La tor­men­ta eco­nó­mi­ca.

An­te las ca­tás­tro­fes más cos­to­sas en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos, la si­tua­ción fis­cal y eco­nó­mi­ca se com­pli­ca. Trump, en el ojo del hu­ra­cán.

Semana (Colombia) - - Sumario -

An­te las ca­tás­tro­fes más cos­to­sas en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos, la si­tua­ción fis­cal y eco­nó­mi­ca se com­pli­ca. Trump, en el ojo del hu­ra­cán.

LA TEM­PO­RA­DA DE HU­RA­ca­nes de es­te año ha si­do una de las más de­vas­ta­do­ras y se­rá una de las más cos­to­sas en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos, por lo que ten­drá fuer­tes re­per­cu­sio­nes eco­nó­mi­cas y has­ta po­lí­ti­cas. Y no so­lo por la es­te­la de muer­tos, he­ri­dos y dam­ni­fi­ca­dos de­ja­dos por Har­vey e Irma –es la pri­me­ra vez que dos hu­ra­ca­nes de ca­te­go­ría 4 apa­re­cen en un mis­mo año–, sino por­que lle­gan en el peor mo­men­to.

Aún an­tes de los de­sas­tres, el de­ba­te en torno a li­mi­tar el te­cho de su ele­va­da deu­da ex­ter­na,los au­men­tos de ta­sas de in­te­rés he­chos por la Re­ser­va Fe­de­ral, la ten­sión mi­li­tar con Co­rea del Nor­te, jun­to con la in­ca­pa­ci­dad de la ad­mi­nis­tra­ción Trump pa­ra sa­car ade­lan­te sus re­for­mas, en­tre otros fac­to­res, ve­nían con­for­man­do una ver­da­de­ra tor­men­ta en ma­te­ria eco­nó­mi­ca que de­bi­li­ta­ba el dó­lar y po­nía ca­da vez más du­das so­bre el fu­tu­ro eco­nó­mi­co.

Más eco­no­mis­tas ad­ver­tían so­bre el fin del ac­tual ci­clo de cre­ci­mien­to de Es­ta­dos Uni­dos, que ya com­ple­ta ocho años y me­dio, el ter­ce­ro más lar­go en su his­to­ria, y el ries­go de bur­bu­jas en sus mer­ca­dos ac­cio­na­rios y de deu­da.

Los im­pac­tos de los hu­ra­ca­nes ame­na­zan con dar la pun­ta­da fi­nal. Y si bien las ma­nio­bras po­lí­ti­cas de Trump le han per­mi­ti­do ga­nar tiem­po, mu­chos ana­lis­tas con­si­de­ran que el ma­ne­jo que ha da­do a es­tos even­tos le qui­tan mar­gen de ma­nio­bra ha­cia fu­tu­ro y so­lo ha lo­gra­do pos­ter­gar el pro­ble­ma, pues la tor­men­ta eco­nó­mi­ca y fis­cal no ha ter­mi­na­do.

Las es­ti­ma­cio­nes ac­tua­les de Moody’s Analy­tics in­di­can que Har­vey, que arra­só el es­ta­do de Te­xas, po­dría te­ner cos­tos eco­nó­mi­cos por en­ci­ma los 150.000 mi­llo­nes de dó­la­res, mien­tras que los da­ños que cau­só Irma en Flo­ri­da po­drían cos­tar más de 50.000 mi­llo­nes de dó­la­res (por de­ba­jo de lo pre­vis­to ini­cial­men­te). Pa­ra Cre­di­corp Ca­pi­tal, es cla­ro que el im­pac­to de am­bos even­tos su­pera ca­tás­tro­fes co­mo el hu­ra­cán Ka­tri­na en 2005, que cos­tó 130.000 mi­llo­nes y el hu­ra­cán Sandy en 2012, que arro­jó pér­di­das por 81.000 mi­llo­nes.

Pe­ro las tormentas no so­lo des­tru­ye­ron mi­les de vi­vien­das, au­to se in­fraes­truc­tu­ra, sino que inun­da­ron zo­nas cla­ves co­mo Hous­ton, el co­ra­zón pe­tro­le­ro de Es­ta­dos Uni­dos, y Flo­ri­da, el ter­cer es­ta­do más ha­bi­ta­do y uno de sus ma­yo­res cen­tros de tu­ris­mo y de pro­duc­ción de ali­men­tos. Por eso las ca­tás­tro­fes tu­vie­ron un im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo so­bre el em­pleo y la in­fla­ción an­te el au­men­to del pre­cio de la ga­so­li­na -en más de un 13 por cien­to- y al­gu­nos pro­duc­tos agrí­co­las.

Con to­do es­to, los ana­lis­tas cal­cu­lan que los da­ños cau­sa­dos por am­bas tormentas re­du­ci­rán el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra el ter­cer tri­mes­tre del año en­tre me­dio pun­to y un pun­to por­cen­tual. Es­to sig­ni­fi­ca que la eco­no­mía cre­ce­rá es­te año me­nos del 2,5 por cien­to es­pe­ra­do por el mer­ca­do.

Sin em­bar­go, ana­lis­tas co­mo los de Gold­man Sachs con­si­de­ran que al igual que ha ocu­rri­do con ca­tás­tro­fes an­te­rio­res, las la­bo­res de re­cons­truc­ción po­drían in­cen­ti­var la eco­no­mía en los me­ses si­guien­tes y el año pró­xi­mo, da­do que im­pul­sa­rán la de­man­da de ma­te­ria­les de cons­truc­ción, la com­pra de vehícu­los y elec­tro­do­més­ti­cos pa­ra re­em­pla­zar los per­di­dos y ge­ne­ra­rán un mayor em­pleo por lo que al fi­nal “el im­pac­to eco­nó­mi­co a lar­go pla­zo ter­mi­na­ría sien­do nu­lo”.

Ob­via­men­te, eso su­ce­de­rá si el go­bierno ma­ne­ja bien las la­bo­res de re­cons­truc­ción. La reac­ción y el buen ma­ne­jo que Ba­rack Oba­ma le dio al hu­ra­cán Sandy con­tri­bu­ye­ron a su re­elec­ción, en con­tras­te con la pre­ca­ria res­pues­ta de Bush an­te Ka­tri­na, que de­jó cer­ca de 1.000 per­so­nas muer­tas en Nue­va Or­leans,lo que mar­có su lán­gui­da pre­si­den­cia.

Trump lo sa­be y por eso ha ma­nio­bra­do rá­pi­da­men­te pa­ra ma­ne­jar la tra­ge­dia. Sin em­bar­go, no la ten­drá fá­cil y sus de­ci­sio­nes ini­cia­les po­drían cos­tar­le a fu­tu­ro, da­dos los gran­des pro­ble­mas fis­ca­les que en­fren­ta hoy Es­ta­dos Uni­dos. En efec­to,en una ines­pe­ra­da

alian­za con la opo­si­ción, Trump lo­gró que el Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos le apro­ba­ra un pa­que­te de ayu­da de 7.850 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra aten­der los da­ños cau­sa­dos por Har­vey y otros 15.000 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra Irma, jun­to con una au­to­ri­za­ción pa­ra in­cre­men­tar el te­cho de en­deu­da­mien­to y el pre­su­pues­to que ten­drá a su dis­po­si­ción du­ran­te los pró­xi­mos me­ses.“El mayor pro­gra­ma de ayu­da en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos”, co­mo ha di­cho el mis­mo Trump al in­ten­tar ano­tar­se una vic­to­ria.

Sin em­bar­go, el tra­to con los de­mó­cra­tas es tem­po­ral y de­be­rán dis­cu­tir nue­va­men­te a me­dia­dos de di­ciem­bre el au­men­to del to­pe de en­deu­da­mien­to y el plan de fi­nan­cia­mien­to del go­bierno. Los re­pu­bli­ca­nos que­rían una ex­ten­sión más am­plia y una so­lu­ción de más lar­go pla­zo, por lo que han cri­ti­ca­do fuer­te­men­te el ac­tuar cor­to­pla­cis­ta de Trump, y que hu­bie­ra to­ma­do par­ti­do a fa­vor de la opo­si­ción.

Se­gún Ri­chard Tur­nill, res­pon­sa­ble glo­bal de Es­tra­te­gias de In­ver­sión de Blac­kRock, el man­da­ta­rio evi­tó por aho­ra una cri­sis re­la­cio­na­da con el to­pe de en­deu­da­mien­to, pe­ro abrió las puer­tas pa­ra un pre­ci­pi­cio fis­cal ha­cia fin de año.

Es­to sig­ni­fi­ca que los hu­ra­ca­nes le per­mi­tie­ron, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, a Trump ga­nar al­gún tiem­po, pe­ro la ver­da­de­ra tor­men­ta eco­nó­mi­ca no ha ce­sa­do.Es muy pro­ba­ble que sin la pre­sión de los de­sas­tres, los pró­xi­mos de­ba­tes en torno al pre­su­pues­to del pró­xi­mo año y la ele­va­ción del te­cho de la deu­da se tor­nen más com­ple­jos y di­fí­ci­les.

De no ser apro­ba­do el pre­su­pues­to de 2018, la ad­mi­nis­tra­ción Trump se ve­ría en­fren­ta­da a tra­ba­jar con el mis­mo mon­to y dis­tri­bu­ción que tie­ne el pre­su­pues­to de es­te año, al­go ma­ne­ja­ble en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, pe­ro que se­ría una nue­va de­rro­ta po­lí­ti­ca pa­ra el go­bierno.

Los pro­ble­mas más se­rios es­tán en no lo­grar una ele­va­ción del te­cho de la deu­da – ac­tual­men­te en el 106 por cien­to del PIB–, lo cual pon­dría en ries­go la ca­li­fi­ca­ción cre­di­ti­cia de la Na­ción, un even­to con efec­tos in­sos­pe­cha­dos so­bre los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros del mun­do en­te­ro.

Al­go si­mi­lar no se re­gis­tra des­de 2013, cuan­do Fitch pu­so en ne­ga­ti­vo el outlook de la deu­da so­be­ra­na (aun­que man­tu­vo el ni­vel de AAA); o cuan­do en 2011 S&P re­vi­só a la ba­ja la ca­li­fi­ca­ción a ni­ve­les de AA+ (ni­ve­les que aún man­tie­ne), afir­ma Tur­nill.

Sin du­da, mu­chos aso­cian ese pro­ble­ma so­lo con los paí­ses en desa­rro­llo, pe­ro re­cuer­dan que, hoy por hoy, Es­ta­dos Uni­dos es la eco­no­mía con la deu­da ex­ter­na más gran­de del mun­do (en tér­mi­nos no­mi­na­les). La deu­da pública de Es­ta­dos Uni­dos su­pera los 14 bi­llo­nes de dó­la­res.

An­te es­te pa­no­ra­ma es cla­ro que tam­bién se po­dría com­pli­car la re­for­ma tri­bu­ta­ria,es­to es, las fuer­tes re­duc­cio­nes de im­pues­tos que pro­me­tió Trump du­ran­te su cam­pa­ña, lo que dis­mi­nui­ría las pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to a lar­go pla­zo de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na an­te la in­ca­pa­ci­dad del man­da­ta­rio de sa­car ade­lan­te sus pro­me­sas.

Por es­to, si bien los efec­tos so­bre la eco­no­mía y el mun­do han re­sul­ta­do mo­de­ra­dos has­ta el mo­men­to, to­do de­pen­de­rá del ma­ne­jo que le de Trump no so­lo a las la­bo­res de re­cons­truc­ción, sino a las dis­cu­sio­nes en ma­te­ria fis­cal don­de es­tá el ver­da­de­ro ojo del hu­ra­cán de la eco­no­mía más gran­de del mun­do.

p Har­vey, que arra­só el es­ta­do de Te­xas, se­ría el desas­tre cli­má­ti­co más ca­ro de la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos, con cos­tos eco­nó­mi­cos que su­pe­ran los 150.000 mi­llo­nes de dó­la­res o un pun­to del PIB.

t Irma pro­vo­có da­ños en Flo­ri­da cu­yo cos­to se­ría su­pe­rior a los 50.000 mi­llo­nes de dó­la­res (muy por de­ba­jo de lo pre­vis­to ini­cial­men­te).

tq Los de­mó­cra­tas le apro­ba­ron a Trump pa­que­tes de ayu­da pa­ra aten­der la emer­gen­cia a cor­to pla­zo. Sin em­bar­go, pa­ra mu­chos ana­lis­tas es­ta ju­ga­da le qui­ta mar­gen de ma­nio­bra pa­ra dis­cu­tir te­mas co­mo la am­plia­ción del te­cho de deu­da, el pre­su­pues­to

2018 y su pro­me­ti­da re­for­ma fis­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.