FRAN­CIA

Des­pués de que mu­chos die­ron por ter­mi­na­da su ca­rre­ra po­lí­ti­ca, to­do in­di­ca que la can­ci­ller ale­ma­na ten­drá un cuar­to man­da­to. Pe­ro al­gu­nos te­men que Ru­sia in­ter­ven­ga a úl­ti­ma ho­ra y cam­bie el cur­so de las elec­cio­nes.

Semana (Colombia) - - Sumario -

Ma­cron ata­ca

DU­RAN­TE EL TER­CER PE­RI-o do de An­ge­la Mer­kel ,Ale­ma­nia acep­tó más de un mi­llón de re­fu­gia­dos, vio cre­cer la ultra de­re­cha, se dis­tan­ció de Es­ta­dos Uni­dos, ca­si des­tru­ye la eco­no­mía grie­ga y le im­pu­so du­ras san­cio­nes eco­nó­mi­cas a Ru­sia, su prin­ci­pal so­cio ener­gé­ti­co. A prin­ci­pios de año, al­gu­nos ana­lis­tas lle­ga­ron in­clu­so a es­cri­bir el obi­tua­rio po­lí­ti­co de la can­ci­ller y mu­chos es­pe­cu­la­ban so­bre có­mo se­ría el go­bierno de su con­trin­can­te Mar­tin Schulz, quien lle­gó a su­pe­rar­la en las en­cues­tas pa­ra las elec­cio­nes fe­de­ra­les pre­vis­tas pa­ra el 24 de sep­tiem­bre.

Sin em­bar­go, sus com­pa­trio­tas no so­lo es­tán a pun­to de re­ele­gir­la, sino que to­do apun­ta a que su vic­to­ria se­rá tan con­for­ta­ble co­mo en las úl­ti­mas elec­cio­nes, cuan­do le sa­có más de 15 pun­tos a su ri­val más cer­cano (se­gún la ten­den­cia en las úl­ti­mas en­cues­tas, la ven­ta­ja po­dría ser de ca­si el 20 por cien­to). Esa pa­ra­do­ja tie­ne va­rias ex­pli­ca­cio­nes.

El ro­man­ce con los vo­tan­tes ale­ma­nes no es nue­vo. “Con ex­cep­ción de al­gu­nos mo­men­tos con­cre­tos co­mo la cri­sis de los re­fu­gia­dos, Mer­kel ha si­do muy po­pu­lar en­tre un elec­to­ra­do que tien­de ha­cia el cen­tro y que apre­cia su es­ti­lo de go­bierno mo­de­ra­do y prag­má­ti­co”,

AN­GE­LA MER­KEL "UNA Y OTRA VEZ HA DE­MOS­TRA­DO SUS CA­PA­CI­DA­DES PO­LÍ­TI­CAS. SEN­CI­LLA­MEN­TE, ES MUY BUE­NA EN LO QUE HA­CE”

di­jo a SE­MA­NA Mo­na Kre­wel, pro­fe­so­ra de Go­bierno de la Uni­ver­si­dad Cor­nell y au­to­ra del li­bro Mo­der­ni­za­tion of Ger­man Elec­tion Cam­paigns. En bue­na me­di­da, el éxi­to de esa fór­mu­la se de­be a que Ale­ma­nia vi­vió en car­ne pro­pia los ex­ce­sos del na­zis­mo y del co­mu­nis­mo, lo que ha lle­va­do a sus ha­bi­tan­tes a ser me­nos re­cep­ti­vos a los can­tos de si­re­na de los ex­tre­mis­mos.

A su vez, la pro­pia Mer­kel ha sa­bi­do trans­mi­tir la idea de que su go­bierno ha man­te­ni­do a su país al abri­go de la cri­sis po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca que ame­na­za con apo­de­rar­se o que ya se ha apo­de­ra­do de va­rios paí­ses de Oc­ci­den­te. Por un la­do, la ta­sa de des­em­pleo es la más ba­ja des­de la reuni­fi­ca­ción, el PIB ha cre­ci­do a un rit­mo su­pe­rior al del res­to de Eu­ro­pa, y pa­ra na­die es un mis­te­rio que una eco­no­mía sa­lu­da­ble re­pre­sen­ta un fuer­te vien­to de cola pa­ra las as­pi­ra­cio­nes re­elec­cio­nis­tas de cual­quier go­ber­nan­te. Y aun­que las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad de Mer­kel ter­mi­na­ron por agra­var la si­tua­ción de Gre­cia du­ran­te la cri­sis de la deu­da so­be­ra­na de ese país, pa­ra sus com­pa­trio­tas esa in­tran­si­gen­cia no es más que una mues­tra de su tem­ple de ne­go­cia­do­ra.

Por otro la­do, el as­cen­so del na­cio­na­lis­mo, la ines­ta­bi­li­dad de go­bier­nos po­pu­lis­tas co­mo los de Hun­gría o Po­lo­nia, el triun­fo del bre­xit en Reino Uni­do o la ane­xión ru­sa de Cri­mea han con­ver­ti­do a la can­ci­ller en la apues­ta se­gu­ra por la es­ta­bi­li­dad glo­bal.En ese sen­ti­do, el triun­fo de Do­nald Trump en 2016 ha si­do una ben­di­ción pa­ra ella. En efec­to, el re­cha­zo del pú­bli­co ale­mán al es­ti­lo gran­di­lo­cuen­te y con ín­fu­las vi­sio­na­rias del mag­na­te le ha per­mi­ti­do a Mer­kel, por con­tras­te, con­so­li­dar su ima­gen de lí­der se­ria y com­pe­ten­te. Co­mo di­jo a es­ta re­vis­ta An­drei Mar­ko­vits, pro­fe­sor de Es­tu­dios Ale­ma­nes de la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan y au­tor del li­bro Ger­man Po­li­tics and So­ciety ,“Trump se con­vir­tió en un las­tre pa­ra la de­re­cha eu­ro­pea. La gen­te lo odia tan­to, que cual­quier aso­cia­ción con él es con­tra­pro­du­cen­te”. Se­gún una en­cues­ta pu­bli­ca­da en ju­nio por el Pew Re­search Cen­ter, el 78 por cien­to de los eu­ro­peos tie­nen una ima­gen des­fa­vo­ra­ble de Trump, y en Ale­ma­nia esa pro­por­ción es del 90 por cien­to.

Por el con­tra­rio, la can­ci­ller ale­ma­na es de le­jos la man­da­ta­ria más apre­cia­da en el mun­do, por de­lan­te de Do­nald Trump, pe­ro tam­bién del chino Xi Jin­ping y del ru­so Vla­di­mir Pu­tin, uno de los prin­ci­pa­les enemi­gos de la Unión Eu­ro­pea (UE) y del

MAR­TIN SHULZ LE PI­SÓ LOS TA­LO­NES A MER­KEL, PE­RO SE DES­IN­FLÓ Y HOY SON RE­MO­TAS SUS PO­SI­BI­LI­DA­DES DE GA­NAR

or­den que la po­si­bi­li­tó. “Mer­kel es una lí­der de cla­se mun­dial, y los ale­ma­nes lo sa­ben y lo sien­ten”, di­jo Mar­ko­vits. En bue­na me­di­da, por esa ra­zón sus com­pa­trio­tas res­pal­da­ron las san­cio­nes que por ini­cia­ti­va de la can­ci­ller la UE le im­pu­so a Mos­cú tras la ane­xión de Cri­mea, aun cuan­do eso sig­ni­fi­ca­ra un au­men­to en las ta­ri­fas de gas. Sin em­bar­go, el ri­fi­rra­fe con Pu­tin no ha es­ta­do exen­to de con­se­cuen­cias y uno de los gran­des te­mo­res de es­tos co­mi­cios es que, en al­gún mo­men­to de la rec­ta fi­nal, el Krem­lin tra­te de ‘hac­kear’ las elec­cio­nes –co­mo hi­zo con éxi­to en Es­ta­dos Uni­dos– o que fil­tre los do­cu­men­tos que sus ci­be­rac­ti­vis­tas tie­nen en su po­der des­de 2015 (ver re­cua­dro).

Pe­ro no to­do ha si­do un ca­mino de ro­sas pa­ra la can­ci­ller, que al acep­tar más de un mi­llón de re­fu­gia­dos de las gue­rras de Oriente Me­dio hi­zo lo co­rrec­to, pe­ro tam­bién pro­pi­ció el as­cen­so de la ul­tra­de­re­cha. Aun­que la ma­yo­ría de los ale­ma­nes reac­cio­na­ron con ho­rror an­te la po­si­bi­li­dad de que los he­re­de­ros de los na­zis re­gre­sa­ran al po­der, hoy es un he­cho que el par­ti­do ex­tre­mis­ta Al­ter­na­ti­va por Ale­ma­nia va a su­pe­rar el um­bral del 5 por cien­to, con lo que se con­ver­ti­rá en el pri­mer par­ti­do abier­ta­men­te xe­nó­fo­bo en lle­gar al Bun­des­tag. Sin em­bar­go, aun­que el te­ma ha si­do om­ni­pre­sen­te en la cam­pa­ña, hay dos ra­zo­nes por las que la can­ci­ller ha sa­li­do re­la­ti­va­men­te bien li­bra­da.

Por un la­do, “Mer­kel ha sa­li­do ile­sa, en par­te, de­bi­do a los acuer­dos que sus­cri­bió con Tur­quía y con Li­bia pa­ra cortar el flu­jo de re­fu­gia­dos y las agre­si­vas po­lí­ti­cas de in­te­gra­ción, que su­po­nen ex­pul­sar a quie­nes ten­gan pro­ble­mas con la Jus­ti­cia”, di­jo en diá­lo­go con es­ta re­vis­ta Johan­na Schus­ter-Craig, au­to­ra de Re­sis­ting In­te­gra­tion. Por el otro, el pro­pio Schulz no ha po­di­do ca­pi­ta­li­zar esa si­tua­ción de­bi­do a que él mis­mo ha te­ni­do po­si­cio­nes más fa­vo­ra­bles a los re­fu­gia­dos que la pro­pia Mer­kel.

Y a lo an­te­rior se su­ma que Schulz es el can­di­da­to del Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta, que hi­zo par­te de la coa­li­ción del úl­ti­mo go­bierno de la can­ci­ller, por lo que to­dos sus ata­ques tie­nen el po­ten­cial de de­vol­vér­se­le co­mo un bú­me­ran. Así que­dó de­mos­tra­do el 5 de sep­tiem­bre du­ran­te el úni­co de­ba­te en­tre los can­di­da­tos, en el que Schulz lan­zó po­cos ata­ques y, se­gún mu­chos ana­lis­tas, per­dió la opor­tu­ni­dad de dar­les vuel­ta a los son­deos. “La tre­pa­da de Schulz en las en­cues­tas a prin­ci­pios de año tu­vo al­go de su­rreal y so­lo se ex­pli­ca por la no­ve­dad de su can­di­da­tu­ra. Pues lo cier­to es que es un can­di­da­to pro­ble­má­ti­co en cuan­to a per­so­na­li­dad, ca­ris­ma y ca­pa­ci­dad de di­fe­ren­ciar­se de Mer­kel, y es na­tu­ral que los son­deos ha­yan ter­mi­na­do por re­fle­jar esa si­tua­ción”, di­jo a SE­MA­NA An­drew Mo­ravc­sik, di­rec­tor del Pro­gra­ma de la Unión Eu­ro­pea de la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton.

Pa­ra otros, sin em­bar­go, la cla­ve de es­tas elec­cio­nes no es­tá en el desem­pe­ño de Schulz, quien des­pués de to­do no ha co­me­ti­do gran­des erro­res. Lo cier­to es que la su­ya pa­re­ce una ba­ta­lla que ni él ni na­die ha­bría po­di­do ga­nar. Co­mo afir­mó a es­ta pu­bli­ca­ción Eric Lan­gen­ba­cher, au­tor de va­rios li­bros so­bre la can­ci­ller y so­bre la po­lí­ti­ca ale­ma­na contemporánea, “una de las cla­ves del éxi­to de Mer­kel ha si­do que una y otra vez se la ha sub­va­lo­ra­do .Y una y otra vez ha de­mos­tra­do sus ca­pa­ci­da­des po­lí­ti­cas. Sen­ci­lla­men­te, es muy bue­na en lo que ha­ce”.

IN­TEN­CIÓN DE VO­TO

20%

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.