos.

El otro in­ves­ti­ga­dor en el ca­so de los ma­gis­tra­dos, Ed­ward Rodríguez, del Cen­tro De­mo­crá­ti­co, tie­ne abier­to un pro­ce­so en el Con­se­jo de Es­ta­do.Aun­que la Pro­cu­ra­du­ría pi­dió ce­rrar el ca­so, aún es­tá pen­dien­te la con­clu­sión de los ma­gis­tra­dos.

Por úl­ti­mo, va­rios par­la­men­ta­rios cues­tio­nan la au­to­ri­dad del se­cre­ta­rio de la co­mi­sión, Juan Pa­blo Duque, en la in­ves­ti­ga­ción de los ma­gis­tra­dos, ar­gu­men­tan­do que es cuo­ta del ex­fis­cal Eduar­do Mon­tea­le­gre. No en vano has­ta un día an­tes de po­se­sio­nar­se, en oc­tu­bre de 2014, sir­vió de en­la­ce de la Fis­ca­lía con el Con­gre­so. Si bien eso no re­pre­sen­ta im­pe­di­men­to mo­ral ni éti­co al­guno, ge­ne­ra con­tro­ver­sia por cuen­ta de la cer­ca­nía en­tre Mon­tea­le­gre y el ma­gis­tra­do Leo­ni­das Bus­tos.

En el re­cien­te jui­cio con­tra,el ma­gis­tra­do Pre­telt la Co­mi­sión de Acu­sa­ción de­mos­tró

GUS­TA­VO MO­RENO FUE ASE­SOR DE LA CO­MI­SIÓN

DE ACU­SA­CIÓN EN­TRE 2011 Y 2016

que, in­de­pen­dien­te­men­te del re­sul­ta­do, sí pue­de ser efi­cien­te. Lo re­co­no­cen ex­per­tos co­mo Glo­ria Ma­ría Bo­rre­ro, di­rec­to­ra de la Cor­po­ra­ción Ex­ce­len­cia pa­ra la Jus­ti­cia, pa­ra quien, en es­ta cri­sis, la co­mi­sión es­tá obli­ga­da a apli­car los mis­mos pa­rá­me­tros de efi­cien­cia.

En tér­mi­nos de los im­pe­di­men­tos, si bien es­tos son le­gí­ti­mos y le­ga­les, de­ben ha­cer­se evi­den­tes cuan­to an­tes. Pa­ra so­lu­cio­nar una cri­sis ins­ti­tu­cio­nal tan gra­ve,to­dos los ac­to­res im­pli­ca­dos en la in­ves­ti­ga­ción del es­cán­da­lo de­ben tras­cen­der la obli­ga­ción de la ley. Lo que es­tá en jue­go no es po­ca co­sa.

t La co­mi­sión ha si­do his­tó­ri­ca­men­te in­efi­cien­te. En los úl­ti­mos 25 años se han ra­di­ca­do 3.528 de­nun­cias, de las cua­les el 99 por cien­to han ter­mi­na­do ar­chi­va­das. En 40 años so­la­men­te ha emi­ti­do la con­de­na del ma­gis­tra­do Pre­telt, y tie­ne 670 pro­ce­sos re­pre­sa­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.