MUN­DO ALE­MA­NIA

En su nue­va obra, ‘Qué pa­só’, Hi­llary Clin­ton se despacha con­tra me­dio mun­do, cuen­ta in­ti­mi­da­des de la cam­pa­ña e in­clu­so con­fie­sa de qué se arre­pin­tió al per­der an­te Do­nald Trump.

Semana (Colombia) - - Sumario -

La in­des­tro­na­ble

EL ME­JOR LI­BRO QUE HA es­cri­to has­ta aho­ra Hi­llary Clin­ton sa­lió a las li­bre­rías en Es­ta­dos Uni­dos el mar­tes 12 de sep­tiem­bre. Ba­jo el tí­tu­lo What Hap­pe­ned (Qué pa­só), las 469 pá­gi­nas del tex­to edi­ta­do por Si­mon & Schus­ter, de­di­ca­das por com­ple­to a ex­pli­car por qué per­dió ella las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de no­viem­bre an­te Do­nald Trump, su­pe­ran por mu­cho los otros li­bros que ha pu­bli­ca­do.¿Por qué? Por­que mien­tras en los de­más, co­mo, por ejem­plo, en Hard Choi­ces (De­ci­sio­nes di­fí­ci­les), que vio la luz ha­ce al­go más de dos años, la ex­se­na­do­ra por Nue­va York tra­ta­ba de mos­trar­se co­mo una mu­jer per­fec­ta y con am­bi­cio­nes le­gí­ti­mas, en What Hap­pe­ned de­ci­dió por pri­me­ra vez con­tar chis­mes, des­pa­char­se con­tra uno que otro di­ri­gen­te grin­go y re­ve­lar mo­men­tos de frus­tra­cio­nes y de fu­rias. Co­men­zan­do por la de­pre­sión que su­frió tras el 8 de no­viem­bre y que so­lo pu­do su­pe­rar gra­cias a va­rias se­sio­nes de yo­ga, al­gu­nas bo­te­llas de vino char­don­nay, un par de pa­seos por el bos­que cer­cano a su ca­sa y al­gu­nos ca­pí­tu­los de la se­rie The Good Wi­fe.

El li­bro en­gan­cha de in­me­dia­to. Era el 20 de enero de es­te año, re­cuer­da la ex se­cre­ta­ria de Es­ta­do, y to­do ocu­rría en el cos­ta­do oes­te del Ca­pi­to­lio en Washington. Fal­ta­ban po­cos mi­nu­tos pa­ra el ju­ra­men­to de Trump, y ella es­ta­ba ahí jun­to a su es­po­so, el ex­pre­si­den­te Bill Clin­ton.“Hay que res­pi­rar aho­ra,y gri­tar des­pués”,es­cri­be.En la tri­bu­na en­con­tró en­ton­ces a dos ex­pre­si­den­tes que la ha­bían lla­ma­do tres me­ses an­tes, la no­che de su de­rro­ta, a ex­pre­sar­le su solidaridad y a quie­nes les ha­bía con­sul­ta­do si de­bía ir a esa ce­re­mo­nia de po­se­sión: Jimmy Car­ter y Geor­ge W. Bush. Ese día de enero, agre­ga en What Hap­pe­ned, Hi­llary re­cor­dó lo que de­bió sen­tir en ese mis­mo si­tio en 2001 Al Go­re, que per­dió con Bush por un fa­llo de la Cor­te Su­pre­ma, o en 1912 Teo­do­ro Roo­se­velt cuan­do, por una di­vi­sión de su par­ti­do, el Re­pu­bli­cano, asis­tió a la po­se­sión del di­ri­gen­te de­mó­cra­ta Woo­drow Wil­son.

Hi­llary de­ja cla­ro, sin em­bar­go, que ja­más dio por sen­ta­do que triun­fa­ría cuan­do to­mó la de­ter­mi­na­ción de lan­zar­se. Aun­que era cons­cien­te de que su tra­yec­to­ria re­sul­ta­ba in­su­pe­ra­ble en una com­pe­ten­cia por la Ca­sa Blan­ca, el día que co­men­tó el te­ma con su es­po­so él le con­tes­tó con gran sin­ce­ri­dad: “Pue­des per­der”. Ella no guar­dó si­len­cio.“Lo sé”, le di­jo. Bill Clin­ton le in­di­có en­se­gui­da que un ar­gu­men­to his­tó­ri­co se eri­gía co­mo un es­co­llo por con­si­de­rar.En la era mo­der­na, so­lo en una oca­sión uno de los dos gran­des par­ti­dos lo­gró con­tro­lar la Ca­sa Blan­ca por más de dos pe­rio­dos pre­si­den­cia­les: ocu­rrió cuan­do el re­pu­bli­cano Geor­ge H. W. Bush su­ce­dió en 1989 a su ex­je­fe Ro­nald Rea­gan. El ar­gu­men­to es aún más in­quie­tan­te pa­ra el otro par­ti­do, y así lo es­cri­be Hi­llary en su li­bro: “Nin­gún can­di­da­to de­mó­cra­ta ha con­se­gui­do un re­sul­ta­do exi­to­so pa­ra su­ce­der a un pre­si­den­te del mis­mo gru­po que lle­va dos pe­rio­dos en el po­der, ex­cep­ción he­cha de Mar­tin van Bu­ren en 1836, cuan­do re­em­pla­zó a An­drew Jack­son”. Con to­do y eso, y con el fin de desafiar la his­to­ria, Hi­llary se ti­ró

al agua y se em­bar­có en una ca­rre­ra en lo que ci­da .“Una cam­pa­ña pre­si­den­cial es una ma­ra­tón que se co­rre de prin­ci­pio a fin a la ve­lo­ci­dad de un es­print”, di­ce.

What Hap­pe­ned tam­bién na­rra la for­ma co­mo esa ma­ña­na del pa­sa­do enero la sa­lu­dó muy tran­qui­lo el con­gre­sis­ta Ryan Zin­ke, se­cre­ta­rio del In­te­rior de Trump po­cas ho­ras des­pués, que du­ran­te la cam­pa­ña no tu­vo em­pa­cho en afir­mar que ella era “el an­ti­cris­to”. So­lo que es­ta vez Hi­llary le di­jo a él en la ca­ra: “No soy el an­ti­cris­to”. Y agre­ga en el li­bro: “El pa­so de los años me ha en­se­ña­do lo fá­cil que es de­cir co­sas ho­rri­bles so­bre mí si no es­toy cer­ca, y lo di­fí­cil que es que me di­gan lo mis­mo en mi pro­pia ca­ra y mi­rán­do­me a los ojos”.

¿Por qué es­ta mu­jer de 69 años, con la me­jor ho­ja de vi­da con­ce­bi­ble en Es­ta­dos Uni­dos, per­dió las elec­cio­nes an­te un mul­ti­mi­llo­na­rio neo­yor­quino fan­fa­rrón, im­pul­si­vo y pa­tán, que hi­zo cam­pa­ña ad­vir­tien­do que si ga­na­ba la me­te­ría a la cár­cel? Hi­llary re­par­te cul­pas y ad­mi­te al­gu­nas. Uno de los que lle­van del bul­to es Ber­nie San­ders, el vie­jo se­na­dor por Ver­mont, que com­pi­tió con ella en las elec­cio­nes pri­ma­rias del Par­ti­do De­mó­cra­ta y que des­per­tó una gi­gan­tes­ca ola de en­tu­sias­mo en­tre los jó­ve­nes al cri­ti­car­la por co­brar mi­llo­nes de dó­la­res por sus dis­cur­sos an­te al­tos eje­cu­ti­vos de fir­mas de Wall Street. “Los ata­ques de Ber­nie cau­sa­ron un da­ño du­ra­de­ro, pues hi­cie­ron más di­fí­cil la unión de los pro­gre­sis­tas y alla­na­ron el ca­mino pa­ra la cam­pa­ña de Trump”, di­ce. A su vez, la ex se­cre­ta­ria de Es­ta­do le lan­za un par de dar­dos al ex­vi­ce­pre­si­den­te Joe Bi­den, quien tras la de­rro­ta la cri­ti­có por no ha­ber­les lle­va­do un men­sa­je cla­ro a los vo­tan­tes blan­cos de cla­se me­dia, el gru­po que, en úl­ti­mas, de­ci­dió la elec­ción del mag­na­te .“En­cuen­tro sor­pren­den­tes sus pa­la­bras, pues el pro­pio Bi­den hi­zo cam­pa­ña por mí en to­do el me­dio oes­te y ha­bló mu­cho so­bre la cla­se me­dia”, es­cri­be en What Hap­pe­ned la ex­can­di­da­ta de­mó­cra­ta.

Otro que se ga­na un va­ri­lla­zo en el li­bro es Ja­mes Co­mey, quien fue di­rec­tor del FBI des­de 2013 y a quien Trump echó por la puer­ta de atrás el 9 de ma­yo de es­te año por sus in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el Ru­sia­ga­te. Pa­ra Hi­llary, Co­mey tu­vo mu­cho que ver en su de­rro­ta y eso cam­bió la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos. Fue el 28 de oc­tu­bre, so­lo diez días an­tes de los co­mi­cios, cuan­do en su ca­li­dad de di­rec­tor del FBI es­te en­vió una car­ta al Se­na­do pa­ra in­for­mar­le que iba a re­abrir una in­ves­ti­ga­ción so­bre sus e-mails. En es­te pun­to, Hi­llary acep­ta en el li­bro su pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad. Di­ce que el he­cho de ha­ber usa­do una cuen­ta per­so­nal pa­ra ma­ne­jar asun­tos del De­par­ta­men­to de Es­ta­do fue “una ton­te­ría”, y cree que eso desem­bo­có en que Es­ta­dos Uni­dos ten­ga hoy “el pre­si­den­te me­nos ex­pe­ri­men­ta­do, me­nos co­no­ce­dor y me­nos com­pe­ten­te de to­da su his­to­ria”.

Tam­bién acep­ta su cul­pa por no en­ca­rar a Trump en uno de los de­ba­tes te­le­vi­sa­dos en el que es­te se pu­so jus­to de­trás de ella, la mi­ró con des­pre­cio y prác­ti­ca­men­te le res­pi­ró en la nu­ca. “Re­tro­ce­de, as­que­ro­so, alé­ja­te de mí, sé que te gus­ta in­ti­mi­dar a las mu­je­res, pe­ro con­mi­go no te va a fun­cio­nar”, di­ce en su li­bro. Pe­ro se mor­dió la len­gua y así des­apro­ve­chó una opor­tu­ni­dad de oro, pues po­cas ho­ras an­tes The Washington Post ha­bía pu­bli­ca­do el fa­mo­so vi­deo en el que el mag­na­te de­cía que si uno era fa­mo­so, po­día ha­cer lo que qui­sie­ra con las mu­je­res. A su vez, Hi­llary tie­ne pa­la­bras par­ti­cu­lar­men­te du­ras pa­ra Vla­di­mir Pu­tin ,a quien acu­sa sin ro­deos de ser el ar­tí­fi­ce de la vic­to­ria de Trump, y so­bre to­do pa­ra Ju­lian As­san­ge, el fun­da­dor de Wi­ki­Leaks y el res­pon­sa­ble de fil­trar los do­cu­men­tos que los ci­be­rac­ti­vis­tas ru­sos que ‘hac­kea­ron’ va­rios compu­tado­res vin­cu­la­dos a su cam­pa­ña. “Creo que es un nihi­lis­ta, un anar­quis­ta, un ex­hi­bi­cio­nis­ta y un opor­tu­nis­ta que o bien tra­ba­ja pa­ra el Krem­lin, o bien apo­ya su pro­pa­gan­da de­bi­do a su re­sen­ti­mien­to con­tra Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa”, di­ce.

Pa­ra al­gu­nos, What Hap­pe­ned es un tes­ta­men­to po­lí­ti­co en el que Hi­llary lle­ga in­clu­so a re­co­no­cer que mu­cha gen­te la odia. Pa­ra otros se tra­ta de un ar­ma pa­ra sal­dar cuen­tas con dis­tin­tos ad­ver­sa­rios. Pa­ra to­dos es un li­bro don­de la mu­jer más im­por­tan­te de la po­lí­ti­ca grin­ga en el úl­ti­mo me­dio si­glo, la pri­me­ra en con­ver­tir­se en can­di­da­ta pre­si­den­cial de uno de los dos gran­des par­ti­dos, se qui­ta la co­ra­za y re­ve­la que a ve­ces so­lo quie­re po­ner la ca­be­za so­bre la al­moha­da.

Y llo­rar. n

u Hi­llary se arre­pien­te de no ha­ber­le di­cho “as­que­ro­so” a Do­nald Trump cuan­do es­te la in­ti­mi­dó du­ran­te el úl­ti­mo de­ba­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.