Las en­cru­ci­ja­das mi­ne­ras

El pa­ro en Se­go­via y Re­me­dios, nor­des­te de An­tio­quia, evi­den­ció las di­fi­cul­ta­des pa­ra for­ma­li­zar a los mi­ne­ros ar­te­sa­na­les en lu­ga­res don­de exis­te gran mi­ne­ría.

Semana (Colombia) - - Opinión -

DES­DE HA­CE 20 AÑOS Yar­ley Ma­rín ex­plo­ta su mi­na al la­do de otros 600 so­cios y tra­ba­ja­do­res de laA­so­cia­ción Mu­tual­deMi­ne­ro­sE­lCo­go­te, en el cas­co ur­bano de Se­go­via. Él cum­ple, se­gún di­ce, con la se­gu­ri­dad so­cial de sus tra­ba­ja­do­res, res­pon­de por las re­ga­lías que exi­ge el Es­ta­do y pa­ga sus im­pues­tos, in­clui­do el de ren­ta. Sin em­bar­go, Ma­rín es uno de los 15.000 mi­ne­ros a me­dia­na es­ca­la de es­te mu­ni­ci­pio y de su ve­cino Re­me­dios, del nor­des­te an­tio­que­ño, con­si­de­ra­dos co­mo ‘ile­ga­les’.

El Es­ta­do co­lom­biano vie­ne rea­li­zan­do una ti­tá­ni­ca ta­rea por re­gu­lar la ex­plo­ta­ción de oro en to­dos sus ni­ve­les, da­do que or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les tie­nen gran­des in­tere­ses en ella.Pe­ro el pro­lon­ga­do pa­ro de agos­to en es­tos dos mu­ni­ci­pios de­mues­tra que los es­fuer­zos no es­tán arro­jan­do los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos.

Co­lom­bia tie­ne 114 mi­llo­nes de hec­tá­reas, de las cua­les 5 es­tán ti­tu­la­das pa­ra la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra.Aun­que es­te 3,8 por cien­to del te­rri­to­rio na­cio­nal pa­re­ce muy pe­que­ño,es sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra la eco­no­mía del país. Co­lom­bia es el quin­to pro­duc­tor de oro en Amé­ri­ca La­ti­na, el se­gun­do en fe­rro­ní­quel y el pri­me­ro en car­bón y es­me­ral­das de la re­gión.

Si la ac­ti­vi­dad es tan ren­ta­ble, ¿por qué en­ton­ces los po­bla­do­res de re­gio­nes co­mo Se­go­via y Re­me­dios se vuel­can a las ca­lles, in­clu­so a cos­ta de la muer­te de su gen­te (en el úl­ti­mo pa­ro fa­lle­cie­ron Her­nán To­bón de 17 años, Bran­don Ochoa de 18, Ale­xis Ace­ve­do de 42)? La res­pues­ta pa­re­ce es­tar en que no se ha lo­gra­do re­sol­ver la ten­sión en­tre la gran mi­ne­ría y la que rea­li­zan pe­que­ños y me­dia­nos mi­ne­ros.

Mu­chos tí­tu­los de mi­nas im­por­tan­tes fue­ron ce­di­dos por el Es­ta­do a gran­des em­pre­sas, in­clu­so va­rios de es­tos a per­pe­tui­dad. En par­te, con el ar­gu­men­to de que so­lo es­tas tie­nen con­di­cio­nes pa­ra ha­cer ex­plo­ta­ción de ma­ne­ra res­pon­sa­ble y sos­te­ni­ble.Bue­na par­te de los pe­que­ños mi­ne­ros di­ce que cum­ple con las nor­mas am­bien­ta­les, de hi­gie­ne y de se­gu­ri­dad so­cial pa­ra ob­te­ner be­ne­fi­cios de ley.

Así las co­sas, lo que les que­da es ne­go­ciar con los ti­tu­la­res de la ex­plo­ta­ción la for­ma en que ellos tam­bién pue­dan ha­cer­lo sin tí­tu­lo. Y es­te tra­to ya no es con el Es­ta­do, sino con el sec­tor pri­va­do, que tie­ne dos mo­da­li­da­des pa­ra de­jar­los usu­fruc­tuar su tí­tu­lo: con­tra­tos de ope­ra­ción y de for­ma­li­za­ción.

La pri­me­ra les per­mi­te a los pe­que­ños mi­ne­ros tra­ba­jar con la li­cen­cia am­bien­tal y la do­cu­men­ta­ción le­gal de la gran em­pre­sa (va­rias de es­tas mul­ti­na­cio­na­les). Pe­ro es­ta vía tie­ne su cos­to. La se­gun­da, le da al mi­ne­ro mayor in­de­pen­den­cia y mar­gen de ga­nan­cia, pe­ro co­mien­za a ser su­per­vi­sa­do por el Es­ta­do, pues co­rre por su cuen­ta el plan de ma­ne­jo am­bien­tal y de obras, de se­gu­ri­dad in­dus­trial, et­cé­te­ra. “Los mi­ne­ros lo­gra­mos que la mul­ti­na­cio­nal acep­ta­ra con­tra­tos de mí­ni­mo cin­co años, cuan­do lo que pro­po­nía ini­cial­men­te era ape­nas de un año”, di­ce el mi­ne­ro

15.000 MI­NE­ROS DE SE­GO­VIA Y RE­ME­DIOS TRA­BA­JAN EN EX­PLO­TA­CIÓN A ME­DIA­NA ES­CA­LA

se­go­viano y se de­cla­ra tran­qui­lo por­que es­to le ga­ran­ti­za en al­go asu­mir una ex­plo­ta­ción cos­to­sa, que em­pie­za a pro­du­cir tres y cua­tro años des­pués.

Ha­yo­tros asun­tos que es­ca­pan a la su­per-

vi­sión del Es­ta­do re­la­cio­na­dos con la ca­de­na ex­trac­ti­va del oro. Es­tas ac­ti­vi­da­des le dan tra­ba­jo a un nú­me­ro mayor e in­de­ter­mi­na­do de po­bla­ción, co­mo en los lu­ga­res don­de se pro­ce­sa el oro y se se­pa­ra de la ro­ca, co­no­ci­dos co­mo be­ne­fi­cia­de­ros o en­ta­ble.

Jun­to a los pe­que­ños y me­dia­nos mi­ne­ros, es­tos tra­ba­ja­do­res jue­gan un pa­pel fun­da­men­tal, pe­ro en las gran­des li­gas es­tos pro­ce­sos son asu­mi­dos con al­ta tec­no­lo­gía y eli­mi­nan­do prác­ti­cas co­mo el cues­tio­na­do uso del mer­cu­rio.

En es­te pa­no­ra­ma el Es­ta­do en­tra a cum­plir una des­co­mu­nal pe­ro li­mi­ta­da ta­rea, en la que tra­za una ru­ta pa­ra for­ma­li­zar la ac­ti­vi­dad y acom­pa­ñar a los mi­ne­ros en los pro­ce­sos que les exi­ge la ley pa­ra no ce­rrar­les la mi­na. En la ac­tua­li­dad, la Di­rec­ción de For­ma­li­za­ción del Mi­nis­te­rio de Mi­nas ha ca­rac­te­ri­za­do 10.042 uni­da­des mi­ne­ras en las que la­bo­ran 35.034 per­so­nas, y ha­cen un acom­pa­ña­mien­to in­te­gral a 1.700 uni­da­des con lo que se be­ne­fi­cia a 10.300 pe­que­ños mi­ne­ros le­ga­les.Ade­más,se­gún da­tos de es­ta Di­rec­ción, a hoy re­gis­tran 47 sub­con­tra­tos de for­ma­li­za­ción au­to­ri­za­dos con 1.500 mi­ne­ros be­ne­fi­cia­dos, y en trá­mi­te cuen­tan con 70 sub­con­tra­tos más con 2.500 mi­ne­ros que re­sul­ta­rán be­ne­fi­cia­dos. El pro­ce­so de for­ma­li­za­ción se da cuan­do hay tí­tu­lo más li­cen­cia am­bien­tal y se atien­den nor­mas téc­ni­co-mi­ne­ras, la­bo­ra­les, ad­mi­nis­tra­ti­vas y de se­gu­ri­dad mi­ne­ra.

Te­nien­do en cuen­ta que la pro­duc­ción de oro en el país au­men­ta­ría en un 39 por cien­to con el ini­cio de ope­ra­cio­nes en los pro­yec­tos de Bu­ri­ti­cá,Gra­ma­lo­te, San Ra­món y Cis­ne­ros, que ob­tu­vie­ron sus li­cen­cias am­bien­ta­les en­tre 2015 y 2016, es im­pe­ra­ti­vo aten­der es­ta cru­da reali­dad pa­ra no de­jar por fue­ra del desa­rro­llo a es­tas co­mu­ni­da­des.

• Co­lom­bia tie­ne 114 mi­llo­nes de hec­tá­reas, de las

cua­les 5 es­tán ti­tu­la­das pa­ra la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra.

Ade­más, es el quin­to pro­duc­tor de oro y el pri­me­ro

de car­bón en Amé­ri­ca La­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.